Pulseras milagrosas

Me refiero a estas pulseras que están ahora de moda y que se llaman Power Balance , noticia que ha saltado a la prensa seria y de cuya existencia me he enterado hoy gracias a este articulo del Pais y a este otro del Mundo.

Si el lector se encuentra con ánimos y lee ambos articulos se dará cuenta de que la clase médica en su conjunto declara que las citadas pulseras no hacen nada y que carecen de efectividad en el tratamiento de la depresión pero a mi lo que más me ha llamado la atención no es tanto la declaración de inocuidad sino su hostilidad manifiesta y sobre todo la paradoja de hacerle publicidad gratuita a la citada pulsera.

Pues publicidad es en cualquier caso decir que la pulsera carece de efectividad, es la mejor propaganda que se le puede hacer a un artefacto asi, pues  ¿es que alguien cree que la gente compra esta pulsera por ser efectiva? Lo hacen porque la lleva Cristiano Ronaldo y Belen Esteban, por llevar la contraria al sentido común y porque quieren.

Como todos los placebos es efectiva para todo, un curalotodo y es por eso que los médicos y las autoridades sanitarias declaran que se trata de un timo y que opera por sugestión.  Lo que no explican es el por qué los placebos causan efectos inesperados en ciertas personas y cómo funciona eso de la sugestión pues la verdad es que si tal cosa existiera seria un remedio universal hasta contra la estupidez.

Pues eso es lo que todos necesitamos: un placebo que nos cure cualquier cosa por 39 euros y de paso por el glamour de imitar a nuestros famosos.

Aunque sea de orgonite como dicen aqui en este blog destinado tambien a revelar la verdad conspiranoide.

Lo que me lleva a plantear esta pregunta ¿por qué se consumen tantos esfuerzos para iluminar la verdad? ¿es que la verdad necesita publicidad, Torquemadas o comisarios cientificos?

En este post relaté una anecdota que Bessel Van der Kolk contó a propósito del estrés postraumático de los ciudadanos de New York afectados por los sucesos del 11-M.

El Gobierno después de los atentados proveyó de fondos para atender a la población expuesta con el fin de prevenir o tratar los sintomas de estrés postraumático que pudieran presentarse. Se confeccionaron dos listados, uno con las personas que tenian derecho a esta prestación y otra con los psiquiatras y psicólogos acreditados para el tratamiento del TEP.

Pasó el tiempo y Van der Kolk que pertenecia a la comisión de expertos que seleccionaba las técnicas y a los profesionales idóneos para tal menester cayó en la cuenta de que muy pocos habian optado por las terapias recomendadas segun los criterios que establece la ciencia.

Intrigado por este misterio se puso a investigar por su cuenta qué había sucedido con las victimas del suceso.

La mayor parte de ellos habian renunciado a los tratamientos propuestos por el gobierno y sin embargo habían optado por pagarse tratamientos de acupuntura, masajes, homeopatia y otros tratamientos alternativos.

Naturalmente ninguno de estos tratamientos está indicado para la prevención o el tratamiento del TEP.

Pero parece que las personas cuando han de seleccionar para sí un tratamiento no lo hacen siguiendo las recomendaciones de “la evidencia cientifica” sino siguiendo otra clase de criterios y eligen medicinas blandas.

Van der Kolk concluyó que debiamos seguir investigando las razones por las que el publico se muestra inclinado a seguir terapias no convencionales a sabiendas de que carecen de eficacia demostrada y rechazan las recomendaciones gratuitas que se le realizan desde las autoridades sanitarias.

Las razones por las que creo que las personas eligen terapias o tecnologías inciertas para tratarse sus dolencias o enfermedades es ésta:

Porque para algunas personas vale más una superstición útil que una verdad científica inalcanzable.

Siempre y cuando se cumpla la siguiente condición: que tenga sentido individual para el sujeto.

Esta es la variable critica, el sentido, y como el sentido es individual, lo que para mi tenga sentido -si ese sentido está relacionado con mi busqueda de salud- tendrá efectos positivos en mi salud, mi felicidad o mi bienestar.

Simplemente porque tiene sentido, el psicofármaco más potente que es además gratis.

Es lógico puesto que la consciencia humana trafica con significados y no con serotoninas, moléculas o sinapsis (eso lo hace el cerebro).

Decia en el post más arriba mencionado que la razón por la que estas tecnologías tienen tanta clientela responde a una unica razón:

Mas allá de la multitud de supersticiones pasadas de moda, ridiculas o contradictorias, la New Age responde a un sufrimiento real provocado por una dislocación psicológica, ontológica y social.

Y también:

La New Age manifiesta una voluntad real de ruptura con el siglo XX, con su inmoralidad, su individualismo, sus aspectos libertarios y antisociales; expresa que ninguna sociedad es viable sin el eje federador de una religión cualquiera, constituia una poderosa llamada a un cambio de paradigma.

Dicho de otra manera: quien quiera saber por qué suceden estas cosas que investigue qué hemos hecho mal, cómo hemos deshumanizado la medicina y divinizado la ciencia, como hemos sustituido el contacto humano en entrevistas operativas a través del ordenador y mirando el precio de los medicamentos, como hemos sustituido la palabra por los datos y como hemos renunciado a una medicina a medida del hombre en una medicina al servicio de las teorias: teorias politicamente correctas como la hipótesis de que la depresión es una carencia de serotonina, noradrenalina o ambas.

Teorias al fin y al cabo no demostradas pero santificadas por la ciencia, hipótesis de trabajo que han dado lugar a un mercado imponente de psicofármacos cuya evidencia cientifica es que -seguramente- no son en absoluto antidepresivos sino que a veces operan como tales en función de epifenómenos de la cascada de neurotransmisores.

Los antidepresivos son buenos medicamentos para tratar las depresiones verdaderas, pero son ineficaces en mejorar los síntomas de las distimias o las reacciones depresivas de la población no psiquiatrica, es decir de las depresiones de andar por casa, que seguramente son las más frecuentes en la población general, seguramente son fármacos algo sexistas porque mejoran más las depresiones femeninas que las masculinas pero sobre todo operan inundando las sinapsis de neurotransmisores sin que esté demostrado que esos mismos neurotransmisores se encuentran o no implicados en la enfermedad. En realidad la serotonina es el neurotransmisor de la saciedad y cuando damos un ISRS ( inhibidores de la recaptacion de serotonina) estamos operando sobre todo en el sistema sacietario sea alimentario o sexual y de paso intervenimos de forma inespecifica contra el estrés, es por eso que secundariamente los antidepresivos tienen efectos antidepresivos, un poco por casualidad.

Lo cierto es que estamos predispuestos a pensar la depresión como un desorden que nace del nivel molecular, genético, celular o sináptico y nos lo explicamos de abajo-arriba, -desde lo material hasta lo mental-sin embargo existen fuertes evidencias clinicas de que la mayor parte de las depresiones siguen el camino contrario: de arriba- abajo, surgen como disfunciones, traumas, perdidas, adversidades, disgustos, disonancias cognitivas o emocionales y atraviesan varios niveles causales hasta que por fin (en algunas ocasiones) alcanzan el nivel celular o sináptico.

Si esto último resultara ser cierto deberiamos admitir que si algo nos puede enfermar de arriba-abajo en función de significados erróneos o choques de la realidad contra nuestro aparato perceptivo o emocional tambien podemos reconstruir y sanar el nivel alcanzado a partir de neoconstrucciones de significado.

El sentido y el significado es el material con el que opera nuestra consciencia y es el medicamento mas barato que existe en la farmacopea moderna.

Si alguien mejora a través de la susodicha pulsera es porque ha logrado construir con ella una relación de significado.

¿Efecto placebo? (1)

Claro , pero si el efecto-placebo existe estará usted de acuerdo conmgio en que conocerlo mejor no obstaculizará la verdad sino que nos acercará a ella.

¿Que sucederia si aprendiéramos a usar el efecto placebo para curarnos nosotros mismos de forma voluntaria y guiados por la intencionalidad?

(1) En este post doy por buena la relación entre efecto placebo y ciertas curaciones inexplicables sin embargo el problema no se agota aqui, puesto que el efecto placebo se aplica a todo aquello que no es una acción medible fisica o quimicamente y deja por abordar la causalidad que procede de otros niveles de consciencia distintos al fisico. Pero eso tendrá que esperar a otro post.

11 comentarios en “Pulseras milagrosas

  1. De las mejores cosas que he leído sobre placebo-nocebo son suyas, maestro Carmesí.
    Y, puestos a buscarle sentido, antes que la pulsera creo que probaré la geometría sagrada de las pirámides 🙂
    Besos admirados.

  2. Yo creo que no está todo dicho sobre el efecto placebo, incluso creo que deberiamos cambiar esa fea palabra. Propongo esta “significados beneficos”

  3. Me gusta esa definicion y ¿sabes por qué? Pues porque la palabra “placebo” remite a una complacencia y la palabra eucebo remite a una armonia: a la eutimia de Democrito. ¿Me la prestas para mi?

  4. Hola. Acabo de sumergirme en tu blog y se me están quitando las ganas de salir a la superficie por un buen rato. Felicidades.
    Esther.

  5. ME ESTA SUCEDIENDO LO MISMO QUE A ESTHER…
    TRATA UD LOS TEMAS CON MUCHA LUCIDEZ.
    TODO LO QUE APRENDI DEL TEMA DEPRESION, ESTABA RELACIONADO CON ELEVAR LA SEROTONINA Y YA VEO QUE NO ES TAN SIMPLE COMO ESO…
    GRACIAS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s