El doble vínculo

Esta mañana mientras tomaba café se ha acercado a mi una persona que escribe poemas  y que recientemente me regaló su ultimo e infumable poemario que afortunadamente para mi aun no he leido.

El caso es que ella si que ha leido casi todo lo que yo he escrito y es así que al acercarse ha aprovechado para recriminarme mi desinterés por su obra al tiempo que me recordaba lo mucho que ella me admira, al menos eso parece a juzgar por su conocimiento de todo lo que ha leido sobre mi. El caso es que mientras despotricaba de mi desinterés he acertado a decirle: “Tienes razón, pero hay una pequeña diferencia entre tu y yo”.”La diferencia es que yo jamás te he forzado a leerme, ni preguntado que te habia parecido ni por supuesto a recriminarte que no lo hicieras”. “Nunca te reproché ni te pedi tu opinión”. ¿Y saben lo que me  ha contestado?

– Yo no te he reprochado nada. Y entonces pensé en Gregory Bateson y que debía escribir algo sobre él.

Pues reprochar algo y después de haberlo hecho negar que se ha reprochado es un ejemplo magnifico de doble vinculo o lazo (double bind) que describió Bateson.

El doble vinculo es un estilo comunicacional paradójico que induce conductas que parecen apragmáticas, perturbadas o estúpidas en sus victimas y es muy tipico de ciertas personas dominantes y enrevesadas que consiste en lo siguiente:

1.- Se afirma algo sobre algo, en este caso un abierto reproche a que no haya leido el libro. No se trata solamente de un juicio denotativo (un reproche verbal) sino connotativo , emocionalmente congruente destinado a inyectar un sentimiento de deuda, culpa o deslealtad.

2.- El individuo no puede obedecer al comentario ni desobedecer, sólo puede comentar sobre el comentario pero usualmente en ciertas relaciones el comentario es imposible porque se trata de relaciones muy asimétricas como sucede entre jefes y subordinados o padres e hijos. Como en este caso no habia esa clase de situación, comenté, pero entonces:

2.- Lo que se afirma en un lugar se niega en otro “Yo no te he reprochado nada”.

Asi terminan casi siempre las comunicaciones que establecen este tipo de personas: siempre se quedan con la razón y suelen provocar respuestas de tipo culposo o extravagante en sus coadjutores a quienes terminan acusando de locura o de maldad. Para enfrentarse a ellas son posibles dos tipos de estrategias: o bien se comenta acerca del comentario (cosa que hice yo) o bien se abandona el campo. No hay alternativas intermedias con estas personas.

Bateson pensó que este tipo de comunicación es tipica de las madres de los esquizofrénicos y lo describió como el nudo gordiano comunicacional de la esquizofrenia. Hoy casi nadie cree en esta hipótesis pues lo cierto es que el doble vinculo está muy generalizado entre las estrategias comunicacionales de personas que no son esquizofrénicas, ¿se imaginan una madre asi, reprochando-sin reprochar todos los dias?. Diria que es bastante usual este tipo de conversaciones de besugos, como esta que en realidad sostienen una madre con su hijo esquizofrénico:

-¿De dónde vienes?

-De pescar.

-No me dijiste que ibas a pescar.

-Es que queria ir a pescar.

Nótese como el hijo esquizofrénico ya sabe que para hacer algo que desea hacer (ir a pescar) tiene que ocultárselo a la madre y cómo ha puesto en marcha cierta estrategia comunicacional con ella aunque resulte ciertamente paradójica y aun agramatical.

Aqui hay un enlace para conocer mejor la obra de Gregory Bateson : un acercamiento a la complejidad humana que este biologo realizó en Palo Alto (California) donde fundó una escuela que ha dado lugar a diversas conceptualizaciones acerca de las relaciones humanas siempre presididas por el paradigma de la complejidad.

Al final de su carrera Bateson abandonó sus estudios comunicacionales sobre la enfermedad mental y se dedicó a estudiar el lenguaje de los delfines.

Se habia cansado -según sus propias palabras- de la estúpida maldad de los humanos.

17 comentarios en “El doble vínculo

  1. Solución 1

    – Estoy buscando el momento para leerte con tranquilidad. Tus poemas no merecen que los lea deprisa y corriendo.

    Solución 2

    – ¿Sabes que pasa? Que no tengo capacidad para entender cierto tipo de poesía.

    Solución 3

    – Por lo que sabes y has leído de mi ¿consideras que mi obra es buena?
    – Si, claro
    – ¿Y piensas que yo tengo criterio para valorar la obra de otro?
    – Por supuesto.
    – Muy bien pues mi valoración es que tu obra es infumable. Te lo digo con la mano en el corazón. 🙂

  2. Vaya con Mister Bate_son, se marcho dando un portazo dejando un “Reproche” a la humanidad, “Su estupida maldad”, mientras el se creía un delfín o un Ser Superior libre de pecado para señalar con el dedo del reproche. Se ahorco en su propio doble vinculo

  3. Algún día Sr. Paco tenemos que hablar del niño interior, a ese que le gustan que les lean sus Poesías, y también de esos otros niños interiores que han sido adiestrados para no pedir nada por miedo al rechazo, creando un doble vinculo.

  4. Tú es que le echas una paciencia de cojones,Paco(déjame que te vaya llamando Paco,si no te importa)…y no,tu lucidez ahí sigue,lo que pasa es que me harto de llamarte de usted.Otro buen post…(a como anda el kilo de besugo?,jajaja…)

  5. No se Juan igual algun dia hablo de los psicoanalistas silvestres que pululan por la red y que se refugian detrás de un halo de misterio dando a entender que saben de lo que hablan como una especie de oraculo de Delfos.

  6. Agus, vaya mi voto por la (3) pero esa sólo suele elegirse cuando no hay miedo a perder nada 🙂
    Me gustó mucho, Rey Carmesí. Son enriquecedoras las llamadas de atención sobre el hecho de que muchas personas suelen apelar (tácitamente) al “toma y daca” (yo te leo, ergo tú deberías leerme).
    La cuestión que me quedo dudando es: ¿no cabe también la posibilidad de que la percepción de reproche o no dependa tanto del filtro perceptual del receptor del mensaje, tanto (no más) como del emisor? Sinceramente no lo sé.

  7. ja,ja,ja. Bueno seguro Sr. Paco que con tu capacidad de síntesis aprendemos todos. Si te sirvo como arquetipo de psicoanalista silvestre, estoy a disposición de la ciencia, yo nunca me escondo, se me ve bien facil que me rodeo de halos misteriosos, además de saber de que hablo como un oráculo de Delfos. A mi sin embargo usted me parece un ser maravilloso, muy inteligente y un gran profesional. Aunque mas alla de la forma en que se presenta me encantaria conocerlo en persona para ver como es su fondo.

  8. Esta persona del post que escribe poemas,¿podría estar especializada en el autoengaño?, ¿es posible que realmente se crea que no te ha reprochado nada?

  9. El mundo que percibimos e interpretamos es lo que somos. El mundo siempre actúa como un espejo que crea el doble vinculo. No saberlo, una desgracia.

  10. Este fue un diálogo verídico que alguna vez escuché:

    Madre: No me siento bien de salud
    Hija: Te acompaño al médico
    Madre: No, porque tú te angustias mucho cuando algo me pasa.
    Hija: Entonces no me digas que te sientes mal y simplemente ve al médico, puedes hacerlo sola. Y después me avisas cuando ya haya pasado todo. Así ni me angustiarás.
    Madre: No, porque ya me conoces, soy incapaz de ir sola al doctor.

    Se los dejo.

    Ety

  11. Ana, la comunicación tiene tres elementos, uno connotativo, otro denotativo y otro pragmático. Un reproche es siempre un reproche porque contiene elementos connotativos , denotativos y pragmáticos enlazados. ¿hay posibilidad de error? Si, a eso le llamamos psicopatologia, pero entre las personas comunes no hay posibilidad de error sino a diferentes contextos entre el que emite la comunicación y el que la recibe. Es por eso que no puede existir “error” sino tal y como dice Kissy autoengaño. El emisor quiere ocultar a toda costa que quiere reprochar pero lo que niega, aqui aparece el reproche en toda su dimensión pragmática. Usualmente lo hacemos todos d evez en cuando cuando intentamos ocultar nuestras intenciones de mear el territorio y no es un protocolo exclusivo de las madres de esquizofrénicos, lo que sucede es que algunas personas lo utilizan como un modo de vida, como una forma de comunicación estandarizada y preferente.

  12. No acuerdo con que “un reproche es siempre un reproche”, porque pareciera que lo que los lingüistas llaman “efecto perlocutivo” ya estuviera inscripto en el mensaje. Y la acción de interpretación es siempre necesaria.
    El ejemplo es bueno, pero sólo tenemos una versión. Si para Paco la mujer se acercó para recriminarle el desinterés por su obra (como dice), es obvio que lo interpretó como un reproche. Pero podría haber sido de otro modo.
    De cualquier manera ¡cómo complica la vida la gente propensa al doble vínculo!

  13. Totalmente de acuerdo (ahora comprendo mejor), y -como dice Luis- de acuerdo también en el papel de la acción interpretadora (a eso me refería anteriormente).
    Sí, imagino que el autoengaño debe complicar más la cosa, al poder actuar tanto en el sentido de causar que el otro esté *convencido* de merecer ser leído en reciprocidad, como también -y sin ser patológico- distorsionar con “ruido” la recepción de un mensaje que, en la versión narrada, es a todas luces un reproche (procedente en ese caso de un autoengaño magnificente). Ayer precisamente me hablaba alguien de cómo debido a contínuos reproches de su pareja llegó a sentirse culpable durante media vida. Asombroso.

  14. Me llama mucho la atención lo de los mensajes lanzados por las madres de personas que padecen esquizofrenia. Pinker califica eso de “teoría infame” (pag 72, How the mind works) como producto de un pensamiento erróneo en la teoría estándar de las ciencias sociales. No obstante a mi intuitivamente (y desde mi ignorancia) me parece que debe haber algo que dispare la predisposición genética y que este algo es previsible encontrarlo en el entorno del que padece.
    Recuerdo que hace catorce años, acudía a ponerme unas inyecciones a un centro de salud. La chica que me ponía las inyecciones, era psicóloga y estaba haciendo el doctorado. Al saber que era informático, me confió (como no) su problema. Había entrevistado a unos 150 esquizofrénicos y había recavado datos sobre su sexualidad, su entorno familiar, ocupación, aficiones, etc… (doce variables en total), pero no sabía bien como interpretarlos. Me pasó los datos y pasé casi una semana encerrado entre papeles, pensamientos y mi antiguo Amstrad 1512. Normalicé los datos, los procesé y volví a la consulta . Le dije que si sus datos eran correctos, debía desechar once variables y quedarse solo con la de la familia. Pertenecer a una familia problemática parecía eclipsar todo lo demás. Finalmente yo me curé y ella se doctoró.

  15. Si Agustin, estoy de acuerdo contigo y aunque ahora lo politicamente correcto es sostener que las madres no tienen nada que ver con …casi nada. La experiencia observacional va por otro lado y aunque Pinker dice lo que dice yo he observado lo que he observado.

  16. Las personas somos el producto de nuestra herencia genética y las relaciones que mantenemos con el ambiente que nos rodea, en donde se encuentra incluido el ambiente familiar. Pero reducirlo todo al estudio de las relaciones familiares me parece una visión demasiado reduccionista. Desde que a Freud le dio por explicar todo relacionándo el comportamiento humano con la libido y la aceptación o negación de la femeneidad en cada uno de nosotros parece que ya no existe otra cosa. Que la relación con la madre es importante y fundamental, pues sí , que según como sea la relación una persona puede ser más proclive a sufrir una enfermedad mental, quizá, pero sólo quizá también. Pero aunque la madre desempeña un papel fundamental no se centra en ella toda la carga de la evolución emocional de sus hijos y éstos también deben aprender que la madre además de ser madre es mujer con una vida y realización personal propia. Decir que una madre o un padre real deben tener una posición inmovilizada para permitir que en los hijos se puedan dar los cambios necesarios que le hagan progresar es negar la propia naturaleza de persona que tienen los progenitores y vivir a través de la vida de sus hijos y esto sí que es perjucial, totalmente, tanto para los padres como para los hijos. Otra cosa es que un padre o una madre lo son para siempre y deben apoyar a sus hijos pero, creo, deben evolucionar al mismo tiempo que ellos si no se quiere morir en el intento 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s