Perdidos, desubicados y confundidos

Asi quedamos la mayor parte de los españoles el dia 29-M, el dia de la huelga-ficción, era dificil de entender que los sindicatos convocaran una huelga contra la oposición, que la gente no secundara la huelga por hacerle la puñeta a los sindicatos y que los antisistema con banderas independentistas catalanas fueran italianos y de por ahi. Un escenario subrealista que en cierta manera reproduce los ideales relativistas de la postmodenridad donde ya no hay guiones sino solo estructuras narrativas en forma de bucle que sólo entienden algunos iniciados y que se hallan muy lejos de comprenderse por parte de la población general como una novela de Joyce o un texto de Lacan mientras los individuos comunes se debaten entre la perplejidad y la desorientación.

Es por eso que contar ahora en qué consiste Lost es una buena manera de aportar algo de comprensibilidad al escenario politico español.

A estas alturas todo el mundo sabe que Lost es una de esa series-rio que tuvo un enorme éxito en el mundo probablemente porque tuvo éxito en USA que es el lugar desde donde suelen importarse los éxitos previo salto a Internet que es el entorno que dedicidamente popularizó  la serie gracias a frikis y otras hierbas.

Confieso que no la vi, creo que más allá de un par capítulos sueltos e incompletos que acabé zapeando por falta de interés en la historia, la interpretación de unos actores demasiado parecidos a esos de los reality shows con isla incluida y que los personajes me resultaron poco creibles de manera que me largué de alli sin saber que pasaba en esa famosa serie hasta que me la contaron. El tema no me interesó a pesar de que me habian dicho que me gustaria y que trataba los grandes temas del hombre, espiritualidad, religión, amor, muerte, locura, ciencia, destino, azar, determinismo, libre albedrio, parapsicologia, etc.

Hace relativamente poco, y despues de seis temporadas el tema acabó dejando a la mitad de sus seguidores decepcionados y con la miel en la boca y provocando grandes alborotos entre el personal que pretendia que la serie terminara cerrando los temas enigmáticos que habia abierto.

Hasta Hitler pilló un enorme cabreo por aquel final tan inesperado

Pero no es de Lost de lo que pretendo hablar en este post sino de las falacias de la postmodernidad apoyándome precisamente en esta serie que considero un monumento al relativismo postmoderno y, en este caso, la relación que mantiene el arte y la cultura popular con la ciencia y la búsqueda de la verdad.

Y para eso conviene definir nuestra época, y esta es la forma mejor y mas sencilla de hacerlo y que nos permite identificar una obra de arte universal y útil de una postmoderna o falaz:

Si la teoría eclipsa el tema y se toma a sí misma como objeto de representación entonces es postmoderna.

Significa que en una obra de ficción postmoderna lo que importa no es tanto el contenido, es decir qué sucede sino la trama-celofán que la envuelve aunque en la narración no suceda nada. Algo parecido sucede en la arquitectura, columnas dóricas en lo alto de un edificio que no sostienen nada, obras de teatro donde se confunde lo que sucede en el backstage con la escena, novelas donde un sujeto contrata  a alguien para que le siga y le informe de lo que él mismo hace , musica sin ritmo, sin melodia y sin engramas reconocibles, arte que consiste en fotografias de personajes conocidos en colores imposibles, esculturas que son en realidad mobiliarios urbanos rotos, etc.

Cuando ya no es posible sorprender al espectador el arte se repliega sobre sí mismo y se hace incomprensible. Lo que importa entonces es pertenecer a esa categoria de iniciados que comprenden la teoria que lo sustenta en un ejercicio de lo que Alain Sokal ha llamado imposturas intelectuales. Es decir que nos tragamos determinadas verborreas solo porque las consideramos interesantes aunque no las comprendamos.

Naturalmente que en Lost suceden cosas pero lo que quiero decir es que las cosas que suceden acaban anegadas por otras cosas enigmáticas que suceden después y que terminan por aniquilar la pregunta inicial de qué estaba sucediendo pues de lo que se trata es de arrastrar al espectador mcguffin tras mcguffin.

Segun Hitchcock un Mc Guffin es un truco de suspense que consiste en algo intercambiable (una maleta, un documento, una joya, el santo Grial etc) que estira de la trama en pos de su consecución, en realidad el Mc Guffin es trivial pues lo que importa es la trama de la pelicula o la ficción, es decir lo que hacen los personajes para descubrirla y desvelar qué secreto habia oculto en él. Se trata de algo asi como el hilo conductor sobre el que se desliza la acción. La idea de que Lost es un mc guffin eterno no es mia sino que la he tomado de este post, estoy de acuerdo con lo que dice este amigo bloguero, Lost no es más que un Mc Guffin tras otro, la verdad que persigue el espectador se encontrará con un bucle sin fin de artefactos que no llevan a ningún sitio como una espiral de Mc guffins donde cada nuevo enigma oscurece al anterior, lo engloba y al mismo tiempo lo amortiza.

Ya no hace falta pensar en él pues ha aparecido otra novedad aun mas desconcertante.

Algo asi sucede en la politica y en las noticias que nos cuentan los periodicos, la barbaridad de ayer ya ha sdio desplazada por la barbaridad de hoy y ya nadie se acuerda de que los antisistema urdieron una estrategia para hacer que en Barcelona la huelga fuera de verdad con barricadas y fuego, ¡que menos!.

La consecuencia que tiene este hecho sobre el espectador es la insensibilización, ya nadie se acuerda de lo que sucedió ayer vencidos como hemos sido por el peso de los dilemas que tenemos hoy frente a nuestras narices.

Hay que decir ahora que una serie no es una pelicula sino otra cosa. Una serie de televisión es sobre todo un experimento social (y no sólo un producto de mercado) sino algo que está vivo y que es autopoyético y se nutre de su propia publicidad para sobrevivir y que muchas veces no tiene un desarrollo previsto desde el principio sino que va articulándose segun el éxito o el fracaso de publico de su visionado. Los guionistas suelen trabajar con un escenario (la isla), unos personajes (los supervivientes del accidente del avion) y un campo (los conflictos que se desarrollarán previsiblemente entre ellos. No hace falta ser demasiado original, basta con haber visto unos de esos reality shows de “supervivencia” en ambientes exóticos o haber leido “El señor de las moscas” para tener un base sólida de lo que es esperable que suceda entre los supervivientes que aterrizan en una isla despues de un accidente de avión. Después basta con ir añadiendo conflictos o personajes (como haria un autor moderno) o mcguffins (como haria un postmoderno).

Lo que se desplegará en ese escenario es consecuencia de la naturaleza humana y según qué naturaleza humana sostengan los guionistas ocurrirán unas cosas u otras. Los guionistas de Lost sostienen puntos de vista sobre la naturaleza humana falsos, muchos de los cuales están tan infiltrados en nuestra comprensión del mundo que muchos de nosotros no somos capaces de discriminar lo verdadero de lo falso en la serie ni en la vida real. Y este es precisamente el punto de conexión entre la comprensión del mundo (cuyas claves no se desvelan) y el éxito que ha tenido la citada serie y tambien la razón de la decepción de su final.

Un final que al dejar abiertas todos los enigmas que planteó exige una hermenéutica propia y la necesaria división de opiniones sobre ella. Hace falta teorizar sobre qué es lo que ocurre en el final, hace falta saber algo acerca de la teoria para comprender el tema, aqui hay un voluntario que nos la explica:

Lo cierto es que cuando una obra de ficción tiene finales múltiples y da lugar a interpretaciones diversas es porque no pretende nada más allá que mantener y atrapar la atencion del televidente semana tras semana burlándose de él. Algo asi como hace nuestro gobierno actual -verdaderos gurúes de la politica ficción- y que nos mantienen distraidos a los ciudadanos discutiendo unos con otros mientras nos vamos empobreciendo y que al final, como en la serie, lograrán dividirnos entre los decepcionados y los que les defenderán. Nos es el tiempo el que se divide en Lost-España sino las opiniones y las Españas tal y como dijo Machado y sucede precisamente por algo que la serie nombra como de pasada, como en un guiño.

Porque toda nuestra civilizacion se basa en haber aceptado como dogmas de fe tres grandes mentiras:

1.- La tabla rasa (Locke en la serie) o la convicción de que la educacion lo es todo para el individuo.

2.- El buen salvaje (Rousseau en la serie) o la idea de que todos somos buenos y que es la sociedad la que nos pervierte.

3.- Que hay algo más que se añade a lo biológico y que dota a la materia de un principio animico, espiritual o sobrenatural: el fantasma de la máquina. Toda la serie transcurre en una atmósfera de hechos sobrenaturlaes que carecen de explicación cientifica o racional e invocan la idea de Dios.

Estas ideas en las que cree la mayor parte de la población son las que dan lugar a que nos encontremos tan desubicados como yo el propio dia 29- S. No entendia nada.

Fue el dia antes de que alguien me contará Lost con pelos y detalles.

Entonces comprendí que si Lost era una metáfora politica la vida no es más que una ficción de suspense donde los guionistas no persiguen otra cosa sino que los ciudadanos les sigan dia a dia con independencia de lo que digan o hagan. Lo que importa es que al final les voten aunque no hayan entendido nada de por qué son tan infelices.

4 comentarios en “Perdidos, desubicados y confundidos

  1. El tema es captar la atencion del individuo, de eso se trata, sin tener nada q ofrecer al q gasta su atencion o su tiempo en ello.
    Claro el tema es ¿donde quieres ir?, o ¿hacia donde debo ir?, esa es la pregunta del millon, porque silo tienes claro, no te haran perder el tiempo y tu podrás difrutar de una paz duradera, de la otra forma estás siempre en la duda y te aparecen miles de cosas por delante llevandote con ellos, y lom peor es q hay personas q tienen miedo de verse solos, y siguen a la multitud, y no se desengañan y siguen per secula seculorum. La técnica del despieste coge a los q nó vigilan.

  2. Excelente vínculo entre la serie y trucos para sostener el interés de la audiencia y la desmañada e inane situaciónen la que arte, filosofía, arquitectura y otros ante tan colosal sistema que obliga a estar produciendo constantemente novedades sin cuento….

  3. Jajaja, qué bueno! Entonces si nos referimos a la educación-ficción el Grado y el curso puente de adaptación al grado son Mc Guffins!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s