Ricos y pobres

Hace ya algunos dias que se ha dado por concluida la ultima escenificación de la contienda entre sindicatos y patronal a fin de llegar a un entente cordial para la reforma del mercado laboral.

Y digo escenificación porque los representantes de los trabajadores (sindicatos) y los representantes de los empresarios (patronal) no llegan a un acuerdo desde el neolítico superior pues todo está dispuesto para que asi suceda: se trata de dos formas opuestas de ver el mundo, y que no han caido en la cuenta de que el mundo ha cambiado tanto que ya no podemos resolver los problemas nuevos con aquellas estrategias antiguas.

Si usted quiere vender algo y yo quiero comprar algo, usted pondrá un precio alto y yo trataré de que usted baje el precio. El que lleguemos a un acuerdo estará relacionado con la distancia entre su precio de salida y el que yo estoy dispuesto a pagar. Lo que define esta relación es que usted no sabe hasta donde estaré dispuesto a subir ni yo se de entrada lo que usted estará dispuesto a rebajar. Una compra-venta es como una partida de póker, donde cada uno de los agentes implicados juega de farol, tratando de aproximar ese precio final que seguramente quedará a medio camino entre su propuesta y mi ofrecimiento.

Se da por entendido que usted quiere vender y que yo quiero comprar, ese es el telón de fondo de cualquier operación de venta. Ni para ti ni para mi, suele decirse.

¿Pero qué sucede cuando usted no quiere vender ni yo comprar?

Pues que no hay acuerdo, uno pide precio para saber como anda el mercado, uno va a mirar y el otro que tampoco está muy convencido de que quiera vender pone un precio por las nubes para ahuyentar al comprador o por si pica.

Algo asi sucede cuando se reunen patronos y sindicatos, escenifican una ruptura que ya se adivina, de lo que se trata es de que el personal entienda que no hay acuerdo, que es imposible. Se trata de una simulación de pacto.

Y entonces cuando no hay pacto lo que sucede es que el gobierno impone por decreto sus tesis y la oposición se pone de lado diciendo ni que si, ni que no y los sindicatos montan huelgas de mentirijillas y los empresarios a su vez manifiestan su descontento. Cuando dos no se ponen de acuerdo y un tercero impone su autoridad lo que sucede es que todos pierden, pasa en los juzgados y pasa en la vida real, tambien en las negociaciones políticas, pura teoria de los juegos.

Sucede así porque en algunos casos no se trata de aproximar posturas, no se trata de ajustar el precio, el problema de este pais no es abaratar el despido sino reformar el mercado de trabajo y hacerlo en profundidad a fin de conseguir reducir las cifras de paro pero tambien para aumentar a largo plazo la sostenibilidad de los puestos de trabajo. Se trata de adecuar el mercado laboral a los nuevos tiempos, al siglo XXI. De lo que se trata es de abaratar y simplificar los costes del trabajo por cuenta ajena.

Y esta tarea no puede ser emprendida ni por sindicatos ni por empresarios. Nuestros interlocutores sociales simplemente ya no sirven.

Pues ambos están anclados en modelos del siglo XIX en modelos industriales, en el modelo de la lucha de clases.

Los sindicatos tratan de conseguir beneficios sociales para los trabajadores y imponer “derechos” que segun su punto de vista son “sagrados” e inherentes a la dialéctica de las clases sin darse cuenta que los derechos laborales ya no son sostenibles en niguna economía productiva. Lo cierto es que el poder que han acumulado los sindicatos en nuestro pais es descomunal y si la cosa ha funcionado hasta ahora es porque habia mucho para repartir.

Y había mucho que repartir porque nuestra economia no se basa en la productividad real sino en la especulación del dinero virtual, es decir de papel. Es por eso que la deuda de nuestro país es tan alta, casi tanto como el endeudamiento de las familias.

El problema es que el pastel se ha terminado y hemos de ir acostumbrándonos a pensar en términos de menos puestos de trabajo y si fuera posible pensar en obtener una mayor calidad. Es decir que trabajen aquellos que aportan valor. El pleno empleo es una utopia caducada.

La verdad del asunto es que los que crean puestos de trabajo productivos son los empresarios, no el gobierno de turno o los sindicatos y que por tanto los gastos de los beneficios sociales no deberian correr a cargo de la clase empresarial sino de los trabajadores en su conjunto. Tendremos que ir pensando en cajas de solidaridad para subvencionar el paro y el desempleo, bajas laborales y beneficios varios.

Una vez dicho esto hay que hablar del viejo concepto de la plusvalia. Como todo el mundo sabe la plusvalia es el beneficio empresarial que todo empresario obtiene de su masa laboral.

Un empresario sin trabajadores seria un empresario sin beneficios, luego el beneficio procede del trabajo de los empleados, esta es una verdad axiomática en las reglas de juego de nuestros sistema capitalista.

Trabajo y empresa son fuerzas complementarias que se necesitan, dejemos ya de profundizar en sus diferencias, no hagamos feminismo radical con el empleo y pongamos el énfasis en la cooperación y que el Gobierno tutele las desviaciones.

El salario siempre está por debajo del plusvalor pero el plusvalor ha de estar siempre por encima del interés bancario, lo que significa que tener el dinero parado ha de ser peor que tenerlo en un negocio que cree empleo. Y además: el plusvalor ha de tener un limite.

Se supone que una ganancia del 10% para el empresario ya es un buen negocio, hasta tal punto que si todas las empresas tuvieran esta ganancia el mercado de trabajo funcionaria bien, de forma casi óptima.

Lo que sucede es que hay negocios que pueden dar en un momento dado un 100% de beneficio o más, se trata de negocios fuertemente especulativos que nada tienen que ver con la realidad económica ni con la productividad. Este tipo de negocios arrastran a la ruina a los otros, los del 10% y son además provisionales, emergen y desaparecen llevando consigo en esa marea a buena parte de los trabajadores al paro.

La mayor parte del paro en nuestro país procede de empleos que se crearon en el boom inmobiliario de los años precedentes. Un negocio que al desinflarse ha arrastrado a gran parte de la masa trabajadora en su caida.

Lo que me lleva a la siguiente pregunta: ¿puede cuaquier persona erigirse en empresario? ¿Por que no se exige una especie de oposición para serlo?

Mientras pensemos que empresario es equivalente a “pelotazo” me temo que asi será. Los gobiernos del futuro deberán impedir que los “pelotazos” existan.

Un empresario que cuando gana lo gasta y cuando pierde despide es un empresario rapaz. No habrá mas remedio que limitar los beneficios empresariales.

Y habrá que decirles a los trabajadores que no se puede ser rico a crédito. Y que cada cual tendrá que responsabilizarse de sus ingresos y de sus gastos y que es improbable que en un mundo sostenible todos tengamos piscina individual.

No será la escenificación de la lucha de clases la que resuelva el problema del mercado laboral sino la abolición de esos mismos presupuestos de confrontación lo que resolvería el problema.

Los que intentan resolver un problema son parte del problema que tratan de resolver y que les involucra a ellos, es por eso que no encuentran la solución.

5 comentarios en “Ricos y pobres

  1. Totalmente de acuerdo!! Falta una ampliación del nivel de identificación de los grupos de interés en los que se integren todos. Vuelvo a leerte, tengo que ponerme al día!!! Te mando un gran abrazo!!
    Andres

  2. Te felicito por este lùcido anàlisis, me gusta la frase de “EL PLENO EMPLEO ES UNA UTOPÌA CADUCADA”, Habrà que repartirse el trabajo en turnos màs cortos o dìas alternos……

  3. Buena descripción de cual es el desarrollo de cualquier operación mercantil y, lo que muchos se niegan admitir es que esa formula es el verdadero motor de la creatividad que posee el ser humano:

    Crear ==> vender-intercambiar ==> mejorar nuestra calidad de vida.

    Sigo leyendo..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s