Holocausto y complejidad

Divide y vencerás

(Julio Cesar)

Paul Preston es un historiador inglés que pertenece a una larga lista de ingleses (Gibson, Thomas) fascinados por nuestra guerra civil que recientemente ha escrito un libro titulado “El holocausto español” dedicado a escarbar en las responsabilidades de unos y otros en aquella masacre civil y militar que tuvo lugar en España durante 1936-1939 y sobre la que los historiadores siguen sin ponerse de acuerdo, lo que de alguna forma invalida a la historia como ciencia. Y pretendiendo desvelar entre otros a quien corresponde la mayor responsabilidad en los crimenes que tuvieron lugar en la guerra y entre la población civil, prestando especial atención a la escabechina de Paracuellos y en ultima instancia responderse a esta pregunta ¿Cuales fueron las causas de la guerra civil española?.

Una pregunta clave puesto que en este post voy a hablar precisamente de las causas no lineales de los fenómenos sociales.

Aunque lo cierto es que los crimenes en nuestro pais comenzaron antes de 1936 y ya desde la proclamación de la Republica emergieron focos de criminalidad y de desestabilización dirigidos sobre todo a curas, monjas y patrimonio nacional por no hablar de las asonadas de Casa Viejas o de la revolución de Asturias. Esta es precisamente una de las razones esgrimidas por los defensores del Alzamiento como pretextio para justificar el golpe de Estado del general Franco que terminó como todo el mundo sabe en una espantosa guerra que dejaria más de un millón de muertos e incontables secuelas como carga colectiva para dos o tres generaciones.

A raiz de la matanza perpretada por ese noruego llamado Breivick he reflexionado sobre una cuestión que se halla implicita en esta noticia aparecida esta semana donde se cargan las tintas sobre la ultraderecha escandinava y donde el primer ministro noruego declara que hemos de vigilar más de cerca a la extrema derecha. Darle la culpa a la extrema derecha -como a la masoneria o a la conspiración judia- del crimen de Breivick me parece un argumento tan falaz como los siguientes:

  • Todos los vascos son de ETA.
  • Todos los musulmanes son terroristas.
  • Todos los alemanes son nazis.
  • Los comunistas son todos unos asesinos,
  • Los curas son pederastas.
  • Los gitanos son todos ladrones, etc.

El dilema consiste en separar y desagregar unas cosas de otras aun sabiendo que nuestro cerebro -por defecto- tiende a establecer equivalencias entre ambos fenómenos. Este post está pues dirigido a escarbar en esas correspondencias que son falacias cognitivas y tratar de arrojar luz sobre como combatirlas.

Nuestro cerebro está diseñado para lo categorial y por tanto es de esperar que de modo automático enlace unas categorías (gitano,comunista,utraderechista, etc) con las etiquetas que vengan dadas por la propaganda, el prejuicio o la generalización: la estereotipia.

Los sapiens somos adictos a las etiquetas estereotipadas,  sólo tienes que observar como la gente piensa lo mismo sobre los mismos temas casi sin pensarlos. Hay como una adherencia gelatinosa a lo que piensan los demás y un horror a desviarse de esa senda mayoritaria.

¿Qué relación tiene la ultraderecha con los crímenes de Breivik? ¿Qué relación hay entre Bildu y ETA? Más lejos aun: ¿Son los alemanes responsables de las matanzas de Hitler? ¿Somos los españoles responsables de la desaparición y genocidio de los incas? ¿Son los serbios culpables de las atrocidades cometidas contra la población musulmana en Srebrenica?

La evidencia señala en la dirección de que no todos los ultraderechistas son criminales, no todos los islamistas cometen atentados suicidas, ni todos los serbios participaron en las atrocidades recientes de Srebrenica, ni nosotros los españoles de hoy tenemos nada que ver en ciertas matanzas cometidas en el siglo XVI, pero tampoco la Iglesia en su conjunto tiene la culpa de la pederastia de algunos sacerdotes ni  todos los musulmanes estuvieron implicados en el 11-S.

Pero entonces ¿qué relaciones de correspondencia existen entre un acto criminal como el de Breivick y su “caldo de cultivo“? En este caso la existencia de una ultraderecha racista. ¿Qué clase de extraños enlaces de causalidad existen entre el vasquismo y ETA? ¿Cuales son las reglas causales que explican el fenómeno con sus raices aparentemente causales?

Naturalmente existen ciertas correlaciones o correspondencias entre un “caldo de cultivo” y la ejecución de actos criminales pero no siguen las reglas de la causalidad lineal con la que estamos acostumbrados a juzgar los hechos naturales. Las ideas por sí mismas no matan a nadie, para matar hace falta una persona con la intención de matar con ideas o sin ellas.

Pues las correspondencias entre un crimen y su caldo de cultivo son correlaciones pero las correlaciones no son causas.

Y las reglas de la causalidad no lineal son las mismas que podemos utilizar para explicar este tipo de actos como las que explican la emergencia de la psicopatologia individual. Se trata de la psicologia del caos.

En psiquiatria estamos acostumbrados a hablar de “estados” y de “rasgos”. Las relaciones entre ambos no son lineales, lo que significa que aquella persona que tienen más rasgos (más puntos) para desarrollar una determinada enfermedad no necesariamente la desarrollará, asi una persona con una personalidad paranoide no necesariamente desarrollará una paranoia o un esquizoide una esquizofrenia, un obsesivo-compulsivo no desarrollará necesariamente un TOC, pues no existe una relación lineal entre rasgos (personalidad) y estados (enfermedades o trastornos). La emergencia de la patología está presidida por la incertidumbre. No sabemos quién, cómo, ni cuando o por qué desarrollará una patologia cualquiera. Incluso es muy posible que quién la desarrolle no posea ninguno de esos puntos objetivables para explicarla.

Por la incertidumbre y por la discontinuidad.

Incertidumbre significa que no podemos predecir algo sólo con conocer los estados anteriores del fenómeno y discontinuidad significa que entre un rasgo y un estado hay un escalón, una discontinuidad, una ruptura, un descosido que no nos permite ni adivinar ni predecir que después de un escalón viene el otro o que será igual de alto o bajo que el anterior: los sucesivos pasos entre una cosa y otra se pierden en una entelequia que solemos llamar azar. Estado y rasgo pertenecen a niveles de definición bien distintos. Entre un musulmán corriente y un terrorista islamico hay una discontinuidad. Del uno no puede predecirse o deducirse el otro ni aunque se sepa el Corán de memoria.

Algo asi como esta discontinuidad escheriana:

Lo curioso de esta arquitectura imposible diseñada por Escher es que me parece ideal para ilustrar ciertos fenómenos no lineales que al aparecer ante nuestras narices nos impiden entender que estamos ante un fenómeno que no obedece a una sola causa lineal o a una suma (pluricausalidad) de ellas sino a una ruptura de la lógica formal donde el individuo cree que está subiendo una escalera cuando en realidad la está bajando y al contrario y lo peor: los planos de las escaleras se cruzan en modos formalmente imposibles en una concepción de lógica formal del espacio. A  no procede de B sino que A puede preceder a B pues A es entrada (causa) y es salida (efecto). Según donde se sitúe el observador su perspectiva será formal o no formal, existen escaleras inversas que van en el sentido opuesto a la mirada del observador.

Ejemplo de una correlación.-

Se trata de una verdad estadística, es decir un dato, después este dato ha de ser interpretado a base de alguna teoria coadyudante o una heuristica.

“”Los trastornos alimentarios son más frecuentes en las sociedades opulentas, pero no por la opulencia en sí misma sino que altos índices de divorcios y bajos indices de natalidad predicen un alto número de casos”

¿Significa este hallazgo que es el divorcio o la baja natalidad la causa de la alta prevalencia de casos en occidente?

No, es solo una correlación, algo que sucede simultáneamente en las mismas sociedades donde se detectan altas prevalencias, puede que sea una causa o puede que sea un epifenómeno, es decir algo inespecífico compartido por todos los que viven en una misma sociedad.

¿Es pues Breivick el resultado del odio sembrado por ciertas ideologias ultraderechistas?

No, es solo una correlación pues se olvida lo más importante: las ideologias no existe en la nada sino que unas son consecuencias de otras, colisionan, se enfrentan, se mantienen operativas como antinomias de un discurso prevalente. ¿Si existe un terrorismo islámico por qué no va a existir un terrorismo de signo contrario?

En realidad el enemigo común que comparten ambos tipos de terrorismo es la democracia y la tolerancia. Es lógico, no existe amenaza mayor para los nacionalismos sean de derechas o teocráticos que la democracia occidental. Con todos los fallos y defectos que todos les reconocemos a nuestras democracias es evidente que representa para algunos una amenaza importante a su manera de concebir el mundo. Pero el problema no se solventa importando la democracia a paises subyugados por la tiranía. Nadie puede liberar a nadie en contra de su voluntad.

Y por la misma razón nadie va a integrarse si no quiere ser integrado.

La distancia que existe entre un “caldo de cultivo” y un fenómeno execrable como el que hemos visto en Noruega es tan compleja como la distancia del gen (una instruccion para sintetizar proteinas) con la conducta individual: no existe un solo paso y lo peor: no sabemos que dirección adquieren estos pasos en relación con el medio ambiente.

Y sobre todo: minimizamos el impacto del azar. No queremos saber nada de él.

Evidentemente existe una relación (una correlación) entre el “caldo de cultivo” y ciertos fenómenos de violencia fanática, pero no hay que fiarlo todo al caldo de cultivo y ponerse manos a la obra persiguiendo a los disidentes, sean comunistas, ultraderechistas o musulmanes.

Sean cuales sean las ideas de unos y otros, la mayor parte de nosotros no somos asesinos en masa y hay que recordar que el objetivo del terrorismo es acabar con las ventajas que da ser terrorista en un pais democratico.

Esa es su paradoja y la nuestra.

Y es por eso que perderán la batalla, pero muchos de nosotros perderemos la vida si no somos capaces de entender que no vale con perseguir a la ultraderecha sino vigilar a sus elementos más activos y violentos.

¿Estaba Breivick considerado como un elemento peligroso?

¿O tan solo la ultraderecha noruega -como entelequia- lo estaba tal y como vaticinó Stieg Larsson?

4 comentarios en “Holocausto y complejidad

  1. Me ha gustado su ejemplo de la escalera escheriana: uno puede estar subiendo o bajando la escalera según, a veces, y depende. Y -lo que es muy frecuente- desde la perspectiva de uno se está subiendo, y desde la de otro se está bajando sin que, probablemente, ninguna de ambas sea cierta -o ambas lo sean.
    “el objetivo del terrorismo es acabar con las ventajas que da ser terrorista” Reconozco que mi CI no llega a comprender este koan, lo reconozco 🙂
    Aún sí, un gusto, como siempre 🙂

  2. El caldo de cultivo son las circunstancias que se dan en una sociedad, en un grupo socialy parece sensato que si los que observan tienen detectados a personajes extremos, los vigilen con cuidado. Yo he sentido odio hacia la desfachtez fundamentalista, pero de alguna forma se neutraliza, pero en este caso esta persona tenía poder económico para poner en marcha un sistema que enseñace de una vez por todas la actitud que este señor supone que los demás deben de tener hacia algo que parece absoluto.
    Una posible actitud es comprender que la existencia es como es, esquiva y que hay que aceptar que cuando se acaba el almuerzo vendrá la merienda y luego la cena, para continuar con el desayuno y que se limpia para comenzar de nuevo, pero claro el riesgo está siempre en el universo y el cambio es para siempre, algo en nosotros juega a la escondite con la realidad y cuando esta se desplega siempre impresiona.
    Ésta es mi modesta e individual visión que no creo que sea la verdad, pero es una aproximacion avanzando desde mis estados de ánimo o emociones en un momento dado porque podría ser yo éste borracho de algo.

  3. “Los sapiens somos adictos a las etiquetas estereotipadas, sólo tienes que observar como la gente piensa lo mismo sobre los mismos temas casi sin pensarlos”

    Muy curiosa la adicción en los sapiens, diríase que pareciera que todo provoca adición. Pero cuando los especialistas hablan de adicción se están refieriendo a un proceso determinado y bien definido ¿no ? Qué es exactamente una adicción ? si me permites la pregunta.
    El resto son maneras de hablar así los nazis no es que tuvieran adicción a matar judíos, que seríe una especialización dentro de la drogadicción bien específica y extraña. Y me refiero al caso alemás por tratarse de un caso de holocausto, es decir, se produce un comportamiento anómalo y generalizado en una población que sobrepasa con mucho los niveles de odio, rencor y venganza que se activan en cualquier conflicto bélico porque aún en los casos más extremos el individuo mantiene su conciencia y los controles de moraldad activado, no basta con que se dé permiso por parte del estado como sucedió en la Alemania nazi para que se extermine a todo un pueblo. Los activadores de control no funcionaron quizá porque los juicios morales tampoco se habían dado con anterioridad de forma adecuada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s