Las trampas de Aladino

Hoy que es el último día del año y que todo el mundo nos felicita he pensado que debería escribir precisamente sobre esta cuestión de la felicidad y sobre los deseos que nos impulsan como expectativas para el próximo año.

La mayor parte de las personas que conozco movidos por una benévola intención suelen decirnos «Feliz año 2011», ¿pero qué es la felicidad? o mejor: ¿Puede desearse felicidad así en abstracto? ¿Qué es lo que hace que un deseo de esa naturaleza se constele y cuales son las dificultades para realizarlas como algo concreto?.

Es por eso que volví la vista hacia los chistes de Aladino, buscando respuestas a ésta pregunta ¿sabemos pedir?

Un ejemplo de los cientos de chistes sobre Aladino:

Esto eran 101 negros que van por el desierto, todos muertos de sed, sin nada que comer, ni nada que beber, y deciden hacer un agujero en la arena, para ver si había agua subterránea, pero con un poco de suerte encuentran una lámpara mágica, y uno de ellos decide frotarla, y sale Aladino, y dice:
-¿que desea amo? y empiezan todos a gritar y a pelearse, Aladino dice no os peleeis que os cumpliré un deseo a cada uno. entonces se ponen todos en fila, y el primero le dice -mi deseo es ser blanco. -y Aladino hace chassssssssss, y el negro es blanco. Pasan así, el siguiente, y el siguiente, y el ultimo de la fila, no hacia mas que reirse. y cuando ya habían pasado todos menos el último, le pregunta Aladino, y cual es tu deseo y el negro responde, mi deseo es que todos vuelvan a ser negros.

Dicho de otra manera: hay que andarse con mucho cuidado con lo que se pide y que no entre en contradicción con lo que piden los demás: es por eso que es difícil que nos toque la lotería tal y como conté en este post sobre la sincronicidad. Nuestro deseo no ha de entrar nunca en colisión con los deseos de los demás, esa es la primera condición para que un deseo se cumpla.

Otro ejemplo:

Había una vez Aladino. Lo echaron de la ciudad por ser ladrón. Iba por el desierto, y se estaba muriendo de sed. De repente encuentra una lampara negra en la arena. La limpia y sale un genio con un malvado parecer. Le dice: “Yo soy el Genio Malo de la lampara negra. Tienes tres deseos. Ten mucho cuidado con lo que deseas.”

Aladino responde: “Esta bien. Mira genio. Me echaron de la ciudad por ser ladrón. Mi primer deseo es que YA NO QUIERO VER MAS POBREZA EN EL MUNDO.”

Genio:”Estas seguro?”

Aladino:”Si”

Entonces el genio le saca los ojo con sus manos.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhhhh!!! Hijo de puta! No puedo ver!!!!!Ahhhhhhh!!!!”

Genio:”Te dije que tuvieras cuidado.”

Aladino:”Esta bien. Aunque no pueda ver, por lo menos quiero ser famoso con las mujeres. DESEO QUE LA VERGA ME LLEGE HASTA EL SUELO.”

Genio:”Estas segurísimo?”

Aladino:”Si, pendejo.”

Entonces el genio se saca la espada y le corta las piernas.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhh!!!!!!! Imbécil!!!! Ya no puedo ver ni caminar!!!!Ahhhhhhhh!!!!!”

Genio:”Te pregunte si estabas seguro.

Aladino:”Come mierda genio! No puedo ver, ni caminar! Pero por lo menos voy a ser rico! DESEO SER EL HOMBRE MAS RICO DEL MUNDO.”

Genio:”De veras estás seguro?”

Aladino:”Si idiota. Quiero ser rico.”

RIQUISIMO HOMBRE…..Entonces el genio lo agarra, le da vuelta, y lo empieza a devorar diciendo, “HAY QUE RICO…SI…….SOS RICO…….SI QUE ESTAS Rico…..”

Aquí mismo Cruz y Raya hacen una demostración de como hay que pedir las cosas cuando nos encontramos con el genio de la lámpara:

Significa que la siguiente condición para pedirle algo al Universo es hacerlo de forma muy concreta y no dando lugar a falsas interpretaciones por parte del genio. A Aladino no le gustan los dobles sentidos porque probablemente no comprende las metáforas, lo mejor es pedir algo bien concreto y hacerlo además en el lenguaje claro, directo y diáfano del inconsciente.

El inconsciente y Aladino se parecen mucho y casi estaría dispuesto a admitir que comparten el mismo idioma. En ese idioma hay que andarse con cuidado con los verbos y los dobles sentidos de las palabras.

Pues los verbos tienen tiempos y Aladino y el inconsciente son atemporales, es por eso que es una mala estrategia usar verbos, como por ejemplo «adelgazar». ¿Qué sucede cuando le pedimos a Aladino que queremos adelgazar?

Lo que sucede es que cada vez engordamos más pues para adelgazar es necesario estar gordo. Adelgazar es un tránsito que se recorre entre la obesidad (o el sobrepeso) hacia la delgadez, es por ello que Aladino nos concederá el deseo desde la gordura, pues ese es el unico lugar desde el que podemos llevar a cabo nuestro deseo de adelgazar. Y asi nos pasamos la vida cumpliendo nuestro deseo: una vida en continuo adelgazamiento.

Lo cierto es que no sabemos pedir, seguro que a usted le pondría ahora mismo en un aprieto si le preguntará acerca de un deseo.

Usualmente suelo hacer esta especie de encuesta entre mis conocidos, la mayor parte de la gente si se encontrara con Aladino no sabría qué pedir.

Y esto tiene algunas interpretaciones:

Es verdad que la mayor parte de la gente no sabría qué pedir porque la mayor parte de la gente no sabe lo que quiere, aunque otros no saben que su deseo está dividido entre dos bifurcaciones que contienen deseos contradictorios. Naturalmente un deseo dividido o ambivalente se debilita y no es capaz de constelarse en la realidad, son ese tipo de personas que parecen ser gafes o carecer de suerte.

Para tener suerte es necesario:

  • saber lo que se quiere.
  • saber invocarlo.
  • saber construir una frase verbalizando el deseo.
  • no utilizar mensajes ambiguos.
  • no explicitar el cómo sino solo el qué.

Es entonces cuando Aladino se manifestará y lo hará a través de la casualidad que es el territorio donde se manifiesta la conspiración del universo que trata de complacer un deseo bien formulado.

Se trata de pedir en positivo recordando que el inconsciente Aladino carece de contradicción y no computa los «noes», así sucede en nuestros sueños donde para negar algo es preciso afirmarlo. De esta manera comprenderemos el por qué cuando una mujer desea encontrar un «buen marido» solo encuentra hombres casados o bien que cuando queremos curarnos una enfermedad sólo empeoramos de la que ya poseemos u otra nueva. La clave no está en desear curarse, encontrar un marido o adelgazar, sino en convocar la salud, amar a alguien o ser flaco.

Estos son los deseos que en positivo atenderá Aladino.

Ahora bien hay que tener en cuenta otro factor y es el factor Hécate del que hablé en este post.

A toda acción se corresponde una reacción lo que significa que así como Aladino está dispuesto a complacer nuestros deseos (una vez que hayamos aprendido a formularlos adecuadamente) hay que contar con la bruja Hécate que nos va a imponer un peaje en nuestro deseo (de la que hablé en este post). Es por eso que a cada deseo formulado y cumplido por casualidad, le acompañará a su vez otra casualidad de efecto contrario, se trata de Hécate haciendo de las suyas, poniendo obstáculos y trazando planes para disuadirnos de nuestro destino.

Cuanto más intensa y entrelazada con la consecución de nuestros deseos sean esas reacciones de Hécate más cerca estaremos de conseguirlos de forma plena. Las reacciones intempestivas de Hécate son la prueba de que estamos en el buen camino.

En el camino del Mago.

Es necesario que en este momento renovemos nuestro espíritu en relación con el camino elegido y no nos vengamos abajo, eso es precisamente lo que procura la bruja poniendo en nuestro itinerario toda clase de pruebas para que desistamos.

Elige tu sendero y síguelo.

Las casualidades te guiarán.

Y ahora si,  felicito  a todos mis lectores las Navidades el próximo año 2020 y que cada uno de vosotros sea capaz de constelar en una palabra su deseo para este año. Es muy importante además cuando se pide algo pedirlo ya, pues Aladino es bastante despistado si se le da la oportunidad de procrastinar.

 

Insumisión 2.0

Confieso que no puedo reprimirme y dar mi opinión -una más- sobre los acontecimientos que vivimos ayer relacionados con la aprobación a traición de la llamada » Ley de economia sostenible» uno de cuyos puntos es la conocida y malograda -transitoriamente- Ley Sinde.

Hoy he estado escarbando por ahi las opiniones de ciertos blogueros y he caido en la cuenta de que en definitiva no somos tantos los que nos opusimos a la citada Ley y que quizá hemos sobrevalorado en cierta manera la influencia de la opinión de la red que fue mayoritariamente contraria a dicha Ley. A la mayor parte de los españoles les trae sin cuidado hasta que les impidan fumar (que es mucho mas grave), esa es la realidad.

Algunos -casi todos- dicen estar de acuerdo con la percepción de derechos de autor, mientras declaran que están en contra de la citada Ley, no he oido a nadie que se manifieste en contra de la forma en que los autores perciben sus salarios procedentes de la venta de sus obras. En realidad nadie cuestiona el problema de fondo y apelan en su mayoria al derecho a la cultura que para casi todo el mundo está por encima del derecho a la «propiedad intelectual».

Pero para mi el problema de fondo es precisamente éste: ¿qué entendemos como «propiedad intelectual»? ¿Qué es lo que tenemos que proteger? ¿Qué son bienes culturales?

¿Son bienes culturales  las naranjas, los jamones ibéricos, la paella valenciana? ¿Son bienes culturales, las fiestas patronales, las vacas pasiegas, las ovejas trashumantes, las cofradias de semana santa? Desde luego lo son pero no se hallan sometidas a las mismas condiciones que los discos, las peliculas, los libros, o los inventos en general que van por la via de la SGAE o de la patente.

Dicho de otra manera la Ley Sinde lo que trata de proteger es una industria basada en la copia que desde la llegada de Internet se encuentra en crisis.

Los defensores del mercado lo tienen claro: cada uno que gane lo que quiera o lo que los demás estén dispuestos a pagar, desde Belen Esteban hasta Bisbal, si la gente compra sus productos tienen todo el derecho a hacerse ricos y a comprarse villas en Miami. Es una manera de verlo que no comparto, a mi si me interesa el sueldo de Messi o lo que comen los politicos y me parece mal que una persona se haga rico porque se ha hecho «famosillo», por mucho mercado que lo justifique. Estoy en contra además a que metan a estas personas en el mismo paquete que a Garcia Marquez o a Picasso. Hacer leyes para proteger a determinadas personas está muy bien pero entonces ese Estado proteccionista tendrá que abstenerse a la hora de financiar el cine español. Si somos liberales vamos a serlo pero de verdad: no se entiende demasiado ser «progre» y aceptar que el estado financie nuestra industria cinematógrafica, tampoco lo hace con el trigo, de modo que seamos liberales pero para todo.

Se pasa por alto además otra de las variables críticas en lo que respecta a la industria de la copia: los bienes culturales de valor no sobresalen por sí mismos de forma espontánea en función de su calidad. Aquel que maneja el mercado impone al final sus gustos a los demás y todo el mundo sabe que los best sellers son productos prefabricados por los grandes lobbyes editoriales que son lo que deciden qué es y qué no será éxito pues son los que manejan al final de todo, desde la edición, la distribución y la publicidad. Son estos lobbyes los que ganan dinero con el mercado de la copia y no tanto los autores que -en el caso de los escritores- rondan el 10% de sus beneficios sin que puedan nunca controlar cuantas copias se han hecho de sus productos. Dicho de otra manera: sólo los grandes autores ya consagrados se hacen ricos con la literatura porque trabajan por encargo, la mayor parte de los escritores malviven y compatibilizan su actividad literaria con otra profesión, son casi todos funcionarios. Y lo peor: algunos no consiguen jamás publicar nada en papel.

El problema que ha planteado Internet es una explosión de creatividad y talento tal a nivel individual que ha cogido con el pie cambiado a la Industria que hasta ahora imponia sus gustos a la escasa población culta que lee, oye musica, ve cine o va al teatro y que ahora les ha abandonado por la Red. ¿Alguien puede afirmar que la poesia de ciertos blogs, la música que se exhibe en otros o las novelas que se editan en plan profesional son mejores que los libelos en pdf que circulan por Internet escritos por autores deconocidos?

Lo cierto es que la cultura 2.0 con muy escasos medios ha igualado y en cierto modo superado a la cultura convencional.

Si hablamos de la música y de los éxitos discográficos ¿Tiene algo que envidiar la música que se compone y se expone aqui gratis con la mayor parte de los éxitos que nos venden a diario a través de los canales convencionales?

Si hablamos del periodismo en general observaremos un extraño fenómeno: la convivencia de los medios profesionales con la politica es tan íntima e intensa (casi toda la prensa está financiada por el Estado de forma directa o indirecta) que han perdido credibilidad y lo peor: resultan aburridos, tanto que la gente prefiere las noticias extraídas a través de ciertas webs o a través de ciertos comentarios en las redes sociales o twitter que los periódicos tradicionales (en papel y basados en la industria de la copia) que decididamente no son de fiar y qué decir de los informativos televisivos, sólo la radio mantiene cierta frescura en relación con el resto del mercado de la información en franco retroceso y extinción.

Hace unos dias Goddard dijo algo -recogido en la prensa- que me gustó. El futuro de la cultura es que sea gratis. Estoy de acuerdo con él. La mayor parte de los artistas, escritores o investigadores que conozco compatibilizan su actividad artística o intelectual con un trabajo reglado. ¿Qué sentido tiene que Alejandro Sanz (pongo este ejemplo como cualquier otro) se dedique a full time a escribir música? ¿Qué hace Sanz cuando no actua en directo, compone o graba?

Y es que hay una enorme confusión en las diferencias que existen entre profesión y ocupación. Politicos y artistas en general son los que más confundidos se encuentran.

¿No es precisamente eso lo que hacemos los blogueros? . Nos ocupamos de regalar nuestras opiniones, ideas, investigaciones, divulgamos ciencia, cultura, noticias, imágenes, sentencias, poemas, cuentos, opiniones o ensayos a los que nos quieran leer, lo hacemos gratis y lo hacemos asi porque creemos que ese es el modelo que deberá funcionar en el futuro.

Y lo hacemos sin que nadie nos proteja y nos mande un canon digital como pago por nuestro esfuerzo.

Considero que la «propiedad intelectual» debe existir pero no tiene por qué llevar aparejada una ganancia económica, me conformo con que este post sea mio y que sea citado mi nombre si alguien lo divulga.

Y por cierto es muy poco probable que las ideas buenas tengan copyright porque lo que hace bueno o valioso a algo no es el éxito manufacturado sino la persistencia en una actividad que terminará por influir en miles de personas. El capital de un escritor es un intangible: sus lectores, algo que sin duda cambiará la ética de la percepción económica al permutarla por la reputación.

Lo que cambia el mundo no son las leyes sino la tecnología, las leyes pueden oponerse a los cambios pero al final de este proceso la tecnología terminará por cambiarnos el cerebro y la percepción que tenemos del mundo. Los políticos y los artistas tendrán que acoplarse a la expectativa que la mayor parte de los ciudadanos tenemos de ellos: simples gestores de lo público que se ocuparán de estas actividades como un complemento de servicio a su comunidad.

Ser artista o ser politico no es una profesión sino una ocupación. Un honor para el que la ejerce.

El limbo, la Nada y David Bohm

Escribo este post para protestar de que el limbo ya no existe por decreto papal. Fue precisamente ayer mientras daba una conferencia sobre Psiquiatria y espiritualidad que me enteré: resulta que el papa ha promulgado una especie de decreto suspendiendo de empleo y sueldo a una de las instituciones mas importantes de mi vida. Aun estoy indignado.

Fue asi como descubrí qué cosa era eso del limbo.

Tendria unos 5 años, le pregunté a mi madre

– ¿Mamá donde estaba yo antes de nacer?

Mi madre que no era experta en temas teológicos me espetó casi a bocajarro

– En el limbo, hijo.

Naturalmente le pregunté donde estaba ese lugar, pero mi madre me dijo que no era un lugar, como no tenia formación budista tampoco me dijo que era un estado mental, no se le ocurrió otra cosa que decir sino que el limbo era como el purgatorio: el lugar donde van los que sin ser malos no ha sido buenos del todo. Se trata pues de un lugar de paso, un lugar de perfección, pero como mi madre no habia leido a Schopenhauer, no fue capaz de aclarar las diferencias que habia entre el limbo y el purgatorio (ignoro si el papa tambien se ha cargado esa especie de AENA celestial por falta de controladores) pero lo cierto es que el purgatorio y el limbo nada tienen que ver entre si.

Tardé algunos años más en conocer la diferencia, al limbo -llamado de los justos o inocentes- iban los niños que no habian sido bautizados  y que venian de serie mortificados por el pecado original dicho en terminos mas actuales: la pena de la dualidad. En aquel lugar coincidian los no-natos como San Ramón y los niños que morian antes del bautismo. de modo que la siguiente pregunta a mi madre venia al pelo.

– ¿Y donde van los que se mueren?¿Vuelven al limbo?

Nótese como yo ya era bastante filósofo de pequeño y que en mi mente no cabian dos nadas sustanciales, si veniamos de la nada teniamos que volver a la nada, de manera que nunca me tragué eso del cielo o el infierno que me parecía un premio de consolación para ignorantes o seres de bajo nivel de entendimiento.

Tardé aun muchos años en acercarme a otros conceptos similares al del limbo, pero creo que el que más se la parece es el concepto gnóstico de pleroma. Un concepto rescatado por Garl Gustav Jung y que asimilaba a la Unidad primordial de la que todos procedemos.

De modo que ya se que es el limbo, y por eso lamento que el papa haya amortizado el concepto. El limbo es esa Nada primordial que como sabemos y por lo que dicen los fisicos no existe sino casi siempre llena de algo. El vacío-vacío es una entelequia metafísica pero no puede existir de manera que ya tenemos alguna pista de qué es el limbo.

Pero no tenemos ni idea de dónde está ese lugar, suponiendo que sea un lugar, claro está que hablar de lugares en la física moderna solo sirve para describir nuestro mundo sensible, aquel que percibimos a través de los sentidos, puesto que eso de los lugares (el espacio-tiempo) es al parecer la jaula cognitiva que nos mantiene entretenidos en este mundo de las hipotecas y de la reforma de las pensiones pero no tiene nada que ver con el Lugar consmológico primordial que explotó en el big bang.

De modo que la pregunta ¿qué explotó en el big bang? al decir de los fisicos carece de sentido puesto que un segundo antes de que explotara no habia tiempo es pues imposible cronometrar o ni siquiera pensar que sucedía antes de ese momento cosmológico. Los físicos zanjan el asunto diciendo que lo que explotó fue una singularidad, es decir una condición donde no se cumple ninguna de las leyes fisicas que rigen nuestro universo tal y como lo vemos hoy. Ni habia tiempo, ni luz, ni materia, ni masa, ni fotones, ni electricidad, ni soles, ni nada de nada. ¿Pero entonces qué habia?

Nada. Una nada creadora de seres, objetos , materia, luz y tiempo-espacio. Una tensión polar entre el ser y la nada manifestada en el orden desplegado.

Claro que si era creadora y expansiva nos resulta dificil de concebir esa Nada, lo más lógico sería pensarla como un Todo, pues un Todo sin Nada seria un Todo incompleto, pero yo propongo algo mejor pensarla como una Unidad (una unidad donde el Todo y la Nada fueran la misma cosa) o si viene al caso pensarla como una Simetria primordial (Huxley) o un orden implicado (David Bohm). (Aqui hay un buen post sobre el concepto de «orden implicado y orden explicitado»)

El orden implicado de David Bohm me parece un concepto solapado con el de Huxley y tambien con el concepto de pleroma gnóstico sin embargo el concepto de limbo me parece una chapuza inventada para dar avío a los niños que nacieron con ese pecado heredado pero que no tenian culpa alguna por falta de uso de razón para el pecado: un invento de los teólogos primitivos para salir del paso, algo asi como la chapuza del estado de alarma que nuestro gobierno ha puesto en marcha para terminar con una huelga sin sindicato que la promulgara.

Fascinante sin embargo es el concepto de David Bohm acerca de en qué consiste esa Unidad primordial que el llama el orden implicado:

«en cualquier elemento del universo se contiene la totalidad del mismo: la parte está en el todo, y el todo está en la parte. Detrás de la apariencia del orden desplegado existe un orden implicado, afirma Bohm»

Pero aqui no termina la cosa porque a escala humana,  la conciencia humana es el delegado terrenal de ese orden primordial sin desplegar y donde no existen ni el espacio ni el tiempo, ni la masa ni la materia:

la conciencia (pensamientos, emociones, deseos, voluntad, toda la vida mental o psíquica) está básicamente en el orden implicado como lo está la materia, y, por consiguiente, no es que la conciencia sea una cosa y la materia otra, sino más bien que la conciencia es un proceso material y está ella misma en el orden implicado, como lo está toda la materia, y que la conciencia se manifiesta en algún orden explicado, como hace la materia en general”. Según su hipótesis, la diferencia entre la materia y la conciencia se encuentra en el estado de sutilidad, “la conciencia es posiblemente una forma más sutil de materia y de movimiento, un aspecto más sutil del holomovimiento”.

Se trataría pues de un continuo de densidad, la máxima en la materia, la forma más sutil sería la conciencia y de entre ellas la humana seria su máximo exponente.

Si tanto la materia densa como la conciencia sutil están en parte en el orden implicado (la Totalidad) como en el orden desplegado (explicitado tal y como lo percibimos) lo que nos queda por saber es como se comunican ambos mundos. ¿Podemos percibir alguna traza de ese Totalidad?

Personalmente me gusta la idea del hipercubo del que ya he hablado mucho en este blog pues me parece una bella y elegante metáfora de como un objeto tetradimensional puede proyectarse en tres dimensiones, de la misma manera que hacemos cuando dibujamos en el plano (dos dimensiones) un cubo que en realidad posee tres dimensiones. La idea es que el hipercubo no puede representarse en nuestro mundo sensible de tres dimensiones pero podemos proyectar su sombra como podemos ver en la imagen animada superior.

No cabe duda de que se comunican a través de vórtices, a través de túneles que en algun lugar he llamado fistulas. Se trata de momentos especiales que carecen de interpretación, un fenómeno sobre el que escribí en el post anterior, eso que se nos cuela entre las grietas de la comprensión y que es al mismo tiempo la matriz de todas las comprensiones, algo que carece de explicación siendo como es profundamente explicativo, un Eureka, una comprensión súbita si es algo cognitivo, o una experiencia jubilosa si es algo emocional o una experiencia de la memoria (hipermnesia) o de la percepción (heautoscopia o desdoblamiento). Le llamamos éxtasis cuando se comparten elementos cognitivos, emocionales, conductuales y mnésticos.

Es como un triángulo de las Bermudas de la comprensión y suplico a su Bondad dárselo a probar a quien pensare que miento.


.

«Eso»

Del mundo sólo nos es dado percibir sus secciones

Ouspensky

La primera vez que me pasó «eso» me asusté. La segunda vez casi me pasa desapercibido. En la tercera ocasión traté de encontrarle un significado, no lo encontré. La última vez me limité a disfrutar de «eso» y renuncié a comprenderlo, más aun renuncié a describirlo.

Hoy después de varios años me decido a escribirlo por si a alguien le pudiera aprovechar y también -justo es decirlo- porque el hombre tiende a poner en palabras, a comprender racionalmente o a escribir para saber cómo piensa. No sé si lo conseguiré pues cuando tratamos de poner palabras a aquello que no puede nombrarse (es por eso llamado lo inefable) corre el riesgo de no ser tomado en serio o peor: de que la descripción resultante sea banal y tan alejada de la experiencia real que resulte en una calcomania intrascendente o en algo exagerado, esperpéntico o atemorizador.

¿Pues cómo traducir en palabras ese instante de júbilo, de felicidad inexplicable que no responde a ningún dato objetivo de la realidad, que no puede asociarse con nada concreto?. No se trata de una comprensión súbita al estilo del insight, es más parecido al éxtasis. Pero tampoco es un éxtasis propiamente dicho pues no va unido a imágenes, ni a recuerdos, no hay memoria, ni existe aquella quietud que describen los místicos con el nombre de arrobamiento o «pajarismo» y que invoca una contemplación preñada de quietud o de estrechamiento del campo visual. Al contrario, es una experiencia sensible pura, sin cognición, ni memoria y que no impele a conducta alguna. Ningun observador podria apercibirse de que «eso» está ahora en mi. Pues uno sólo puede saber algo de «eso» cuando eso está en él, desafortunadamente la mayor parte de las personas reaccionan como yo al principio de todo, con miedo o con indiferencia.

Se trata pues de una experiencia que sólo puede vivirse en primera persona (como todas las experiencias) pero que a diferencia de las experiencias comunes no puede comunicarse pues no existen consensos sobre ella. No es tener la mente en blanco, no es un bloqueo, ni un ataque epiléptico, no es una convulsión ni un dejà vu ni una de esas sincronicidades- coincidencias significativas- que a veces nos parecen bien siniestras o bien maravillosas; quizá la palabra «rapto» o «paroxismo noético» pudiera describirla mejor que cualquier otra palabra, es una degustación de algo desconocido como un sabor, un olor o una textura exótica o inusual – a pesar de no ser algo perceptual- como si ese algo hubiera penetrado en mi por unos instantes y que se desvanece raudo, tan veloz que no hay tiempo suficiente para atraparlo.

Y lo peor que podemos hacer cuando «eso» nos penetra es pretender atraparlo pues apenas lo intentamos se desvanece.

Todo lo sagrado se desvanece apenas tratamos de verle el rostro tal y como nos contó Virgilio. Por alguna extraña razón lo sagrado se nos muestra siempre de espaldas.

Nuestra primera intención es atraparlo para diseccionarlo, para volverlo a evocar a voluntad, para entender, para comprender cómo «eso» hace para -inesperadamente- tomarnos como rehenes, como fuente parásita de sus emisiones, como si el cerebro fuera una antena, un repetidor de una secuencia que procede de otro tiempo y lugar tal y como Sheldrake nos contó.

Hay que estar advertido para que cuando «eso» vuelva no pretender enjaularlo cognitivamente en una interpretación. «Eso» no tiene sentido ni mucho menos significado, sino que es la fuente de todos los sentidos y de todos los significados. Es por ello que se resiste a cualquier interpretación, más aun: nosotros los humanos carecemos de un sistema de referencia para entenderlo es por ello frecuente que muchas personas que han sido puestas en contacto con «eso» enloquezcan y comiencen a elaborar poderosos e irracionales sistemas de pensamiento que esclarezcan la sustancia de «eso». Ningun delirio lo logrará, y parece que la mejor estrategia cuando «eso» llega, si es estando despiertos que obturemos su presencia con el ruido del mundo, eso hacen las personas sagaces o cuerdas. Más dificil de dominar a través del ruido es cuando «eso»aparece en los sueños, ahi sólo tenemos dos opciones: despertar o contemplarlo, si usted opta por está ultima acción hágalo -tal y como recomendaba Shakespeare- como desde la cabeza de un alfiler, sólo es necesario una pequeña apertura, un hilo de luz.

Pero hasta llegar a estas conclusiones hube de buscar, fue asi como supe que «eso» habia dado lugar a sublimes creaciones de la conciencia humana: pasajes poéticos, misticos, cientificos, espirituales y artisticos de lo más variado. Supe así que «eso» no sólo se me habia sucedido a mí sino que era una experiencia conocida por muchos que me precedieron -y también en ciertos de mis coetáneos- en la intuición de que «eso» era una manifestación de la Totalidad, algo que procede de otra dimensión donde nuestros conceptos espacio-temporales no sirven: la totalidad es una singularidad fisica. Es por eso que muchos no emplean el pronombre neutro que yo mismo inventé sino que existen denominaciones diversas del mismo concepto: hasta los hindués definen al Brahman como esa matriz, esa Unidad de donde procede nuestro universo sensible.

Lo cierto es que «eso» o bien no se presenta a todas las personas con la misma intensidad o bien existe algo en las personas que tienden a escotomizarlo, fue por ello que pregunté a Garnier-Malet acerca de la posibilidad de que Eso fuera en realidad una apertura temporal. Garnier Malet es de esa opinión pues la idea procede de su propia experiencia y es además fisico. Pero también pregunté  a Julian Huxley que mantiene una teoria más próxima a la de la creación del mundo a partir de esa singularidad que llamamos Big Bang, para él lo que explotó es precisamente un orden completo, una simetría. El universo que percibimos seria entonces una sección tridimensional de aquella simetria perfecta (aqui hay una figura de esa sección).

Pero nuestra asimetria tiene rendijas y tiene orificios por donde se cuelan proyecciones -sombras- tetradimensionales de aquella simetria, de aquel Todo que perdimos y que muchos de nosotros presentimos y añoramos como Real a través de esas experiencias periódicas de fusión que no necesariamente implican percepciones o agenticidad corporal ni siquiera actitudes extáticas.

Lo conocido y sensible, lo desconocido o sagrado, lo numénico o lo inefable se comunican a través de ciertas experiencias como «eso» se me presentó a mi mismo.

Y no hay más remedio que hablar pero ya he renunciado a comprender.

Fue precisamente aqui en este video de Carl Sagan donde entendí la verdadera naturaleza de «eso» o al menos los mecanismos que utiliza para entrar en nuestro mundo:

Y para aquel que insista en ponerle nombre a «eso», le dejo esta cita de Jorge Luis Borges, uno de los escritores que más se han aproximado a través de las palabras a la esencia de «eso» junto a Edgar Allan Poe.

«Entonces ocurrió lo que no puedo olvidar ni comunicar: ocurrió la unión con la divinidad, con el universo (no se si estas palabras difieren). El éxtasis no repite sus simbolos».

Jorge Luis Borges. «La escritura de Dios»

¿Quién teme a wikileaks?

Filtraciones las ha habido siempre, son ya históricas las que acaecieron entre ciertos juzgados y el diario «el Mundo» en el caso GAl. Son tan frecuentes y domésticas que incluso pasan por encima de la cuestión de fondo: ¿es que un funcionario del juzgado tal puede pasarle papeles -en teoría sometidos al secreto del sumario- a un periodista?

Pero lo peor es que nunca se descubra al funcionario o a la garganta profunda en cuestión ni se le acuse de no llevar condones y practicar el «sexo por sorpresa», la curiosa figura delictiva por la que se ha detenido a Julian Assange.

El caso es que las filtraciones del mismo modo que la corrupción son hechos no generalizados sino algo peor: estructurales. Significa que el sistema en que vivimos existe precisamente porque la corrupción lo permite, la corrupción, el materialismo y el afan de lucro son las condiciones de ese sistema. Si no hubiera corrupción no habria sistema al menos tal y como lo conocemos. De manera que a nadie le pueda extrañar que determinados papeles, determinadas conversaciones de pasillo o de barra de bar acaben en blanco y negro en algun libelo, de eso viven algunos -y se sacan asi un sobresueldo- y además: el juego politico actual se dirime en los papeles, es decir en los periódicos y en los telediarios, es por eso que algunos han acuñado ya la idea de «pena de telediario» algo que no puede perseguirse porque el sistema no lo considera un delito y que consiste en detener a un adversario politico a cierta hora y que coincida con el informativo de las dos y media, vale más una imagen que mil palabras.

Hasta hace poco la cosa funcionaba bien, me refiero a la legitimidad para filtrar, todos teniamos asumido que los politicos, la policia, los funcionarios y los periodistas tenian la sartén «filtradora» por el mango, el asunto es que han aparecido otros filtradores nuevos que no estaban en nómina como es el caso de wikileaks y que además no sigue las reglas del juego del poder que consiste en definir quien puede filtrar. El filtrado convencional trata de aniquilar  a un enemigo o adversario politico, la diferencia con wikileaks es que cuestiona al sistema en sí mismo como generador autopoyético de falsedades y desinformación.

Ya lo sabiamos, no es que fueramos del todo tontos, pero no es lo mismo saber algo que verlo por escrito a través de documentos clasificados o videos secretos. En realidad lo que wikileaks revela no son sino los detalles de las corrupciones de Estado que todos suponiamos: las pruebas documentales.

No es de extrañar que los politicos minimicen el asunto y que otros apelen a la razón de Estado, algo de lo que no se oía hablar desde aquellas peliculas de Gillo Pontecorvo y otros criptocomunistas que ahora se han cambiado de bando y son los principales enemigos de Assange y la idea de una información revolucionaria y transversal donde la agenticidad de la información desborda a los medios profesionales, una información al servicio de la denuncia de los abusos del Estado.

Y es revolucionaria no tanto por sus contenidos que son en gran parte banales sino porque ponen de manifiesto que los ciudadanos de hoy no son aquella masa obrera inculta, los parias o desheredados de la tierra que levantan el puño amenazando, sino personas cultas e informadas que optan por compartir y catalizar la información no a través de los conductos oficiales sino de sus elecciones libres que suelen encontrarse en la red.

El problema no es la filtración ni siquiera Julian Assange, el problema es que el modelo de democracia liberal con sus instituciones obsoletas, la verticalidad de las decisiones y su clamorosa inhumanidad han envejecido prematuramente y ya no sirven para gobernar las vidas de nuestros conciudadanos. El modelo ha muerto por más que los zombies traten de engatusarnos cada dia: la última con esa chapuza del «estado de alarma».

Y como Internet -que es la tecnologia que permite la transversalidad de la comunicación- no puede ser derrotada, las embestidas han de venir de dentro de la propia Red. Son de esperar artimañas y desinformaciones masivas de desprestigio de wikileaks y de sus adlateres a los que ya nos presentan como psicópatas o como una secta gobernada con mano de hierro por su inventor y propietario. Tambien son de esperar nuevas leyes como la de Sinde, leyes de esas que no se cumplen nunca, al fin y al cabo un politico no es más que un sapiens con «furor legislandi». Es evidente que en este pais sobran leyes.

Lo cierto es que gran parte del éxito de wikileaks procede de su enorme parecido con el mundo idealista radical pensado por Jorge Luis Borges en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, uno de los cuentos publicados en «Ficciones» y que viene a profetizar que lo que ahora parece correcto e indiscutible dentro de un tiempo nos parecerá (ya nos parece a muchos) insoportable.

Borges se imagina un mundo (Tlön) en donde el idealismo filosófico del siglo XVII de George Berkeley es visto como el sentido común y la «doctrina del materialismo» es considerada una herejía, un escándalo y una paradoja. A través de la descripción de los lenguajes de Tlön, la historia juega con la cuestión epistemológica de cómo los lenguajes influencian a que los pensamientos sean posibles. También contiene varias metáforas de la forma en que las ideas fluyen sobre la realidad. Este último tema es explorado inteligentemente en el comienzo, mediante la descripción de objetos físicos que son llevados a la existencia por la fuerza o poder de la imaginación, pero luego este tema se vuelve más oscuro cuando la idea de Tlön comienza a atraer a la gente y dejan de poner atención a la realidad de la tierra.

Por su parte, Orbis Tertius es un conjunto de recopilaciones literarias creadas por una sociedad «secreta y benévola», que se propone crear un planeta. En el cuento es casi nula la mención de Orbis Tertius, porque su aparición en la historia tiene que ver con la paradoja temporal que Borges plantea en la mayoría de sus relatos. No está demás mencionar, entonces, que Orbis Tertius es una utopía soñada por algunos de los creadores de Tlon.

Gran parte de la historia se relaciona con el idealismo filosófico de George Berkeley, tal vez mejor conocido por cuestionar si un árbol cayendo en el bosque, que no es visto por nadie, hace ruido (Berkeley, obispo anglicano, resolvió esta pregunta para su propia satisfacción diciendo que existe el ruido porque Dios está siempre allí para escucharlo). La filosofía de Berkeley privilegia a la percepción sobre cualquier noción de «cosa» en sí misma; cuando se habla de un objeto real, en realidad se habla de la percepción que se tiene de él.

En el mundo imaginario de Tlön, un idealismo berkeliano «sin dios» es el sentido común y a pesar de la evidente idealización de ese mundo las enciclopedias cada vez hablan más en sus nuevas ediciones sobre ese mundo que amenaza con expandirse a pesar de su falta de pragmatismo. (Tomado y modificado de la wikipedia)

La última broma o guiño realfantástico-político que cierto editor le hizo a Borges es que en su postrera edición de «Ficciones» han buscado un prologuista que haria las delicias del autor.

¿No lo saben aún?

Se trata de nuestro presidente de gobierno Rodriguez Zapatero, si.