Peatones y cebras

España es el pais europeo con mayor número de peatones atropellados tal y como recoge esta noticia.

Mi interés por el asunto procede de una observación particular que es la siguiente: he notado ultimamente -quizá en los ultimos 5 años- que los peatones parecen haberse vuelto locos y han cambiado o modificado ciertas actitudes que antaño aprendimos todos mientras ibamos a la escuela.

Por ejemplo a mi me enseñaron a detenerme en la acera y mirar a un lado y otro de la calzada. Si no viene ningun coche entonces cruzar, si viene un coche entonces esperar a que pase. Este es el programita motor que mi cerebro almacenó en algun oscuro lugar de mi inconsciente, una rutina muy fácil de seguir y basada en una operación lógica bastante sencilla y fundamental. “Si (…).Entonces (…).”

Con lo cual no quiero decir que los peatones de hoy no hayan aprendido este sencillo programa de toma de decisiones, mi hipótesis -como más abajo diré- es que hay algo nuevo que ha llegado a interferir en aquel aprendizaje precoz.

Recientemente iba yo con mi auto por una calle y un peatón situado en la acera y armado con un bastón me dio un bastonazo en el coche, naturalmente me quedé de piedra y dudé entre bajar, acelerar o llamar a la policia de modo que opté por sacar por la ventanilla un dedo en posición urológica y no bajarme del coche al notar que el peatón amenazaba bastón en alto y gritaba ciertos improperios inaudibles para mi.

Pero como la curiosidad científica es lo que mueve mi motivación no me quedé ahi y traté de averiguar qué habia sucedido ¿Qué fue lo que disparó las iras del peatón? ¿Es que tenia el semáforo en verde y yo en ámbar o rojo?. No, alli no habia ningun semáforo, ni siquiera habia un paso de peatones. El peatón me dio un bastonazo simplemente porque no me detuve ante su intención de pasar.

A partir de esta experiencia me dediqué a ver cuantos petones morían en mi ciudad, un dato dificil de encontrar porque los atropellos pueden saldarse o bien con la muerte o bien con lesiones, lo cierto es que el INE (el instituto nacional de estadistica) no contabiliza estos datos, aunque si la RACC pero lo hace de forma global, por ejemplo sabemos que la mayor parte de los atropellos se dan en España fuera de los pasos de cebra en una proporción significativamente mayor que en el resto de Europa. Asi segun datos de la RACC en España mueren (son datos brutos) 15.7 viandantes por cada millón de habitantes.

De modo que empecé a pensar sobre el asunto.

Leyendo las noticias sobre el número de atropellos de nuestro país me encontré con este párrafo esclarecedor de la citada fuente:

El lugar en el que el peatón se puede sentir más protegido es el paso de cebra, así como cualquier otro tipo de paso señalizado –y casi siempre en el caso de que esté regulado con semáforos–, pese a que muchos se han quejado alguna vez de la actitud irrespetuosa o amenazante de automovilistas o motoristas, incluso en los casos en los que el peatón tiene preferencia.

Concluye el director de la Fundación RACC acerca la función de su estudio y dice:

Por eso, según apuntó el director de la Fundación RACC, el principal objetivo del estudio es “concienciar tanto a peatones como a conductores” para que utilicen y respeten, respectivamente, los pasos señalizados, sobre todo en las vías urbanas.

Pero lo cierto es que si el mayor número de atropellos se dan en pasos no señalizados e incluso en carreteras, ¿qué sentido tiene el concienciar a los petones y los conductores de tal cosa?

De modo que construí una hipótesis, es ésta: el numero de atropellos de peatones aumenta en proporción con los pasos cebra de una ciudad determinada.

La argumentación psicológica seria ésta: los que aprendimos a cruzar viales cuando aun no existian los semáforos ni los pasos cebra aprendimos algo más que a evitar los atropellos, aprendimos una contingencia: el automovil podia hacernos mucho más daño a nosotros que nosotros al coche, de modo que aprendimos a tener una cierta precaución, un cierto temor a los coches y a compararlos siempre con el tamaño de nuestro vehiculo tanto si ibamos en moto como en bicicleta. Lo cierto es que el peatón tiene más que perder que el coche por lo que el peatón ha de ser más prudente que él automovolista o el motorista.

Lo cierto es que aunque en un paso cebra el peatón tenga preferencia ésta no le exime del riesgo de cruzar y es por eso que siempre nos aseguramos (algunos de nosotros) de que el automovil nos ha visto y va a parar. Y asi en ese cruce de miradas de póker que cruzamos peatónes y conductores se establece una cierta complicidad, sabemos que van a parar y nos han visto y entonces cruzamos.

Está por hacer un catálogo de semáforos mal sincronizados o redundantes, escondidos en cruces e incluso de pasos cebra invisibles para los conductores como los que aparecen por sorpresa despues de una curva o al salir de una rotonda. He notado que en las rotondas -peligrosas siempre para los automóviles- suelen coronarse con un paso cebra hostil por donde no sólo aparecen de improviso peatones cargados de razón sino tambien ciclistas que por alguna extraña decisión politica -incomprensible para mi- tambien tienen preferencia no sólo con respecto a los automóviles sino tambien de los mismos peatones si circulan por las aceras.

¿Cómo ha influido en nuestro catálogo de actos reflejos -nuestra memoria procedimental- el hecho de que hayan pasos donde los peatones tengan prioridad?

Pues en que el peatón ha disminuido las defensas y las precauciones, de forma intuitiva ha asociado el derecho a pasar con la minimización del riesgo. Dicho de otro modo: los peatones le han perdido el miedo a los automóviles.

En mi ciudad uno de cada 4 muertos por accidente es por atropello, lo que significa que el 25% de los accidentes de tráfico terminan con la muerte de un ciudadano viandante.La pregunta que pudiera ayudarnos a esclarecer este misterio estaria relacionada con averiguar el siguiente dato:

¿Qué número de pasos cebra existen en Castellón? Lo cierto es que no he encontrado este dato en ninguna de las fuentes consultadas por lo que mi hipótesis seguirá inverificada cierto tiempo hasta que encuentre un financiador.

Pero cuidado, porque el dato puede llevarnos a una interpretación falsa: no quiero decir que existan automovilistas que no se detienen en los pasos cebra y que dan lugar a atropellos, lo que quiero decir es que la mayor parte de los accidentes con peatón atropellado no se producen en ellos y que la mayor parte de automovilistas paramos en esos pasos cebra, pero no en otros como me sucedió a mi en la anécdota que conté sobre el hombre del bastón y que creyó que estaba en todo el derecho de exigirme que le cediera el paso. La solución ingenua a este problema seria aumentar los citados pasos-cebra pero me temo que los peatones seguirian cruzando por el camino más corto a sus intenciones porque la variable critica no está en aumentar la seguridad ficticia de los peatones sino en incrementar su sensación de vulnerabilidad cuando cruzan una calle.

La que perdimos cuando nos dijeron que teniamos preferencia en los pasos cebra sin caer en la cuenta de que un paso cebra no es un semáforo. En el semáforo hay obligatoriedad de parar (cuando está en rojo) pero en el paso cebra no hay obligación de hacerlo salvo si hay peatones que pasan simultáneamente, algo que muchas veces se hace a través de las miradas. Un paso cebra hay que interpretarlo siempre como si los automóviles tuvieran el ámbar encendido.

Si yo fuera Robert Sapolsky que es el que mas sabe de cebras tal y como conté en este post diseñaria un experimento para demostrar o refutar mi hipótesis.

Problema.– ¿Por qué hay en España tantos atropellos de peatones?

Hipótesis.– Los peatones han perdido el miedo a los automóviles porque han asociado su derecho o preferencia de paso con la sensación de invulnerabilidad.

Demostración y metodologia.-

1.-¿Cuantos atropellos se producen en Castellón en su area urbana?

2.-¿Cuantos pasos cebra existen en Castellón?

3.- Necesitamos un grupo control, es decir alguna ciudad donde conozcamos los datos de atropellos y pasos cebra, tanto de España como del extranjero.

4.- Una vez se tienen los datos se manejan estadísticamente para ver si existen diferencias significativas. Si resultara que existe una significación clara entre atropellos y pasos cebra concluiriamos que la hipotesis es verdadera y que los atropellos en entornos urbanos crecen proporcionalmente al numero de pasos cebra existentes.

Pero como yo no soy Sapolsky -que se entretuvo en averiguar por qué a sus hijos no les gustaba la misma musica que a él y llegando a conclusiones muy interesantes en su libro “El mono enamorado”-, tendré que dejarlo aqui. Al fin yal cabo Sapolsky tiene un ejército de becarios trabajando para él y yo solo dos que están muy ocupadas en otras cuestiones relevantes para la neurociencia.

16 comentarios en “Peatones y cebras

  1. Yo creo que es así, que el hecho de que haya pasos de cebra con y sin semáforo lanza un mensaje contradictorio tanto para el peatón como para el viandante ( o a sus respectivas memorias procedimentales). Me ha hecho gracia lo de la “mirada de poker” viandate-conductor porque es un lenguaje no verbal totalmente necesario y es llamativo que no se haya eliminado esta necesidad en plena era tecnológica. Aparte de todas estas consideraciones, creo que lo lógico sería eliminar el coche como medio de transporte: ha demostrado ser terriblemente peligroso incluso en los entornos más civilizados, es solo que nos hemos acostumbrado.

  2. Para mí el coche es un medio de transporte tan peligroso como cualquier otro controlado por humanos..Dentro del grupo de peatones que han perdido el miedo a los automóviles yo he observado que el subgrupo de jubilados (el que más utiliza bastones) se lleva la palma. Unas veces parece que verdaderamente es porque han perdido el miedo a los coches, otras porque ya no le tienen miedo a nada, ni siquiera a la muerte (ahí el bastón debe influir mucho) y otras será porque se aburren (al estar jubilados).

  3. La única hipótesis valida del problema vial y de cualquier relación que se establezca, incluso a la hora de interpretar un texto, una accion…, es aquella cita que decía, “No vemos las cosas como son, las vemos como somos”. para muestra el “Abbey Road”…pues no habré escuchado leyendas urbanas sobre el mismo, y sin embargo la interpretación individual es real pero no extrapolable.

  4. Un post aleccionador, maestro Carmesí.
    Permítame aportar que, en mi experiencia hace años como peatona atropellada (mea culpa!) -la cual, dicho sea de paso, me obsequió también con un ENOC del que es sabedor- aprendí entre otras cosas esto:
    – Que la ley siempre protege al peatón (a mí incluso me indemnizaron, aún jurando y perjurando que la culpa fué mía y sólo mía).
    – Que (correspondo a Kissy) hay peatones (mayormente jubilados) que están especializados en dejarse atropellar por constituir esa indemnización un emolumento adicional a su pensión y no porque “se aburran”. Me lo contaron médicos del hospital donde me atendieron.

  5. Bueno, yo de poder elegir un atropello preferiria un paso cebra, pero lo importante es que el atropellador tenga seguro pues si es un indocumentado te quedas sin indemnización (es lo más frecuente) y con las secuelas del atropello. No creo que esas cosas se hagan adrede (algun caso habrá) sino por exceso de confianza o hipofobia.

  6. Me ha gustado lo del ” emolumento adicional a su pensión ” Sí, los jubilados son muy listos y saben cómo utilizar esas alfombras que aparecen de vez en cuando en mitad de la calzada. Lo que hace la necesidad ¡ Cuánto ingenio desperdiciado en nuestro país ¡

  7. Yo también tengo mi historia personal con los pasos de cebra. Aquí en Madrid la máxima de mirar hacia los lados antes de cruzar es algo que no se ha perdido porque en ello va realmente la vida. El código dice parar en un paso de cebra cuando un peatón quiera cruzar pero un peatón en Madrid sabe que debe esperar a que el coche se pare antes de iniciar la acción de cruzar la calle porque que el coche se pare no es muy seguro. Por lo tanto, mirar y esperar a que se pare para después iniciar la acción.

    Un año me tocó estar destinada en Zarzaquemada ” un pueblo ” a diez kilométros de Madrid. Yo estaba acostumbrada a los peatones responsables de Madrid y entendía que el peatón siempre mira antes de cruzar pero allí este código no funcionaba. Allí entendían:” el paso de cebra me da derecho a cruzar y yo cruzo venga o no un coche porque es él el que tiene que parar” Así que sin mirar se lanzaban a la calzada cuando menos te lo esperabas y cruzaban viniera un coche o no. Al principio me chocó mucho ese comportamiento tan contrario al de la gran urbe, dado que Zarzaquemada – Leganés es casi una conurbación de Madrid y puede tener casi la población de Castellón. Pero las cosas funcionaban así, cuando llegaba a este pueblo iba con cien ojos porque me podía salir un peatón por donde menos me lo esperara,¡ les tenía verdadero miedo¡ ¡ el copón, aquí son suicidas¡, pensaba. Me llegué a acostumbrar dos ciudades distintas, dos conducciones diferentes… pero al principio me quedaba alucinada, se tiraban literalmente a la calzada.
    Aunque nada como la experiencia de conducir en Palermo, debe ser por la mafia pero allí el código sí que era diferente. Pero esta es otra película.

  8. Es una observación q como conductor me he hecho muchas veces y, q incluso yo mismo me he respondido al ver q a veces habia hecho eso mismo, cruzar porque si, infantiladas del pollo pera. Cuando maduras y te das cuenta q es mejr espear, incluso dar las gracias por delicadeza o por imperativos de q el conductor haya detenido el vehiculo para darte paso, saludandolo con la mano, con lo cual quedas como un caballero, y el se tranquilo.

  9. El problema con los pasos de cebra es que la señal es débil, es decir, un conductor puede que no vea un paso de cebra porque las rayas están pintadas en el suelo y éstas se salen del foco de atención del conductor que está al frente y no hacia abajo, por eso si no hay suficiente ángulo de visión para observar las líneas uno no se espera encontrar al finalizar una rotonda un peatón cruzando. Cuando la señal es clara y el sistema está perfectamente codificado el riesgo de accidente es menor.

    Por ejemplo en Madrid hay un caso en que los papeles quedan invertidos completamente. Cuando hicieron peatonal la calle Arenal no pudieron evitar que en dos o tres zonas los coches tuvieran que cruzarla para poder pasar al otro lado e ir al Corte Inglés, por ejemplo. En estos cruces no es el peatón el que debe mirar para poder cruzar sino que es el conductor el que busca la mirada del viandante para pedirle permiso para cruzar, despacio, muy despacio porque no hay un viandante sino muchos y necesitas el permiso de todos ellos. Aunque esto pueda parecer caótico y demencial, que lo es, el acuerdo se establece hay un entendimiento entre el deseo del conductor y el peatón que cede el paso sabiendo que el coche tiene que pasar y sorprendentemente no hay atropellos. El acuerdo al que se llega en esta zona parece arriesgado pero sabiendo los dos perfectamente lo que tienen que hacer el accidente no se produce.

  10. En Italia te paga el funeral el estado,si te matan en un paso de cebra.Los italianos es que son uno artistas,lo digo sín ironía.

  11. El problema es ue hoy no hay educación, había una asignatura que se llamaba “Urbanidad”, hoy no se tiene respeto por nada, ni tan siquiera por la vida!
    Grscias pñor el post maestro.

  12. [OFF TOPIC] El Toyota Prius es un coche como la copa de un pino. Parece del siglo que viene. Y el Auris también me gusta 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s