Ratón y la libertad

No ha sido la asonada británica, ni el toro de Tordesillas ni la tomatina de Buñol, ni la prima de riesgo o la caida de las bolsas, el tema del verano ha sido Ratón, un toro “asesino” que ya lleva tres muertos y un montón de heridos. El ultimo hace unos dias en Xátiva una plaza de esas de pueblo donde los “recortadores” prueban sus habilidades con el toro más peligroso de las tierras valencianas.

Fue a consecuencia de esta luctuosa noticia y las reacciones que se precipitaron en consecuencia que escribo este post, una reflexión sobre la libertad.

Cuando yo era joven pertenecí a una de aquellas compañias de teatro independiente que representábamos obras de Arrabal, Durenmatt, Mvrocek, Ionesco, Becket y otros de aquello que se vino en llamar teatro conceptual que en realidad era un pretexto no tanto para convetirnos en actores profesionales sino para hablar de otras cosas que eran tabú en aquella sociedad. Después de representar la obra en cuestión se abria un debate donde publico, actores y director participábamos en animadas charlas sobre lo divino y lo humano dando oportunidad de lucirse a los polemistas profesionales, un oficio tan antiguo como aquel al que se considera el más antiguo del mundo.

El caso es que personalmente aprendí mucho no tanto de retórica sino de las autopistas por donde suelen deslizarse las convenciones de las ideas. De esta manera supe -representando “Strip Tease“- de Mvrocek- que existian dos clases de libertad, la libertad liberal, la del tea party por asi decir, y la otra libertad, la verdadera, la que proclamaban los socialistas de cuando entonces.

Strip tease” es una corta obra de Slawowir Mvrocek que se compone de una sencilla puesta en escena donde dos actores que se encuentran alli sin saber de donde vienen son sometidos al acoso continuo de una mano pedigüeña que aparece entre bambalinas exigiéndoles prendas de vestir a cada uno de ellos, hasta que ambos actores quedan en calzoncillos. Se trata de una situación supuestamente cómica que sirve para explorar dos tipos de actitudes humanas frente al dominio, unos que se comportan como “si no quisieran saber” y otros que se plantean que pueden hacer para rebelarse. Lo cierto es que al final los dos actores quedan en pelota picada porque hagan lo que hagan la mano invisible no cejará de exigirles prendas hasta que no quede ni rastro de ellas.

Recordé precisamente esta anécdota personal (mi intervención en esta obra de teatro) para reflexionar sobre las majaderias que se han vertido en todos los ámbitos desde que Ratón pasara a formar parte de la tragicomedia de España. De tal forma que podriamos catalogar las reacciones en estos grupos de ideas:

  • Los que piensan que habria que sacrificar a Ratón por asesino.
  • Los que piensan que habria que prohibirle la entrada a cualquier recinto festivo.
  • Los que pretenden aumentar las medidas de seguridad (sic).
  • Los que aprovechan para criticar los festejos taurinos y proclamar la superioridad moral del hombre frente a la bestia.
  • Los que plantean que los que salen a la plaza deberian no beber e incluso someterse a una prueba de alcohol. etc

Pero en realidad todas estas opciones pueden reducirse a dos. A dos conceptos de la libertad individual:

1.- Los que piensan que el recortador o torero improvisado es libre para enfrentarse a Ratón y allá él con las consecuencias.

2.- Los que quieren imponerle al recortador-torero su propio concepto de la libertad  e impedir si fuera necesario por la fuerza su salida al coso taurino, mejor si Ratón no acude la cita. Y mejor aun si el ganadero lo sacrifica.

Significa que el concepto de libertad es bastante espeso de definir, pues se trata de una abstracción que se desliza entre el Absoluto y el vacío tal y como conté en este post sobre “Libertad y libre albedrio”. Profundizando un poco más sobre la cuestión, es obvio que tal y como sostenia Erick Fromm en “El miedo a la libertad” hay dos clases de libertades. Una la libertad “de” y otra la libertad “para”.

El recortador ebrio o no, se acoje a su libertad “de” (salir a la plaza) mientras que los partidarios de la libertad “para” se acojen a su libertad de impedirle a aquel que se ponga en riesgo. Es como si aplicaran la vieja fórmula “y si no quieren ser libres les obligaremos a serlo”. O “es por su bien”.

En realidad los dos conceptos de  libertad expuestos son criticables y en cierta manera dogmáticos, alguna restricción individual hemos de poner en marcha para evitar los accidentes de tráfico por ejemplo que restringen nuestra libertad de beber y apretar el acelerador. Y alguna restricción ha de haber para que no nos impongan sus ideales aquellos que se creen con capacidad moral para hacerlo, por ejemplo los que están en contra de los festejos taurinos por principios “morales”.

Al final tal y como sucede en “Strip tease” ambos se ven forzados a alcanzar un pacto frente al dominio de la mano extraescénica. Unos tendrán que restringir la peligrosidad de sus reses y una buena forma de hacerlo es impedir que esos toros lleguen como Ratón a la edad de 10 años con un buen bagaje de aprendizajes sobre la estupidez humana. Otros tendrán que transigir con la evidencia de que los festejos taurinos forman parte de la tradición y que son “señas de identidad” para casi todos los pueblos al menos de la Comunidad valenciana. Dicho de otra manera: son imposibles de mover, como la mano que exige prendas.

Libertad es pues tolerancia con las libertades de otros. Libertad es lo que hacemos la mayoria. A los que no nos gustan como a mi los toros simplemente no vamos, como tampoco vamos a las carreras de motos, coches o partidos de baloncesto. A los que no nos gustan los animales no los tenemos en casa y a los que nos gusta la carne la comemos sin inventarnos una teoria politica o pseudocientifica para defender nuestros gustos.

Las cosas son muy sencillas, la libertad es por definición antidogmática. En cuanto aparece un dogma impositivo ya no es libertad sino paranoia (yo soy inocente, el malo es el otro).

Postdata.– Ratón a estas horas cobra 9000 euros por exhibición, dandole la razón a los que piensan que estos debates solo sirven para conseguir el efecto indeseado o contrario (el efecto Streissand). El ganadero ya piensa en clonarlo para tener muchos ratoncitos para el futuro, es un chollo.

6 comentarios en “Ratón y la libertad

  1. El que se quiera matar que se mate,en los encierros,en las carreteras,en las salidas de discoteca,haciendo una foto de una ola gigante,pero que no salpique,jaja…es otra forma de selección natural…aquí normalmente es la estupidez el criterio de seleción,pero ¿quien no ha hecho el gilipollas,alguna vez en su vida?…pues eso,que volvemos al principio,Paco.

  2. Sí, la libertad del hombre… como la posibilidad de elección que tenían los protagonistas de “DE RATONES y HOMBRES ” o la tensión de fuerzas presentes en Woyzeck ( a quien me ha recordado el nombre de Mvrocek ) que llevan a la persona a buscar en el círculo familiar las estructuras que le liberen de la esclavitud social, y el consiguiente drama cuando la traición está presente en el refugio que puede dar identidad.
    Otros no necesitan el ámbito familiar ya tienen su colectivo identitario, como una gran familia, de eso iba El Padrino ¿ no ?

  3. Yo observo que ahora hay otros refugios menos familiares del etnocentrismo y del vicio de la pertenencia. Solo tienes que observar lo que ha pasado con la visita del papa a nuestro pais y como inmediatamente ha habido dos etnias, dos tribus, las dos españas.

  4. Tenías que haber visto la Puerta del Sol estos días ( por si no lo has visto yo te lo cuento ), aquello era demencial:

    17 Furgones de la policía rodeando a los del 15-M y en las salidas de la plaza, “las milicianas ” infiltradas entre los peregrinos provocando a los viandantes y a la policía, un grupo de mariachis en la puerta de la Mayorquina y allí todos bailando Las Mañanitas del Rey David y con una tensión en el ambiante que aquello era un auténtico Polvorín.
    Y para qué contar el caos el día del Via Crucis, si pretendían que aquello se convirtiera en un Via Crucis real casi lo consiguen.

    Lo siento, pero creo que se deben pedir responsabilidades porque lo que se podía haber formado podía haber sido muy,pero que muy grave. Estos dos movimientos no podían compartir espacio , la irresponsabilidad en este caso de la delegada Dolores Carrión que aceptó el itinerario exige su dimisión inmediata y si ella no la presenta supongo que por encima hay autoridades que pueden exigírsela.

    La verdad es que no sé a qué estaban jugando pero a la gente no se la enfrenta de esa manera, eso es criminal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s