Las trampas de Aladino

Hoy que es el último dia del año y que todo el mundo nos felicita he pensado que deberia escribir precisamente sobre esta cuestión de la felicidad y sobre los deseos que nos impulsan como expectativas para el próximo año.

La mayor parte de las personas que conozco movidos por una benévola intención suelen decirnos “Feliz año 2011”, ¿pero qué es la felicidad? o mejor: ¿Puede desearse felicidad asi en abstracto? ¿Qué es lo que hace que un deseo de esa naturaleza se constele y cuales son las dificultades para realizarlas como algo concreto?.

Es por eso que volví la vista hacia los chistes de Aladino, buscando respuestas a ésta pregunta ¿sabemos pedir?

Un ejemplo de los cientos de chistes sobre Aladino:

Esto eran 101 negros que van por el desierto, todos muertos de sed, sin nada que comer, ni nada que beber, y deciden hacer un agujero en la arena, para ver si habia agua subterránea, pero con un poco de suerte encuentran una lámpara mágica, y uno de ellos decide frotarla, y sale aladino, y dice:
-¿que desea amo? y empiezan todos a gritar y a pelearse, Aladino dice no os peleeis que os cumplire un deseo a cada uno. entonces se ponen todos en fila, y el primero le dice -mi deseo es ser blanco. -y Aladino hace chassssssssss, y el negro es blanco. Pasan así, el siguiente, y el siguiente, y el ultimo de la fila, no hacia mas que reirse. y cuando ya habian pasado todos menos el último, le pregunta Aladino, y cual es tu deseo y el negro responde, mi deseo es que todos vuelvan a ser negros.

Dicho de otra manera: hay que andarse con mucho cuidado con lo que se pide y que no entre en contradicción con lo que piden los demás: es por eso que es dificil que nos toque la loteria tal y como conté en este post sobre la sincronicidad. Nuestro deseo no ha de entrar nunca en colisión con los deseos de los demás, esa es la primera condición para que un deseo se cumpla.

Otro ejemplo:

Había una vez Aladino. Lo echaron de la ciudad por ser ladrón. Iba por el desierto, y se estaba muriendo de sed. De repente encuentra una lampara negra en la arena. La limpia y sale un genio con un malvado parecer. Le dice: “Yo soy el Genio Malo de la lampara negra. Tienes tres deseos. Ten mucho cuidado con lo que deseas.”

Aladino responde: “Esta bien. Mira genio. Me echaron de la ciudad por ser ladrón. Mi primer deseo es que YA NO QUIERO VER MAS POBREZA EN EL MUNDO.”

Genio:”Estas seguro?”

Aladino:”Si”

Entonces el genio le saca los ojo con sus manos.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhhhh!!! Hijo de puta! No puedo ver!!!!!Ahhhhhhh!!!!”

Genio:”Te dije que tuvieras cuidado.”

Aladino:”Esta bien. Aunque no pueda ver, por lo menos quiero ser famoso con las mujeres. DESEO QUE LA VERGA ME LLEGE HASTA EL SUELO.”

Genio:”Estas segurisimo?”

Aladino:”Si, pendejo.”

Entonces el genio se saca la espada y le corta las piernas.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhh!!!!!!! Imbécil!!!! Ya no puedo ver ni caminar!!!!Ahhhhhhhh!!!!!”

Genio:”Te pregunte si estabas seguro.

Aladino:”Come mierda genio! No puedo ver, ni caminar! Pero por lo menos voy a ser rico! DESEO SER EL HOMBRE MAS RICO DEL MUNDO.”

Genio:”De veras estas seguro?”

Aladino:”Si idiota. Quiero ser rico.”

RIQUISIMO HOMBRE…..Entonces el genio lo agarra, le da vuelta, y lo empieza a devorar diciendo, “HAY QUE RICO…SI…….SOS RICO…….SI QUE ESTAS Rico…..”

Aqui mismo Cruz y Raya hacen una demostración de como hay que pedir las cosas cuando nos encontramos con el genio de la lámpara:

Significa que la siguiente condición para pedirle algo al Universo es hacerlo de forma muy concreta y no dando lugar a falsas interpretaciones por parte del genio. A Aladino no le gustan los dobles sentidos porque probablemente no comprende las metáforas, lo mejor es pedir algo bien concreto y hacerlo además en el lenguaje claro, directo y diáfano del inconsciente.

El inconsciente y Aladino se parecen mucho y casi estaría dispuesto a admitir que comparten el mismo idioma. En ese idioma hay que andarse con cuidado con los verbos y los dobles sentidos de las palabras.

Pues los verbos tienen tiempos y Aladino y el incosnciente son atemporales, es por eso que es una mala estrategia usar verbos, como por ejemplo “adelgazar”. ¿Qué sucede cuando le pedimos a Aladino que queremos adelgazar?

Lo que sucede es que cada vez engordamos más pues para adelgazar es necesario estar gordo. Adelgazar es un tránsito que se recorre entre la obesidad (o el sobrepeso) hacia la delgadez, es por ello que Aladino nos concederá el deseo desde la gordura, pues ese es el unico lugar desde el que podemos llevar a cabo nuestro deseo de adelgazar. Y asi nos pasamos la vida cumpliendo nuestro deseo: una vida en continuo adelgazamiento.

Lo cierto es que no sabemos pedir, seguro que a usted le pondría ahora mismo en un aprieto si le preguntará acerca de un deseo.

Usualmente suelo hacer esta especie de encuesta entre mis conocidos, la mayor parte de la gente si se encontrara con Aladino no sabría qué pedir.

Y esto tiene algunas intepretaciones:

Es verdad que la mayor parte de la gente no sabría qué pedir porque la mayor parte de la gente no sabe lo que quiere, aunque otros no saben que su deseo está dividido entre dos bifurcaciones que contienen deseos contradictorios. Naturalmente un deseo dividido o ambivalente se debilita y no es capaz de constelarse en la realidad, son ese tipo de personas que parecen ser gafes o carecer de suerte.

Para tener suerte es necesario:

  • saber lo que se quiere.
  • saber invocarlo.
  • saber construir una frase verbalizando el deseo.
  • no utilizar mensajes ambiguos.
  • no explicitar el cómo sino solo el qué.

Es entonces cuando Aladino se manifestará y lo hará a través de la casualidad que es el territorio donde se manifiesta la conspiración del universo que trata de complacer un deseo bien formulado.

Se trata de pedir en positivo recordando que el inconsciente Aladino carece de contradicción y no computa los “noes”, asi sucede en nuestros sueños donde para negar algo es preciso afirmarlo. De esta manera comprenderemos el por qué cuando una mujer desea encontrar un “buen marido” solo encuentra hombres casados o bien que cuando queremos curarnos una enfermedad sólo empeoramos de la que ya poseemos u otra nueva. La clave no está en desear curarse, encontrar un marido o adelgazar, sino en convocar la salud, amar a alguien o ser flaco.

Estos son los deseos que en positivo atenderá Aladino.

Ahora bien hay que tener en cuenta otro factor y es el factor Hécate del que hablé en este post.

A toda acción se correponde una reacción lo que significa que asi como Aladino está dispuesto a complacer nuestros deseos (una vez que hayamos aprendido a formularlos adecuadamente) hay que contar con la bruja Hécate que nos va a imponer un peaje en nuestro deseo (de la que hablé en este post). Es por eso que a cada deseo formulado y cumplido por casualidad, le acompañará a su vez otra casualidad de efecto contrario, se trata de Hécate haciendo de las suyas, poniendo obstáculos y trazando planes para disuadirnos de nuestro destino.

Cuanto más intensa y entrelazada con la consecución de nuestros deseos sean esas reacciones de Hécate más cerca estarems de conseguirlos de forma plena. Las reacciones intempestivas de Hécate son la prueba de que estamos en el buen camino.

En el camino del Mago.

Es necesario que en este momento renovemos nuestro espiritu en relación con el camino elegido y no nos vengamos abajo, eso es precisamente lo que procura la bruja poniendo en nuestro itinerario toda clase de pruebas para que desistamos.

Elige tu sendero y síguelo.

Las casualidades te guiarán.

Y ahora si,  felicito  a todos mis lectores el proximo año 2011 y que cada uno de vosotros sea capaz de constelar en una palabra su deseo para este año. Es muy importante además cuando se pide algo pedirlo ya, pues Aladino es bastante despistado si se le da la oportunidad de procrastinar.

Nota liminar.-

Este post ha sido escrito después de leer los once pasos de la Magia de Jose Luis Parise que a modo de bibliografia o videografia subiré en el proximo post