Vergüenza y desvergüenza

Dice el Génesis que Dios instaló  a nuestros primeros padres en un primoroso vergel y alli los tenia a todo meter y ellos estaba felices, bien alimentados aunque ciertamente aburridos y con ganas de hacer alguna trastada. Sólo asi podemos entender que a pesar de las advertencias de Dios que en realidad se limitaron a una sola -No comer del arbol de la ciencia del bien y del mal- a pesar de eso, digo, no se les ocurriera otra cosa sino transgredir esa norma y echarle mano a la manzana.

No sabemos si la idea fue cosa de Eva o de la serpiente, en esto hay diferencia de opiniones según las versiones,  el caso es que cuando Dios -que todo lo ve- se dio cuenta de que sus órdenes habian sido desobedecidas se encaró primero con Adán, pero este se escondió porque entonces se dió cuenta de que andaba por alli desnudo y esa no era forma de presentarse ante la divinidad y es por eso que Eva echó mano de una hoja de higuera para confeccionar un braguero ortopédico para ocultar sus partes -las pudendas- que hasta aquel momento habian pasado desapercibidas por nuestros torpísimos padres.

Lo importante es señalar dos cuestiones: 1) que Adan al ser descubierto no se sintió culpable sino avergonzado y 2) que para defenderse le echó la culpa a Eva y ella a su vez a la serpiente.

Y de aqui ya podemos sacar ciertas consecuencias: la vergüenza es una emoción que solo precisa de dos actores (como la envidia) y la culpa sin embargo precisa de tres (como los celos). Y más conclusiones:

Al parecer la emergencia de la vergüenza tiene que ver con el conocimiento del Bien y del Mal y que ese conocimiento (vinculado en el mito a comerse una manzana) implica además la ingestión, la incorporación de algo. No vale sólo mira o tocar la manzana, es necesario comérsela para que tenga efectos de revelación, en este caso de la dualidad: del Bien y del Mal. Asi en este sencillo cuento del Génesis el mitografo nos explica la emergencia de lo humano, una emergencia que acaece de la pura animalidad virginal (el bosque edénico) y se transforma merced a algo que se comió o incorporó en una conciencia humana que se avergüenza de estar desnudo. Y es lógico que se interprete así pues que la desnudez y la consciencia de la misma tienen que ver con la emergencia de un orden nuevo,un orden humano que va más allá del sexo y la reproducción que seguramente ya existian en el bien cuidado vergel del Edén que es de donde procedemos, otra forma de decir la Naturaleza o dicho en términos más modernos la Evolución.

Lo interesante es que Adán y Eva vivian en una especie de ignorancia de su desnudez hasta que comen la manzana (el fruto del bien y del mal)

La emergencia de la vergüenza es pues indicativa de esa consciencia de desnudez y por ende de la consciencia humana. Hay algo que se añadió al sexo animal, hay algo más que los mitografos han llamado Eros y que han velado para la mirada ajena. Aqui en el mito de Eros y Psyché puede el lector encontrar la narrativa concreta de ese “no poder mirar” a los ojos del Amor y es por eso que Cupido se venda los ojos y es por eso que Orfeo pierde definitivamente a Euridice al mirarla. Mirar está vinculado pues a algo humano y que debe permanecer velado a través de la vergüenza.

La vergüenza está en la mirada. La vergüenza es cosa de ojos y por tanto tecnología de espejos y de imaginación.

Y e spor eso que el vergonzoso elude la mirada, una elusión que es a la vez juego (ludo), una especie de simulacro sobre lo que no se debe mirar.

Curiosamente y contrariamente a lo que sucede con la culpa, la vergüenza es un sentimiento que aunque ubicuo está mal estudiado. Todos tenemos la experiencia de sentirnos avergonzados, la podemos observar en los niños que se esconden detras de la madre ante la presencia de un extraño, la podemos observar ante un reto social, un examen oral, el exponerse en publico (y que ahora se ha ocultado detrás del velo de la fobia social) o cuando nos entrevistamos con alguien a quien admiramos, tememos o que se halla investido de autoridad, poder o relevancia.

De modo que es más que evidente que la vergüenza tiene al menos dos acepciones: hay una vergüenza sexual que tiene que ver con la exposición del cuerpo desnudo y otra vergüenza podriamos llamar ética que aparece en la exposición ante una persona “éticamente superior”, la encarnación de la divinidad, entonces nos sentimos como Adán cuando fue descubierto y recriminado por Dios: primeró se ocultó y después trató de culpar a Eva.

Existen dos maneras de defenderse de la vergüenza: una es la de ocultarse, esconderse y otra es la de “velarse”, Velarse es un esconderse pero no del todo, es mantener un velo entre el avergonzado y el vergonzante un velo que puede descorrerse en ciertas ocasiones.

Y es por eso, porque existen velos que existe la desvergüenza y con ella el mostrarse a los ojos del otro.

Hay algo de cinismo en la desvergüenza: es como si el desvergonzado nos dijera: no hay nada de que avergonzarse. Somos iguales que Dios, no estamos desnudos y aunque lo estuviéramos no tendriamos de que avergonzarnos. Las personas que operan de este modo contrafóbico disminuyen las posibilidades de éxito social pues son detectados siempre como antisociales, tramposos, inauténticos, como enfermos mentales o como psicópatas. Pero siempre detras de un desvergonzado hay un vergonzoso que niega la vergüenza de su origen, niega la vergüenza de su linaje. Niega su cuerpo sexuado y por eso se ocultan en sucesivas máscaras, una de las cuales las más importante y frecuentes en clinica son los trastornos alimentarios que recorren una multitud de disfraces desde la anorexia extrema hasta la obesidad mórbida, verdaderos reductos de la vergüenza original transformada en velos y ocultamientos clinicamente aceptados, pero siempre relacionados con la guerra continua que mantenemos entre nuestro Yo y nuestra imagen asi como las dificultades de trajinar con los espejos ideales que nos llegan desde afuera.

Aqui hay un post dirigido precisamente a escarbar en este concepto de la imagen ideal y la forma en cómo interfiere en la ceguera hacia nuestro propio cuerpo.

Y casi siempre la desvergüenza está al servicio del espanto de lo monstruoso, una estrategia para alejar al otro y que deje de mirar.

Todos podemos mirar y ser vistos, pero no siempre que miramos lo hacemos con nuestros ojos ni siempre somos vistos tal y como somos sino con algo que nos es añadido o sustraido por la mirada del otro. Es por eso que la unica mirada convincente es la propia o aquellas benefactoras que son capaces de descubrir tonalidades ocultas para nosotros mismos: aprender a mirar con tus propios ojos y aplicar tu mirada a la epistemologia del mundo es la principal tarea de nosotros, los exiliados del Edén.

7 comentarios en “Vergüenza y desvergüenza

  1. Entonces, ¿para despojarnos de la vergüenza necesitamos conectar con nuestra corporeidad? La desvergüenza sería una estrategia para luchar contra la vergüenza o por contra aislar al vergonzoso? Y que performance tiene el avergonzado?

  2. Ciertamente cuando emerge la vergÜenza es cuando el hombre es consciente de sus acciones y del valor que debe asignarle a cada una de ellas de acuerdo con un barómetro que creo está regulado esencialmente por su condción social.

    El hombre es un ser social, dentro de la evolución se escoge esta forma de vida por ser la más adecuada a la supervivencia de la especie, por ello sus actos deben estar medidos y bien equilibrados para su supervivencia como individuo y para la supervivencia del resto de individuos que forman la sociedad de la que es miembro. Por ello creo que la vergüenza sexual y la vergüenza ética que mencionas en el post son una misma cosa… conciencia de asignar el valor correcto a las acciones que desarrolla como individuo y por supuesto, como dices, la manzana debe tragarse no basta sólo con verla sino que hay que interiorizarla para comprenderla.

    Los sicópatas serían individuos que conociendo el mal y el bien ( sobre el papel) tienen un nivel de conciencia bajo, más próximo a comportamientos animales que a comportamientos humanos porque no tienen interiorizados los conceptos, no han tragado la manzana, por eso ni sienten vergüenza de su acciones ni tampoco culpa (el sentimiento de vergüenza y de culpa están intimamente unidos). Los mecanismos de control moral de la conducta que diferencian a un humano de un salvaje no funciona correctamente, no asigna valores correcto a sus acciones, aquellas que emergen de la voluntad del Yo narrador de la consciencia y no se avergüenzan ni sienten culpa, poniendo, por tanto, en peligro o bien su vida o bien la del resto de ciudadanos. ¿Sería un enfermo mental ? Lo que está claro es que presentan signos claros de deficiencia mental, de deficiencia emocional y por tanto un nivel de consciencia muy bajo.

  3. No hay que despojarse de la verguenza, hay que asumirla como parte de nuestra elevación de conciencia. Pero la verguenza actual está mas en relación con el Ideal ignorando que el ideal asesina la imagen de uno mismo y no solo la impulsa.

  4. Me parece que la vergüenza y el sentimiento de culpa, que es el que la reactiva siempre, se pondrá en marcha cuando se cometan acciones que van en contra de una buena relación social ( acciones que aseguran que la persona no sea reachaza por la sociedad ). Está en manos de la sociedad y de la cultura como producto de un saber hacer acumulado por la humanidad, asignar los valores correctos a las normas de cortesía, respeto y bienestar de las relaciónes sociales que se deben respetar.

    Si el ideal es manipulado cambiando los valores de las diferentes acciones en beneficio propio de unos cuantos y no del conjunto de miembros del sistema entonces surge la manipulación y degradación de la persona que confiando en ese saber hacer de la humanidad ( cultura ) encontrará en ella el peor de sus enemigos porque hay una manipulación de base para que emerja una vergüenza y una culpa desmesurada por asignación de valores equívocos a acciones que a lo mejor no deberían ser ni corregidas.

  5. Yo creo que el código del amor es uno de los más complejos y que más interfieren en la conducta humana, me parece. En el primer comentario que pones en tu post:
    http://pacotraver.wordpress.com/2007/11/24/canibales/, dices que esta interferencia aparece explícita en el uso de varias expresiones del lenguaje relacionadas con la comida para hacer referencia al deseo sexual o simplemente a la empatía amorosa hacia una persona.

    Todo esto me ha recordado un párrafo del libro de Nami Mun, Lejos de ninguna parte, donde la protagonista narra unos hechos y desde su subjetividad pone en relación el estado de la conciencia paradójica de los sueños y el dolor de la pérdida. También aparece el sentimiento de vergüenza y la estrecha relación de la pérdida del amor, del objeto de deseo sexual y su relación con la sensación de hambre :

    ” Me quedé inmóvil sin intentar imperdírselo porque todavía la quería demasiado. Era consciente de que no estaba bien quemar las cosas de papá, pero ¿ cómo no iba a querer a alguien que me hacía partícipe de tanto dolor? Por primera vez en mi vida la vi con claridad, como si me hubiera metido en uno de sus sueños y pudiera contemplar sus pensamientos. No estaba actuando.[…] Era una mujer que se arrodillaba a pocos centímetros de su hoguera y extendía los brazos delgados hasta meterls en las llamas. Si chllé, no me oí, pero tiré de ella con fuerza hacia atrás, agarrándola del albornoz, asumiendo plenamente el papel que desempeñaba yo en aquel sueño.

    Cuando llegaron los bomberos y la ambulancia, la dejé allí y me apresuré a refugiarme en casa. Cerré todas las pertas con llave y apagué todas las luces ya nos habíamos puesto demasiado en evidencia. Agachada debajo de una ventana que daba al jardín, oí a dos vecinas comentando que nunca habían visto nada igual. Un hombre le preguntó a mi madre cómo se encontraba.
    Ella sólo respondió:

    -Me muero de hambre.”

    Espero que el fragmento no haya sido demasiado largo. ¿ Qué es exactamente la libido ?

  6. Hay un relato de Espido Freire titulado asi “hambre”, ella fue bulimica y da no pocas claveces sobre la enfermedad.
    Libdo es el nombre que dio Freud a la energia sexual, ha recibido otros nombres despojados de lo sexual, yo la entiendo mas bien como una energia universal que se halla en el inconsciente.

  7. Es curioso que la narradora dentro de la situación de descontrol en el que se encuentra y por tanto lejos del equilibrio que produce el bienestar que es el intervalo que busca todo organismo por ser el más adecuado a la supervivencia, tal y como dice Damasio en el capítulo dedicado al valor, dice:

    – ” Carezco de valor. ”

    La palabra valor es polisémica, evidentemente como toda palabra que pueda ser utilizada para expresar coincidencias estructurales de distintos esquemas mentales, en este caso la narradora la utiliza con el significado la 4ª acepción según aparece en el DRAE:

    Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros. U. t. en sent. peyor., denotando osadía, y hasta desvergüenza. ¿Cómo tienes valor para eso? Tuvo valor de negarlo.

    En la definición aparece expresada la desvergüenza como la manera para conseguir alcanzar grandes empresas.

    Pero por otro lado la narradora se queja constantemente de su sensación de que no vale nada, no tiene la percepción de asociar a su persona el valor justo que le corresponde. Esa falta de valor- tomada la palabra con el significado de la primera acepción:

    -Grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar o deleite.

    Se traduce en sensación de soledad y necesidad de amor- el amor que ella considera que necesita, no es que no recibiera amor, no existen agentes culpógenos sólo confluencias de intereses distintos: ” Al menos, alguien desea estar conmigo” Refiriéndose a su perrita. Y una hipesensibilización al silencio : “Silencio entre mis padres, silencio cuando hacemos las tareas. Los únicos castigos que ha recibido la pobre Nina ha sido por aullar. La televisión se ve entre susurros, con muy poco volumen.”

    El campo asociativo de la palabra ” alimento ” y de “amor” puede ser muy amplio y digno de estudio saber qué es lo que es el organismo entiende como alimento, seguramente muchas cosas más a parte de patatas, tomates, cereales y carne.

    Del decálogo de tu post anterior hay una cosa muy importante que dijiste:

    -” La comida no se escupe”

    Y tampoco se devora, aunque uno esté a solas como la narradora, que devora la comida a escondidas para apacigüar así su vergüenza, el problema es que la culpa no funciona sólo con tres actantes sino también sólamente con dos y es cuando hacemos examen de conciencia, cuando nos miramos a nosotros mismos en nuestras acciones, cuando se produce la reacción de expulsión a través del vómito.

    Dar el valor justo a cada uno de los alimentos que son necesarios para la supervivencia y que pueden mantener a la persona dentro de los intevalos de equilibrio es fundamental, teniendo en cuenta que estos intervalos pueden variar de una persona a otra y que no dependen sólo de uno o dos parámetros mas como la altura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s