Verdades y falsedades de la teoria de la conspiración

29.Kennedy-Dallas-22nov1963

La teoría de la conspiración es una creencia que como todas las creencias contiene algunas verdades mezcladas con grandes falsedades que se intercalan con algunas evidencias que bien agitadas y divulgadas dan lugar a un teoria general de la sospecha que sorprendentemente captura a personas bien informadas como público consumidor.

Aunque existen muchas teorias conspirativas especificas, el término «teoria de la conspiración» agrupa a varias creencias que tienen como elemento comun la suposición de que existe en el mundo un plan o agenda dirigido por personas invisibles y ocultas que pretenden dominar tanto el mundo como las mentes de los ciudadanos -como si se tratara de aquel inolvidable «Gran Hermano» de Orwell- que desde alguna lejana atalaya manejan nuestras vidas  y destinos.

Hay personas que se dedican a divulgar como funcionan los mecanismos de este complot universal mezclando distintas disciplinas, politicas, neurobiológicas, teoría y místicas cuánticas, hipnosis, antibelicismo, espionaje, antimonetarismo, etc. Uno de estos divulgadores es David Icke una especie de showman o predicador al que no podemos negar sus dotes de comunicólogo algo que contrasta con su escaso rigor intelectual.

En este enlace hay una conferencia suya nada menos que en una de las instituciones más prestigiosas del mundo: la academia de Oxford. Es importante que el lector visione este video para entender como los conspiracionólogos combinan algunas versiones de hechos mal explicados por las versiones oficiales con otro tipo de hechos e interpretacioens inverosímiles. Y como, además, son capaces de combinar estos eventos para dar la impresión -demostrar- de que existe una trama destinada a ocultar las verdaderas intenciones de estas superélites que dirigen nuestra vida desde algun lejana torre de Manhattan.

Este post está destinado a ofrecer mi opinión sobre esta supuesta trama conspirativa en la que algunos de sus fundamentaciones son posibles por verosímiles, algo seguramente necesario para que lo mas dificil de tragar sea a su vez integrado sin critica.

Verdades y falsedades

Que el mundo está dominado por élites financieras y politicas, lobbyes periodisticos o intereses empresariales es algo que está fuera de toda duda. Otra cosa es suponer que esas élites están coordinadas entre sí obviando la evidencia de que cada uno va a lo suyo movidos por algo más intangible que una reunión de canallas: el Gran Lucro o el beneficio económico puro y duro. ¿Para qué inventar una secta de Illuminati si el concepto de Capital es suficiente para explicar el orden del mundo?

¿Por qué suponer que nos pretenden controlar si todos nosotros ya estamos capturados por el consumo y el beneficio económico o personal? La codicia ha logrado penetrar nuestros imaginarios convirtiéndose de hecho en nuestra motivación prinicipal Es verdad que los Illuminati se esconden en nuestra mente y en nuestras inclinaciones y deseos, se llama pasión por el beneficio, nosotros somos nuestros principales enemigos.

De lo que se trata es de aumentar las cuotas de mercado, y es por eso que el Capital pretende una globalización de los mercados, penetrar más facilmente y sin barreras administrativas o politicas aqui y allá como una célula cancerosa. Ahora bien el Capital sabe perfectamente (el capital no piensa pero tiene un discurso propio) que en un mundo empobrecido no ha lugar para vender nada de manera que el empobrecimiento de la población no es una estrategia eficaz para sus planes.

Otra cosa es que para construir algo haya antes que destruirlo y es por eso por lo que existe la guerra, los grandes negocios se hacen en ambientes bélicos y postbélicos. Tambien es verdad que la industria armamentística por si misma genera gasto y consumo de «bienes armamentísticos» que son tambien negocio para aquellos que los venden y tambien es verdad que el control del petróleo ha sido durante el siglo pasado y parte de este el gran objetivo de los sucesivos gobiernos USA que son los que han emprendido mayormente incursiones bélicas locales.

Tambien es verdad que los medios de comunicación difunden verdades parciales y apoyan aquellas versiones oficiales que los gobiernos concretos consideran más apropiadas para sus intereses. Los informativos se convierten asi en meros difusores de propaganda politica y de verdades a medias, no es de extrañar puesto que los medios de comunicación están casi todos controlados y financiados por los gobiernos lo que hace que la información que llega a los ciudadanos esté sesgada y contenga grandes lagunas o incertezas protegidas además por el sagrado derecho a la «información libre».

Es verdad, por ejemplo, que el asesinato de John F. Kennedy no estuvo bien explicado y que existe una sospecha razonable de que el gobierno de entonces ocultara datos a la opinión publica, algo muy parecido a lo que sucedió con el atentado del 11- M en Madrid: algunas versiones oficiales son un insulto a la inteligencia. Otra cosa es que se presente el 11-S como fruto de una conspiración venida desde dentro de los propios USA para justificar la invasión de Irak o que se asocie el atentado del 11-M con intereses electorales del PSOE, una cosa es que le fuera bien y otra cosa que lo perpetrara o lo planeara.

Personalmente no creo en las teorías que asocian directamente un evento con una lógica predeterminada aunque no pueda negarse cierta intencionalidad en la comisión de estos atentados. El 11-M cogió a todos con el paso cambiado: gobierno y oposición quedaron perplejos y tardaron en reaccionar, naturalmente cada uno intentó llevar el agua su molino, pero fue la paranoia ciudadana la que derrocó aquel gobierno y no un plan organizado desde alguna instancia politica, no habian Illuminati ni tampoco Al Qaedas detrás de la operación sino instancias de aqui y de allá que operaron descoordinamente aunque echaron mano de complicidades manifiestas que quedaron en evidencia durante el juicio.

Menos aun creo en la teoria que asocia el virus del SIDA a un complot para eliminar individuos «prescindibles», ni tampoco en la idea de que detrás del virus de la gripe porcina se encuentren capitostes de la última administración Bush intentando provocar el caos mundial. Dicho de otra manera hay motivos para mantener teorias conspiracionistas siempre y cuando tengamos un buen mapa del mundo pero no cualquier explicación resulta y es verosimil.

Los politicos no son fiables ni los medios de comunicación, los gobiernos menos aún pero no hace falta agrandar sus mentiras construyendo otras, pero los sujetos individuales estamos infiltrados por una mentira similar, de hecho incluso vamos a votar y votamos mas a gusto cuanto mas emparanoidizados estamos: la democracia solo cambiará cuando los ciudadanos nos cansemos de elegir entre lo malo y lo peor y el mercado no lo hará hasta que dejemos de consumir. Tambien es verdad que hay una constante intromisión de los Estados en las vidas privadas de los sujetos individuales pero este fenómeno es bilateral y no sólo procede del comprensible  deseo de los gobiernos en obterner control sino de la insaciable bulimia de seguridad de los propios individuos, consumidores constantes de entornos proteccionistas y tutelados. Sin renunciar a prestaciones sociales ¿quien se opondrá a este estado de cosas?

Los alimentos transgénicos, las vacunas. los microondas o la telefonia móvil no son más peligrosas que ser monja católica en Pakistan, la industria del frío o la láctea ni más que aventurarse un fin de semana en su propio automóvil, meter todos estos elementos en un mismo paquete desfavorece la causas criticas y mezcla churras con merinas descalificando a los abanderados del cambio que persiguen metas razonables o defienden simplemente otro modelo económico y social más justo y diseñado a una escala humana.

Como contraejemplo al video que anteriormente cité podeís visualizar este otro de la serie Zeitgeist sobre el nacimiento del dinero para que veais que hasta los gobiernos han echado mano de la conspiración para justificar muchas de sus acciones, utilizando los mismos argumentos que mantiene el susodicho Icke: que esos iluminatti proceden de una estirpe de reptiles.

Con eso está todo dicho acerca de su talante intelectual.

¿Y entonces por qué les creemos o resultan tan simpáticos y verosímiles para algunos?

geb_logo

Aqui lo dice precisamente Richard Hofstaeder, el autor de «Godel, Escher , Bach». Es una necesidad nuestra de proyectar afuera lo que no es admisible tener dentro:

Algunos historiadores han señalado el elemento de proyección psicológica en el conspiracismo; es decir, la atribución a los supuestos «conspiradores» de características indeseables del ser. Richard Hofstadter, en su ensayo The Paranoid Style in American Politics, afirma que:

…es difícil resistir la conclusion de que este enemigo es en muchos aspectos la proyección del ser; los aspectos tanto ideales como inaceptables del ser se le atribuyen a él. El enemigo puede ser el intelectual cosmopolita, pero el paranóico lo excederá en el aparato de la erudición… el Ku Klux Klan imitó al catolicismo al punto de usar prendas sacerdotales, desarrollando un ritual elaborado y una jerarquía igualmente elaborada. La John Birch Society simula células comunistas y operación quasi-secreta a través de grupos «frontales», y reza una persecución sin piedad de la guerra ideológica a lo largo de líneas muy similares a las que encuentra en el enemigo comunista. Portavoces de varios «cruzados» anticomunistas fundamentalistas expresan abiertamente su admiración por la dedicación y disciplina que clama la causa comunista.

Richard Hofstadter
Tomado de la wikipedia