El buen salvaje

Hobbes tenia razón, Rousseau se equivocó

Steven Pinker

Recientemente me hicieron una entrevista para un reportaje sobre periodismo cientifico y la periodista me hizo una de esas preguntas que ponen a prueba nuestra concepción de la existencia y la naturaleza humanas. Me dijo, casi al terminar la interviú:

– ¿El hombre es malo o bueno por naturaleza?.

Me cogió por sorpresa y traté de explicarle a la entrevistadora que en realidad “bueno” y “malo” son conceptos muy poco biológicos, sino más bien conceptos morales. Pero pactando esa extravagancia del lenguaje y en el contexto de lo que estábamos hablando concluí diciéndole que la maldad o bondad de los actos de las personas son calificativos morales que no tienen nada que ver con las ventajas de ciertas conductas para la supervivencia o comodidad de quien los practica. Lo malo es malo para la victima de la maldad pero no para el que obtiene de su maldad ciertas ventajas. El Sapiens es un simio egoista y agresivo pero tambien es capaz de ser altruista y bondadoso.

¿Como pueden compatibilizarse ambas tendencias?

Pues a través de la teoria de los juegos, imagínese usted a una persona muy egoísta que siempre y en todas las ocasiones fuera egoísta tal y como conté en este post sobre el “grooming” o despiojado mutuo. Lo que le pasaria a una persona asi es que una vez detectado por sus congéneres seria condenado al ostracismo y ya no podria explotar a nadie de manera que sus genes se extinguirían. En el caso contrario, si imaginamos a una persona muy altruista seria constantemente blanco de abusos y ejerceria además un “efecto llamada” sobre los abusones de modo que sus dias tambien estarian contados.

Dicho de otro modo el egoísmo o el altruismo extremos serian conductas poco adaptativas que serian detectadas por nuestro prójimo con celeridad y ya no representarian entonces ninguna ventaja evolutiva: tanto los genes egoistas como los genes altruistas se extinguirían. Por otra parte está bien establecido que el atruismo en nuestra especie tiene que ver con el parentesco. Significa que somos altruistas con aquellos de nuestros familiares que portan nuestros genes pero no tanto con los extraños.

De manera que ya sabemos dos cosas, somos egoistas y somos además de egoistas bastante chauvinistas en nuestras predilecciones.

Trataba de hacerle llegar a la periodista la idea de que altruismo y egoismo son estrategias conductuales muy bien implantadas entre nuestra especie y que de su equilibrio depende eso que llamamos vida social que no es sino un consenso destinado a establecer reglas para la convivencia entre congéneres y que cada vez han ido sofisticándose más y más sobre todo a partir de la Ilustración cuando se constituyeron gracias a Hobbes y Rousseau las dos teorias más importantes sobre nuestra naturaleza, ambas opuestas entre sí.

El buen salvaje es la suposición rousseauniana de que el hombre es bueno por naturaleza y que es precisamente la sociedad quien lo pervierte.

Todos crecimos con esta idea: la escuela o los sistemas educativos era la mejor forma de transformar seres humanos en zombies, hasta Pink Floyd lo creyó asi cuando escribieron esta mitica canción de la pelicula  “El muro”. Ladrillos eramos pues los individuos, ladrillos de un muro destinado a separanos los unos a los otros y de nuestra idílica naturaleza que emergería espontáneamente situando a los sujetos en escenarios tipo Icaria o los diseños socialistas de carácter utópico que emergieron en el siglo XIX como los que propiciaron Saint Simon o Charles Fourier.

Naturalmente esta idea sobre la naturaleza humana es falsa, tan falsa como la de la Tabla rasa de la que hablé en este post y sin embargo ambas son teorias que han tenido un extraordinario éxito entre politicos, educadores,  psicólogos y público en general al menos durante el siglo XX, aun hoy hay que constatar que todos nuestro sistema educativo se sustenta en la idea de que los sujetos vienen al mundo con una pizarra sin escribir (tabla rasa) y que cuanto menos intervengamos en sus instintos tanto mejor (El buen salvaje) a fin de no “reprimirlos” o “discriminarlos” demasiado.

Lo que es verdad es justamente lo contrario: que es la sociedad la que atempera el egoísmo humano y lo modula hasta lo que entendemos como convivencia dejando de lado a aquellos que no son de ninguna manera resinsertables para convivir en sociedad, psicópatas, asesinos en serie y etc.

Para mi el sistema educativo de los paises opulentos de Europa adolece de un fallo de perspectiva garrafal al no atender los hallazgos de la moderna neurociencia y aplicarlo practicamente en las aulas. Dicho esto, me gustaria decir tambien que la educación gratuita y obligatoria es un éxito de las sociedades democraticas siempre y cuando se partiera de la base -la predicción- de que no va a ser aprovechada por todos de manera similar y de que muchos niños son disfuncionales en su convivencia con otros niños a los que retrasan en sus progresos.

El mayor problema con el que se encuentran los enseñantes es que la creencia del Buen salvaje ha  erosionado gravemente el principio de autoridad y es bastante complicado mantener en las aulas el necesario recato para que puedan llevar a cabo su función siempre cuestionada no sólo por los niños sino tambien por sus padres. Los enseñantes no están entrenados tampoco para manejar situaciones de violencia en el aula que son probablemente las situaciones más frecuentes, asi como un sinnúmero de contradicciones sociales que se dan cita en los colegios como es lógico, pero con las que tienen que lidiar a diario y sobre las que voy a referirme ahora atendiendo especialmente al tema de la violencia escolar.

Si los niños no se matan entre si ya en el parvulario es porque carecen de la suficiente fuerza muscular y las suficientes herramientas cognitivas para planearlo o llevarlo a cabo. A conclusiones similares llegaron ciertos investigadores citados por Adolf Tobeña en este video donde habla de las relaciones existentes entre castigo y socialización en clave neurocientifica y que creo que cualquier enseñante deberia visionar.

Nombra Tobeña algunas experiencias grabadas en las guarderias donde los investigadores contabilizaron una a una las agresiones que llevaban a cabo los niños, se encontraron con que:

  • un grupo de niños pegaban, empujaban o mordían a sus congéneres casi cada dia.
  • otro grupo solo lo hacian cuando existia -por asi decir- un conflicto de intereses, de vez en cuando.
  • mientras que habia otro grupo que no lo hacia nunca o casi nunca.

Naturalmente este ultimo grupo -la buena gente por asi decir- eran victimas de los dos grupos anteriores y corrian con todo el gasto de la violencia que ejercían contra ellos los otros dos grupos. Y no recuerdo bien si se contabilizó en este estudio las agresiones de chicos a chicas que sufren extorsiones o abusos continuas en los lavabos que se llevan a cabo usualmente entre sexos.

Dicho de otra manera: algunos niños utilizan la violencia sistemáticamente para salirse con la suya, otros lo hacen de vez en cuando y otros (victimas propiciatorias del sistema) no lo hacen nunca y se llevan todos los golpes.

Existen al menos tres grandes grupos de dispositivos para modular la agresión innata de las personas, son estas tres:

  • El toma y daca: la agresión no sale casi nunca gratis porque el contrincante no se dejará avasallar y practicará aquello del “donde las dan las toman” de modo que los niños agresivos aprenden a modular su agresión en función de sus costos.
  • La empatía es el más potente dispositivo intrapsíquico inhibidor de la agresión, sin embargo existen muchas personas incapaces de desarrollar empatía como los psicópatas que parece que obedecen a averias en la corteza cerebral cingulada anterior, una estructura neurobiológica destinada a construir hipótesis sobre las intenciones de nuestros congéneres, (desarrollar una teoria  de la mente) e inhibir la impulsividad.
  • La supervisión, pedagogia y control. El sólo hecho de sentirse observado es un potente inhibidor de la agresividad, en este articulo los autores proponen que las creencias sobrenaturales surgieron precisamente de la necesidad de promover actitudes sociales entre los individuos.

Y cuando todo falla el más potente disuasorio para la inhibición de la agresión es el castigo. Y cuando falla la disuasión la pena.

Lo más interesante del castigo al que muchos de nuestros educadores renuncian de antemano en la creencia de que sirve para poco como metodo educativo. Lo cierto es que el castigo es inoperante en cierta clase de individuos ineducables pero curiosamente el castigo, la amenaza o expectativa creible de castigo hace crecer el grupo de cooperantes frente al desorden o el caos que hacen crecer precisamente a los insurrectos. Hobbes tenia razón cuando especuló que la mejor forma de someter el egoismo y la violencia individuales era el Estado, el gran Leviatán.

Me gustaria ahora hablar de una forma bastante común de violencia y discriminación, probablemente la mas frecuente en enotrnos escolares y que se dirige a los niños gordos o en sobrepeso y que suelen ser victimas de discriminacion, violencia verbal y fisica y aislamiento o estigmatización.

Quiero decir ahora que no sólo hay que luchar contra la violencia, la discriminación o el ostracismo sino que además los profesores tienen que luchar contra la autoestigmatización.

Sucede que ciertos niños son victimas constantes y repetidos de acoso  escolar o violencia y los padres se plantean con excesiva superficialidad el cambio de colegio o emprenden “cruzadas” para reparar el daño o las injusticias que sus hijos han tenido que sufrir.Los profesores por su parte se dividen entre simpatizantes de unos y otros y exceptuando los casos más graves los niños agresores salen impunes encontrándose con la paradoja de que un niño expulsado  de este colegio ha de ser escolarizado en otro, pues la escolarizacion es un derecho que está por encima de la disciplina. Naturalmente las autoridades educativas son prisioneras de esta contradicción y los niños disociales acaban sembrando el caos y de victimas todas las aulas que visitan.

Siendo esto cierto aunque seguramente se trata de casos de bullyling graves, los colegios están llenos de victimas menores de acosadores menos sistemáticos. Los niños en sobrepeso son los que suelen atraer la mayor parte de las agresiones al ser detectados como “débiles” y no participar en juegos violentos o competitivos. Estos niños aprenden muy pronto algo que en el futuro operará en contra suya: aprenden a colgar cualquier fracaso en la percha de su sobrepeso -que pasa de este modo a ser un beneficio- y obtienen de este modo ciertas prebendas y ventajas escolares, obteniendo simpatias entre algunos de sus profesores que tienden a sobreprotegerlos. Asi es posible encontrarse con niños en sobrepeso muy bien dotados intelectualmente que fracasan repetidamente y que se hacen holgazanes, manipuladores y que se niegan a seguir dietas o participar en deportes.

Lo cual indica que nosotros los sapiens somos muy hábiles a la hora de revertir ciertos escenarios que nos perjudican y que una “victima” puede ser un tirano con sus padres o educadores al tiempo que resulta una pieza fácil de atraer burlas de sus iguales.

Por eso concluyo en este caso que:

El mejor programa de socialización para un niño gordo es hacerle bajar de peso.

Pues cada cual tiende a encontrar una manera de salirse con la suya, unos a empujones y otros a través de la debilidad, la impotencia y si es necesario a través de la enfermedad.

Nota liminar.-

Este post es una continuación de este otro donde expuse mi forma de ver esta contradicción biológica donde los genes egoistas y los genes altruistas comparten ubicación en nuestro genoma y generan comportamientos opuestos segun la situación y dependiendo tambien de eso que hemos llamado nepotismo (la preferencia por los nuestros sobre los desconocidos) y que presenta una molesta contradicción con nuestros ideales democráticos..

10 comentarios en “El buen salvaje

  1. Mi hijo optó por hacerse respetar adoptando ciertas formas reconocidas actualmente entre los jóvenes, una de ellas aparentar que no es muy estudioso, a lo peor ésta no le costó mucho porque le cuesta concentrarse y la otra es la de dond las dan las toman, defenderse y dar fuerte y ser una persona pacífica, pero mucho tuvo q aguantar, gracias a Dios lo superó. A ver si ahora supera otros aspectos de su existencia.

  2. “Todos crecimos con esta idea: la escuela o los sistemas educativos era la mejor forma de transformar seres humanos en zombies..”
    Puede que no en zombies pero yo creo que sí en seres aburridos, decepcionados,estresados y acomplejados.Al menos mientras estás dentro del sistema educativo,incluída la universidad..

  3. Yo desde luego no soy pedagogo y no tengo ni idea de como se podria mejorar la educacion, que desde luego tiene muchas cosas que cambiar. El problema es que a menudo confundimos educacion, con socializacion e instrucción. Yo creo que la socialización es muy importante en el ambito de las escuelas pero se ha renunciado (bajando muhco el nivel) a la instrucción. Por otra parte las familias han abdicado de su funcion educativa y la han depositado en manos de funcionarios, asi que el tema es muy complicado tal y como está organizado hoy en dia.
    Hace poco un universitario esuvo en una beca Erasmus en Berlin y dijo esto:
    “Yo no sabia que Hitler tenia algo que ver con Berlin”
    O sea.

  4. Pero el problema es aún mayor cuando la escuela se convierte en una cárcel. Me explico: lo que parece, y lo es, un logro, que todos los chavales estén escolarizados hasta los 16 años como mínimo, deja de ser una ventaja para convertir en un inconveniente, cuando el sistema no tiene previsto distintos caminos educativos según las necesidades o intereses del individuo. Llevar, a partir de cierta edad, a quienes no pueden o no quieren seguir estudiando hacia una salida profesional con trabajos no tanto intelectuales como manuales.
    Algunos chicos entienden el periodo de escolarización como el cumplimiento de una condena, esperan sin hacer nada, a tener los 16 años y abandonar el sistema educativo.
    El problema se agrava cuando el mayor porcentaje de fracaso escolar se centra en los chicos frente a las chicas que teniendo una madurez más temprana son capaces de controlar mejor sus impulsos y comprender mejor las normas.
    Por tanto, el sistema no está pensado para el bienestar del individuo, ni para mejorar sus conocimientos y que tengan una mayor apertura cultural, sino que lo único que importa son las estadísticas de población escolarizada ,por tanto no en paro, y que no estén molestando en la calle por el peligro que conlleva jóvenes adolescentes sin controlar .

  5. Hay algo peor que tiene relación con este pais nuestro. El sistema educativo no prepara a los chicos para el trabajo precisamente porque nuestro pais no necesita gente preparada, eso es lo peor. Somos un pais que no produce, ni hace innovación, ni ciencia, ni siquiera decidimos aqui nada de lo que producimos, ni siquiera los mayoristas turisticos son españoles, somos un pais secundario con una poblacion que tiene mas preparación que la que necesita, eso es lo más grave.
    Lo cierto es que en España por lo que he visto este verano lo que necesitamos son camareros y reponedoras de supermercado. ¿Para que necesitan ellos a Quevedo?

  6. En definitiva, tenemos unos trabajos malos y poco productivos, un personal excesivo para ocuparlos y casi siempre con mejores curriculums de lo necesario y lo peor: tenemos sueldos de miseria si nos comparamos con Europa.

  7. No, Quevedo no ocupa lugar, así que nunca está de más. Pero lo que sí es cierto es que la teoría de integrar a todos en el mismo espacio no funciona. Mantener a un chaval 7 horas seguidas, exceptuando un descanso de 20 minutos, sentado en una silla, no está pensado para su curriculum intelectual sino que parece más bien una técnica conductista para aclimatarle a un estado de obediencia y esto se apoya en la pérdida de autoridad del profesor, porque en un sistema estricto donde las reglas se cumplan estos alumnos serían expulsados y eso sería un problema.

  8. No estoy de acuerdo con las conclusiones de Pinker, Hobbes etc… No somos sers racionales, lógicos si no asociativos, empáticos y pro-sociales, al menos la mayoría. Al tiempo, que no todos los humanos tenemos la misma dotación instintiva…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s