Politica, inconsciente y repudio

Cuando hablamos de dinero todos estamos de acuerdo

(Voltaire)

No cabe duda de que las discusiones politicas a causa de la crisis económica están en un punto álgido. La politica ha vuelto a ponerse de moda gracias al desastre económico que se avecina y no existe foro o tertulia donde unos y otros opinen de cualquier cosa como cuando eramos jóvenes y aun creiamos en un mundo de fácil arreglo, no cabe duda de que estamos viviendo un momento histórico apasionante.

Y lo es porque vuelve a abrirse un abanico de posibilidades diversas en la evolución de las cosas, pues son precisamente las crisis los lugares de las bifurcaciones, donde los sistemas se inclinan por una u otra dirección, el colapso o la expansión.

Se me ocurrió escribir este post ayer después de haber visto este video e intervenir en un foro de Internet donde se estableció una de esas apasionadas y encendidas diatribas sobre quién es más perversa si la izquierda o la derecha. Pero el lector deberá primero oir esta entrevista del inefable Gabilondo al guru-economista de turno, Carlos Martinez de ATTAC, siglas que de sólo oirlas dan un poco de miedo. En la CNN claro.

Si ya han oido las predicciones de Carlos Martinez habrán caido ya en la cuenta de que lo viene a proponer es más de lo mismo, es decir una revitalización del socialismo del siglo XIX, como si aun fuera posible pensar en un mundo dicotómico entre los capitalistas y el pueblo trabajador, una especie de nostalgia de aquello que vino en llamarse «clase obrera» y que terminó muriendo de éxito hipotecada hasta la jubilación.

De esta dicotomia quiero hablar aqui, de esta dualidad, la que se manifiesta en politica por ser la mayormente conocida por el público en general después de la dualidad futbolera claro.

La gente o es del Barça o es el Madrid (hay quien es del Atletico, pero esto nos es más que un truco del sistema para confundir al personal, una ilusión de alternativas) como se es de izquierdas o de derechas, aunque cabe tambien ser de centro: un invento de los neoliberales que no quisieron ser confundidos con beatos de la vieja guardia.

Algunos le llaman tercera via, una especie de socialiberalismo o de marxismo capitalista haciendo la cabriola más apurada si cabe y que tiene en Anthony Giddens al último de los gurues defensores de una reforma de la reforma socialdemócrata que es al parecer el modelo que mayores éxitos propició en la Europa moderna. Hasta eso se ha venido abajo con el ejemplo de China que ha terminado demostrando que es posible la coexistencia del capitalismo con el socialismo comunista y cutre. Ser rico es posible en China siempre y cuando no se sea homosexual, es tolerable y hasta prescrito que se explote a todos los que se pongan a tiro con tal de no dar demasiado la lata con derechos individuales, un engorro.

Todas las interfases han sido ya ensayadas, con menos y con más libertades individuales, con menos y con más Estado, con menos y con más pechos al aire. Todo ha sido consumado.

Por decirlo más claramente el modelo económico liberal ha fracasado como antes ya habia fracasado el modelo socialista ¿a qué vienen tantas peleas entre dos sistemas caducados y fracasados?

La gente es de derechas o de izquierdas por la misma razón que son del Barça o del Madrid: por motivos irracionales y por otra cuestión psicológica muy importante: porque nuestro cerebro está acostumbrado a trabajar con categorías, «o esto o lo otro»; significa que operar con dualidades no sólo es fácil de aprender sino que es muy cómodo porque asi el malo siempre es el otro y uno queda libre de responsbailidad y puede dedicarse a cobrar comisiones.

Sólo asi podemos explicarnos el maniqueismo de ver corruptelas, imperfecciones e ineficacias en unos gobiernos y no verlos en aquel del que somos simpatizantes. La discusión entre buenos y malos en politica es tan insostenible desde el punto de vista intelectual que produce pena ver a nuestros politicos en esa discusión eterna y pueril del «pues tu más».

Más claramente: todos los politicos sean de derechas, de centro o de izquierdas son malos e incompetentes, mentirosos y falaces y lo son porque el sistema en el que se asientan es malo, está pervertido y se está viniendo abajo de forma agónica pues su sostén economico, «el café para todos» neoliberal ha fracasado como era de prever pues no se puede estar creciendo y endeudándose eternamente. La clave no está ya en la felicidad o en la libertad o la igualdad sino en la sostenibilidad. Sobre este asunto volveré más adelante.

Pero ahora no vale demonizar a los mercados o a la ideologia iberal pues la verdad es que fue bonito mientras duró. ¿Hay alguien por ahi que no tenga móvil?

Más seriamente: el modelo neoliberal ha producido grandes beneficios a cierta parte de la humanidad, como tambien es cierto que el socialismo y sus luchas aportaron grandes beneficios en las relaciones de producción y en el bienestar de las clases trabajadoras de esa misma parte de la humanidad. El problema es que hoy ya no estamos ahi y no lo estamos porque ya nadie produce nada útil y todo vivimos a crédito y siendo timados por nuestros conciudadanos que no saben más que producir bienes caros y probablemente inútiles.

Todo se ha vuelto insostenible.

Todos lo sabemos pero la atracción de las categorías nos empuja a olvidarlo con mucha frecuencia, la superación de las ideologias solo puede venir de algo que las abarque, que las trascienda por arriba, que suprima la confrontación y que inaugure un nuevo tipo de pensamiento, una clase de pensamiento que transforme la competitividad y la mania depredatoria -que heredamos de las constantes luchas entre los memes azul y naranja- en cooperación.

A esta clase de pensamiento se le llama sistémico y ya no hay más derechas ni izquierdas etnocéntricas sino un todos nosotros integrados.

Y ahora viene Freud.

Precisamente lo que impide esta transformación es la tendencia a mantener disociadas (reprimidas) las categorías que heredamos de nuestra forma de pensamiento categorial o dual. La consecuencia o subproducto más conocido de esta manera de catalogar el mundo es que al disociar el bien de mal nos enfrentamos a un problema sobreañadido a la simple confusión dialéctica entre contrarios: nos encontramos con que no sabemos qué hacer con ese mal que hemos desgajado del bien y lo que solemos hacer es proyectarlo afuera, otra cosa es esconderlo dentro de nosotros (lo que Freud llamó represión o verwerfung), otra maniobra es la denegación o repudio (verleugnung) es decir hacer como si no supiéramos, no querer ver.

Y lo que nos sucede con este asunto de la crisis económica y politica es que no queremos ver.

Una vez escindido el mundo necesitamos defendernos de las conceptualizaciones negativas inherentes a la dualidad y ahi es donde entra el otro y lo otro, el depositario de todos lo males mientras nosotros nos refugiamos en el etnocentrismo que al menos nos configura y nos enrosca a algo brindándonos un cierto sentimiento de pertenencia; ser del Barça o de derechas está bien porque soy parte de algo superior a mi mismo, me relaciono con los mios, con los que piensan como yo pero a cambio tengo que enfrentar a los que piensan distinto o son del Madrid. Todo va bien hasta que la confrontación se eleva hasta niveles paroxísticos y sobreviene la guerra o el enfrentamiento siempre justificado pues el destino del etnocentrismo es culpar al vecino para ahuyentar el mal que anida en todo.

La siguiente consecuencia negativa de la dualidad es que al categorizar el mundo en pares de opuestos lo desrealizamos, pues la realidad está compuesta de opuestos complementarios que solo después de haber sido categorizados se dividen: no existe realidad dual que no contenga un germen de irrealidad. Dicho de otra manera el pensamiento categorial es facil de aprender pero introduce una distorsión en nuestra prueba de la realidad. El mundo, en este caso la crisis no se resolverá resucitando viejos modelos caducados, cambiando de gobierno, convocando elecciones o suprimiendo las pensiones sino cambiando la estructura del Estado y renunciando a resolver problemas nuevos con estrategias antiguas.

La consigna es ésta: vivir con menos pero vivir mejor o dicho de otra manera: cada cual tiene que vivir con lo que tiene, el pobre no puede ser rico a crédito, el ignorante no puede ser universitario sin esfuerzo, el irresponsable no puede ser declarado incapaz.

Tenemos la posibilidad de cambiar nuestro nivel de definición si somos capaces de renunciar a la vieja división del mundo en buenos y malos, derechas e izquierdas, culpables e inocentes.

Asi se curan los neuróticos y asi se curan las organizaciones: haciéndolas avanzar hacia niveles mas altos de definición.

Y ahora vuelvo sobre el tema de la sostenibilidad para hacer un pequeño apunte de qué significa eso, dice el diccionario que sostenibilidad es el equilibrio logrado a través de los recursos del entorno, como los recursos se agotan y no son infinitos, sostenibilidad en economia significa que no es posible pensar en un crecimiento eterno del bienestar, de los recursos baratos y de la vida fácil.

Para mi el concepto (amarillo) de sostenibilidad incluye, abarca y trasciende al concepto naranja y verde de la igualdad. El igualitarismo sin limites es imposible de alcanzar si entendemos como igualdad al derecho de todo el mundo a todos y a cualquier tipo de recursos. ¿Qué sucederia si todos los chinos tuvieran piscina individual?

Determinadas igualdades son insostenibles.

Significa que sin renunciar a conseguir una sociedad lo más igualitaria posible, la forma de conseguirlo no es apelando a la «lucha de clases» sino en ascender en esos niveles de complejidad creciente que Ken Wilber describió en sus jerarquias anidadas e integrales, jerarquias que llamó de crecimiento: algo tendremos que sacrificar si pretendemos compatibilizar, felicidad, igualdad y al mismo tiempo pretendemos sostener el entorno y resguardarlo de la destructividad y de la depredación que desgajamos (repudiamos) de la totalidad mientras diseñábamos un mundo fácil basado en categorías antagónicas, un mundo dicotómico.

Para mi existe una conclusión importante en todos estos argumentos: los elementos que configuran una sociedad y las relaciones entre sus miembros tienen una representación y una equivalencia en el psiquismo humano. El mecanismo que Freud describió como represión y fundamentalmente el repudio es la clave para entender porque las sociedades no avanzan, pues hay algo en el pensamiento categorial que las impulsa una y otra vez a retroceder en busca de seguridades etnocéntricas y que tratan en todo caso de confrontarse con el que piensa de forma diferente disociando la parte de verdad que aquel pudiera haber alcanzado. Una sociedad disociada está destinada al colapso y al continuo forcejeo pues hay algo que no termina nunca de integrarse.

Y lo que se repudió vuelve y vuelve como un karma maldito.

El flato de las cerezas

Recientemente estuve comiendo en un restaurante con una persona y al llegar a los postres pedí cerezas, mi interlocutor hizo una mueca con la boca y pidió un dulce mientras afirmaba casi en un susurro:

– Es que las cerezas me dan flato.

Y me puse a pensar qué era eso del flato puesto que me vino enseguida a la memoria que se trata de una queja muy frecuente entre los pacientes, sobre todo en las pacientes que yo trato y que son adolescentes en edad de merecer y que padecen trastornos alimentarios y una crónica inconformidad con su cuerpo.

Se trata de una queja tan frecuente como subjetiva, muy similar al estreñimiento de los ancianos, es como una manía y eso me puse a pensar durante la sobremesa, puesto que aquella fue una de esas sobremesas que te permiten pensar en otras cosas mientras charlas de banalidades.

Y de esta guisa pensaba yo:

¿Cómo es posible que la gama de alimentos flatulentos sea tan extensa como que llegue a a abarcar a prácticamente todas las frutas y legumbres?. Al dia siguiente hice una pequeña encuesta entre amigos y familiares y todos estuvieron de acuerdo en acusar a las lentejas y a los garbanzos de la mayor probabilidad de flatulencia, pero lo cierto es que el listado de alimentos que provocan esta hinchazón africana y  famélica en ciertos vientres es inagotable y hasta podriamos decir que existe una flatulencia para cada cual, un poco a la carta, he comprobado también que las cerezas son más flatulentas que los nísperos, como curiosidad lo digo.

Porque lo cierto es que a mi no me interesaba saber nada sobre los alimentos potencialmente flatulentos sino sobre otra cuestión más filosófica y que es ésta ¿qué relación existe entre el flatoso y la cereza (en este caso). Dicho de otra forma, ¿Hay algo en la cereza que por sí misma sea capaz de provocar flato en una persona determinada? ¿O es la persona concreta la que es intolerante a ese gracioso fruto? Un poco más profundamente: ¿El flato que provoca la cereza es imaginario o real? ¿Se trata de un sintoma genuino o de una creencia?

Y más genéricamente ¿qué relación existe entre el enfermo y su enfermedad?

Obsérvese que en este dilema existen tres niveles lingüisticos que pertenecen a diversos registros:

  • El flato es un sintoma, una molestia real que se produce solo en algunos casos de personas que consumen cerezas.
  • Las cerezas son una fruta que contiene fructosa y que fermenta en nuestro organismo de donde extraemos sobre todo azucares y otros nutrientes, al ser un vegetal rico en celulosa puede provocar flatulencias.
  • El flatoso es una subjetividad, una manera de ser, el punto de vista de un organismo.

Mi conclusión sobre este dilema es que para que las cerezas provoquen flato es necesario que exista un flatoso.

Luego el flato es lo que hace de enlace entre la cereza (o cuaquier otra cosa) y el flatoso.

Más genéricamente: el síntoma, aquello que podemos ver u objetivar es lo que relaciona al enfermo con la enfermedad.

Más aun, la cereza no es causa del flato solo correlaciona con él.

El tema no es baladí porque las enfermedades no son entidades naturales a pesar de que los médicos hayamos de estudiarlas como tales. Las enfermedades no son plantas, ni animales, no son rocas ni rios o cordilleras, las enfermedades no son entidades sino abstracciones.

Hay mucha gente que lo dice: las enfermedades no existen sino los enfermos y a pesar de que hay mucha gente que lo dice no existe una medicina del enfermo sino una medicina de las enfermedades, una medicina que agrupa, conceptualiza, cataloga y publica densos tratados de textos que tratan de diseccionar las enfermedades. Es por eso que hay sintomas inexplicables: ¿qué sabemos del flato y del flatoso?, muy poca cosa, de lo que mas sabemos es de la flatulencia y de las cerezas.

Si el flatoso se relaciona con las cerezas a través de un sintoma, el flato, habremos de sospechar que el citado sintoma tiene algo de construcción social, un consenso. Efectivamente existe una publicidad negativa acerca de la posibilidad de ciertos alimentos para provocar flato, existe una creencia compartida -tal y como me aseguré antes de escribir este post- acerca de que existen alimentos flatulentos, una creencia que comparten ciegamente algunos de los entrevistados por mí antes de escribir este post.

Desde luego no es una creencia irracional, pero es sobre todo una creencia, como que el vino provoca jaqueca.

O dicho de otra forma: hace falta creérselo para que alguien tenga flato.

Una vez creido, se pueden evitar las cerezas, ¿pero qué sucederá entonces? Que el flatoso seguirá siendo flatoso y permutará su objeto prohibido por otro.

Es un caso más de efecto placebo, en este caso nocebo atribuido a las cerezas.

¿Cuantos sintomas mas estarán operando como falsos enlaces entre una determinada subjetividad y un malestar concreto?

Les dejaré que hagan ustedes su propio catálogo.

Profecías sanitarias para la post crisis

Todo el mundo sabe cuales son las causas del crash ecónomico que se nos viene encima: no todo el mundo puede tener móvil ni VISA a pesar de que los bancos asi nos lo hicieran creer desde 1990 para acá.

Ser rico a crédito, creer que podiamos disfrutar de un adosado, tener el coche de nuestros sueños, viajar a lugares exóticos, irse de fin de semana al pueblo o a la playa, pasar las vacaciones en Benidorm, irse de Erasmus al Norte de Europa y sestear alli sin comprender ni una palabra, pensar que después de la universidad nos espera un trabajo fijo, bien remunerado y de por vida, comprarse una vivienda o dos. Son las cosas que se han terminado, el mundo ha dejado de ser una playa de vacaciones y amenaza de nuevo con ser un valle de lágrimas.

Eso es lo que nos dicen dos de los economistas mas interesantes de nuestro pais, me refiero a Niño Becerra y Marc Vidal cuyas ideas aparecen dibujadas en esta entrevista que podeis ver en este enlace.

En realidad los economistas como Niño Becerra y Marc Vidal son unos tios bastante aburridos y nadie sensato habia oido hablar de ellos hasta hace una semana o dos. El caso es que ahora se han convertido un poco en los gurúes de la nueva era, el Niño porque ha escrito un libro apocalíptico, casi de ciencia ficción titulado «EL Crash del 2010» y el otro que mantiene opiniones un poco diferentes -aunque nada optimistas tampoco- tiene aqui un blog para el que quiera seguirle.

Dicen ellos y yo les creo que no hay que fiarse demasiado de los políticos cuando anuncian que lo peor de las crisis ya ha pasado y yo añadiría que tampoco hay que fiarse de los best sellers esos que salen de la nada especulativa de un dia para otro y que anuncian distopías como la de 1984 que ya Orwell profetizó, no tanto porque no crea en la posibilidad de entrar en una post-crisis como la que describe Niño Becerra y que si asi fuera terminaria por cambiar el mundo dando lugar a nuevas clases sociales sino porque nunca leo best-sellers y lo que procede ahora es ahorrar y si alguien tiene algo que decir que lo diga gratis, aqui en la red. No pienso comprar ese libro, pero he captado las ideas fundamentales del mismo que están en este blog de «Espiritualidad y politica» gracias a los amigos que crean valor y no cobran royalties.

Hay buenas y malas noticias, primero comenzaré con las malas, luego hablaré de las buenas y finalizaré con una profecía sanitaria que pretenderá ser paralela al cumplimiento de las condiciones que predice Niño Becerra, un poco para que mis lectores piensen qué relaciones pueden haber entre las enfermedades y la economía.

Las malas noticias.-

  • Empobrecimiento y estrechamiento de eso que ha venido en llamarse clase media  que dará lugar a una nueva clase social «low cost».
  • Empobrecimiento de las clases pasivas que verán sus exiguas pensiones constreñidas hasta el paroxismo.
  • Aumento del paro que dejará de llamarse asi y adoptará el nombre de excedentes laborales, una persona de cada tres estará en esa situacion de excedencia en 2012 y muchas de las personas que pierdan su empleo en los próximos años no volverán a trabajar jamás.
  • Disminucion del PIB y deflación: las cosas dejaran de tener valor porque nadie las consumirá, colapso de la economia, precios a la baja con pequeñas oscilaciones al alza debido a factores corrcetores que implementará poco eficazmente el Gobierno de turno.
  • Se acabaron los viajes a paises exóticos, los fines de semana, los coches caros, y el vivir como ricos siendo pobres, el vivir a crédito se ha terminado entre otras cosas porque nadie dará un credito a nadie sin solvencia lo que significa una caida sin paliativos del consumo y de la oferta caprichosa. Nos tendremos que apañar con un móvil de por vida y seguramente el automovil carecerá de interés por el racionamiento del carburante.
  • Se trata de una economía de guerra sin guerra y sin bloqueo a la cubana donde el eslogan será «solo lo necesario» en lugar de «lo que tu gustes». Necesidad y deseo acabarán divorciándose, ya veremos mas abajo las consecuencias que tiene este divorcio para nuestro psiquismo.
  • El aumento de paro aumentará la inseguridad ciudadana y la delincuencia entre todos esos miles de deshauciados laborales, el gobierno no tendrá más remedio que legalizar algunas drogas como el cannabis – tal y como describe Orwell en 1984, en este caso la ginebra- y aumentar la oferta gratuita de la televisión a fin de que el orden público no se resienta demasiado.

Las buenas noticias.-

No hay mal que por bien no venga y hay quien ya comienza a profetizar que todos estos desastres económicos son una verdadera oportunidad para el cambio de nuestro modelo productivo anticuado y tutelado por el Estado, una cuestión que no todos comparten, asi algunos creen que estamos frente a un punto de inflexión para el capitalismo mientras que otros interpretan el momento actual como un ciclo pasajero muy parecido al de 1929,a la crisis del petroleo de los 70 o al colapso del 92.

Lo cierto es que una economía basada en el automóvil, el turismo y el ladrillo no es sostenible y nuestro pais se encuentra a la cabeza de esta falacia en la que muchos aun creen, sin llegar a entender de que las tres industrias no sólo son insostenibles sino antiecológicas, es por eso que algunos piensan que:

  • La crisis y la post crisis económica será el momento para redefinir nuestro sistema de producción inclinándose hacia la innovación, la defenestración definitiva de la industria obsoleta, la reforma del mercado laboral y de la función publica estancadas en nuestro pais por causas politicas durante decenios.
  • El abastecimiento de articulos de primera necesidad no correrá peligro, los supermercados seguiran estando llenos de género, el transporte seguirá funcionando y no habrá cartillas de racionamiento salvo para la gasolina.
  • El paro que rondará el 30% de la población en 2012 obligará a una redefinición de la familia como colchón protector, se han terminado las alegres emancipaciones y de personas viviendo solas con o sin hijos a su cargo. El numero de divorcios descenderá de forma directa al descenso del PIB.
  • Es muy posible que el empobrecimiento de la población y la abolición del capricho tenga consecuencias ecológicas y hasta climáticas, no hay que olvidar que las emisiones de CO2 de industrias obsoletas son la principal causa de agresión medioambiental.

Las consecuencias sanitarias de este statu quo.-

De cumplirse las predicciones de Niño Becerra las consecuencias sanitarias no tardarian en evidenciarse. Consecuencias que tendrian que ver con estos tres fenómenos:

  • Sustitución del deseo y capricho individual por la necesidad de sobrevivir.
  • Debilitamiento del Ego en favor del nosotros, usualmente del nosotros familiar.
  • Vuelta a la idea: «un nucleo familiar, un sueldo», de consecuencias inimaginables para la salud mental de la población que volveria a tener cuidados parentales reglados y apoyos sociales consistentes.

Habría una coexistencia de dos núcleos bien diferenciados de la población, unos los desempleados (excedentes) que habitarian ciertos guettos urbanos verían incrementadas sus cuotas de sufrimiento mental relacionados con el consumo de drogas, el delito, la prostitución, la desestructuración familiar y el marasmo educativo y mental dando lugar a incrementos de la patologia dual (trastornos psiquiátricos solapados con adicciones). En otros lugares disminuirían las enfermedades relacionadas con la opulencia: depresiones, trastornos alimentarios, ansiedad, trastornos somatoformes, y lo que en otro lugar he llamado no-enfermedades y que tienen que ver con el hipercosumo yatrogénico de recursos sanitarios o de expectativas sobre la felicidad inconclusas.

Se mantendrían fijas las prevalencias de la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

En lo que respecta a las enfermedades somáticas, tanto el cáncer como las enfermedades autoinmunes sufririan una considerable disminución.

Tendriamos una sanidad tan buena como la cubana, tal y como cuentan en Science, Drain y Barry y que pueden ver en este enlace de prensa, pero no se confundan porque en realidad la sanidad cubana no es mejor que la nuestra, lo que cambia allá son las enfermedades que tenemos acá y que suelen ser producidas por la opulencia misma.

Pulseras milagrosas

Me refiero a estas pulseras que están ahora de moda y que se llaman Power Balance , noticia que ha saltado a la prensa seria y de cuya existencia me he enterado hoy gracias a este articulo del Pais y a este otro del Mundo.

Si el lector se encuentra con ánimos y lee ambos articulos se dará cuenta de que la clase médica en su conjunto declara que las citadas pulseras no hacen nada y que carecen de efectividad en el tratamiento de la depresión pero a mi lo que más me ha llamado la atención no es tanto la declaración de inocuidad sino su hostilidad manifiesta y sobre todo la paradoja de hacerle publicidad gratuita a la citada pulsera.

Pues publicidad es en cualquier caso decir que la pulsera carece de efectividad, es la mejor propaganda que se le puede hacer a un artefacto asi, pues  ¿es que alguien cree que la gente compra esta pulsera por ser efectiva? Lo hacen porque la lleva Cristiano Ronaldo y Belen Esteban, por llevar la contraria al sentido común y porque quieren.

Como todos los placebos es efectiva para todo, un curalotodo y es por eso que los médicos y las autoridades sanitarias declaran que se trata de un timo y que opera por sugestión.  Lo que no explican es el por qué los placebos causan efectos inesperados en ciertas personas y cómo funciona eso de la sugestión pues la verdad es que si tal cosa existiera seria un remedio universal hasta contra la estupidez.

Pues eso es lo que todos necesitamos: un placebo que nos cure cualquier cosa por 39 euros y de paso por el glamour de imitar a nuestros famosos.

Aunque sea de orgonite como dicen aqui en este blog destinado tambien a revelar la verdad conspiranoide.

Lo que me lleva a plantear esta pregunta ¿por qué se consumen tantos esfuerzos para iluminar la verdad? ¿es que la verdad necesita publicidad, Torquemadas o comisarios cientificos?

En este post relaté una anecdota que Bessel Van der Kolk contó a propósito del estrés postraumático de los ciudadanos de New York afectados por los sucesos del 11-M.

El Gobierno después de los atentados proveyó de fondos para atender a la población expuesta con el fin de prevenir o tratar los sintomas de estrés postraumático que pudieran presentarse. Se confeccionaron dos listados, uno con las personas que tenian derecho a esta prestación y otra con los psiquiatras y psicólogos acreditados para el tratamiento del TEP.

Pasó el tiempo y Van der Kolk que pertenecia a la comisión de expertos que seleccionaba las técnicas y a los profesionales idóneos para tal menester cayó en la cuenta de que muy pocos habian optado por las terapias recomendadas segun los criterios que establece la ciencia.

Intrigado por este misterio se puso a investigar por su cuenta qué había sucedido con las victimas del suceso.

La mayor parte de ellos habian renunciado a los tratamientos propuestos por el gobierno y sin embargo habían optado por pagarse tratamientos de acupuntura, masajes, homeopatia y otros tratamientos alternativos.

Naturalmente ninguno de estos tratamientos está indicado para la prevención o el tratamiento del TEP.

Pero parece que las personas cuando han de seleccionar para sí un tratamiento no lo hacen siguiendo las recomendaciones de “la evidencia cientifica” sino siguiendo otra clase de criterios y eligen medicinas blandas.

Van der Kolk concluyó que debiamos seguir investigando las razones por las que el publico se muestra inclinado a seguir terapias no convencionales a sabiendas de que carecen de eficacia demostrada y rechazan las recomendaciones gratuitas que se le realizan desde las autoridades sanitarias.

Las razones por las que creo que las personas eligen terapias o tecnologías inciertas para tratarse sus dolencias o enfermedades es ésta:

Porque para algunas personas vale más una superstición útil que una verdad científica inalcanzable.

Siempre y cuando se cumpla la siguiente condición: que tenga sentido individual para el sujeto.

Esta es la variable critica, el sentido, y como el sentido es individual, lo que para mi tenga sentido -si ese sentido está relacionado con mi busqueda de salud- tendrá efectos positivos en mi salud, mi felicidad o mi bienestar.

Simplemente porque tiene sentido, el psicofármaco más potente que es además gratis.

Es lógico puesto que la consciencia humana trafica con significados y no con serotoninas, moléculas o sinapsis (eso lo hace el cerebro).

Decia en el post más arriba mencionado que la razón por la que estas tecnologías tienen tanta clientela responde a una unica razón:

Mas allá de la multitud de supersticiones pasadas de moda, ridiculas o contradictorias, la New Age responde a un sufrimiento real provocado por una dislocación psicológica, ontológica y social.

Y también:

La New Age manifiesta una voluntad real de ruptura con el siglo XX, con su inmoralidad, su individualismo, sus aspectos libertarios y antisociales; expresa que ninguna sociedad es viable sin el eje federador de una religión cualquiera, constituia una poderosa llamada a un cambio de paradigma.

Dicho de otra manera: quien quiera saber por qué suceden estas cosas que investigue qué hemos hecho mal, cómo hemos deshumanizado la medicina y divinizado la ciencia, como hemos sustituido el contacto humano en entrevistas operativas a través del ordenador y mirando el precio de los medicamentos, como hemos sustituido la palabra por los datos y como hemos renunciado a una medicina a medida del hombre en una medicina al servicio de las teorias: teorias politicamente correctas como la hipótesis de que la depresión es una carencia de serotonina, noradrenalina o ambas.

Teorias al fin y al cabo no demostradas pero santificadas por la ciencia, hipótesis de trabajo que han dado lugar a un mercado imponente de psicofármacos cuya evidencia cientifica es que -seguramente- no son en absoluto antidepresivos sino que a veces operan como tales en función de epifenómenos de la cascada de neurotransmisores.

Los antidepresivos son buenos medicamentos para tratar las depresiones verdaderas, pero son ineficaces en mejorar los síntomas de las distimias o las reacciones depresivas de la población no psiquiatrica, es decir de las depresiones de andar por casa, que seguramente son las más frecuentes en la población general, seguramente son fármacos algo sexistas porque mejoran más las depresiones femeninas que las masculinas pero sobre todo operan inundando las sinapsis de neurotransmisores sin que esté demostrado que esos mismos neurotransmisores se encuentran o no implicados en la enfermedad. En realidad la serotonina es el neurotransmisor de la saciedad y cuando damos un ISRS ( inhibidores de la recaptacion de serotonina) estamos operando sobre todo en el sistema sacietario sea alimentario o sexual y de paso intervenimos de forma inespecifica contra el estrés, es por eso que secundariamente los antidepresivos tienen efectos antidepresivos, un poco por casualidad.

Lo cierto es que estamos predispuestos a pensar la depresión como un desorden que nace del nivel molecular, genético, celular o sináptico y nos lo explicamos de abajo-arriba, -desde lo material hasta lo mental-sin embargo existen fuertes evidencias clinicas de que la mayor parte de las depresiones siguen el camino contrario: de arriba- abajo, surgen como disfunciones, traumas, perdidas, adversidades, disgustos, disonancias cognitivas o emocionales y atraviesan varios niveles causales hasta que por fin (en algunas ocasiones) alcanzan el nivel celular o sináptico.

Si esto último resultara ser cierto deberiamos admitir que si algo nos puede enfermar de arriba-abajo en función de significados erróneos o choques de la realidad contra nuestro aparato perceptivo o emocional tambien podemos reconstruir y sanar el nivel alcanzado a partir de neoconstrucciones de significado.

El sentido y el significado es el material con el que opera nuestra consciencia y es el medicamento mas barato que existe en la farmacopea moderna.

Si alguien mejora a través de la susodicha pulsera es porque ha logrado construir con ella una relación de significado.

¿Efecto placebo? (1)

Claro , pero si el efecto-placebo existe estará usted de acuerdo conmgio en que conocerlo mejor no obstaculizará la verdad sino que nos acercará a ella.

¿Que sucederia si aprendiéramos a usar el efecto placebo para curarnos nosotros mismos de forma voluntaria y guiados por la intencionalidad?

(1) En este post doy por buena la relación entre efecto placebo y ciertas curaciones inexplicables sin embargo el problema no se agota aqui, puesto que el efecto placebo se aplica a todo aquello que no es una acción medible fisica o quimicamente y deja por abordar la causalidad que procede de otros niveles de consciencia distintos al fisico. Pero eso tendrá que esperar a otro post.