El meme verde y la falacia pre-trans

Ken Wilber es un psicólogo y principal seguidor del paradigma integral, un modelo que no procede de la psicología sino de otras disciplinas para las que recomiendo al lector interesado la lectura de uno de sus principales promotores: me refiero a Jean Gebser cuya web oficial está aqui.

Clare Graves y Don Beck son los teóricos de la dinámica espiral y los padres de la criatura wilberiana: un modelo explicativo del todo y una representación de la mente segun escalones evolutivos de los que he hablado en algunos post como éste .

La falacia pre-trans es una confusión cognitiva entre los niveles jerárquicos o planos de definición de la motivación, fue descrita por Wilber y supone tratar algo «pre» como si fuera algo «trans», algo elevado o espiritual como algo enfermizo, algo primitivo como moderno y sucede porque fácticamente el tipo de conductas que sugieren ambos grupos de motivaciones profundas para hacer algo pueden ser similares si bien responden a visiones del mundo muy alejadas entre sí. En este blog hay una explicación profunda de este fenómeno pre-trans.

La mayor parte de las culturas democráticas y opulentas han alcanzado ya el meme verde o sus ideales figuran ya entre los ideales politicos que sustentan la mayor parte de sus politicas estatales, aunque sólo el 20 % de la población mundial han alcanzado tal estadío.

El meme verde puede resumirse diciendo que es pluralista, relativista, tolerante, antibelicista e igualitarista. Wilber considera que el meme verde, además es la plataforma de lanzamiento desde un pensmaiento de primer orden, basado en el egocentrismo o el etnocentrismo hacia el sociocentrismo y mundicentrismo característicos de los memes amarillo y turquesa. Sin embargo el meme verde contiene ciertas contradicciones que es preciso aclarar para entender la falacia wilberiana y como los caminos de retroceso son a veces el efecto secundario de un modelo de crecimiento no integral.

Si bien el meme verde atrae ideales bien conocidos desde los 60, lo cierto es que no ha podido desprenderse de un cierto tufillo narcicista. La razón de esta contradicción es la dificultad del meme verde de integrar a sus antecesores sobre todo al meme azul (orden, jerarquia, trascendencia) y el meme rojo (dominancia, control). El resultado del ejercicio del meme verde es que se encuentra desconectado de su tradición, de alli donde procede. Existe como una amputación de todo lo que dio lugar a la afiliación verde, altos ideales y pasión por el igualitarismo a consecuencia de su negación o repudio de la jerarquia, de los absolutos y de la tradición.

Sólo asi podemos entender que nuestros gobiernos apoyen el velo islámico pero rechacen la cruz. Esta kafkiana solución de los problemas -que parece ir en contra de lo propio en beneficio de lo ajeno o lo exótico- solo puede entenderse si comprendemos que el meme verde es un poderoso atractor de la tolerancia pero no de la tradición. Que nuestros gobernantes sean incapaces de resolver conflictos internacionales y se avengan a pactar con piratas o con gobiernos tiránicos de igual a igual por el horror y el rechazo a desplegar la fuerza militar (meme rojo) ni siquiera como disuasión: hay que recordar ahora que el gobierno actual llegó al poder por su oposición frontal a la guerra con Irak. No hay más que ver el comportamiento del gobierno y los errores en serie cometidos en los casos de los piratas somalíes o del caso Haidar -que pone en jaque al Estado con una huelga de hambre- para darse cuenta de que nuestro gobierno se encuentra infiltrado por los valores y creencias del meme verde sin haber sido capaces de integrar valores y creencias de los memes anteriores (rojo, verde y naranja) de una forma armónica e integral.

Integral significa en este caso que se trataria de formar jerarquias anidadas, donde unas son trascendidas por las otras, prolongadas y contenidas. Las ideas politicas del mismo modo que sucede con las ideas individuales pueden crecer de dos formas, una es siguiendo este modelo de anidación -transformación- y otra muy distinta es a través del modelo disociado,  el modelo lineal de los montoncitos donde cada uno de ellos se encuentra aislado del siguiente y con mucha frecuencia alguno es apartado, negado o rechazado.

Y que se expresa con la conocida frase «A mi nadie me dice lo que tengo que hacer» que en la práctica supone el respeto de las decisiones de todos aunque esas decisiones lleven a contradicciones insuperables como ha sucedido en España con el modelo Autonomico. Si los catalanes deciden su futuro, los valenciano el suyo y los gallegos hacen lo mismo ¿quien se ocupará del bien común? ¿quien velará por los intereses de la mayoria?

Asi lo rojo (lo militar) seria trascendido por lo azul (el orden) y lo azul por lo naranja (lo racional) y más tarde lo racional por lo verde (el igualitarismo). El error de los que se encuentran instalados y cautivos en el meme verde es que no tienen en cuenta su propio desarrollo, el que les permitió llegar a un estadío evolucionado de la conciencia verde: algunos problemas humanos, nacionales o internacionales no pueden resolverse desde el meme verde y se impone bajar de nivel.

Y aqui es donde entra de lleno la conceptualizacion wilberiana de la falacia pre-trans: el buenismo demostrado por el gobierno para tratar de resolver problemas complejos en clave internacional como en el caso Haidar: darle el pasaporte español por ejemplo o dejarla entrar en nuestro pais por razones humanitarias choca de lleno no sólo con los adversarios políticos implicados sino tambien con los propios sujetos presuntamente victimas que acaban convirtiéndose en tiranos del propio gobierno que les dio cobijo en una especie de coacción intolerable. Pero el meme verde no acaba aqui con su lista de contradicciones porque los juristas -capturados tambien por el brillo humanitario de su tiempo- dicen que no podemos obligar a la Haidar a alimentarse forzosamente.

Nunca entenderé por qué una anoréxica puede alimentarse forzosamente o a un miembro del GRAPO (me refiero a la huelga que llevaron a cabo en los 80) pero no a un miembro de ETA como Josu Ternera o a una activista saharauí. El meme verde es además de todo lo dicho tambien profundamente estúpido cuando de lo que se trata es de salvarle la vida a alguien a pesar de sí mismo: de lo que se trata en cualquier caso es de preservar «la libertad de coacción»por encima de la vida, es como si todas las opiniones tuvieran el mismo valor. Una enfermedad autoinmune.

Y es precisamente este otro de las grandes defectos del meme: persuadidos de que todas las opiniones y todas las creencias tienen el mismo valor, el meme verde termina por relativizarlo todo haciendo honor a su clase de pensamiento liquido o postmoderno. Se trata de la negación de cualquier absoluto, herederos del ateismo naranja los materialistas del meme verde terminan por parecer a veces pusilánimes o puritanos y a veces impositivos o intrusivos.

Nos imponen sus ideales y modelos de vida con eso que ha venido en llamarse «lo politicamente correcto» hasta hacerse pesados o «metementodo» como recientemente ha sucedido con el decreto sobre «cultura sostenible» donde el gobierno tratando de sortear a la opinión publica trató de aprobar una norma alegal para meter las narices en nuestros ordenadores y todo para proteger los derechos de los artistas de su cuerda, los que les sacan las castañas del fuego y las pancartas cuando hay que decir que no a los memes rojos o azules.

Nos imponen sus ideales pero en el fondo no se los creen porque en palabras de Wilber no han terminado de resolver la integración de sus propios desarrollos anteriores infiltrados de control, dominio y egocentrismo y es por eso que regresan a ellos cuando tienen que abordar cualquier conflicto como un neurótico común:

Puesto que se supone que ninguna visión es intrinsecamente mejor que otras -por su negación de jerarquias de valores- no puede remendarse ningun curso real mas que compartir todas las visiones y si en cualquier caso alguien manifiesta sus ideas con convencimiento estas serán descalificadas por considerarse autoritarias. Un refrán muy corriente entre los años sesenta fue este:

La libertad es una reunión interminable.

Y lo que suele suceder es que los que así piensan o caen prisioneros de este meme al no ser capaces de mudar sus jerarquias de dominio en jerarquias de transformación es que están condenados a retrotraerse a los memes anteriores egocéntricos que actuan como un imán para los «yoes» verdes atrapados en su campo. Y asi sin quererlo los pacifistas verdes terminan por retrotraerse a escenarios de dominio y de control (memes rojos) y terminan imponiendo su propia jerarquia a los demás de una forma invertida: propugnan por ejemplo la educación pública para los demás pero ellos llevan a sus niños a la escuela privada, piden austeridad a la población pero ellos siguen con sus carisimos desplazamientos, móviles y gastos de representación, etc.

Lo que les diferencia del meme azul (mitico-religioso) es que aquellos trataban de hacernos vivir de la misma en que ellos vivian mientras que estos se conforman con que ellos puedan hacer lo que deseen haciendo comulgar a los demás con ruedas de molino.

El meme verde solo puede salirse de sí mismo y virar hacia el amarillo con una verdadera integración de todos los memes antecesores. Del «nosotros» a «todos nosotros», del pensamiento de primer grado al pensamiento holistico, de la jerarquia de dominio a la jerarquia de transformación, del egocentrismo al sociocentrismo y el mundocentrismo solo puede transitarse a través de un trabajo de aceptación de aquellos memes que nos sostuvieron para que pudieramos llegar hasta aqui.

Ya lo dijo alguien:

«Aquellos pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla».

No se refería precisamente a la memoria histórica sino a la memoria memética.