Decálogo para sobrevivir a la web 3.0

Cuando la verdad se pone en contacto con lo humano aparecen las contradicciones

Andrés Schuschny

Todos nosotros somos inmigrantes digitales es decir nos hemos adaptado a la red mal o bien pero no nacimos con ella: toda una generación de niños -esos que ahora  estudian en la escuela 2.0- son los nativos digitales propiamente dichos y en sus manos estarán los proximos desarrollos de la red, tanto los que ya se avecinan en la web 3.0 como los que aparecerán más tarde y que algunos profetas digitales ya llaman la web 4.0.

Soy uno de esos que cambiaron su cerebro a través de la red, supongo que lo mismo les sucedió a los que inventaron la escritura, el arte rupestre, las herramientas en la caverna, la agricultura o la imprenta. Se trata de hitos que no sólo cambiaron la sociedad sino a los individuos y lo hiceron modificando nuestros cerebros. Un ejemplo que aun nadie ha abordado desde la ciencia es el modo en que el uso del teclado -el uso de ambas manos- modificará nuestro cerebro acostumbrado a la escritura diestra. ¿Tendrá esto algo que ver con el abandono de nuestras tendencias verticales, sexistas, paternalistas, autoritarias, conservadoras y afiliativas?.

Escribir con la derecha nos hizo ser adoradores de lo conocido, hooligans del meme azul y según dicen algunos el uso de las dos manos nos llevará de cabeza gradualmente hacia una simetrización de nuestro cerebro: todos seremos asi más femeninos. Si, más aun.

Si bien esta feminización alcanzará tambien a las mujeres demasiado fascinadas aun por el poder del meme azul.

Este post es una especie de guía para aquellos que aun no han entendido qué es lo que hay que hacer para constituirse en un nativo digital, integrarse en la red como si fueramos inmigrantes aculturizados y vivieramos en un pais xenófobo que aun nos mira con cierta prevención y recelo.

1.- Constituya una identidad digital. No es necesario que sea una prolongación de su identidad real. La web 2.0 le da la oportunidad de crear una nueva identidad, lo que usted siempre quiso ser. Pero recuerde que esta identidad ha de estar bien construida y ser coherente -no alejarse demasiado de lo que usted ya es- de lo contrario será usted desenmascarado pronto o tarde. No finja ser quien no es sino conviértase en lo que siempre quiso ser.

2.- Busque a sus afines y despréndase de los pesados, los que solo hablan de politica o aquellos fascinados con la jerarquia azul. Haga lo mismo con los anaranjados que pretenden una red cierta y verdadera, el pensamiento único, hay inquisidores profesionales dedicados a este menester. Hágase desafecto a todos los memes que operan en la red por debajo del verde.

2.- No se conforme con ser un lurker, participe. La red es implacable con los cibertímidos que temen exponer su cuerpo incluso en situaciones donde no es necesario hacerlo: el temor a ser ridiculizado o criticado es el mayor obstáculo para que usted se integre definitivamente en la red.

3.- Abandone su nick. Un nick es un buen lugar para ocultarse pero no para mostrarse. Nadie deberia fiarse de un nick y mucho menos de comentarios anónimos que por definición no hay que admitir en nuestros blogs.

4.- No tenga más de una identidad digital por vez, su prestigio y su reputación digitales dependen de su credibilidad. Y su credibilidad depende de su autenticidad. Nadie es ya fiable si cambia de identidad digital constantemente. El anonimato de Internet es algo trasnochado, ideal para psicópatas pero no para las personas comunes.

5.- No utilice su identidad digital para hacer negocios. Si su interés es comercial hágase con una identidad corporativa. Internet no es el lugar para vender nada más que su propia marca, a sí mismo: su identidad.

6.- Regale y de gratis lo que le sobra: su capacidad para tener seguidores depende de su generosidad y de su capacidad para informar, impulsar, guiar, apoyar, proponer, divertir y ser un lider de opinión. Y recuerde algo muy importante: no todos hemos de ser líderes, el líder romántico -naranja- dotado de talentos o méritos especiales se extinguirá en favor de pequeños lideres locales trabajando en red. Su identidad digital deberá adaptarse a lo que usted puede dar gratis y sin esfuerzo. (Aqui hay una buena entrada sobre esta cuestión). La meritocracia naranja está en retroceso.

7.- Los liderazgos en Internet pueden ser múltiples: no ponga su Ego por delante de otros Egos salvo para discriminar a  los que no entienden que su identidad digital ha de prescindir de las razones azules que parecen presidir el egocentrismo de cuando escribíamos con la mano derecha. Sea beligerante con los competitivos y los que pretenden rivalizar o discrepar eternamente, no tolere ni la envidia ni los celos representantes del meme rojo. No discuta nunca sobre cuestiones opinables como la politica, ni abrace causas que no alcance a comprender. No se confronte jamás con opiniones azules (visiones etnocéntricas del mundo) y cuando lo haga use el humor y la paciente caridad cristiana.

8.- Si quiere promocionarse hágalo, pero de algo a cambio. Se ha terminado la publicidad unidireccional. Nadie leerá sus anuncios si no aportan algo más allá de ellos mismos, sin un plus de gracia o valor añadido, tampoco sus blogs si no tiene «ciberamigos» que le promocionen gratis movidos por una generosidad de ida y vuelta. Internet es el territorio del don.

Puede visionar como ejemplo este video, se trata de la publicidad de Evian, un agua mineral. Innovación y desarrollo, prácticamente uno no sabe qué se está anunciado. El medio es el mensaje. No existe una publicidad mas honesta que aquella que oculta el motivo de su esfuerzo: vender.

9.- Comprométase digitalmente con algo, o alguien, no defraude a su red social con abandonos, traiciones, ausencias prolongadas o temores paranoides. Dése a usted mismo, mejor regálese sin esperar nada a cambio.

10.- Seleccione s su red social por afinidades y no para otras utilidades. Prescinda de otros condicionantes como las simpatías o las seducciones sexuales. La red no empasta bien con esto y nunca podrá superar a la vida real, en cualquier caso ya existen páginas de contactos para este menester pragmático. Adáptese a la idea de que la mayor parte de sus amigos no lo serán jamás en la vida real, abandone ese romanticismo fáctico y extienda el poder de su imaginario hacia la red global. Con la vida real ya tenemos bastantes escenarios para equivocarnos en ese sentido.

Atrévase a cambiar su cerebro desde la tecnología que ya tenemos a mano.

Y renacer.

Alex Alemany: Génesis.