El horror al enchufe

Es casi seguro que usted vive en una de esas fincas donde se programan periódicas reuniones de vecinos y es casi seguro tambien que alguna vez ha tenido que ser forzosamente presidente de escalera o al menos pertenecer a alguna de esas comisiones por plantas que se forman para tomar decisiones sobre gastos, arreglos, reparaciones y ordenar pagos. Lo usual es que la administración de la finca la lleve un profesional, usualmente un gestor administrativo que le ahorrará gran parte de los aburridos tejemenajes que lleva implícito ese cargo de Presidente.

Es tambien seguro de que usted no resolvió ninguno de los problemas pendientes en la administración de su finca y es obligado que terminara sin hablarse con el vecino del 5ª o con la del 3ª. Lo que es seguro es que usted evitará a toda costa volver a ser reelegido para el cargo y que procrastinará todo lo que pueda hasta que el turno vuelva a señalarle con el dedo. Y usted de nuevo será forzado a ser presidente, pero para entonces ya habrá aprendido la lección y se dedicará a racanear y a convocar tan solo las sesiones que le imponga la ley sin esperar consensos sobre casi nada.

Pero seguramente lo que usted no sabe es que la ley que preside estas cosas de las escaleras se llama “Ley de propiedad horizontal” y el que la escribió lo hizo con una función especificia: que nadie pudiera tomar decisiones, de modo que si a usted no le salieron bien las cosas no se sienta despechado consigo mismo, fue el legislador el que se lo puso dificil. La mayor parte de las decisiones importantes en la citada ley deben tomarse por unanimidad y usted a estas horas ya sabe que eso es imposible.

Pongo este ejemplo doméstico para señalar que en España tenemos un sistema juridico extremadamente rígido y que alcanza a todos los ámbitos de la vida en común y no solo a la propiedad horizontal, afectan tambien a nuestro mercado de trabajo con la grave consecuencia del paro como todo el mundo sabe ya.

Pues todo parece haberse legislado a través de la sospecha, es como si nosotros los españoles no nos fiáramos de nosotros mismos y hubiéramos llegado a la conclusión a través de las leyes de que lo mejor es ponerselo dificil al gestor, ponerle trabas y contrapoderes. Sospechamos pues de todo el mundo y es por eso, por la rigidez legislativa que suceden cosas de sainete en este pais. España es un pais dificil de mover, no importa el poder que se ostente. El Reino Unido por ejemplo tiene mayor flexibilidad que el nuestro, Cameron tiene más margen de maniobra para gobernar que Zapatero, en España el gobernante ha de ser un héroe si quiere mover una silla de sitio pues todo está pensado para la inmovilidad pues el temor en que se enrosca ese proceso es el horror al enchufe o lo peor: que metan la mano en la caja.

España es el pais de nuestro entorno donde los contrapoderes adquieren una especial relevancia de control y en la mayor parte de los casos de sabotaje.

Hace pocos dias la hija de un amigo mio volvió de un periplo de estudios por Europa , Australia e Indonesia y me contaba que habia encontrado trabajo en hospitales de disntintos paises  bien como limpiadora o bien como lo que aqui llamamos celadora, a tiempo parcial, con un buen sueldo y horarios flexibles adaptados a sus turnos de clases. Naturalmente esto en España seria imposible, hasta para ser celador hay que opositar. ¿Pero es necesario que los celadores opositen como si de notarios se tratara?

Dicen por ahi,- fuentes sindicales- que el acceso a la Administración debe estar guiado por el mérito y la capacidad, antes cuando yo era joven se hablaba de idoneidad, pero ahora esta palabra tambien se ha vuelto sospechosa y es por eso que el acceso a los empleos (me refiero a los publicos) se encuentra infiltrado de sospechas de chanchullos y es por eso que se inventaron las oposiciones para garantizar que aquellos principios  de igualdad, transparencia y mérito acabarian inponiéndose.

Naturalmente esta idea es falsa y lo es porque ni el mérito por si mismo, ni la trasparencia ni el concurso publico aseguran la idoneidad para un cargo público: hasta un psicópata puede ser funcionario. Y no sólo falsa sino que en mi opinión es la causa del enchufismo.

Es decir el enchufismo es la contraestrategia evolutiva que el gestor encontró para saltarse las rigideces de la ley. Claro que hay enchufes cutres y enchufes por asi decir comprensibles. Y ahora volvemos al tema de la idoneidad.

Imagínese usted que dirige un hospital y que planea dotarle de un servicio puntero, imagine que necesita traerse a un cualificado especialista para desempeñar el cargo de jefe del citado servicio y que le encuentra en Tucson (Arizona). El problema que usted va a encontrarse es que:

1.- No le puede pagar lo que negocie con él (como sucedería en la empresa privada) sino el sueldo que cobra cualquier otro facultativo de su rango, es decir un sueldo irrisorio comparado con lo que aquel gana en Tucson (Arizona).

2.- No puede contratarlo directamente sin un proceso de selección o concurso.

Naturalmente el citado facultativo en cuanto se huele todas estas dificultades opta por irse a otro pais y nos da plantón. Es asi como innovamos

Usted quizá crea que estoy hablando de ciencia-ficción pero es seguro que nunca se ha planteado que el Estado cuando saca a concurso una obra publica en realidad está haciendo trampas, pues es seguro que ya tiene a su candidato atado y bien atado. ¿Puede alguien entender que un arquitecto como Calatrava (pongo por caso) tenga que opositar (o presentarse a un concurso como un poeta novel) para poder presentar un proyecto y llevarlo a cabo?. Se llama “Ley de contratos del Estado” y tal como la doméstica “ley de propiedad horizontal” está pensada para que nadie pueda hacer nada nunca dentro de la Ley.

Se impone pues bordearla.

Es verdad que el enchufe es un mal español y que es una lacra a extinguir, sobre todo cuando consigue colocar excedentes laborales que no aportan ningún valor. Más tolerable es el enchufe de personas interesantes y que aportan valor. Y probablemente cuando pensamos en el enchufe lo que más nos repatea es el enchufe descualificado, el enchufe que se debe a motivos espúreos,  a compromisos politicos o al nepotismo familiar o sexual.

Hay quien piensa -los ortodoxos- que las oposiciones son una buena manera de asegurar el cumplimiento de aquellos principios y para evitar los abusos, pero es precisamente a través  de las oposiciones cuando se dan precisamente estos abusos y se institucionalizan propiciando una perversión completa de las organizaciones infiltradas por ese mal. ¿Pero entonces qué hacer? ¿Como elegir a los candidatos?

¿Cómo hacen las empresas privadas?

No quiero decir que en las empresas privadas no exista el enchufismo, sobre todo el familiar, o el nepotismo o las filias y fobias, pero si usted está arriesgando su negocio o tiene que dar explicaciones a su consejo de administración es casi seguro de que elegirá a los mejores según su criterio y que le juzgarán segun esas decisiones. Y no a través de una oposición sino a través de la muy antigua entrevista personal, única o múltiple.

Una entrevista personal le dará más datos del candidato que cualquier oposición y sobre todo leerá no solo sus méritos curriculares, sino disposición, ambición y ciertos factores de la personalidad que hacen que alguien se considere idóneo para tal puesto. El problema de este modelo es que el que elige ha de estar libre de presiones de “arriba” y carecer de interés personal en uno u otro candidato. Un contrato se puede amañar y una oposición también, basta con pasarle el examen al candidato elegido de antemano. ¿A que viene mantener este sistema decimonónico y transochado en nuestra regulación laboral?

Pues porque interesa a los poderes establecidos: partidos politicos y sindicatos que son el poder y contrapoder fácticos que se reparten el pastel de los enchufes.

España no solo tiene un ordenamiento jurídico nefasto en el sentido laboral y funcionarial sino que además de eso los españoles tenemos una mentalidad muy concreta derivada del lacayismo innato que arrastramos a través de muchos siglos de historia y que han terminado por internalizarse en forma de demanda de favores a aquel que ostenta algun tipo de poder. Estamos acostumbrados a pedir de una forma ciertamente obscena, sin vergüenza alguna, a hacerlo abiertamente y a enfadarnos si no conseguimos nuestros propósitos. Hay que cambiar las leyes pero tambien la mentalidad derivada del clientelismo politico y del reparto del botin que procede del etnocentrismo mas ruin.

Los españoles hemos transferido la necesidad de protección ubicua que nos proporcionaron otrora curas y caciques al Estado, un español de éxito ha sido aquel que ha tenido padrinos o protectores, procedemos de una cultura de pedigüeños dependientes y aprendemos a hacer la pelota antes de a andar, es por eso que la palabra “hijo de puta”o “meapilas”no son sólo insultos en nuestro entorno sino una definición del origen de cada cual que augura un buen porvenir en España.

Y pensamos que tenemos derecho a cualquier cosa con o sin oposición de por medio, incluso que tenemos derecho a aprobarlas. Soy de la opinión de que a las voces que últimamente se alzan contra los funcionarios debemos contraponer la de aquellos que como nosotros defendemos una Administración publica profesionalizada sin vinculación directa con los politicos de turno y alejada de las guerras sindicales.

La administración debe dejar de ser considerada un botín politico y pasar a ser un recurso de servicio para los ciudadanos. Los ciudadanos somos los amos de la Administración. Es nuestra empresa.

Pero los ciudadanos tendrán que ponerse de acuerdo en qué merece la pena conservar para el Estado y qué debemos privatizar.

Es por eso que planteo la siguiente encuesta.

¿Cuales de estos profesionales deberian seguir siendo en cualquier caso funcionarios del Estado y no ser privatizados? (permitidas respuestas multiples)

8 comentarios en “El horror al enchufe

  1. Si saber lo que es la ciencia puede resultar complicado si intentamos ampliarla a marcos más extensibles de la física, la química y las matemáticas, intentar responder a esto exige más de una de dos o de tres vueltas. Creo que es complicado.

  2. La frase en la que dices: “La administración debe dejar de ser considerada un botín politico y pasar a ser un recurso de servicio para los ciudadanos” habría que enmarcarla y ponerla en la puerta de cada una de las múltiples y cada vez más variadas dependencias gubernativas, ya sean del Estado, autonómicas o locales.

    Como una especie de “padrenuestro” laico para que se inserte en la subjetividad de los que por allí acampan de forma inamovible como si de su casa se tratara. Porque ” La larga marcha a través de las instituciones” se la tomaron muy en serio los que decidieron que la revolución cultural tenía que ponerse en marcha. El reparto de poderes entre la mano derecha y la mano izquierda quedó definido.

    Ahora queda saber dónde quedamos el resto de los que tú nombras como ciudadanos que debieran ser los amos de la administración . Por eso la pregunta que propones es endiabladamente complicada de responder sobre todo para los casos de la medicina, científicos e investigadores y militares.

    Una cosa es clara la Administración no es objetiva ni imparcial, y el sistema de oposiciones es un sistema obsoleto que no asegura ni la imparcialidad ni la contratación de los mejor cualificados pero asegura que el enchufe para aquellos que deben estar para siempre sea totalmente eficaz :” una compra segura de votos y voluntades” un poder nada baladí.

  3. Lo que está calra es una cosa: el Estado precisa de funcionarios, hay actividades que no pueden estar en manos privadas (carceles, jueces, policia, etc) Otra cosa son los medicos y los enseñantes, como ves en la encuesta hay division de opiniones.

  4. La verdad es que la reconversión que está sufriendo tanto el sistema sanitario como el sistema educativo es rarísima.

    Porque están dejando que en ambos casos los centros tanto médicos como educativos ( enseñanzas medias ) agonicen, sin presupuesto, realizando el trabajo en condiciones precarias, menoscabando el prestigio de los profesionales que las desempeñan y esto es muy grave, porque este tipo de profesiones se rigen sobre todo por una base vocacional que es lo que otorga dignidad a aquellos que las desempeñan mucho más que por un interés económico. Yo soy enseñante pero he de reconocer que la medicina es un pilar básico, dentro de la pirámide de Maslow se encontraría en la cúspide como necesidad básica del ser humano. Y dejan que el sistema agonice conviertiéndolo en un híbrido, en lugar de invertir en el sistema público que ya está formado desvían los fondos públicos para financiar entidades privadas por medio de la subcontratación.

    Si un señor decide poner una empresa privada lo suyo es que se sufrage él los gastos de gestión y creación porque luego los beneficios, si los hay, serán todos suyos y no que se beneficien de que el estado se los pague porque por si no se han dado cuenta los POLITICOS, el dinero público es de todos los ciudadanos.

    Lo que es FLIPANTE es que los ciudadanos carguemos con las pérdidas de entidades privadas, como los bancos, y luego cuando obtienen beneficios estos no se repartan entre todos los que los hemos mantenido.

    Ante la agonía qué es lo mejor? La privatización total ? Pues a lo mejor es por lo que habría que luchar porque de esa manera se acabó el negocio, que no es otro que chupar y chupar y chupar de los fondos públicos total para que al final se muera igual. ¡ Que pena ¡ Los italianos son expertos en la lucha contra la mafia y la camorra pero cuando el mal está insertado en el sistema inmunológico al final la única solución es acabar con aquellos que se suponen que te defienden, se trata de un PROBLEMA PERVERSO, tal y como explicaste en este post:

    http://pacotraver.wordpress.com/2010/02/02/hacia-una-psiquiatria-post-normal/

    Como dices en el post, habrá que negociar y obligarles a que busquen esa negociación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s