¿Somos xenófobos los españoles?

La palabra xenofobia ya forma parte del lenguaje común y ha pasado de ser una palabra que designaba una fobia, en este caso un temor, aversión o precaución ante aquél que se siente como un intruso. el extranjero, al diferente, al que se le teme y del que se espera siempre lo peor para convertirse en un insulto, ahora te llaman xenófobo, machista o fascista cuando tu forma de pensar no es la que prescriben los mercaderes de lo políticamente correcto.

Aqui tienen algunos ejemplos de lo que debemos pensar:

A continuación repita este mantra cien veces “La xenofobia es una conducta aprendida” y cuando la haya repetido ese número de veces observe lo que dicen aqui en este post.

El problema es que no es cierto, la xenofobia es una conducta innata.

Y que puede observarse además muy pronto en el desarrollo ontogénico del bebé: hacia los 6 meses de edad cuando el bebé es capaz ya de identificar a su grupo familiar reacciona con angustia ante la presencia de los extraños. Todos los bebés son xenófobos pues.

Claro que llamarles xenófobos o racistas es llevar el lenguaje a su límite risible, un niño no puede ser xenófobo porque en todo caso está codificando el mundo en clave de conocidos o familiares y los distingue de otros, contra los que no tiene nada, el pobre niño solo está asustado por los desconocidos.

Y algo asi nos pasa a todos: que hemos heredado ese detector de humos en forma de reconocimientos rutinarios que realiza nuestra amígdala cerebral constantemente para detectar las amenazas que proceden de nuestro medio ambiente. Cuando alguno de nosotros se encuentra en un barrio marginal, de noche y en la oscuridad inmediatamente tendrá una señal de amenaza por la que nuestro cerebro nos advertirá del riesgo que corremos, esa emoción es la misma que sintió el niño en presencia de un desconocido. Estamos diseñados para detectar amenazas incluso las irrelevantes y la mayor parte de las amenazas para nuestra especie hoy proceden de los intrusos, una vez que han desaparecido las fieras.

De manera que todos somos xenófobos en potencia otra cosa es a quién atribuimos esa amenaza. Hacerlo por el color de la piel, por la procedencia geográfica, la conducta sexual o por la religión que se profesa no es más que un epifenómeno, en realidad en nuestros entornos lo que nos preocupa y nos atemoriza es la proliferación de la pobreza y la marginalidad a nuestro alrededor.

Y nos preocupa porque al final los paganos somos nosotros, el pueblo que hemos de mantener aquello que los politicos nos venden como un valor de solidaridad y que por lo visto consiste en aceptar cuantos intrusos dispongan a llegar hasta la puerta de nuestra casa.

Lo cierto  es que los dirigentes de la solidaridad no abren las puertas de su casa a los intrusos pero están dispuestos a abrir las de todos y del todo porque saben o creen que a ellos no les va a afectar un intruso de más en sus barrios residenciales y tampoco  se van a dedicar a poner metros de cable de cobre en sus negocios, de modo que es poco probable que los politicos resulten afactados por la rapiña obligada de los pobres que pululan por nuestro pais.

En realidad el riesgo que corren los politicos que nos imponen sus politicas es muy bajo en relación con el que corremos los ciudadanos de a pie, incluyendo a aquellos que no nos dedicamos a poner cables de cobre. Es por eso que los politicos occidentales son los únicos que pueden gobernar siguiendo e imponiendo sus ideales a los demás, en una especie de utopicocracia cínica. Y digo cínica porque no creen en ellos (en los ideales que proclaman)

Otro caso es el de nuestro vecino francés Sarkozy que recientemente ha saltado a las portadas de todos los diarios por su expulsión de los gitanos o mejor de los zíngaros del Este que se encuentran en Francia en una situacion ilegal. Y que ha generado protestas desde el Vaticano (si el Vaticano!!) que ha bautizado la norma como un nuevo Holocausto y los gitanos españoles que inmediatamente se han sumado a la protesta ciudadana.

Sin entender la cuestión fundamental: Sarkozi no expulsa  los gitanos por ser gitanos sino por ilegales y por consumir recursos de Estado de forma fraudulenta.

Los radicales han sacado todo su fuego de artilleria y hasta ha habido quien dice que se debe tolerar el tránsito de ciudadanos sin papeles o documentación. Estos anarquistas de izquierda pretenden cargarse el Estado y han visto en esta una ocasión que se les brinda para llevar a cabo sus planes de corrosión del mismo.

El error de Sarkozy, sin embargo ha sido el no darse cuenta de que el asunto de los gitanos está envenenado de origen porque los ciudadanos de hoy -aunque siguen siendo igual de egoistas como los de ayer- quieren no parecerlo y el asunto de los inmigrantes ya no es una cuestión de sentido común o de coste-beneficio sino que  se ha transformado en una cuestión moral del mismo modo que el aborto ha sufrido un proceso de amoralización y se ha transformado en una cuestión de libre elección o preferencia. Ese es precisamente el éxito de nuestro presidente Zapatero que sabe perfectamente que a una sociedad hipócrita y maniquea como la española compuesta por unos ciudadanos acostumbrados a la doble moral entre lo que se practica en privado y lo que se defiende en público  no quieren parecer retrógados y les paga en su misma moneda: parecer aun ser mas “progre” que ellos. Y lo consigue, esta es la verdad.

En eso consiste la politica: en parecer más que en hacer, como la vida misma. La apariencia se ha moralizado y la praxis se ha sometido a un proceso de amoralizacion (en este post hablé precisamente de este tema)

Papeles para todos y prebendas sociales para todos, como si los recursos fueran infinitos mientras el Estado aguante pues  el que se queje es un xenófobo, un fascista o las dos cosas.

En un experimento muy conocido de psicología social los investigadores sometieron a un grupo de estudiantes a la siguientes consideraciones morales:

  • ¿Es posible pensar en que los niños huérfanos pudieran ser subastados en Internet?
  • ¿Podriamos vender órganos al mejor postor?
  • ¿Podriamos vender el voto?

Los investigadores empezaron por tratar de convencer a los estudiantes de las razones por las que serian útiles estas medidas, darles argumentos sobre las ventajas que tendria vender órganos, subastar niños o vender el voto.

Lo que pretendian saber eran dos cosas.La primera si se trataba de universales morales. La hipótesis de los investigadores era que si lo eran,  que los tres supuestos eran innegociables y que se trataba de tres supuestos que tenian el consenso de todos los sujetos de experimentación: todos estuvieron de acuerdo es que se trataba de supuestos inmorales y que debian estar perseguidos por la ley.

Pero la segunda parte del experimento era más sutil. Los investigadores convencieron a los sujetos de experimentación de que el gobierno preparaba un  decreto para llevar a cabo estos supuestos. Pretendian investigar sus reacciones, lo que encontraron era que todos los sujetos se organizaron para combatir esa causa gubernamental y fundar instituciones politicas destinadas a combatir tales barbaridades.

Concluyeron que cuando un dilema es comprendido según la categorización de lo moral-inmoral suceden cosas extraordinarias en la motivación de los sujetos. Lo primero es una indignación que conlleva además otras consecuencias: la combatividad contra los que piensan de forma diferente. Para estos examinandos no habia vuelta de hoja, todos los argumentos en favor de los tres preceptos eran inmorales, ocultaban intenciones abyectas o intereses económicos y es por eso que habia que combatirlos, si era necesario por la fuerza.

Pocos de ellos sabian que la idea de la supremacia de la raza aria habia sufrido del mismo modo un proceso de moralizacion similar en el III Reich, Casi todos los alemanes estuvieron de acuerdo con la idea de que se perseguia un fin honesto al pretender eliminar todas las impurezas del resto de la humanidad vecina de Alemania.

Y lo que tambien ignoraban era que cuando un dilema ético adquiere el nombre de moral universal aparece inmediatamente su opuesto deseable: la doble moral, es por eso que existe la infidelidad (el matrimonio es sagrado), el incesto (los padres han de proteger a sus hijos), o la obesidad (la delgadez es atractiva y estar gordo es sospechoso).

Algo asi ha sucedido con el trato a los extranjeros, los diferentes sean por el color de su piel o por su grado de necesidad. El tema se ha moralizado y entonces aparecen todas las contradicciones: los que no estamos de acuerdo con las politicas de inmigración del gobierno de turno podemos ser acusados de xenofobos, fascistas o cualquier otra cosa, la mayor parte de la población permanece en silencio sabiendo que se arriesga a ser estigmatizado o perseguido aun siendo una victima de ciertos atropellos que cometen los intrusos de su entorno a cara descubierta y tienen además que aceptar que ser inmigrante tiene ventajas sobre el ser un ciudadano español.

La psicología de la moralizacion imprime en los sujetos una tendencia a adaptarse a lo “correcto” y a callar cuando sus opiniones discrepan de lo que se supone piensan los demás, existe un verdadero horror al ostracismo o al rechazo que procede del hecho de mantener opiniones inadecuadas y es por eso que la gente calla cuando un tema roza los grandes temas de la naturaleza humana. Nos tragamos la falacia de que los Estados no tienen derecho a poner condiciones a los ciudadanos que transitan por alli y que esos individuos son portadores de valores y derechos universales sólo por el hecho de ser humanos. Nos tragamos que Sarkozy hace deportaciones en masa a fin de confundir los raptos en masa que los alemanes hicieran en la segunda guerra mundial obviando el hecho de que aqui lo que se hace es devolverlos a su lugar de origen.

Cuando algo se moraliza pueden suceder toda clase de desgracias, la primera es la persecución de los disidentes (tal y como demuestra el experimento social citado anteriormente) y la segunda: la aparición de la doble moral.

Los moralizadores obvian la evidencia de que el primer universal que hay que respetar es el de que cada persona tiene libertad de juicio moral, tratar de imponer una opinión a los demás desenmascara una moralización y nos retrotrae a escenarios igual de siniestros como la Inquisición, el Totalitarismo comunista o el nazismo.

En conclusión: sin negar la evidencia de que existen crimenes xenófobos o discriminaciones arbitrarias relacionadas con la raza o la procedencia étnica, en nuestro entorno la palabra xenofobia hay que cogerla con pinzas pues casi siempre aparece para penalizar a los que no estamos de acuerdo con algo que se supone que es lo que hay que pensar en términos morales.

Y es por eso que los disidentes del pensamiento oficial pueden ser acusados de enfermedad mental, degeneración del juicio o de simple inmoralidad o mala fe.

O todo junto.


9 comentarios en “¿Somos xenófobos los españoles?

  1. En un mundo ideal (?) donde no existan fronteras y la tierra no sea una posesión parcelada, es posible e incluso probable que la aversión innata a razas o etnias ajenas desapareza gradualmente y la solidaridad rija ese nuevo mundo.
    Mientras ello no sea así (y diría que aún falta), se impone esa doble moral de la que habla y denuncia valientemente aquí llamando a las cosas por su nombre.
    La cual, de haberla, hayla, pero tan disfrazada que casi todos nos lo creemos en aras de lo políticamente correcto y el “aich”.
    A la gran mayoría de los autodeclarados no-xenófobos no les atrae la idea de que su hija se case con un bantú (por supuesto con excepcions). “No, si yo no soy xenófobo, si yo lo respeto todo… es por los hijos, no sé…”
    Oh, respeto, divina palabra. ¿Y si mejor lo llamáramos hipocresía social?

  2. Jose Juan Bustabad Es un tema en el que los hechos y la duda me indican de entrada personalizar los juicios y dar a cada uno lo suyo, pero existen seres individuales y familias, y la justicia gubernamental no puede funcionar tan rápida ni tan eficazmente con …lo que se estan formando una serie de grupos que causan problemas sociales importantes, pandillas, religiosos extremos, extrema violencia, carasduras, robos, etc. Esto es un disparate como cualquier programa de tv donde existe de todo menos excelencia y es que lo vulgar y lo ignorante está operando y las personas que tienen que demostrar la firmeza y el exigir un respeto cuando las cosas empiezan, no lo hacen y comienza el orden de los ignorantes.

  3. Hay una conducta muy clara que es la division entre la educacion publica o privada. En teoria todos estamos a favor de un educacion similar para todos los niños, pero los mayores defensores de esa idea son los que llevan a sus hijos a colegios privados!.
    Ergo….

  4. La xenofobia no es innata… ejemplo… un niño blanco con padres de otra raza, el niño tendrá miedo a otros fuera de su entorno o familia, pero no distingue por razas, eso sí, cuanto más parecido a sus padres sean los extraños que se le acerquen, menos rechazo le producirán.
    La Xenofobia, como concepto común de los seres adultos, es una conducta aprendida y, a la vez, fuera de toda concordancia con la razón.
    La xenofobia empuja al odio y desconfianza, caldo de cultivo de los conflictos sociales que después nos salen tan caros a todos (incluso en dinero que parece ser que aqui es lo que importa)

  5. Comprendo su confusión entre lo que es causa proxima y causa remota. Si algo llega a ser es porque puede ser y si puede ser es porque la seleccion natural lo “seleccionó” entre una amplia gama de opciones. La xenofobia, la homofobia o la misoginia por ejemplo son versiones del temor al desconocido, al diferente y ese temor es innato, es decir venimos diseñados para tenerlos, como sucede en todas las fobias.
    Decir que la xenofobia es una conducta aprendida es una falacia en la que mucha gente cree porque no saben psicologia evolutiva.
    Lo que es cierto es que un pais donde no hubiera razas conviviendo no habria xenofobia pero el temor se derivaria hacia otros objetos temidos pues el diseño para “construir” temores y aversiones seguiria existiendo.

  6. “Hasta que los filósofos se encarguen del gobierno o los que gobiernan se conviertan en filósofos, de modo que el gobierno y la filosofía estén unidos, no podrá ponerse fin a las miserias de los Estados.” Platón
    ¿Qué opináis del orden de los filósofos?

  7. ¿ Es radical pensar que si voy por ejemplo a Cataluña, debería aprender catalan, que si voy a vivir alli, seria licito involucrarme en esa cultura?´
    Aunque nuestra constitucion es muy abierta, todo extranjero, que se traslada a un pais, debe adaptarse a ese pais y lentamente esa persona suelta lo que trae, y recibe lo que hay, aporta lo que tiene y lo adapta al nuevo medio, sin imponerlo, y si lo impone con medios violentos, debe irse del pais.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s