Entrevista con el Tilonorrinco

Recientemente «La Nodriza de las hadas» se desplazó a Australia para entrevistar al Tilonorrinco o pájaro jardinero, una curiosa ave que se dedica a adornar el hall de su cubiculo y al que se le han adscrito capacidades artisticas sin par en la escala animal y quizá por eso algunos naturalistas le adjudican el apellido de arquitecto de la naturaleza. En este post pueden leer ustedes sus habilidades artisticas. Obsérvese la enramada de flores, orquídeas y conchas marinas de distintos coloridos que adornan su madriguera.

Nuestros reporteros tardaron cierto tiempo en dar con Sam el pajaro jardinero y lograr entrevistarlo, su intención era que las declaraciones de Sam pudieran ilustrar la idea de selección sexual, una forma de seleccion natural que complementa a la conocida selección darwiniana que siempre privilegia al mas fuerte y los genes que han demostrado mayor eficacia adaptativa y que es la manera mas conocida de selección. Pero en algunas especies las hembras tambien han querido dar su última palabra aportando sus peculiares gustos a la hora de emparejarse, asi entre las aves está bastante extendida la idea de que los machos han de demostrar alguna capacidad o habilidad antes de obtener los favores de la hembra que es en cualquier caso la que dará la ultima palabra al macho pretendiente.

Cual no seria nuestra sorpresa al encontranos con estas declaraciones de Sam:

LNH.- Segun usted de dónde procede esa manía suya de adornar los umbrales de las madrigueras?

Sam.-Siempre he sentido la necesidad de expresarme, de sacar lo que llevo dentro.

LNH.- ¿Pero no es más cierto que en su especie las hembras eligen a los machos mas artísticos?

Sam.- No tiene nada que ver, quien piense que me dedico a construir enramadas para ligar es que no sabe nada de arte.

LNH.- Pero lo cierto es que esa tendencia artística tiene su premio…

Sam.- No sabe usted la faena que da encontrar los materiales y combinar esos colores pero una vez que empiezas ya no puedes parar. Ser artista no se elige es algo que ha de hacerse obligadamente, hay algo que pugna por salir de mi cerebro y que debe ser comunicado a otros.

LNH.- Entonces su intención no es puramente ornamental sino demostrativa, usted precisa mostrar sus habilidades a los demás.

Sam.- Cuando veo algo bello me lo quiero llevar a casa para contemplarlo, pero luego la combinación de elementos es algo que me incumbre  a mi personalmente, lo hago para mi deleite básicamente y no tanto  para deleite de los demás. Me gusta que sepan que aprecio la belleza , pero la disfruto en soledad.

LNH.- ¿En soledad? ¿Y entonces porque deposita esos materiales en el umbral de los nidos donde habitan ciertas compañeras?

Sam.- Me gusta que alguien aprecie mi obra y las hembras siempre resultan un mejor publico.

No existe mejor reportaje a pie de campo  para entender la distancia que existe entre causa remota y causa próxima de las que hablé en este post. Como el lector podrá reconocer la distancia entre las razones que uno encuentra para justificar sus acciones (lo que uno dice de por qué hace las cosas) se encuentra bastante alejada de las razones en que tal conducta evolucionó.

Y no cabe ninguna duda de que el gusto decorativo y artistico de los tilonorrincos procede de la selección sexual que las hembras de la especie impusieron como peaje a los machos diga lo que diga Sam.

En «The mating mind» (mentes emparejadas) un psicologo evolutivo llamado Geoffrey Miller plantea una explicación evolucionista respecto al arte y logra convencernos a través de sus argumentos que de lo que se trata en cualquier caso es de impresionar a las hembras. Miller sostiene queel impulso a la creación artistica es una táctica de apareamiento: una forma de marketing del propio cerebro y más allá de eso de los propios genes.

Asegura Miller que la virtuosidad artistica acumula un enorme potencial de estatus debido a que es rara, está distribuida de forma desigual, es exigente desde la perspectiva neuronal, es dificil de simular y se aprecia universalmente (Steven Pinker). En otras palabras los artistas tienen tanto atractivo sexual como los guapos o los poderosos.

Lo que hacen las hembras de los tilonorrincos es valorar y comparar aquellas enramadas de bayas, hojas y cortezas y elegir la mas bella, eligiendo de paso al original autor de la misma.

La moraleja que extrajo LNH de esta entrevista es que hay que atender más a lo que hacemos y muy poco a lo que decimos, pues el tilonorrinco miente como un bellaco cuando habla de si mismo.

Entre nosotros, la creación artistica es la forma más sofisticada de adquirir rango o estatus, en ocasiones simulando que nos salimos de la concertación social pues existen mujeres que se mueren por los heterodoxos.

Bibliografia.-
Geoffrey Miller: «The mating mind: How sexual choice shaped the evolution of human nature». New York. Doubleday. 2000.

El fin de la fe

Sam Harris es uno de esos filósofos americanos que en USA resultan ser provocadores porque son militantes ateos -como Richard Dawkins- y abrazan causas como la de los autobuses de Londres o «el manifiesto ateo» que a nosotros los europeos nos parecen algo trasnochadas y seguramente pasadas de moda porque los ateos de verdad somos nosotros los europeos y mucho más la generación «progre» del baby boom, aquella que montó la asonada en Paris en 1968 a base de barricadas y adoquines.

A mi personalmente no me gusta la palabra ateo, porque es una negación de algo, siendo Theos, lo que se niega es decir a Dios que es algo indemostrable tanto en activa como en pasiva y es algo a lo que los europeos progres ya no nos conmueve nada porque ya hemos llegado a ciertas conclusiones sobre ese dilema vital.

Un dato de nuestro pais antes de seguir adelante. En España segun los ultimos datos oficiales el 22% de la población se declara ateo o agnóstica, el 70 % cree de alguna forma en Dios y se declara católico con más o menos interés practicante y el resto seguidores de otras religiones.

Ya sabemos que Dios de existir no es un ser con barbas, omnisciente y omnipresente sino que está mas cerca del bosón de Higgs que de ser una persona personificada. Tambien sabemos que Dios como idea no tiene nada que ver con la revelación etnocéntrica que algunas tribus nómadas del medio oriente recibieron directamente de sus manos, sino todo lo contrario. Sabemos que el mal del mundo no procede de la creencia en un Dios creador, vigilante o causa remota de todo el universo sino en que cada cual se ha inventado un Dios que está en continua guerra con el Dios de los otros. Y que la religión no es el opio del pueblo sino una creencia innata instalada y biológica de lo más banal de no ser que se acompañe de escrituras y promesas de promoción edénica. El mal está pues en las escrituras y no tanto en Dios.

Porque aquel que recibió de Dios las escrituras no puede sino pensar que es él el elegido y que los demás están equivocados, algo que a los humanos, -sectarios chauvinistas como somos- nos es de muy fácil apaño, porque es posible afirmar que lo humano es la sensación de que somos nosotros los que tenemos razón y que son los otros los equivocados.

Pues si Dios me dió a mi las escrituras y las mias son verdaderas es obvio que los que no admiten esta evidencia es porque están equivocados o son malintencionados o se trata de un heretismo atroz, es por eso que es lícito exterminarlos. La religión es nefasta si es, a la vez, etnocéntrica, no lo es si es ecuménica.

Pues Harris ha escrito un libro en estos términos, «El fin de la fe» desde una posición, dice neurocientifica, para él el mal del mundo son las creencias religiosas y es de los que cree que una vez eliminadas del panorama mental estas incorrecciones cognitivas -que representan la supervivencia de nuestro pensamiento mágico, la superstición y la irracionalidad- el mundo se dirigirá raudo y veloz hacia el progreso. Es curioso que no haya tenido en cuenta la evidencia neurocientífica de que el sentimiento religioso es inextirpable en el «sapiens» precisamente porque se encuentra enraizado en lo biológico en algo que podriamos llamar «afán de autotrascendencia» para hacerlo más corto.

De manera que es más probable -evolutivamente hablando- que emerja una nueva especie racional antes de que el sapiens se convierta a la Razón.

Vale la pena visionar estos videos del programa «Redes» donde Punset le hace una entrevista.

Video 1.-

Video 2.-

Tambien es interesante leer esta entrevista realizada en un blog ateo, naturalmente llamado «SIn dioses» y que sostiene las mismas ideas: un mundo sin religión seria una Icaria maravillosa, un paraiso de la Razón.

Pero yo tengo muy poca fe en la razón.

Y no se trata de una paradoja sino de la evidencia de que la mayor parte de las creencias racionales que sostenemos son aquiescencias a algo que nos han dicho que es verdad. El problema es que nosotros los humanos no comprendemos ni la mitad de las verdades científicas que consumimos. ¿Comprende usted la electricidad? ¿Que sabe de la relatividad? ¿Comprende usted el concepto fuerza nuclear débil?

Lo cierto es que damos por bueno y correcto aquello que alguien nos dijo que es bueno y correcto, no porque lo hayamos comprobado personalmente o entendido. La razón es en realidad un producto de la fe, yo tengo fe en mi médico y por eso me tomo las pildoras que me recetó, sin fe, ¿quien iba a fiarse de que una pildora llegaria a alcanzar el objetivo pretendido quien sabe a través de qué secretos mecanismos sólo conocidos por médicos?.

De manera que una razón por la que creo que la Razón no lograria eliminar del todo la fe y la confianza en otras personas es la incomensurabilidad de la vida cotidiana en términos de comprensión racional de qué objetivos perseguimos, las tecnologias que usamos o las verdades incomprensibles que damos por buenas sin llegar a entender.

La Razón podria constituirse en una ideologia totalitaria pues el individuo común siempre estaria por debajo de la comprensión de las pruebas que serian evidentes para otros. El individuo sería una especie de lacayo consumidor de bienes razonables distribuidos por cientificos, catedráticos, editores de la verdad.

Pero la razón principal de mi falta de fe el la razón es ésta.

Si elimináramos la fe, es decir la creencia que se sostiene sin pruebas deberiamos al menos creer en las pruebas que alguien, quiza una casta de iniciados promulgaria  de vez en cuando para airear nuestra Razón, pero esos mismos iniciados tendrian en sus manos el futuro de la humanidad dado que si sólo pudiéramos fiarnos de ellos, serian muy poco de fiar como un politico común. Al fin y al cabo ellos tambien podrian sentir que han sido elegidos por alguien para llevar a cabo sus planes de limpieza cognitiva de la humanidad. Ellos podrian decir: «quien no crea en mi es un supersticioso, un irracional, un loco, un hereje o un malvado». «Pues está escrito en una revista de alto impacto». o «Está demostrado, es un hecho», sin caer en la cuenta de que para la mayor parte de la humanidad es el sol el que gira alrededor de la Tierra y no al revés.

Naturalmente la tentación de segregar a los sinrazonables podria poner las cosas en algun lugar bastante parecido al actual solo que en nombre de la Razón.

¿No fue esto precisamente lo que sucedió en la Revolución francesa?

De manera que la Razón es muy poco razonable si le quitamos esa parte de sinrazón que le da ese soplo de incertidumbre que es la vida.

Con todo, las ideas de Harris no son del todo uniformes sino que carga las tintas sobre algunas religiones y no tanto a las demás. Para Harris el Islam representa un peligro para occidente pues ciertas religiones tienen en sus escrituras instrucciones concretas para la eliminación radical del adversario. A fin de cuentas -dice- no son los budistas los que ponen bombas o realizan atentados sino que son los islámicos radicales los que lo hacen. Es evidente que pasa por alto las prescripciones del Antiguo Testamento que tambien contienen no pocas ideas sobre la racionalidad de la guerra contra los infieles, llamados alli gentiles.

Es verdad que las guerras religiosas han formado parte en un momento u otro de la historia de las tres religiones monoteistas, lo que sucede es que el momento de la Inquisición ha pasado ya y que estamos ahora en el momento de la yihad. Sin embargo Harris se vuelve a equivocar cuando dictamina que las razones de la violencia integrista son sólo religiosas y no politicas o económicas, personalmente no creo en ninguna guerra que no tenga raíces politicas o económicas, aunque es cierto que algunas animadversiones como la que sostienen los grupos chiíes o suníes en Iraq huelen a conflictos tribales enquistados aunque ambos tienen el mismo Dios, la misma religión pero no la misma interpretación de las Escrituras.

Tambien se decía en los sesenta que el comunismo era una amenaza y ya vimos como acabó la amenaza. No quiero decir que el comunismo no representara una amenaza en un momento determinado  lo que quiero decir es que 40 años después no parece justificado haber armado una III guerra mundial para combatirlo.

Harris le niega al Islam algo evidente: que todas las creencias evolucionan, como ha sucedido entre nosotros los cristianos. La mayor parte de los europeos pueden ser calificados como religiosamente frios, dicen creer en algo, usualmente hecho a su propia medida pero son poco practicantes, lo que viene a significar que la creencia religiosa y la práctica litúrgica son fenómenos bien distintos. Dicho de otra manera la creencia en Dios y la pertenencia a  una religión no son siempre simultáneas, pueden disociarse.

Lo que nos lleva a pensar que también pueden existir árabes no islámicos, árabes ateos o simplemente descreidos o moderados al menos de sus ideas más nefastas como la guerra santa o sus códigos de honor relativos a la sumisión de la mujer.

Se trata sin duda de atavismos que desparecerán, es cierto que antes de hacerlo nos darán aun muchos disgustos, pero con Paraiso o sin él sus ciudadanos preferirán -como hacemos nosotros- el bienestar en la Tierra que fiarlo todo al más allá.

Si conseguimos hacerles llegar el progreso económico y politico, claro está.

Y donde la politica no llegue llegará Zara.

Es un decir.

Iconografía blasfema

Ha coincidido todo, la celabración del 11-S, la propuesta de quemar Coranes, la decisión de Obama de proponer la zona 0 como suelo para alzar alli una mezquita y las declaraciones del mandatario americano para invitar a retirar aquella propuesta de quemar Coranes -dictada por Terry Jones que ya se ha retractado– y que a su juicio podria traducirse en una oleada de atentados terroristas (sic).

Toda una declaracion de debilidad es aquella que pone en el mismo paquete la quema de libros con la realización de atentados y que podria haberle hecho exclamar en el caso de acertar.

– «Ya os lo dije yo».

De manera que inspirado en el articulo de Arcadi Espada de ayer sábado dia 11 en el Mundo, me he puesto a investigar la iconografia blasfema que circula por Internet. Y lo que me he encontrado es esto, ustedes podrán observar como toda ella se refiere a la iconografia católica y me he preguntado ¿qué tendrá el cristianismo que nos provoca tanta malicia en relación con otras religiones que son casi siempre asimiladas a una idea de tolerancia y cosmopolitismo?

El cine no ha ido detrás de esta tendencia blasfema, que tiende a mezclar lo divino y lo profano, lo risible  y lo sagrado en un mismo paquete comercial, aqui en esta escena de la lapidación de La vida de Brian podemos ver como se desmitifican ciertos relatos biblicos que serian hoy objeto de múltiples altercados si fuera otra religión la ridiculizada.

Por no hablar de «Je vous salus Marie» de Jean Luc Godard y tantas y tantas otras peliculas que sólo han levantado cierto escándalo mediático y que han servido si acaso para venderse mejor, se trata en cualquier caso de productos comerciales o de entretenimiento que han metido la mano en lo que en cualquier religión tiene que ver con lo sagrado es decir con lo revelado desde Dios al hombre. Una ofensa permitida en nuestra opulenta Europa por aquello de nuestro laicismo y que incluso forma parte de campañas publicitarias como esta de Benneton.

Sigo mostrando imágenes blasfemas.

O escatológicas.

y transexuales.

Claro que podria decirse que nosotros los occidentales somos agnósticos o ateos en una gran mayoria y que el laicismo no respeta los simbolos religiosos, el problema es que lo que el laicismo no respeta son los simbolos religiosos de la religion católica es decir la que señala nuestro origen cultural y sin embargo nuestro laicismo – el que retira los crucificjos de las escuelas o que se mofa de los símbolos religiosos de nuestra cultura- es, a su vez, muy complaciente y tolerante son los símbolos religiosos que nos son ajenos o proceden de otras culturas a las que nos afanamos en no molestar u ofender.

¿Por qué se produce este fenómeno?

Lo cierto es que aquellos que piensan que cuando una religión entra en declive es sustituida por una especie de república icariana, laica y feliz son unos ignorantes que no saben nada de darwinismo.

Las religiones compiten todas por ocupar el nicho más profundo de nuestra especie, el pasmo religioso, un arquetipo de lo más  potente instalado en nuestro cerebro por la vida genética. No cabe ninguna duda de que la religiosidad o la espiritualidad están tan instaladas en nuestro patrimonio innato como cualquier otra prestación de nuestra mente, como el hambre, el miedo o la conducta sexual. Las religiones son creencias que compiten de forma darwiniana (memética) por ocupar los nichos que fueron abandonados por otra religión en retroceso. Dicho de otra manera: no es posible desmantelar una religión sin privilegiar a otra.

Es por eso que los humanismos seculares perderán la batalla contra los humanismos religiosos (tal y como predijo Sigmund Freud) y es por eso tambien que la la religion islámica tendrá -paradójicamente- un efecto en la reanimación de la católica, a más Coranes más crucifijos.

Pues el enemigo del islamismo no son los católicos sino los laicos, los agnósticos, los infieles y los ateos, esos que han sustituido lo sagrado por tetas y botox, esos son el enemigo común de todas las religiones, de las tres. Si nuestras sociedades laicas lograron coexistir con la religión católica fue debido a su desmovilización militar, debido a la perdida de poder politico del cristianismo

De manera que no es imposible atisbar un horizonte de cohabitación de las tres religiones monoteistas y aun otras de las exóticas – tal y como ya sucedió en la España medieval- pues esa vuelta a los origenes de la alianza de civilizaciones no seria otra cosa sino volver donde solíamos.

La cohabitación de las tres religiones no es imposible pero que cohabiten con los ideales laicos si lo es y es por eso que creo que el humanismo secular no llegará a parte alguna pues ha de competir con uno de los más potentes arquetipos de nuestra especie sapientísima.

Es mas probable que aparezca una nueva especie de homínidos laicos que el sapiens renuncie a la seguridad y predictibilidad de sus milagrosos y omniscientes dogmas religiosos.

Mi conclusión es que una religión desarmada no tiene nada que hacer frente a una religión en armas entendiendo al catolicismo y al laicismo como religiones desarmadas, ambas serán arrolladas por el Islamismo que nos viene, aunque el Islam y el cristianismo encontrarán espacios de convivencia como los encontraron en el pasado.

El buen salvaje

Hobbes tenia razón, Rousseau se equivocó

Steven Pinker

Recientemente me hicieron una entrevista para un reportaje sobre periodismo cientifico y la periodista me hizo una de esas preguntas que ponen a prueba nuestra concepción de la existencia y la naturaleza humanas. Me dijo, casi al terminar la interviú:

– ¿El hombre es malo o bueno por naturaleza?.

Me cogió por sorpresa y traté de explicarle a la entrevistadora que en realidad «bueno» y «malo» son conceptos muy poco biológicos, sino más bien conceptos morales. Pero pactando esa extravagancia del lenguaje y en el contexto de lo que estábamos hablando concluí diciéndole que la maldad o bondad de los actos de las personas son calificativos morales que no tienen nada que ver con las ventajas de ciertas conductas para la supervivencia o comodidad de quien los practica. Lo malo es malo para la victima de la maldad pero no para el que obtiene de su maldad ciertas ventajas. El Sapiens es un simio egoista y agresivo pero tambien es capaz de ser altruista y bondadoso.

¿Como pueden compatibilizarse ambas tendencias?

Pues a través de la teoria de los juegos, imagínese usted a una persona muy egoísta que siempre y en todas las ocasiones fuera egoísta tal y como conté en este post sobre el «grooming» o despiojado mutuo. Lo que le pasaria a una persona asi es que una vez detectado por sus congéneres seria condenado al ostracismo y ya no podria explotar a nadie de manera que sus genes se extinguirían. En el caso contrario, si imaginamos a una persona muy altruista seria constantemente blanco de abusos y ejerceria además un «efecto llamada» sobre los abusones de modo que sus dias tambien estarian contados.

Dicho de otro modo el egoísmo o el altruismo extremos serian conductas poco adaptativas que serian detectadas por nuestro prójimo con celeridad y ya no representarian entonces ninguna ventaja evolutiva: tanto los genes egoistas como los genes altruistas se extinguirían. Por otra parte está bien establecido que el atruismo en nuestra especie tiene que ver con el parentesco. Significa que somos altruistas con aquellos de nuestros familiares que portan nuestros genes pero no tanto con los extraños.

De manera que ya sabemos dos cosas, somos egoistas y somos además de egoistas bastante chauvinistas en nuestras predilecciones.

Trataba de hacerle llegar a la periodista la idea de que altruismo y egoismo son estrategias conductuales muy bien implantadas entre nuestra especie y que de su equilibrio depende eso que llamamos vida social que no es sino un consenso destinado a establecer reglas para la convivencia entre congéneres y que cada vez han ido sofisticándose más y más sobre todo a partir de la Ilustración cuando se constituyeron gracias a Hobbes y Rousseau las dos teorias más importantes sobre nuestra naturaleza, ambas opuestas entre sí.

El buen salvaje es la suposición rousseauniana de que el hombre es bueno por naturaleza y que es precisamente la sociedad quien lo pervierte.

Todos crecimos con esta idea: la escuela o los sistemas educativos era la mejor forma de transformar seres humanos en zombies, hasta Pink Floyd lo creyó asi cuando escribieron esta mitica canción de la pelicula  «El muro». Ladrillos eramos pues los individuos, ladrillos de un muro destinado a separanos los unos a los otros y de nuestra idílica naturaleza que emergería espontáneamente situando a los sujetos en escenarios tipo Icaria o los diseños socialistas de carácter utópico que emergieron en el siglo XIX como los que propiciaron Saint Simon o Charles Fourier.

Naturalmente esta idea sobre la naturaleza humana es falsa, tan falsa como la de la Tabla rasa de la que hablé en este post y sin embargo ambas son teorias que han tenido un extraordinario éxito entre politicos, educadores,  psicólogos y público en general al menos durante el siglo XX, aun hoy hay que constatar que todos nuestro sistema educativo se sustenta en la idea de que los sujetos vienen al mundo con una pizarra sin escribir (tabla rasa) y que cuanto menos intervengamos en sus instintos tanto mejor (El buen salvaje) a fin de no «reprimirlos» o «discriminarlos» demasiado.

Lo que es verdad es justamente lo contrario: que es la sociedad la que atempera el egoísmo humano y lo modula hasta lo que entendemos como convivencia dejando de lado a aquellos que no son de ninguna manera resinsertables para convivir en sociedad, psicópatas, asesinos en serie y etc.

Para mi el sistema educativo de los paises opulentos de Europa adolece de un fallo de perspectiva garrafal al no atender los hallazgos de la moderna neurociencia y aplicarlo practicamente en las aulas. Dicho esto, me gustaria decir tambien que la educación gratuita y obligatoria es un éxito de las sociedades democraticas siempre y cuando se partiera de la base -la predicción- de que no va a ser aprovechada por todos de manera similar y de que muchos niños son disfuncionales en su convivencia con otros niños a los que retrasan en sus progresos.

El mayor problema con el que se encuentran los enseñantes es que la creencia del Buen salvaje ha  erosionado gravemente el principio de autoridad y es bastante complicado mantener en las aulas el necesario recato para que puedan llevar a cabo su función siempre cuestionada no sólo por los niños sino tambien por sus padres. Los enseñantes no están entrenados tampoco para manejar situaciones de violencia en el aula que son probablemente las situaciones más frecuentes, asi como un sinnúmero de contradicciones sociales que se dan cita en los colegios como es lógico, pero con las que tienen que lidiar a diario y sobre las que voy a referirme ahora atendiendo especialmente al tema de la violencia escolar.

Si los niños no se matan entre si ya en el parvulario es porque carecen de la suficiente fuerza muscular y las suficientes herramientas cognitivas para planearlo o llevarlo a cabo. A conclusiones similares llegaron ciertos investigadores citados por Adolf Tobeña en este video donde habla de las relaciones existentes entre castigo y socialización en clave neurocientifica y que creo que cualquier enseñante deberia visionar.

Nombra Tobeña algunas experiencias grabadas en las guarderias donde los investigadores contabilizaron una a una las agresiones que llevaban a cabo los niños, se encontraron con que:

  • un grupo de niños pegaban, empujaban o mordían a sus congéneres casi cada dia.
  • otro grupo solo lo hacian cuando existia -por asi decir- un conflicto de intereses, de vez en cuando.
  • mientras que habia otro grupo que no lo hacia nunca o casi nunca.

Naturalmente este ultimo grupo -la buena gente por asi decir- eran victimas de los dos grupos anteriores y corrian con todo el gasto de la violencia que ejercían contra ellos los otros dos grupos. Y no recuerdo bien si se contabilizó en este estudio las agresiones de chicos a chicas que sufren extorsiones o abusos continuas en los lavabos que se llevan a cabo usualmente entre sexos.

Dicho de otra manera: algunos niños utilizan la violencia sistemáticamente para salirse con la suya, otros lo hacen de vez en cuando y otros (victimas propiciatorias del sistema) no lo hacen nunca y se llevan todos los golpes.

Existen al menos tres grandes grupos de dispositivos para modular la agresión innata de las personas, son estas tres:

  • El toma y daca: la agresión no sale casi nunca gratis porque el contrincante no se dejará avasallar y practicará aquello del «donde las dan las toman» de modo que los niños agresivos aprenden a modular su agresión en función de sus costos.
  • La empatía es el más potente dispositivo intrapsíquico inhibidor de la agresión, sin embargo existen muchas personas incapaces de desarrollar empatía como los psicópatas que parece que obedecen a averias en la corteza cerebral cingulada anterior, una estructura neurobiológica destinada a construir hipótesis sobre las intenciones de nuestros congéneres, (desarrollar una teoria  de la mente) e inhibir la impulsividad.
  • La supervisión, pedagogia y control. El sólo hecho de sentirse observado es un potente inhibidor de la agresividad, en este articulo los autores proponen que las creencias sobrenaturales surgieron precisamente de la necesidad de promover actitudes sociales entre los individuos.

Y cuando todo falla el más potente disuasorio para la inhibición de la agresión es el castigo. Y cuando falla la disuasión la pena.

Lo más interesante del castigo al que muchos de nuestros educadores renuncian de antemano en la creencia de que sirve para poco como metodo educativo. Lo cierto es que el castigo es inoperante en cierta clase de individuos ineducables pero curiosamente el castigo, la amenaza o expectativa creible de castigo hace crecer el grupo de cooperantes frente al desorden o el caos que hacen crecer precisamente a los insurrectos. Hobbes tenia razón cuando especuló que la mejor forma de someter el egoismo y la violencia individuales era el Estado, el gran Leviatán.

Me gustaria ahora hablar de una forma bastante común de violencia y discriminación, probablemente la mas frecuente en enotrnos escolares y que se dirige a los niños gordos o en sobrepeso y que suelen ser victimas de discriminacion, violencia verbal y fisica y aislamiento o estigmatización.

Quiero decir ahora que no sólo hay que luchar contra la violencia, la discriminación o el ostracismo sino que además los profesores tienen que luchar contra la autoestigmatización.

Sucede que ciertos niños son victimas constantes y repetidos de acoso  escolar o violencia y los padres se plantean con excesiva superficialidad el cambio de colegio o emprenden «cruzadas» para reparar el daño o las injusticias que sus hijos han tenido que sufrir.Los profesores por su parte se dividen entre simpatizantes de unos y otros y exceptuando los casos más graves los niños agresores salen impunes encontrándose con la paradoja de que un niño expulsado  de este colegio ha de ser escolarizado en otro, pues la escolarizacion es un derecho que está por encima de la disciplina. Naturalmente las autoridades educativas son prisioneras de esta contradicción y los niños disociales acaban sembrando el caos y de victimas todas las aulas que visitan.

Siendo esto cierto aunque seguramente se trata de casos de bullyling graves, los colegios están llenos de victimas menores de acosadores menos sistemáticos. Los niños en sobrepeso son los que suelen atraer la mayor parte de las agresiones al ser detectados como «débiles» y no participar en juegos violentos o competitivos. Estos niños aprenden muy pronto algo que en el futuro operará en contra suya: aprenden a colgar cualquier fracaso en la percha de su sobrepeso -que pasa de este modo a ser un beneficio- y obtienen de este modo ciertas prebendas y ventajas escolares, obteniendo simpatias entre algunos de sus profesores que tienden a sobreprotegerlos. Asi es posible encontrarse con niños en sobrepeso muy bien dotados intelectualmente que fracasan repetidamente y que se hacen holgazanes, manipuladores y que se niegan a seguir dietas o participar en deportes.

Lo cual indica que nosotros los sapiens somos muy hábiles a la hora de revertir ciertos escenarios que nos perjudican y que una «victima» puede ser un tirano con sus padres o educadores al tiempo que resulta una pieza fácil de atraer burlas de sus iguales.

Por eso concluyo en este caso que:

El mejor programa de socialización para un niño gordo es hacerle bajar de peso.

Pues cada cual tiende a encontrar una manera de salirse con la suya, unos a empujones y otros a través de la debilidad, la impotencia y si es necesario a través de la enfermedad.

Nota liminar.-

Este post es una continuación de este otro donde expuse mi forma de ver esta contradicción biológica donde los genes egoistas y los genes altruistas comparten ubicación en nuestro genoma y generan comportamientos opuestos segun la situación y dependiendo tambien de eso que hemos llamado nepotismo (la preferencia por los nuestros sobre los desconocidos) y que presenta una molesta contradicción con nuestros ideales democráticos..

¿Somos xenófobos los españoles?

La palabra xenofobia ya forma parte del lenguaje común y ha pasado de ser una palabra que designaba una fobia, en este caso un temor, aversión o precaución ante aquél que se siente como un intruso. el extranjero, al diferente, al que se le teme y del que se espera siempre lo peor para convertirse en un insulto, ahora te llaman xenófobo, machista o fascista cuando tu forma de pensar no es la que prescriben los mercaderes de lo políticamente correcto.

Aqui tienen algunos ejemplos de lo que debemos pensar:

A continuación repita este mantra cien veces «La xenofobia es una conducta aprendida» y cuando la haya repetido ese número de veces observe lo que dicen aqui en este post.

El problema es que no es cierto, la xenofobia es una conducta innata.

Y que puede observarse además muy pronto en el desarrollo ontogénico del bebé: hacia los 6 meses de edad cuando el bebé es capaz ya de identificar a su grupo familiar reacciona con angustia ante la presencia de los extraños. Todos los bebés son xenófobos pues.

Claro que llamarles xenófobos o racistas es llevar el lenguaje a su límite risible, un niño no puede ser xenófobo porque en todo caso está codificando el mundo en clave de conocidos o familiares y los distingue de otros, contra los que no tiene nada, el pobre niño solo está asustado por los desconocidos.

Y algo asi nos pasa a todos: que hemos heredado ese detector de humos en forma de reconocimientos rutinarios que realiza nuestra amígdala cerebral constantemente para detectar las amenazas que proceden de nuestro medio ambiente. Cuando alguno de nosotros se encuentra en un barrio marginal, de noche y en la oscuridad inmediatamente tendrá una señal de amenaza por la que nuestro cerebro nos advertirá del riesgo que corremos, esa emoción es la misma que sintió el niño en presencia de un desconocido. Estamos diseñados para detectar amenazas incluso las irrelevantes y la mayor parte de las amenazas para nuestra especie hoy proceden de los intrusos, una vez que han desaparecido las fieras.

De manera que todos somos xenófobos en potencia otra cosa es a quién atribuimos esa amenaza. Hacerlo por el color de la piel, por la procedencia geográfica, la conducta sexual o por la religión que se profesa no es más que un epifenómeno, en realidad en nuestros entornos lo que nos preocupa y nos atemoriza es la proliferación de la pobreza y la marginalidad a nuestro alrededor.

Y nos preocupa porque al final los paganos somos nosotros, el pueblo que hemos de mantener aquello que los politicos nos venden como un valor de solidaridad y que por lo visto consiste en aceptar cuantos intrusos dispongan a llegar hasta la puerta de nuestra casa.

Lo cierto  es que los dirigentes de la solidaridad no abren las puertas de su casa a los intrusos pero están dispuestos a abrir las de todos y del todo porque saben o creen que a ellos no les va a afectar un intruso de más en sus barrios residenciales y tampoco  se van a dedicar a poner metros de cable de cobre en sus negocios, de modo que es poco probable que los politicos resulten afactados por la rapiña obligada de los pobres que pululan por nuestro pais.

En realidad el riesgo que corren los politicos que nos imponen sus politicas es muy bajo en relación con el que corremos los ciudadanos de a pie, incluyendo a aquellos que no nos dedicamos a poner cables de cobre. Es por eso que los politicos occidentales son los únicos que pueden gobernar siguiendo e imponiendo sus ideales a los demás, en una especie de utopicocracia cínica. Y digo cínica porque no creen en ellos (en los ideales que proclaman)

Otro caso es el de nuestro vecino francés Sarkozy que recientemente ha saltado a las portadas de todos los diarios por su expulsión de los gitanos o mejor de los zíngaros del Este que se encuentran en Francia en una situacion ilegal. Y que ha generado protestas desde el Vaticano (si el Vaticano!!) que ha bautizado la norma como un nuevo Holocausto y los gitanos españoles que inmediatamente se han sumado a la protesta ciudadana.

Sin entender la cuestión fundamental: Sarkozi no expulsa  los gitanos por ser gitanos sino por ilegales y por consumir recursos de Estado de forma fraudulenta.

Los radicales han sacado todo su fuego de artilleria y hasta ha habido quien dice que se debe tolerar el tránsito de ciudadanos sin papeles o documentación. Estos anarquistas de izquierda pretenden cargarse el Estado y han visto en esta una ocasión que se les brinda para llevar a cabo sus planes de corrosión del mismo.

El error de Sarkozy, sin embargo ha sido el no darse cuenta de que el asunto de los gitanos está envenenado de origen porque los ciudadanos de hoy -aunque siguen siendo igual de egoistas como los de ayer- quieren no parecerlo y el asunto de los inmigrantes ya no es una cuestión de sentido común o de coste-beneficio sino que  se ha transformado en una cuestión moral del mismo modo que el aborto ha sufrido un proceso de amoralización y se ha transformado en una cuestión de libre elección o preferencia. Ese es precisamente el éxito de nuestro presidente Zapatero que sabe perfectamente que a una sociedad hipócrita y maniquea como la española compuesta por unos ciudadanos acostumbrados a la doble moral entre lo que se practica en privado y lo que se defiende en público  no quieren parecer retrógados y les paga en su misma moneda: parecer aun ser mas «progre» que ellos. Y lo consigue, esta es la verdad.

En eso consiste la politica: en parecer más que en hacer, como la vida misma. La apariencia se ha moralizado y la praxis se ha sometido a un proceso de amoralizacion (en este post hablé precisamente de este tema)

Papeles para todos y prebendas sociales para todos, como si los recursos fueran infinitos mientras el Estado aguante pues  el que se queje es un xenófobo, un fascista o las dos cosas.

En un experimento muy conocido de psicología social los investigadores sometieron a un grupo de estudiantes a la siguientes consideraciones morales:

  • ¿Es posible pensar en que los niños huérfanos pudieran ser subastados en Internet?
  • ¿Podriamos vender órganos al mejor postor?
  • ¿Podriamos vender el voto?

Los investigadores empezaron por tratar de convencer a los estudiantes de las razones por las que serian útiles estas medidas, darles argumentos sobre las ventajas que tendria vender órganos, subastar niños o vender el voto.

Lo que pretendian saber eran dos cosas.La primera si se trataba de universales morales. La hipótesis de los investigadores era que si lo eran,  que los tres supuestos eran innegociables y que se trataba de tres supuestos que tenian el consenso de todos los sujetos de experimentación: todos estuvieron de acuerdo es que se trataba de supuestos inmorales y que debian estar perseguidos por la ley.

Pero la segunda parte del experimento era más sutil. Los investigadores convencieron a los sujetos de experimentación de que el gobierno preparaba un  decreto para llevar a cabo estos supuestos. Pretendian investigar sus reacciones, lo que encontraron era que todos los sujetos se organizaron para combatir esa causa gubernamental y fundar instituciones politicas destinadas a combatir tales barbaridades.

Concluyeron que cuando un dilema es comprendido según la categorización de lo moral-inmoral suceden cosas extraordinarias en la motivación de los sujetos. Lo primero es una indignación que conlleva además otras consecuencias: la combatividad contra los que piensan de forma diferente. Para estos examinandos no habia vuelta de hoja, todos los argumentos en favor de los tres preceptos eran inmorales, ocultaban intenciones abyectas o intereses económicos y es por eso que habia que combatirlos, si era necesario por la fuerza.

Pocos de ellos sabian que la idea de la supremacia de la raza aria habia sufrido del mismo modo un proceso de moralizacion similar en el III Reich, Casi todos los alemanes estuvieron de acuerdo con la idea de que se perseguia un fin honesto al pretender eliminar todas las impurezas del resto de la humanidad vecina de Alemania.

Y lo que tambien ignoraban era que cuando un dilema ético adquiere el nombre de moral universal aparece inmediatamente su opuesto deseable: la doble moral, es por eso que existe la infidelidad (el matrimonio es sagrado), el incesto (los padres han de proteger a sus hijos), o la obesidad (la delgadez es atractiva y estar gordo es sospechoso).

Algo asi ha sucedido con el trato a los extranjeros, los diferentes sean por el color de su piel o por su grado de necesidad. El tema se ha moralizado y entonces aparecen todas las contradicciones: los que no estamos de acuerdo con las politicas de inmigración del gobierno de turno podemos ser acusados de xenofobos, fascistas o cualquier otra cosa, la mayor parte de la población permanece en silencio sabiendo que se arriesga a ser estigmatizado o perseguido aun siendo una victima de ciertos atropellos que cometen los intrusos de su entorno a cara descubierta y tienen además que aceptar que ser inmigrante tiene ventajas sobre el ser un ciudadano español.

La psicología de la moralizacion imprime en los sujetos una tendencia a adaptarse a lo «correcto» y a callar cuando sus opiniones discrepan de lo que se supone piensan los demás, existe un verdadero horror al ostracismo o al rechazo que procede del hecho de mantener opiniones inadecuadas y es por eso que la gente calla cuando un tema roza los grandes temas de la naturaleza humana. Nos tragamos la falacia de que los Estados no tienen derecho a poner condiciones a los ciudadanos que transitan por alli y que esos individuos son portadores de valores y derechos universales sólo por el hecho de ser humanos. Nos tragamos que Sarkozy hace deportaciones en masa a fin de confundir los raptos en masa que los alemanes hicieran en la segunda guerra mundial obviando el hecho de que aqui lo que se hace es devolverlos a su lugar de origen.

Cuando algo se moraliza pueden suceder toda clase de desgracias, la primera es la persecución de los disidentes (tal y como demuestra el experimento social citado anteriormente) y la segunda: la aparición de la doble moral.

Los moralizadores obvian la evidencia de que el primer universal que hay que respetar es el de que cada persona tiene libertad de juicio moral, tratar de imponer una opinión a los demás desenmascara una moralización y nos retrotrae a escenarios igual de siniestros como la Inquisición, el Totalitarismo comunista o el nazismo.

En conclusión: sin negar la evidencia de que existen crimenes xenófobos o discriminaciones arbitrarias relacionadas con la raza o la procedencia étnica, en nuestro entorno la palabra xenofobia hay que cogerla con pinzas pues casi siempre aparece para penalizar a los que no estamos de acuerdo con algo que se supone que es lo que hay que pensar en términos morales.

Y es por eso que los disidentes del pensamiento oficial pueden ser acusados de enfermedad mental, degeneración del juicio o de simple inmoralidad o mala fe.

O todo junto.