El desorden del Sr Down

Hay palabras que sólo invocan un significado concreto, otras son ambigüas y evocan simultáneamente varios sentidos. Pero hay palabras que tienen un aura, llevan en sí incrustadas como un halo donde se pegan las buenas y las malas intenciones. una de estas palabras es la palabra “aborto”. No existe una palabra mas cargada de intencionalidades opuestas como ésta. Aborto es una palabra que evoca la libertad con el propio cuerpo, pero tambien un dilema moral, una conducta criminal, un abuso eugenésico, el miedo y la culpa, evoca quirófanos y hemorragias clandestinas y al mismo tiempo evoca una sexualidad desbocada y prohibida como tambien la irresponsabilidad, la ignorancia y la conveniencia. “Aborto” evoca necesidades económicas y miseria, abusos sexuales pero tambien malformaciones congénitas: errores provocados por el desorden natural y la mano del hombre que corrije los defectos de la vida mediante su dominio del mismo y depositando luego sus hallazgos al menú desplegable de lo posible.

El sindrome de Down es uno de esos ejemplos donde podemos atisbar el desorden natural. Se trata de un error cromosómico, sin saber por qué el par 21 de los cromosomas humanos se transforma en un trio. Los portadores de esta anomalía congénita presentan un aspecto morfológico especial bien reconocible y que hemos llamado mongoloide. El cuadro clinico completo de este desorden cromosómico se encuentra aqui, pero vale la pena resaltar que los nacidos con el sindrome de Down son usualmente personas con distintos niveles de inteligencia, los hay bastante inteligentes mientras que otros son bastante profundos, pero todos tienen una caracateristica que les une: son personas sociables, cariñosas y dóciles, casi siempre educables y hoy con una expectativa de vida similar a la de cualquier otra persona, están poco dotados para altos rendimientos fisicos o intelectuales pero compensan este déficit con su capacidad de dar y recibir simpatía y amor, algo que he oido muchas veces en los padres de estos niños es la frase: “doy las gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de tenerle, ahora gracias a él ya se lo que es el amor”. No cabe duda de que el sindrome de Down es la causa más frecuente de retraso mental en nuestro entorno, mejor dicho lo era porque segun esta noticia publicada en el Pais, el sindrome de Down se encuentra en vias de extinción.

No se trata de una extinción natural sino de la consecuencia de la intervención de la voluntad humana en los embarazos, el sindrome de Down ha caido dramáticamente de la estadisticas que señalaban un caso cada 750 partos. Ahora en España sólo nace un niño con Down de cada 1100 partos, ¿donde están los cerca de 350 que faltan?

Simplemente no llegaron a nacer, no les dejaron.

sindrome

¿Tendrá derecho a nacer?

Claro que esta noticia sobre la disminución de casos de sindrome de Down tiene otra lectura, una lectura eugenésica que seguramente será bien acogida por nuestras autoridades sanitarias. ¿Es bueno o es malo que haya menos incidencia de Down en la población general aunque sea a través del expeditivo metodo del aborto?

De eso va este post, de contestar a esta pregunta.

La palabra “aborto” ya he dicho que tiene una especie de halo o aura donde van pegadas sobre todo dos ideas fundamentales, una es la palabra “crimen” y otra es la palabra “libertad”. Y las dos palabras vienen pegadas al aura con bastante razón, efectivamente el aborto es la supresión de una vida en ciernes y evidentemente hay casos que aconsejan a la embarazada deshacerse del producto de su gestación por unas u otras razones pero siempre supone una violencia contra el embrión. Estas dos palabras sin embargo no son nada neutrales porque dividen el mundo en dos clases de personas:

  • Los católicos sobre todo, pero no sólo ellos que mantienen el punto de vista de que cualquier vida, aun embrionaria, es una vida que hay que respetar y proteger.
  • Y aquellos que ponen el énfasis en que la madre es la propietaria de su feto (y de su cuerpo) y que por tanto tiene derecho a usarlo a su conveniencia.

En realidad estos dos puntos de vistas confrontados politica, moral y socialmente son puntos de vista extremos y radicales que no representan a la abortadora media que suele ser una mujer con escasos recursos económicos, que vive sola o que lleva una enorme sobrecarga familiar y laboral, que tiene índices de escolarización bajos o que no conoce los metodos anticonceptivos y usa el aborto como medio de control de natalidad (es el caso que más abunda entre las inmigrantes). O bien se trata de adolescentes, de descuidos, de fallos en las medidas anticonceptivas, de estupros aun consentidos o de embarazos extemporáneos o sentidos de una manera tal que impiden a la embarazada planear llevarlo a término. La mayor parte de los abortos pertenecen a este amplio grupo de razones sin contar con aquellos abortos que son en realidad prescripciones médicas tanto en enfermedades mentales que precisan tratamientos muy peligrosos para el feto o las malformaciones que suelen detectarse un poco más tarde en ambientes médicos.

Si el lector sigue los argumentos anteriores caerá en la cuenta de que las razones para abortar pueden clasificarse en tres grandes grupos, las médicas ,las sociales y las de interés personal, pero no aparece por ninguna parte el gran dilema del aborto, es decir su aspecto moral. Significa que la sociedad ha transformado una opción moral en una condición higiénica, de estilo de vida o de militancia politica. ¿Pero donde está el aspecto moral de esa decisión?

Si la moral no es tenida en cuenta es por una razón fundamental ¿en nombre de qué apoyar una decisión como esa? hay muchas razones para el si y muy pocas razones para el no si uno no es un catolico ferviente, ¿por qué un agnóstico o un ateo deberia renunciar a su comodidad u oportunidad y llevar un embarazo adelante en contra de su propio interés?

Es evidente que la moral que tenemos no sirve para orientarnos en un dilema como este y la razón es que estamos enclavados en un concepto de moral determinista. A la moral le pasa lo mismo que a la ciencia: se vendió a un Fundamento externo, la moral a Dios, la ciencia al metodo experimental y seguimos creyendo que si no creemos en Dios todo es moral, lo que hace coincidir la moral con la subjetividad y el emotivismo, asi existen tantas moralidades como sujetos pensantes abrumados por sus propios problemas y que no se plantean la interrupción del emabrazo como un dilema moral. Se trata de una postura nihilista en el fondo que es paralela a la creencia de que sólo es ciencia aquello que puede medirse a través de ecuaciones, fórmulas y ensayos con animales. Además se da otra circunstancia histórica que no podemos pasar por alto,  la moral ha sido usada como imposición de un grupo contra otro, pervirtiendo la verdadera moral que es algo que no puede ser impuesto, de lo contrario deja de ser moral y se convierte en dogma cuando no en condenación o en delito juridico.

Dicho de otra forma la moral es una herramienta individual que no puede ser impuesta pero que necesita un Fundamento: necesitamos saber para qué hemos de ser buenos, por qué es bueno ser bueno.

La decisión de abortar es pues una decisión moral que precisa de un Fundamento distinto a la regla social, a la ciudadania entendida como la norma que hace posible la convivencia o a la culpa individual superviviente de la noción del pecado religioso. En realidad contemplada de ese modo abortar solo resultaria un pecado contra Dios, si el Estado ya no lo considera un delito sólo queda el reducto teista.

Nos hace falta una moral indeterminista que nos aclare el por qué abortar no es algo saludable, ni algo bueno en sí mismo, ni algo que nos hace más libres o menos dependientes de nuestro entorno inmediato, una moral que nos aclare qué relaciones tenemos con nuestro cuerpo y quién es el propietario de ese embrión que pugna por crecer en el vientre de su madre. Y que al mismo tiempo contemple las excepciones de la miseria, la ignorancia o la victimización.

La naturaleza se manifiesta a través del desorden, a través del caos. Tal y como decía David Peat la naturaleza conspira para establecer fluctuaciones en los sucesos individuales. Significa que el universo, todo lo vivo y todo lo inanimado que conocemos de nuestro mundo se encuentra en un movimiento oscilatorio y conectado de una manera u otra y se manifiesta en secuencias de orden y desorden cíclicos. El sol sale siempre por el Este y nos da la seguridad de que el universo está presidido por un cierto orden pero el sol pierde combustible térmico y algún dia se apagará como se funden las estrellas en un colapso que los fisicos denominan crunch y donde emerge un agujero negro. Todo en la naturaleza persigue un fin determinado: la manifestación de ese desorden, es por eso que existen las enfermedades, los tsunamis, los huracanes, las sequias y las inundaciones, la crisis económica, las guerras y los desastres ecológicos, es por eso que existen las cromosomopatías, y es por eso que existe el sindrome de Down.

Lo importante es entender el mensaje de la naturaleza, sabemos que el sindrome de Down está provocado por una trisomia del par 21, pero no sabemos por qué se produce. Y no lo sabemos porque esa pregunta es buena para entender los procesos determinados pero es inútil para entender aquello que está indeterminado y procede del desorden natural. El sindrome de Down ni sabemos ni sabremos nunca por qué se produce, es un accidente cáotico que a nosotros se nos antoja simple y ciego azar pero no es cierto. El azar es una abstracción matemática, pero no existe en la naturaleza. El azar a ojos del caos no existe, el azar es el caos visto desde el egoísmo. Y la única postura buena con respecto al caos y los procesos indeterminados es comprenderlos no para predecirlos (son impredecibles) sino para entender como funcionan las cosas en esa conspiración que introduce la naturaleza en la vida para aceptar nuestra parte en ese reparto de sucesos. La pregunta ¿por qué a mi? no tiene respuesta, salvo si nos comprendemos como parte de esa Totalidad que nos incluye a nosotros mismos.

Es lícito que el hombre minimice el impacto de las enfermedades, se tomen medidas para favorecer a los más débiles, se pongan en marcha programas de atención y de asistencia a colectivos enfermos, son buenas las medicinas sociales que acercan la tecnologia médica a todo el mundo en condiciones de igualdad y gratuidad. Son buenas las medidas económicas que toman las gobiernos para frenar la tendencia caótica de la economía o los astrónomos para medir las trayectorias de los meteoritos que puedan causarnos daños. Pero no son buenas las medidas eugenésicas que suprimen fetos a la carta de la conveniencia de sus madres o impulsados por diagnósticos médicos, no es bueno meter la mano en la caja del caos. Y no es porque Dios vaya a enfadarse por ello sino porque el desorden buscará otra manera de expresarse.

¿Si suprimimos el sindrome de Down (por ejemplo) estamos contribuyendo a mejorar la salud de la proxima generación o a empeorarla?

No hay más que ver los resultados: cada vez existen más síndromes del espectro autístico (indetectables durante la vida intrauterina), sindromes neurodegerativos raros que ni siquiera tienen nombre, enfermedades nuevas en busca de diagnóstico, cánceres diversos y trastornos del desarrollo y del aprendizaje de nombres exóticos, si echamos un vistazo alrededor de las enfermedades que tienen los niños de hoy caeremos en la cuenta de que la mayor parte de ellas eran bastante raras hasta hace muy poco tiempo, algunas de ellas ni siquiera han sido aun filiadas, pareciera como si la naturaleza se encargara de traernos lacras nuevas ahora precisamente que habíamos conseguido disminuir aquellas que pueden detectarse precozmente: el sindrome X frágil, las miopatias, la corea de Huntington, el sindrome de Klinefelter o el sindrome de Turner, asi como las oligofrenias debidas a accidentes del parto han disminuido por razones distintas: unas porque se ha mejorado la atención ginecológica pero otras son consecuencia de la eugenesia directa, la que se hace a través del aborto electivo.

Parece que a la Totalidad no le gusta que los hombres se inmiscuyan en sus planes y conspira para seguir introduciendo desórdenes, si no le dejan construir trisomías en el par 21 inventará otras cosas indetectables para los médicos. La Totalidad siempre se manifiesta en la parte, de una manera u otra, si no lo consigue con enfermedades nuevas, inventará desgracias, calamidades y desastres ecológicos, crimenes sin sentido o violencia social. El desorden ha de salir por un lugar o por otro.

Visto de esta manera el aborto vuelve a adquirir un sentido de decisión moral pero la disyuntiva no está ya en ser de derechas o de izquierdas sino en si usted es determinista o indeterminista. Y el mundo por desgracia está lleno de deterministas de manera que no hay que ser demasiado optimista: el mundo se dirige hacia el caos, hacia el fin de una era.

Cuanto más pronto llegue mejor.

¿Os acordais?

Es la eterna lucha de Control contra Kaos, en la serie “Superagente 86”

10 comentarios en “El desorden del Sr Down

  1. Un tema espinoso este de tan crudamente que entronca -en efecto- con la moral. Siempre creí que, en caso de duda, había que tomar por referencia la madre naturaleza (los animales no se matan entre sí, los animales no destrozan su hábitat, etc) hasta que supe que los leones macho a veces -cuando les interesa- asesinan a sus propios hijos. Y si nos remitimos a referencias self-made, entonces la cosa se complica porque habría unos 6.500 millones de morales. ¿A qué filósofo escoger como mejor moralista?
    Un tema larguísimo perfectamente esbozado.

  2. El problema de la moral, generalizando; creo yo, reside en lo que ya dijo kant hace tiempo:

    “Los hombres que obran según principios son muy pocos, cosa que hasta es muy conveniente, pues con facilidad estos principios resultan equivocados, y entonces el daño que de ello se deriva llega tanto más lejos cuanto más general es el principio y más firme la persona que lo ha adoptado. Los que obedecen a la bondad espontánea son muchos más, y está bien, aun cuando no pueda ser contado como mérito particular de la persona. Estos instintos virtuosos fallan a veces; mas, por término medio, cumplen perfectamente el gran propósito de la naturaleza, lo mismo que los demás instintos, merced a los cuales se mueve con tanta regularidad el mundo animal. Los que como único punto de referencia para sus esfuerzos tienen fija ante los ojos su adorada persona y procuran hacer girar todo en torno de su egoísmo, como eje mayor, son los más, y esto viene a resultar también muy beneficioso; ellos, en efecto, son los más inteligentes, ordenados y precavidos; dan consistencia y firmeza al todo, y , sin proponérselo, son útiles en general en cuanto facilitan las necesidades imprescindibles y preaparan las bases sobre las cuales las almas delicadas pueden extender la hermosura y la armonía.”
    Lo bello y lo sublime. Pag 40 editorial ESPASA

  3. Lo que viene a ilustrar el hecho de que a veces los dilemas morales no tienen respuesta desde dentro de la Moral sino a veces y tal como señala Maxi desde la estética, desde la belleza.

  4. A mi juzgar se me da mal, no soy capaz de juzgar a una niña de 15 años que se queda embarazada, tampoco a una mujer con un par de niños pequeños, tampoco a una mujer sola, tampoco a ……. a nadie.
    Definitivamente no soy capaz, que decidan ellas, simplemente.

  5. Pues eso es lo que están haciendo ya: juzgar ellas. Aunque si te fijas la palabra “juzgar” no aparece en el post sino en tu comment de donde deduzco que contemplas el dilema desde una perspectiva “juridica” o “religiosa”. Lo que propongo no es que se juzge sino que se decida moralmente y lo que digo es que la moral que tenemos hoy no sirve para “juzgar” estos actos y que necesitamos otra.

  6. Sin desperdicios este post, Francisco. Un tema, bah, màs de un tema delicados tratados aquì con profundidad y respeto

  7. CREO A MI PARECER … Q ES INJUSTO LO Q ASEN ELLAS .. AKI NO INTERESA SI ES UNA NIÑA DE 15 O UNA MADRE SOLTERA O LO Q SEA…AKI ES LA VIDA DE UN SER Q NO TIENE CULPA DE LO IRRRESPONSABLES Q SON ELLAS.. AI MIL FORMAS SI NO LO KEREN TENER… DAR EN ADOPCION O ALGO ASI.. PERO ABORTO NUNK.

  8. ES CIERTO AQUI NO ESTA A DISCUSIÓN EDADES O POSICIÓN SOCIAL SI NO LA VIDA MISMA EL REGALO MAS GRANDE QUE NOS HA DADO DIOS Y A LAS MUJERES NOS PREMIO DOBLEMENTE AL DARNOS EL DON DE DAR VIDA, DE SER MADRES Y SI DIOS, EL DESTINO O COMO QUIERAN VERLO NOS REGALA UN NIÑO ESPECIAL ENTONCES QUE MAS PEDIREMOS SI SON LO MAS HERMOSO DEL MUNDO. HABLA UNA MADRE DE UN NIÑO CON SINDROME DE DOWN Y CREANME CUANDO LES DIGO AUNQUE HUBIESE SABIDO QUE DARIA AL MUNDO UN BEBE ESPECIAL NO HUBIERA INTERRUMPIDO SU VIDA.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s