La evitación experiencial

Los sustitutos es una de esas peliculas protagonizadas por Bruce Willis en su sempiterno papel de policia que describe una distopía: un mundo similar a aquel tan sórdido recreado por Harrison Ford en “Blade runner” de seres vivos y replicantes en interacción donde el espectador no llega nunca saber quién es el humano y quién su réplica maquinista o como se dice ahora su “avatar”.

Lo cierto es que en esta pelicula, el mundo que se dibuja está situado en un entorno supercontaminado y es por eso que los humanos viven en una especie de burbuja en su propio hogar mientras son sustituidos en las tareas cotidianas por robots que se comportan como ellos, sin ser ellos, lo que nos pone delante de la paradoja del zombie. ¿Es posible imaginar una máquina que parece ser como nosotros pero no lo es?

No voy a contarles la intriga de esta pelicula policíaca en un entorno de ciencia ficción sino que abordaré aquellos elementos para la reflexión que se me han ocurrido mientras la veía.

Lo cierto es que vivimos en un mundo donde los Estados, al menos los Estados opulentos han logrado penetrar en la esfera de lo privado con varios pretextos, a veces es la seguridad y otras la salud, pero no ha existido jamás en la historia ningun poder que haya extendido sus manos tan a fondo en lo privado como nuestros sistemas asistenciales modernos llamados del bienestar. Es verdad que podemos pensar o expresar casi cualquier idea, pero no podemos elegir directamente a nuestros representantes politicos, no podemos consumir drogas (que siguen estando prohibidas y demonizadas), no podemos ya fumar en público sin ser acusados de herejes, no podemos circular a mas de 110 en las carretaras de nuestro pais y no tenemos derecho a saber si nuestras hijas abortan por nombrar solo algunas de las prohibiciones que en nombre de la ciencia, del ahorro de combustible o de la libertad sexual de los menores se esgrimen para tal prohibición.

Al Estado le interesa mucho nuestra salud porque se halla contaminado de ciertas ideas de la modernidad y que tienen mucho que ver con la amortización de la responsabilidad individual y es por eso que son de esperar grandes restricciones en el futuro porque mientras la contaminación aumenta merced a los productos y residuos industriales vinculados al exceso de producción de los mismos, lo cierto es que nuestras libertades individuales se acotan más y más provocando actitudes perseguidoras cuando no delaciones de nuestros coetáneos, muy preocupados por el humo de los cigarrillos y muy poco de la contaminación ambiental de los automóviles y las fábricas.

Los próximos demonios procederán de la industria alimentaria, el colesterol es el enemigo a batir y no me extrañaría nada que pronto o tarde las hamburguesas, las pizzas o los hidratos de carbono denominados como “comida basura” fueran prohibidos, solo espero que el jamón -demonizado ya en USA- no sea el próxima victima de esta evitación de los riesgos que los Estados se han autoadjudicado como prestación obligatoria a sus ciudadanos.

Luego vendrá el alcohol y aunque nuestro pais es un importante productor de vino y no es posible prohibir su uso de forma radical, los impuestos que se le vendrán encima al ciudadano al sustraerle la denominación de “producto alimentario” serán tales que su consumo disminuirá drásticamente al empobrecer el bolsillo de los consumidores como pronto sucederá con la gasolina o la electricidad.

Por alguna extraña razón cuyo origen se me escapa los Estados modernos se han hecho fuertes en la idea de que es su obligación velar por y garantizar nuestra salud, nuestra bondad y nuestra felicidad y han optado a falta de argumentos y propuestas más innovadoras por la evitación experiencial, es decir por acotar nuestra exploración del lado de allá.

En realidad el concepto “evitación experiencial” es un concepto cognitivo-conductual que está descrito en psicologia y del que pongo aqui una definición tal y como la proponen los autores de este articulo, el lector apreciará que es el mismo concepto freudiano de represión:

La evitación experiencial ha sido definida como el fenómeno que ocurre cuando una persona no quiere ponerse en contacto con ciertas experiencias privadas (sentimientos, deseos, recuerdos, impulsos, etc.) y se trata deliberadamente de alterar la forma o la frecuencia de tales experiencias o los contextos que los suelen ocasionar. En general, se entiende que la EA es una dimensión funcional que sirve de base a numerosos problemas psicológicos: trastornos afectivos, de ansiedad, de la alimentación, del control de impulsos, así como en los síntomas psicóticos, en el afrontamiento de enfermedades y en los procesos de dolor. En todos estos problemas existiría un factor común, una experiencia privada (pensamiento, sentimiento, recuerdo, etc.) que el paciente pretende evitar como remedio a su malestar. Aunque los intentos de evitación fueran fructíferos a corto plazo, a la larga se suele acabar produciendo un aumento de tales experiencias por mor del bien conocido “efecto rebote”. De acuerdo con el planteamiento que se ofrece en esta comunicación un patrón rígido de EA vendría a revelar una forma de ser supersticioso que tiene el paciente. Se argumenta que en nuestra sociedad la superstición ha pasado de estar basada en una conducta públicamente observable (tocar madera, evitar una escalera, etc.) a fundamentarse sobre comportamientos privados (evitar ciertos pensamientos, no tener “malas” emociones, etc.) Por último se reivindica el papel de la superstición como concepto clave a la hora de entender los desórdenes psicológicos.

Tal y como se desprende del abstract de este articulo gran parte de los sufrimientos psicológicos se deben a la evitación experiencial e incluso se han propuesto ciertas formas de psicoterapia de 4ª generación para devolverle al individuo el control de su propia experiencia interna, tal y como sucede en las terapias de aceptación y compromiso y que sin nombrar a Freud tratan de devolverle al individuo la capacidad de negociar con su mundo interno, entrenándole precisamente en aquello que el Estado le sustrajo: la responsabilidad en la gestión de su propia vida.

Hay que renunciar pues a una vida tutelada y a una economia subvencionada, lo que es lo mismo que decir que hay que oponerse a una experiencia elusiva proceda de donde proceda.

Tal y como sucede en la pelicula más arriba nombrada solo cabe una actitud frente a este estado de cosas: no meterse en la urna que nos propone el Estado y arriesgarse sabiendo que la evitación de los riesgos de las experiencias personales no se resuelven aparcándolas en el sótano de la vida sino pactando con ellas, pero el riesgo mayor para los humanos procede del hecho de que una revuelta de avatares descontentos por llevar una vida de parias termine con la extinción del sapiens en favor de los robots que un dia descubrieron que lo que para nosotros era un riesgo inasumible era para ellos un gran placer.

Aceptaron el compromiso con sus emociones y nos vencieron.

9 comentarios en “La evitación experiencial

  1. Cataluña

    – Prohibido los toros.
    – Prohibido fumar en Bares acondicionados para ello.
    – Prohibido pasear con el perro por la playa 90 Euros, tanto en verano como en invierno, no por cagar en la misma que tendrían con toda la razón que meter 200.
    – Prohibido presentar alegaciones de una multa de trafico que yo considere injusta, en caso de hacerlo perdida del descuento 50% por pronto pago.
    – Prohibido aparcar si no se paga en zona azul en lugares donde por no haber no hay ni un Quiosco.
    – Prohibido rotular en castellano el nombre de tu propio negocio, si lo hicieras multa al canto.
    – Prohibido el consumo y distribución de plantas chamanicas que no causan adicción.
    – Nueva moda, compartir carril bici en las aceras de peatones, tienen preferencia las bicicletas, si te atropellan es tu problema , prohibido reclamar.
    – Prohibido tocar música en la calle/metro o disfrazarte de estatua sin antes hacer un casting en el ayuntamiento, si no gustas no tocas, mas un cupo de máximos.
    – Prohibido no estriar la basura, puedes denunciar a tu vecino por incumplimiento.
    – Prohibido quedarte en paro y no pagar la hipoteca, te embargan y luego con la nueva tasación deudor el resto de tus días hasta la muerte.

    En fin en esas estamos Paco, y esto acaba de empezar, vamos directos a la dictadura de la Partitocracia donde solo pueden ganar las elecciones o zapatito o Rajoiito…

    La única solución es la insumisión en las urnas, no votar que baje la participación a menos del 30%. Se van a meter y regularlo todo…poco a poco..y como somos tontos cuando queramos darnos cuenta estaremos controlados y no podremos dar un paso…

    A mi la ultima que me han metido es una multa de 1000 euros por tener una moto sin seguro, lo curioso que no funciona y esta en un garaje guardada desde hace dos años por que nadie la recoge, la tienes que llevar tu al desguace, pero las aseguradoras ya vuelcan los datos a la base de datos de la policía……

    En fin…pobres nuestros hijos del futuro…….

  2. De nada nos sirven la salud y el bienestar si no tenemos libertad. Y para colmo cada vez tenemos menos salud y bienestar con las medidas que están tomando.Mejor nos evitaban la experiencia de tener que pagar la hipoteca o buscar trabajo.. A las barricadas!!

  3. Lo de “cuando una persona no quiere ponerse en contacto con ciertas experiencias” ¿es pariente del mecanismo freudiano de la negación? Me hace dudar el que, expuesto como se dice ahí, parecería un fenómeno mayormente voluntario. En cambio, la postura dominadora estatal frente al individuo en potencia subversivo parece una evitación impuesta.
    Pero no, el vino no pueden prohibirlo porque la OMS recomienda la ingesta diaria de 125cc (creo que son). Tinto, por supuesto 🙂

  4. El mecanismo de la evitación experiencial puede definirse como un mecanismo individual y tambien colectivo, donde el estado opera como Yo censor de sus partes, de lo que se trata es de profundizar en la salud, bondad o felicidad de los inviduos aunque ellos no quiera.

  5. O sea, “al que no quiera ser libre, le obligaremos a serlo”… Lo malo que yo veo ahí es ese papel -como apunta ud- de Superego estatal paternal que castiga o prohibe “por tu bien”. El margen del libre albedrío discurre entre la sumisión absoluta (véase lo que nos rodea, producto en parte de tanto bombardeo de anuncio) y la protesta subjetiva (véase: tirar la tv al container como hice yo misma), entre obedecer las leyes del marketing sobre colocación de objetos en los supermercados o bien comprar lo que realmente deseamos comprar; entre seguir las modas “que tocan” por aquello del aich, o atreverse a ponerse unos zapatos de punta ahora que los modistos dictan punta redonda. Ellos lo ponen difícil, sí, pero no imposible.
    Otra cosa es la protesta masiva, que la veo aún lejana por apoltronamiento general.

  6. Pero ¿ la evitación experencial es posible ? Porque si hay algo que caracteriza al hombre es la búsqueda de nuevas experiencias. Robotizarnos a todos y hacernos andar por la línea blanca por ellos determinada va en contra de la propia naturaleza del individuo que siempre se preguntará qué hay en la zona que hay más allá del camino marcado.

    Reglamentar todo es lo mismo que criminalizarnos por estupideces y para adaptarse y sobrevivir en el nuevo sistema forzosamente- si es que uno no quiere arruinarse a golpe de multas- implicaría que tendría que haber una regresión en ese espíritu aventurero y aprender a interactuar con él siendo estúpido. en este artículo explican las ventajas evolutivas de ser imbécil algo absolutamente necesario en esta cuarta cultura cuyo ejemplo máximo sería el gran héroe desde hace años de todos los chavales Homer Simpson:

    http://www.terceracultura.net/tc/?p=2885

    TODOS SINTONIZADOS EN ESTA NUEVA ERA DE LA CONECTIVIDAD

    TODOS SIMPSONIZADOS.

  7. Jose Manuel ha hecho una lista de parte de las prohibiciones que las autoridades han considerado necesarias para salvaguardar la humanidad catalana… Yo casi prefiero no señalar la enorme lista que la humanidad madrileña tenemos que soportar sobre todo porque soy de naturaleza flemática y eso sí que sería perjudicial para mi salud.

    Lo único que puede salvar a un madrileño es la experiencia vividencial de estar sumergido en una película de espías y saber que ” la pasma ” está por todas partes, sentirse como un replicante cuya función es tener todas las antenas alertas . Y luego escuchar a los concienciados de las bicis, de la democracia, del ecosistema biosanitario y bioeducativo de todos los nuevos valores a los tenemos que adorar siempre que pagues, CLARO.

    ¡ El pagar se va a acabar¡

    ah¡ no, que el eslogan era:

    Limpiar se va a acabar, como todos vamos a ser tan limpios…

  8. Creo que se ha instalado un cierto celo profesional y político por lo correcto. Cuando la gente en general siente cierto peso por las miradas ajenas en manos de los que representan a la administración publica se instala una especie de paranoia. No solo la pasma, personal de asuntos sociales escudriñan hasta el fondo, en los hospitales de urgencias si llevas al niño con un maratón comienza una especie de cuento a lo Ágata Cristie, yo que suelo perderme por los bosques mas de una vez he sido parado por los agentes forestales recordándome lo del tabaco y la posibilidad de incendios. El gran brother informático y el movimiento económico en los bancos, la neutralización de tu cuenta para cobrar una multa…en fin, si eres asalariado y tiene una cuenta corriente cualquier divergencia esta siendo vigilada. pero la sombra no descansa y si no es por un lado sale por otro, y aprendemos a base de errores, y no se puede coartar evadir caminar a veces por los senderos de la experiencia outside, a veces tenemos que ser un poco malos y transgredir las normas, con solo el carnaval no basta para dejar salir al Dionisios que llevamos dentro…..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s