La tercera guerra mundial

La tercera guerra mundial es la que nunca sucederá.

La tercera guerra mundial no sucederá porque ya está sucediendo.

No se trata de una guerra convencional, no hay misiles, ni aviones, ni bombardeos, ni agente naranja o napalm. De parecerse a algo se parece más a esas guerras neutrónicas de ciencia ficción, donde mueren las personas pero los edificios, ferrocarriles, carreteras y fábricas siguen en pie.

Asi ha sido desde la primera gran guerra, una guerra de trincheras donde morian sobre todo soldados y hasta la segunda guerra mundial donde ya asomaba la verdadera vocación de la guerra moderna que explotó en Vietnam: el objetivo era la población civil. Desde entonces todas las guerras se han cebado en la población civil, los exterminios se han realizado en la retaguardia. De lo que se trataba y se trata es de llevar las heridas al corazón de la humanidad, respetando los soldados y sus tanques, de lo que se trata es de eliminar el sobrante.

Y ahora ya no hacen falta armas locales o de destrucción masiva porque se ha encontrado la solución que parecia una secuela en el resto de las guerras que hasta ahora habiamos vivido. De lo que se trata es de arruinar al enemigo. De lo que se trata ahora es de empobrecer a la sociedad.

Ya lo anticipó Orwell en aquella novela que deberia haber llevado otro número bien distinto y que tituló 1984. De lo que se trata es de justificar una economía de guerra sin guerra, si es preciso haciendo creer a la gente que estamos permanentemente en guerra merced al “ministerio de la verdad”, un lugar donde se cambia la historia y el porvenir a base de  esconder aquellos documentos de ayer que pudieran demostrar que en realidad ni hay guerra ni están justificadas las medidas de racionamiento de la población a la que se mantiene atontada con ginebra barata.

Y ya la tenemos aqui, me refiero a la economía de guerra eufimisticamente llamada “recortes”, crack, crisis, deflación o morosidad, que da igual como se llame pues aunque todo el mundo habla de ella nadie entiende por qué ha pasado lo que ha pasado siendo como eramos tan felices apenas hace 3 años mientras estuvimos en la fiesta. Y que se propaga con uno de los armamentos de guerra biológica mejor diseñados para acabar con la Humanidad: el miedo.

Todos tenemos miedo y el miedo es como un virus que se propaga con más celeridad que los virus mismos como sucede en esa película recien estrenada que se llama “Contagio”. La gente tiene miedo y no sabe que está en guerra, lo que no hace sino incrementar su aprensión. La gente no sabe que esto no ha hecho sino empezar.

Y la culpa no la tiene el capital como dicen los criptocomunistas con caspa en que se ha convertido la mayor parte de la opinión publcia sino los politicos, pues son los politicos los que tienen como misión modular los excesos del capital. Aqui dicen algo similar.

El capital en realidad (o los mercados en particular) están ahi para ganar dinero, es decir para la codicia y la depredación, esto es: para sacar dinero del dinero y cuando no hay dinero se inventa a través del valor del papel que hace las veces de dinero. De eso va el capitalismo ¿o no?. ¿Es que no lo sabiamos ya?

Los Estados estaban ahi para desviar parte de la ganancia para los ciudadanos a base de sanidad, recursos sociales, pensiones y eso que ha venido en llamarse bienestar. Hemos estado bien mientras los Estados a través de los politicos hacian de garantes de esta tarea pero la cosa comenzó a ir mal cuando los politicos a su vez se convirtieron en capitalistas y aliados de los mercados para medrar y ganar elecciones que es lo que a los politicos les interesa más allá de nuestro bienestar.

Y es asi que los politicos abnegaron de su tarea y comenzaron a timarnos, no solamente saliendo en TV diciendo mentiras sino timándonos a través del Capital.

Timos legales que funcionan en nuestro pais.-

El timo de las teleoperadoras, el timo de la energia, el timo de los informativos, el timo del agua, el timo del IBI y del IVA, el timo de las tasas mucnicipales, el timo de la ITV, el timo agroalimentario, el timo de la libre competencia entre empresas que son en realidad monopolios encubiertos, el timo de la SGAE, el timo de la leche, el timo del low cost, el timo de la enseñanza obligatoria, el timo del colesterol y la vida saludable, el timo del zen y el timo de los placebos de las farmacias, el timo de las exportaciones y los precios según mercado y sobre todos ellos uno: el timo de los intermediarios que es lo mismo que decir el timo de los especuladores o tambien: el timo de la falsa representatividad.

Sin embargo es bueno hacer notar que los especuladores – es decir aquellos que se espejan en si mismos y su valor supuesto- no son tampoco los malos de la pelicula: cierta masa critica de especulación es necesaria para desatascar las economias. El que especula es un jugador, un apostador que ahora gana y ahora pierde, el problema es que lo que gana o pierde no es dinero sino valor sobre el valor de algo -el dinero- que ya no existe como referencia, es por ello que solo queda papel o cifras electrónicas enu na hoja excel, detrás de eso no hay nada.

La crisis no es el fracaso del Capital sino el fracaso de los politicos y los Estados que no han sabido o querido tutelar a los apostadores, más aun ellos mismos han abdicado de su papel de polis malos en esta contienda y se han lucrado apostando en sus espéculos. Es por eso que algunos piensan que la tercera guerra mundial que estamos viviendo es la guerra del capital y los mercados con los Estados.

Y lo que se ve venir es que los morosos perderán la guerra lo que significa que los Estados perderán soberanía y los ciudadanos la cartera.

Los mercados son -como antes fueron los pelotones de soldados- los que salvarán a la humanidad de si misma y su lenidad. Ya lo dijo Spengler pero se equivocó: no serán soldados sino los mercados los que nos pondrán en nuestro sitio que no es otro sino la bombilla de 125 V y la bicicleta.

Como las añoro, a aquellas bombillas mortecinas de mi infancia cuando no habia trabajo, ni impuestos ni carreteras ni automoviles ni nada que hacer salvo verlas venir. ¿Como nos las apañábamos para vivir si no habia dinero, ni faxes, ni Danones?

No habia dinero pero tampoco gastos ni timos del Estado, pues entonces el Estado tenia muy pocos empleados y es por eso que comiamos todos los dias productos -aquellos si que eran saludables- hasta que llegaron los pasteurizados y el Actimel. La zarzaparrilla fue sustituida por la coca-cola y es ahi donde comenzó todo: el punto de inflexión, el point of no return. La crisis comenzó entonces y nosotros no comenzamos a notarla hasta hace relativamente poco pues hasta hace cuatro dias hasta los pobres tenian móvil.

Pero si que habrá return porque los mercados se han hartado de nosotros, y mucho más de ellos: los renegados que se han convertido en morosos para financiar sus campañas de reelección, su alumbrado de Navidad, sus grandes eventos y sus carreras de Formula I, sus ONGs amigas, sus asociaciones vecinales, sus fiestas regionales y sus trajes de lagarteranas. Su clientela electoral.

Nuestra ultima oportunidad son los mercados que terminen ya de una vez con los vetustos gobiernos, con nuestras obsoletas instituciones, que nos cambien la democracia y que modifiquen las reglas del juego, que jubilen a los politicastros redundantes. Que el capital siga siendo lo que es, pero que los ciudadanos y sus gobernantes sean personas animadas por valores sostenibles. Que no nos amargen con impuestos, con el paro estructural y con sus ideales socialdemócratas.

¡Que vuelvan las bombillas de bajo consumo y los repartidores de sifones!

Y nosotros a cambio de eso, no pediremos hipotecas para cambiar de coche o ir de vacaciones a Benidorm. Prometemos vivir de acuerdo con nuestras posibilidades y no salirnos del surco pero por favor que termine la guerra ya y por favor que los quiten a todos, a todos.

¿Estamos preparados para la post guerra?

6 comentarios en “La tercera guerra mundial

  1. Dices que los mercados se han hartado de nosotros… ¿ crees realmente esto ? Porque, ojalá que se hubieran hartado a mí también me gustaban las bombillas esas que alumbraban poco y dejaban ver el cielo por la noche, porque en las ciudades ya hace tiempo que nos robaron el firmamento, luego decidieron robarnos el suelo y ahora la calle es suya. Te faltó un Timo: el de los parquímetros con la consiguiente mordida, en caso de que sobrepases el horario pagado, de tres euros para quitarte la multa de 30 euros por aparcar en la calle. Esto parece una cosa nimia pero el robo de la calle a los ciudadanos es totalmente simbólico porque el espacio público es de todos y no de los ayuntamientos que lo utilizan no para gestionar el tráfico, eso es una tontería, sino para apropiarse de todo lo que no es suyo.

    Si nos quitan la tierra por donde pisamos de poco vale volver a los sifones, el hombre estará vendido, no sé en qué mercado de esclavos, pero vendido y los políticos, que ahora están de fiesta, serán mercancia exactamente igual.

  2. Las bombillas no son de bajo consumo, eran las que consumian transformando en calor, yo las prefiero tambien, pues las de bajo consumo tienen quimicos muy fuertes y que aunque te cobran la recogida la mayoria e las personas la tiran ala basura común, y es un fraude lo que dicen que duran más, porque para ello tienes que seguir unas instrucciones que se dan en un laboratorio con unas condicones especiales, en la vida cotidiana, el solo echo de apagarlas y encenderlas muchas veces al dia resta vida a la lámpara con lo de que el ahorro se va al garéte.

    El zen es un timo, en el sentido de que es la vida misma, sin más, pero eso es simplemente un problema de traduccion, para comprender la vida hay que vivirla y una vez que la vives le puedes llamar zen o vivir como vive un ser humano.

    Estoi de acuerdo en que no debieramos vivir siendo tan pretenciosos y querer vivir otra cos que no sea la vida. El cocinero quiere vivir en otro lugar que no sea la cocina, mal asunto.

  3. Estremecedor. Aunque este post está escrito en España, puedo trasladar palabra por palabra a mi país.

    Retomo la última pregunta y veo claramente que hay mucha gente, gente común, que definitivamente quiere seguir viviendo fuera de la realidad y no está preparado para la post guerra. Pero la necesidad de continuar en ese mundo irreal nos está afectando y doliendo a todos.

  4. Todos sabemos el refrán que dice algo así como: “nunca muerdas la mano que te da de comer”. Pues sencillamente eso es lo que hacen la gran mayoría de políticos. Y hacen eso, porque los que no lo hacen, sufren lamentables “accidentes”, y héroes hay pocos.

    Es por eso que las democracias son más bien democracias de los consejos de administración de las empresas que sufragan las campañas de propaganda de los partidos políticos, o sea que sería más apropiado denominarnos corporatocracia.

    Sobre los mercados, investigadores suizos realizaron el análisis más completo hasta la fecha de las relaciones entre las grandes transnacionales del mundo, descubriendo que conforman una supra-entidad que ejerce una poderosa influencia sobre el destino del planeta.

    http://pijamasurf.com/2011/09/analisis-informatico-revela-la-existencia-de-una-supra-entidad-corporativa-que-controla-el-mundo/

    Lo que yo no logro comprender es la utilidad de la enorme deuda de dinero fiduciario generada, que ha día de hoy es prácticamente imposible pagar con las “commodities” de todo el planeta, pues se necesitarían varias Tierras, como para vivir todos al ritmo americano.

    Quizás la única explicación sea que saquen algo del miedo colectivo. Pero esto ya es harina de otro costal.

    Por el momento preparémonos para la post guerra, pero por si acaso, no tengamos miedo, total de aquí a cien años, todos calvos.

  5. Los repartidores de sifón, los afiladores despertando al barrio, las teleoperadoras humanas enchufando clavijas en vez de grabaciones-robot y menús desplegables… Sí, muchos vivíamos mejor con Franco. Aunque no tuviéramos móvil ni facebook, firmo por una guerra devastadora que nos devuelva a lo que éramos: unos que no pedíamos mucho ni perdíamos una hora para elegir canal de TV ni para elegir el yogur en el estante del supermercado. El tiempo entonces sí era oro. Ahora el oro se lo han llevado otros.

  6. Enlazando con la respuesta de Ana, aunque yo prefiera esta pseudodemocracia; uno de los voluntarios de la división azul, encontró un manuscrito en Petrogrado durante la Segunda Guerra Mundial y lo llevó a España donde se publicó en 1949 bajo el título de ‘Sinfonía en Rojo Mayor’.
    El libro recoge el interrogatorio que se produjo en 1938 por parte de un policía estalinista, a un fundador de la Internacional Comunista, Christian G. Rakovsky, que había sido arrestado por urdir un plan para derrocar a Stalin.
    La transcripción de este interrogatorio, que a todas luces no fue escrita para ser hecha pública, no tiene desperdicio, y confirma que lo que Rakovsky define como “ellos”, la elite illuminati que controla la banca internacional desde la revolución francesa, ha planeado todas las guerras desde entonces hasta la fecha del interrogatorio, y planeó el comunismo desde el comienzo de éste, con el objeto de establecer una dictadura mundial para el fácil control de la Tierra.

    Lógicamente es de suponer, que aunque ya les queda poco, “ellos” siguen en la tarea jugando con nosotros.

    Pero mejor leer el artículo en que se habla de ello en:
    http://www.trinityatierra.com/2011/10/21/sinfonia-en-rojo-mayor/#more-7380

    El libro en cuestión lo podéis comprar en:
    http://www.amazon.es/gp/search?rh=i%3Astripbooks%2Cn%3A599364031%2Ck%3ASinfon%C3%ADa+en+Rojo+Mayor&keywords=Sinfon%C3%ADa+en+Rojo+Mayor&ie=UTF8&qid=1319185627&ajr=0

    O si se han acabado, descargar su pdf hasta poder comprarlo desde:
    http://www.argentinawarez.com/ebooks-gratis/1104063-libro-de-jose-landowsky-sinfonia-en-rojo-mayor.html

    Veréis claramente la conspiración y que el mayor timo legal, y con mucha diferencia, es el dinero/deuda emitido por los bancos. Por algo los bancos son intocables en cualquier circunstancia.

    La tercera guerra mundial balbucea ya en el libro la “La doctrina del shock” (2007) de Naomi Klein, así como en el documental de 2009 con el mismo titulo.

    Evidentemente quieren que tengamos miedo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s