Ellas bailan solas

blasco-ibanez

La televisión valenciana estrenó el pasado viernes una producción propia cinematografica «Flor de Mayo» basada en la novela homonima de Blasco Ibañez. Se trata de una de esas producciones politicas que se hacen para quedar bien con el insigne escritor valenciano cuyas novelas recorren la miseria y la fatalidad valenciana a partes iguales emulando a Hugo y a Zola solo que con un retraso de unos 50 años entre los inventores del naturalismo y la novela social con intención de denuncia.

Blasco Ibañez a mi me gusta mucho, lo confieso porque soy valenciano y sus personajes me resultan reconocibles, en sus novelas siempre hay borrachos (Sangonera), tontos del pueblo (Blayet), guaperas sin escrúpulos (Tonet), animales entrañables como Morrut, mujeres atormentadas por el canalla de turno (Neleta), caciques abusadores (el tio Mariano o Canyamel) y sobre todo tratos carnales ilícitos, concretamente en Flor de Mayo, Blasco aborda el tema del incesto entre cuñados. Naturalmente todo termina como el rosario de la aurora pero como Blasco Ibañez era un juerguista empedernido no falta nunca la paella ni el vino encima de la mesa bebido en barrales o a morro. Es por eso que me gusta pero tambien por sus entrañables personajes femeninos: mujeres trabajadoras, responsables, victimas de la pobreza o del abuso de sus esposos, hijos y padres en contraste con lo canallas que son ellos, perdidos, jugadores, aventureros o mujeriegos.

Viendo esta producción y oyendo algunas de las reflexiones que aparecen en la novela (pelicula) caí en la cuenta de que Blasco era asumible por la modernidad de ahora y comprendi la razón por la que se le resucita periódicamente en nuestra television valenciana: ya se hizo con «la Barraca», «Arroz y tartana» y «Cañas y barro», sin duda su mejor novela que fue llevada ya hace algunos años a la pantalla y la más cuidada de sus versiones televisivas. Blasco halaga la sensacion femenina de inferioridad, las redime de su papel usualmente subordinado de la vida y plantea de alguna manera que la mejor condición de la mujer es la viudedad, es entonces cuando ellas se liberan y prosperan bien como pescateras o bien como hostaleras hasta que inevitablemente vuelven a arruinarse por culpa de algun hijo canalla que karmáticamente vuelve a repetir la misma lacra de padres y abuelos.

Claro que en una familia es suficiente con que haya un granuja. En contraste con él siempre hay un hermano bueno (o tonto en palabras de Blasco Ibañez), «unos se pasan y otros no llegan», llega a decir en boca de un personaje sabio y femenino. Ese personaje bueno o tonto es precisamente el que asume el cambio social en el que se desarrollan las novelas de Blasco. Los cambios de la industrialización, la transformación de la albufera en arrozales, los destrozos económicos que generó el desmantelamiento de la industria de la seda y la reconversión de la huerta en naranjal son perfectamente descritos por el novelista encargándole al tonto de turno la transformación de una economia medieval en otra industrial, mientras los hermanos granujas se enrolaban en la marina y se iban a Cuba a ver mundo y a beneficiarse mulatas. Es por eso que no terminan de adaptarse a la realidad de la paella y del trabajo duro.

Y mientras veia esta pelicula no se por qué me acordé de una canción de Sting donde habla de lo mismo: de que las mujeres siempre están solas, bien sea porque ellos han desaparecido, han huido, se han marchado allende el mar o han muerto porque ellas son las que enviudan tanto en las novelas como en la realidad a pesar de que llevan una vida mucho peor que la de ellos, ellas les sobreviven. (Me refiero a ésta)

En el caso de la cancion de Sting les sobreviven a la fuerza porque ellos han sido ejecutados, depurados o desaparecidos pero en cualquier caso ellas están otra vez solas como en las novelas de Blasco y lo están porque han aprendido a defenderse de ellos tanto de los tontos moralistas como de los canallas abusadores, es entonces cuando ellas se montan el negocio de su vida.

Y esta es la idea que desplegó el Dr Mohamed Yunus y que le valió el Nobel de la Paz: si hay que dar dinero a alguien hay que hacerlo prestándoselo a ellas, a las que bailan solas. Se le conoce con el nombre del Banquero de los pobres, porque tuvo la idea del millón de dólares: se le ocurrió prestar dinero a los pobres para que pudieran combatir sus condiciones de pobreza. Como ningún banco se atrevió a hacer esa apuesta lo que hizo el Dr Yunus -que por algo se habia formado en Harvard- es hacer él mismo un banco e inventar el microcrédito.

El asunto es que su teoria del microcrédito ha salido bien dejando a los bancos tradicionales con la boca abierta al ver que los impagados con esta fórmula son mucho menores que los que tienen los bancos usurarios a pesar de todas las garantias crediticias. La idea es la siguiente: dar dinero a los pobres para que salgan de su pobreza y estableciendo un marco de desarrollo, ¿qué necesitan en Bangla Desh? Agua, lo más importante es tener agua y dejar de consumir el agua ponzoñosa y contaminada. Pues bien hagamos una embotelladora de agua. No es una empresa sino una especie de cooperativa solidaria la encargada de llevar adelante el proyecto, los pobres trabajan por su propia subsistencia a la vez que se les instruye en sus necesidades elementales, por ejemplo se les anima a recolectar verduras con el fin de terminar con las endémicas carencias vitaminicas de los niños. El lucro y el beneficio individual han sido sustituidos por la supervivencia inteligente.

Con todo lo importante de las ideas de Yunus son su concepción ecológica (sistémica) de la riqueza y la pobreza. La pobreza no es culpa de los pobres ni tampoco de los opulentos y desde luego no puede combatirse con limosnas de mala conciencia, la pobreza es un subproducto de la lógica del capital, tanto los ricos como los pobres son las victimas de esa lógica. gastar, consumir, viajar, comer en exceso, son síntomas de decadencia paralelos a las carencias de los pobres. El afán de lucro es tan maligno para la salud humana como la carencia de lo más elemental, cada uno se muere de una cosa pero al fin el capital y el lucro nos igualan en esa especie de socialismo de los cementerios.

Y que no hay que dar algo a cambio de nada: créditos si, pero también obligaciones, la caridad no resuelve el problema porque el dinero sólo puede gastarse una vez. Una de las ventajas que tienen el capitalismo es que permite que el dinero crezca, el que inventó el billete de banco estaba inventando la piedra filosofal , es por eso que los alquimistas modernos son los economistas y no los químicos.

La idea de Yunus es que las crisis son como las enfermedades agudas: una oportunidad para purgarse biológicamente. La crisis económica que tenemos encima no es una desgracia sino una oportunidad, debemos bajar hasta el fondo y no suprimir los sintomas agudos de la misma, en realidad los principales beneficiarios de una reforma profunda del capital son los mismos ciudadanos que ahora están en paro o las empresas al borde de la quiebra y deberian ser ellos los principales agentes en esa especie de reforma que para que resulte profunda debería recomponer el deseo individual y no sólo estrategias destinadas a salvar bancos y empresas. La mejor manera de conservar el empleo es cambiar esa mania de las empresas de ser competitivas y obtener beneficios. En realidad una empresa es un proyecto a largo plazo, como una carrera de cantante, no siempre se va a ganar o a tener éxito, hay que atravesar múltiples desiertos, ser empresario no es fácil y no vale con despedir trabajadores cuando las cosas van mal, eso sucede en nuestro pais donde tenemos seguramente la clase empresarial de más bajo perfil de toda Europa. La clave no está en competir sino en compartir y complementar, ¿qué necesitamos en España?. Lo que necesitamos desde luego es viajar menos y gastar menos en banalidades, debemos construir un tejido social largo y resistente que no se nos cuelge como Windows cada vez que las condiciones económicas se tambaleen.

Ellas siguen bailando solas y hacen bien, la economía ha de feminizarse: es lo lógico, al fin y al cabo ellas son las que cuidan de ellos y de su nido mientras que los hombres son por su mania de fanfarronear el principal enemigo de una economía doméstica floreciente.

Aqui lo dicen ellas: lo echan a suertes.

Si Neleta y Tona hubieran conocido esto de los microcréditos seguro que Blasco Ibañez hubiera retratado otra sociedad.

Poe y sus cuervos

edgar-allan-poe1

Este año 2009 van a tener lugar varias conmemoraciones relacionadas con centenarios, concretamente tenemos el de Charles Darwin y los del padre Jofré (del que me ocuparé otro dia) y el centenario del poeta, visionario cientifico (tal y como conté en este post), cuentista y escritor Edgar Allan Poe que inventó el género policiaco, el género de terror y de paso el género fantástico.

Y eso que murió bastante joven (a los 40 años) y de un delirium tremens que era -en aquella época- la manera en que solían morir los alcohólicos recalcitrantes es decir esas personas que recurren al alcohol para combatir sus demonios interiores.

Pero más que demonios habria que hablar de cuervos pues esa es precisamente la metáfora a la que recurrió E. A. Poe para referirse a sus fantasmas, esos que le atormentaban. Será porque son negros o quizá porque sean depredadores y carroñeros, lo cierto es que los cuervos son considerados como presagios de malas noticias, se les llama de mal agüero, a los pájaros.

Será por eso que en esta reproducción el autor ha prescindido de ellos.

starry-nights-inspired-by-van-gogh

Y si no lo creen que le pregunten a Van Gogh, al dia siguiente de terminar este cuadro conocido como «Noche estrellada» se pegó un tiro, como si esos cuervos que sobrevuelan la escena lo hubieran anunciado, hay que tomarse pues en serio la metáfora de Poe.

noche_estrellada

Esta es la versión original con pájaro incluido. ¿Les encuentran?

Será por eso que Poe escribió un poema extraordinario que es el anuncio de una nueva época a la que conocemos con el nombre de romanticismo y que es una nueva vuelta de tuerca a la subjetividad humana. Este poema merece la pena que figure aqui en este blog:

El cuervo

Cierta noche aciaga, cuando, con la mente cansada,
meditaba sobre varios libracos de sabiduría ancestral
y asentía, adormecido, de pronto se oyó un rasguido,
como si alguien muy suavemente llamara a mi portal.
«Es un visitante -me dije-, que está llamando al portal;
sólo eso y nada más.»

¡Ah, recuerdo tan claramente aquel desolado diciembre!
Cada chispa resplandeciente dejaba un rastro espectral.
Yo esperaba ansioso el alba, pues no había hallado calma
en mis libros, ni consuelo a la perdida abismal
de aquella a quien los ángeles Leonor podrán llamar
y aquí nadie nombrará.

Cada crujido de las cortinas purpúreas y cetrinas
me embargaba de dañinas dudas y mi sobresalto era tal
que, para calmar mi angustia repetí con voz mustia:
«No es sino un visitante que ha llegado a mi portal;
un tardío visitante esperando en mi portal.
Sólo eso y nada más».

Mas de pronto me animé y sin vacilación hablé:
«Caballero -dije-, o señora, me tendréis que disculpar
pues estaba adormecido cuando oí vuestro rasguido
y tan suave había sido vuestro golpe en mi portal
que dudé de haberlo oído…», y abrí de golpe el portal:
sólo sombras, nada más.

La noche miré de lleno, de temor y dudas pleno,
y soñé sueños que nadie osó soñar jamás;
pero en este silencio atroz, superior a toda voz,
sólo se oyó la palabra «Leonor», que yo me atreví a susurrar…
sí, susurré la palabra «Leonor» y un eco la volvió a nombrar.
Sólo eso y nada más.

Aunque mi alma ardía por dentro regresé a mis aposentos
pero pronto aquel rasguido se escuchó más pertinaz.
«Esta vez quien sea que llama ha llamado a mi ventana;
veré pues de qué se trata, que misterio habrá detrás.
Si mi corazón se aplaca lo podré desentrañar.
¡Es el viento y nada más!».

Mas cuando abrí la persiana se coló por la ventana,
agitando el plumaje, un cuervo muy solemne y ancestral.
Sin cumplido o miramiento, sin detenerse un momento,
con aire envarado y grave fue a posarse en mi portal,
en un pálido busto de Palas que hay encima del umbral;
fue, posóse y nada más.

Esta negra y torva ave tocó, con su aire grave,
en sonriente extrañeza mi gris solemnidad.
«Ese penacho rapado -le dije-, no te impide ser
osado, viejo cuervo desterrado de la negrura abisal;
¿cuál es tu tétrico nombre en el abismo infernal?»
Dijo el cuervo: «Nunca más».

Que una ave zarrapastrosa tuviera esa voz virtuosa
sorprendióme aunque el sentido fuera tan poco cabal,
pues acordaréis conmigo que pocos habrán tenido
ocasión de ver posado tal pájaro en su portal.
Ni ave ni bestia alguna en la estatua del portal
que se llamara «Nunca más».

Mas el cuervo, altivo, adusto, no pronunció desde el busto,
como si en ello le fuera el alma, ni una sílaba más.
No movió una sola pluma ni dijo palabra alguna
hasta que al fin musité: «Vi a otros amigos volar;
por la mañana él también, cual mis anhelos, volará».
Dijo entonces :»Nunca más».

Esta certera respuesta dejó mi alma traspuesta;
«Sin duda – dije-, repite lo que ha podido acopiar
del repertorio olvidado de algún amo desgraciado
que en su caída redujo sus canciones a un refrán:
«Nunca, nunca más».

Como el cuervo aún convertía en sonrisa mi porfía
planté una silla mullida frente al ave y el portal;
y hundido en el terciopelo me afané con recelo
en descubrir que quería la funesta ave ancestral
al repetir: «Nunca más».

Esto, sentado, pensaba, aunque sin decir palabra
al ave que ahora quemaba mi pecho con su mirar;
eso y más cosas pensaba, con la cabeza apoyada
sobre el cojín purpúreo que el candil hacía brillar.
¡Sobre aquel cojín purpúreo que ella gustaba de usar,
y ya no usará nunca más!.

Luego el aire se hizo denso, como si ardiera un incienso
mecido por serafines de leve andar musical.
«¡Miserable! -me dije-. ¡Tu Diós estos ángeles dirige
hacia ti con el filtro que a Leonor te hará olvidar!
¡Bebe, bebe el dulce filtro, y a Leonor olvidarás!».
Dijo el cuervo: «Nunca más».

«¡Profeta! -grité-, ser malvado, profeta eres, diablo alado!
¿Del Tentador enviado o acaso una tempestad
trajo tu torvo plumaje hasta este yermo paraje,
a esta morada espectral? ¡Mas te imploro, dime ya,
dime, te imploro, si existe algun bálsamo en Galaad!»
Dijo el cuervo: «Nunca más».

«¡Profeta! -grité-, ser malvado, profeta eres, diablo alado!
Por el Diós que veneramos, por el manto celestial,
dile a este desventurado si en el Edén lejano
a Leonor , ahora entre ángeles, un día podré abrazar».
Dijo el cuervo: «¡Nunca más!».

«¡Diablo alado, no hables más!», dije, dando un paso atrás;
¡Que la tromba te devuelva a la negrura abisal!
¡Ni rastro de tu plumaje en recuerdo de tu ultraje
quiero en mi portal! ¡Deja en paz mi soledad!
¡Quita el pico de mi pecho y tu sombra del portal!»
Dijo el cuervo: «Nunca más».

Y el impávido cuervo osado aun sigue, sigue posado,
en el pálido busto de Palas que hay encima del portal;
y su mirada aguileña es la de un demonio que sueña,
cuya sombra el candil en el suelo proyecta fantasmal;
y mi alma, de esa sombra que allí flota fantasmal,
no se alzará…¡nunca más!.

Ese estribillo doble, un mantra, «nada más» (nothing more) y «nunca más» (never more) que se repiten en cada estrofa han quedado grabados en la historia monumental de la poesia como una imposibilidad que es al mismo tiempo la negación de algo. La muerte visitaba a Poe en sus alucinaciones, una muerte carroñera y aviaria en forma de cuervo y llamaba a su puerta….

the-alan-parsons-project-tales-of-m

He aqui la versión de Allan Parsons, no se la pierdan.

Y no es de extrañar ese gusto por lo siniestro puesto que Poe tuvo una vida bastante aciaga como sus noches del cuervo presididas por la muerte de su esposa Leonor una reedición de las muertes que la precedieron. Nos lo cuenta Peter Ackroid especialista en biografiar a famosos y que recientemente ha escrito una biografía sobre Poe.

Huérfano de padre y madre, actores ambulantes Poe fue adoptado por una pareja, los Allen de los que adoptó el apellido. Su madre adoptiva fue una buena mujer que quiso todo lo que pudo a Edgar e incluso le pagó sus estudios. Unos estudios que tuvo que interrumpir despues de la muerte de su bienhechora y quedar en manos de un padre celoso, dominante y hostil que se negó a seguir sufragando sus gastos en la universidad.

Claro que Poe hizo alguna cosa para merecer tal suerte: comenzó a beber y a gastar más de lo que su economía de prestado podia soportar, se aficionó a las apuestas y pronto sus deudas se acumularon hasta hacerse insoportable para la paciencia del iracundo padre.

Después de un breve paso por el ejército comenzó su vida errante y orientada a la autodestrucción y a la creación literaria no sin antes volver a encontrar ese amor materno que tanto parecia añorar a través de su esposa Leonor cuya presencia acompaña tanto la atmósfera como el talante depresivo de Poe en el poema del cuervo.

Poe malvivió durante mucho tiempo publicando sus historias por entregas en el Messenger un diario de Baltimore inaugurando un género que haria tambien famoso a Dickens. Poe cuyos cuentos se encuentran recopilados en varias colecciones y editados en español por Alianza editorial ha merecido no pocas reediciones, la mas reciente de las cuales es la de Edhasa.

Sus cuentos recogen las doctrinas mas en boga en su época: el mesmerismo, el ocultismo, la hipnosis junto con la mitologia y temores públicos que estas técnicas originaron en sus comienzos. Su influencia sobre otros autores posteriores fue bien notoria: yo nunca hubiera leido a Lovecraft sin antes leer a Poe. Melville, Baudelaire, Dovstoieievsky y el mismo Borges o Cortázar bebieron de las fuentes y de la estética que el maestro abrió para la literatura e incluso Auguste Dupin el celebre inspector de «La carta robada»o «Los crimenes de la calle Morgue» es un precursor del Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle o del Hercules Poirot de Agatha Christie.

Pero lo interesante desde el punto de vista psicológico es la relación que existe entre el mundo interior de Poe y sus significativas perdidas afectivas. Primero su madre, luego su madrastra la Sra Allen y más tarde su amadisima esposa Leonor. La muerte aparece constantemente en la vida de Poe del mismo modo que es omnipresente en sus cuentos, las perdidas tempranas se relacionan con la actividad artistica o al menos con el deseo de proyectarse de forma creativa en el exterior: expresarse para transformar.

Otro enigma muy discutido es la relación que existe entre esa busqueda de amor que parece pilotar la vida de algunas personas y su constante necesidad de autodestruirse. Es como si sólo a través de la autodestrucción pudiera pedirse amor. Y aun más enigmatico es el hecho de que cuando el amor se encuentra en lugar de estabilizar al demandante lo que parece que sucede es que el sufriente es incapaz de dejar de audestruirse. ¿Por qué Poe no dejó de beber al encontrar a Leonor?¿Por qué se metió en deudas sabiendo que no contaba precisamente con el apoyo del Sr Allen?

Hay un karma individual, una compulsión repetitiva que preside el parlamento sin palabras donde se cuecen las grandes pasiones de los hombres. En ese lugar que llamamos inconsciente no hay palabras, ni sentimientos, ni emociones, solo una vaga sensación de malestar que llamamos angustia. Es muy posible que la angustia sin nombre que revoloteó sobre Poe toda su vida como un cuervo fuera la responsable de ese deseo de desaparecer, un deseo no dicho, no verbalizado, un deseo desaferentizado que encuentra en la ruina, la indigencia y la degeneración del alcohol la precisa metáfora destructiva.

Asi murió Poe desharrapado, depauperado, sin ropa y sin alimento. Si murió en un Hospital es debido a que aquel dia habian elecciones en Baltimore y la policia limpió las calles de locos, indigentes, prostitutas y borrachos.

Pero Poe es ya inmortal y pervivirá en nuestro recuerdo durante muchas generaciones: su espiritu -como el tantos otros- recorre aun las calles de Boston y Baltimore y las impregna de imaginación invocando el horror.

Pues sin posibilidad de visitar el infierno no habría humanidad.

Niños índigo

Lo decía Heidegger y también -en un orden más biológico- lo dijo Ayala:

Que la evolución no ha terminado o que es un proyecto inconcluso, que son dos maneras de decir que ni todos los que son están ni todos los que están son.

En efecto, basta que usted eche una mirada a su alrededor para darse cuenta de que nuestros congéneres -con algunas excepciones sobresalientes- no parecen Sapiens sino sus precursores evolutivos. Algunos hasta nos recuerdan a los simios y sus inquietudes territoriales. Basta con que usted eche una mirada a las noticias o a los telediarios para contemplar bien de cerca que llamamos conflictos humanos o políticos a cosas que más bien parecen conflictos zoológicos, conflictos de territorio.

Estaba yo pensando ayer qué tendrá esa franja de Gaza que la hace tan apetecible para palestinos e israelies. ¿Qué habrá alli de tal valor que valga tantas vidas humanas, de niños y de inocentes que alli habitan?

O dicho de otra manera mas científica.

¿Por qué los hombre matan y se dejan matar por la posesión de un trozo de tierra árida e inhóspita que no vale nada?

Y no me digan que es la patria o el terruño que nos vió nacer, no me hablen de banderas, de lenguas, de idiomas o religiones porque estamos en la misma. A mi me resulta muy dificil de entender que la franja de Gaza valga tantos muertos y tanto odio acumulativo tanto para unos como para otros.

Claramente: si yo hubiera nacido alli ya no estaria alli. Si yo tuviera hijos y fuera uno de esos palestinos que habitan en Gaza ya me hubiera llevado a mis hijos de alli.

Claro que yo a lo mejor no soy un patriota y no entiendo que los vínculos que unen a un individuos a su tierra son vinculos atávicos. Pero si lo sé: los vinculos que atan a las personas con su trozo de desierto son los mismos que atan los lobos a su bosque, a las abejas con su panal y a las moscas con la mierda, es su hábitat y eso para un animal es sagrado, le va la vida en ello. Y los seres humanos por más humanos que seamos en el fondo somos animales, lo sentimos asi como algo ligado a nuestra supervivencia.

Y de eso va este post: de la forzosa convivencia que algunos de nosotros compartimos con nuestros congéneres que de humanos solo tienen la palabra que los define. Porque la tesis de este post es que no todos mis coétaneos son hombres-humanos sino hombres-simios.

Claro que esta idea choca con nuestros ideales democráticos y pocos de ustedes serían capaces de mantenerla en público, pero para eso se inventaron los post: para sostener ese tipo de cosas que no pueden decirse alli. Es lo que yo hago y por eso soy un psiquiatra con intención evolucionista, con cierto gusto darwiniano y una pincelada esotérica.

Y es por eso que sostengo que no todos los humanos hemos llegado al mismo grado de evolución en nuestra conciencia personal. Fíjense ustedes que no hablo de inteligencia sino de la conciencia humana, ese intangible que nos separa de los animales y que nos impulsa hacia lo divino, hacia lo trascendente, hacia lo que existe más allá de ese horizonte-campanario que llamamos nuestro territorio.

Porque, ¿qué es territorio para un hombre evolucionado?: no es la tierra, ni las propiedades, ni nada que pueda poseerse en sí, el territorio, el único que vale la pena mantener es el territorio interior, la intimidad, nuestra subjetividad, eso que nadie puede arrebatarte porque es de hecho un intangible.

Y hacia ese lugar se dirije la evolución, hacia ese estado de la conciencia donde ningún territorio equivale a aceptar guerras, fratricidios, sacrificios humanos o pugnas simiescas.

Y debe ser a eso a lo que se refería Heidegger cuando habló de que la evolución no habia terminado. Es cierto, todo parece indicar que nuestro cerebro no ha terminado de crecer, no cabe duda de que nuestro cerebro está a medio hacer y que se dirige raudo hacia la frontalización, la corticalización de todo lo límbico.

Pero no se trata de un fenomeno lineal o gradual sino de un proceso discreto que discurre a saltos, es por eso que nuestro vecino puede ser al mismo tiempo que un ciudadano ejemplar un criminal en serie, pues lo que distingue la inteligencia simiesca es la capacidad de engaño, disimulo y autoengaño.

Miguel Rojo, fue un catedrático de psiquiatria que escribió un libro memorable –El hombre cósmico– que casi nadie ha leido, acerca de este asunto de la transhumanización, un concepto acuñado por Huxley acerca del proceso del que tambien habló Jung a través de aquel otro concepto llamado individuación. Todo parece indicar que nuestra función en el mundo no es invadir el territorio de la tribu ajena -que carece de cualquier interés- sino más bien transformar lo que nos encontramos en esta vida empezando por nosotros mismos. A este proceso de encuentro entre el Yo que es egoísta y codicioso con el Si-mismo que es el Ser en su esencia se conoce con el nombre de individuación y parece corresponderse inequívocamente con el concepto de transhumanizacion de Huxley, un camino que tendrá que recorrer la humanidad en su conjunto.

Convertirse en humano-humano no es pues una tarea fácil y hay que empezar por desprenderse de todas esas falacias que nos enseñaron de pequeños: los celos, la codicia, la envidia el afán de lucro y nuestro impulso a la rapiña que no son como todo el mundo cree un fruto de nuestra condición genética sino más bien un fardo que nos colgó nuestra instrucción orientada hacia el beneficio personal en la convicción de que es la mejor estrategia de supervivencia.

Cambie usted sus creencias y cambiará su vida. Pero créanme no hay atajos.

Ni niños índigo.

O mejor dicho si hay niños índigo pero son tan solo una metáfora de esto que les estoy contando: las discontinuidades evolutivas coexisten y son simultáneas. A mi no me caba duda de que vivo algunas ramas más arriba que muchos de mis coetáneos pero cuando miró hacia arriba no veo niños índigo sino seres más evolucionados que yo y que por tanto son más compasivos, más carismáticos, más buenos y más eficaces y felices que yo.

En realidad el invento de los niños índigo es un cuento con intención pedagógica que trata de explicar que ya existen en nuestro planeta personas que tienen un nivel evolutivo superior al resto de los animales que se empeñan en guerrear unos con otros. Otra cosa es que tengan aura y que además sea azul, una falacia pre-trans que diria Wilber.

auraninioazul

A mi el azul me gusta mucho (y me sienta muy bien) porque es el color del chacra quinto o sea el de la creatividad y la tiroides y creo que es definitivamente mi color, el color de poder-hacer, de realizar, de transformar, pero no tengo aura o al menos yo nunca la he visto quizá por falta de camaras Kirlian para visualizarlas. Pero con aura o sin ella sé perfectamente y acepto que debe haber y hay personas que son simios y personas que son más que personas, masquehumanos.

Una manera de discriminarlos es que los primeros creen que la tierra, las propiedades, el dinero, el petróleo o el beneficio personal son los dioses a los que adorar. Los segundos se reconocen enseguida porque son generosos, bondadosos, abnegados, libres y no abrazan ninguna causa de esas que hacen que los primeros se maten unos a otros y son ellos mismo algo muy cercano a los dioses que los otros adoran. No es que sean indiferentes al dolor de sus congéneres, sino que saben que cualquier posicionamiento en favor de unos y otros redunda en cronificar el conflicto y que ese tipo de conflictos ya están demasiado podridos por el odio: la mejor estrategia para que un conflicto no se resuelva jamás.

Algunas mujeres sospechan que tienen un niño índigo, es decir dotado de ciertos poderes y yo siempre les digo que si, que los niños tienen muchos poderes porque disponen de una membrana plástica bien abierta y que mientras codifican el mundo tienen el poder del asombro. Y que somos los padres los que cerramos esa membrana cuando dejamos de amarles incondicionalmente o cuando tienen que confrontarse con la vida en términos de territorio, ganancia o lucro.

Que todos los niños son efectivamente índigo y disponen de un aura parecida a las barracas valencianas y a los paisajes de Sorolla y que es el polvo de la competitivad quien borra esas huellas que deja la ingenuidad y la boca abierta.

sorolla

Aqui tienen una obra indigo de Joaquin Sorolla, un madre y su hijo entre el azur.

Y les digo a las madres que la mejor forma de romper ese hechizo es pensar que sus hijos son niños como los demás porque o se es indigo o se es simio y que no hay nada especial es tener un aura azul y algunos poderes extrasensoriales porque hacia ahi se dirige la evolución. Un argumento que decepciona a algunas que tienen ese deseo de ser especial en esa prolongación con que muchas madres sienten a sus hijos, viéndoles  y sobrevalorándoles más allá de lo que ellos en si mismos representan como seres separados de ese cordon umbilical que llamamos amor.

Y que el amor es a veces un engaño y casi siempre una traición a esa membrana que todos los niños tienen semiabierta para que el mundo penetre a su través y les haga sensibles a lo humano.

Y dejen para siempre de ser simios-imitadores del deseo de sus madres.

Porque:

TUS HIJOS

Tus hijos no son tus hijos

son hijos e hijas de la vida

deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti

y aunque estén contigo

no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,

pero no tus pensamientos, pues,

ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,

pero no sus almas, porque ellas,

viven en la casa del mañana,

que no pueden visitar

ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede,

ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos

como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación

en tu mano de arquero

sea para la felicidad.

Khalil Gibran

Fibonacci y los astros

fibonacci

Leonardo de Pisa más conocido como Fibonacci fue un matemático que vivió en el siglo XIII y que acuñó lo que desde Kepler conocemos como la serie Fibonacci: una extraña sucesión de numerales árabes que se caracterizan por que cada uno de los  números que componen la serie  se forma sumando los dos anteriores. Así:

0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89……..

Se trata de una sucesión teñida de misterio y de magia porque cada numero dividido por su precedente da como resultado un mismo número que no es un número cualquiera sino el numero phi, más conocido como proporción aúrea o número divino, otra de esas constantes que presiden las formas con las que la naturaleza gobierna lo vivo y que parecen señalar en la dirección de que las matemáticas -suprema ciencia del simulacro- están muy cerca de la vida. En este blog pueden observarse la de cosas que ese numero phi  que vale 1,6 más o menos puede hacer en la disposición de las espirales de las semillas del girasol entre otras curiosidades.

Pero a mi personalmente la serie Fibonacci me gusta por otra razón: lo que me resulta sugerente es ese salto que desde un número puede hacerse hacia otro guardando una proporción con el anterior, en este caso es una simple suma, pero las iteraciones me resultan sugerentes sobre todo para explicitar algo que sucede en la mente, en la naturaleza y en la vida. Me refiero al concepto de fractalidad, algo que surge necesariamente de lo anterior pero no es lo anterior ni una suma de sus elementos a pesar de su autosemejanza.Cualquier numero de la serie Fibonacci elevado al cuadrado es igual al producto (multiplicación) del anterior con el posterior menos 1.

Todo pareciera señalar en la dirección de que cuando la naturaleza se pone a hacer cuentas echa mano de los números de Fibonacci, lo que indica que la serie es una combinación de propiedades continuas y discretas de la materia, lo que en términos matemáticos significa que la sucesión Fibonacci es una extraña combinación entre las propiedades de la suma y de la multiplicación.

Si miramos cualquiera de esos números de Fibonacci,  por ejemplo el 34, nada nos dirá en si mismo, salvo que es par y divisible por dos. Más allá de eso la cifra en sí carece de significado. Sin embargo al ponerla detrás del 21 y antes del 55, adquiere un significado que viene del lugar que ocupa en una determinada secuencia y no de su valor numeral.

Es asi como funciona nuestra mente, solo que en lugar de números operamos con palabras, es decir con significantes que luego tienen que adquirir significado a través de nuestras operaciones psíquicas. Un cerebro es un órgano que trabaja de un forma conectiva y cooperativa, ningun significante tiene un significado cerrado sino en función del entorno en que se encuentra o de la cualidad de otros significados que arrastre en esa cadena asociativa que es nuestra mente.

Algo parecido me sucede con la astrologia. Personalmente no creo que los planetas tengan ninguna influencia en la vida y el destino de las personas, pero estoy convencido que la astrologia es un sistema de codificación de la realidad que precisamente por apoyarse en significantes colectivos de un indudable valor semántico determinan de alguna forma nuestra forma de ver la realidad. Pues los planetas o las constelaciones -como los números de la serie de Fibonacci-, asi tomados de uno en uno son como polvo no son nada (¡gracias Jose Agustin!), pero puestos en fila india adquieren algún que otro significado.

yo

Por ejemplo, observen ustedes el simbolismo mítico de cada uno de los planetas de nuestro sistema solar:

1.- Sol, Yo íntimo.

2.-Luna, aspectos afectivos, inconsciente y femineidad.

3.-Mercurio, comunicación y logros.

4.-Venus, belleza, sexualidad, arte, seducción.

5.-Marte, autoafirmación del Yo, asertividad.

6.-Jupiter, creatividad, transformación, Yo en acción, liderazgo, conocimiento. Expansión.

7.- Saturno, principio del deber, el tiempo, el padre, la senectud y la enfermedad.

8.-Urano, los cambios bruscos y los virajes d ela vida, lo raro, inusual, desconocido o bizarro.La originalidad.

9.-Neptuno, misticismo, lo dionisiaco, el placer, el éxtasis, la locura, los fenomenos de infraconciencia.

10.- Plutón, muerte y transformación, pero tambien poder y abundancia.

Ahora vamos a aplicar  a cada uno de estos planetas una operación parecida a la que inventó Fibonacci para ver dónde nos lleva:

Sol+Luna=Mercurio

Yo+ afectividad=Comunicación

Efectivamente la comunicación eficaz alude a un Yo teñido de sentimientos para nuestro interlocutor, hay un reconocimiento de lo otro a través de la afectividad. Para que existan logros es necesario que haya un Yo que esté comprometido afectivamente con el otro al que se reconoce como un Tú, alguien ajeno con el que se establece la comunicación eficaz: la alteridad.

Mercurio+Luna=Venus

Comunicación+afectividad=Placer

El principio del placer que impulsa nuestra conducta se articula necesariamente a través de esta comunicación y divide el mundo entre lo placentero (que provoca acercamiento) y lo displacentero que provoca rechazo o aversión, el placer -en todas sus vertientes- que representa Venus es el resultado de la armonización entre las habilidades mercuriales y la afectividad lunar.

Venus+Mercurio=Marte

Placer+Comunicación= Autoafirmación

La autoestima y la asertividad se regulan a través del placer que extraemos de la comunicación con aquellos que nos lo proporcionan y la posibilidad de evitar a aquellos que nos resultan -por el contrario-aversivos.

Marte+Venus=Jupiter

Autoafirmación+placer=Expansión

La capacidad expansiva y creadora de Jupiter procede de la armonización de los principios que rigen los arquetipos de Marte y Venus (que en la mitologia se encontraban desposados con los nombres de Ares y Afrodita), un matrimonio muy eficaz que da lugar al Dios mayor del Olimpo, Zeus o Jupiter.

Jupiter+Marte=Saturno

Expansión+Autoafirmación=Principio del deber

Si Jupiter (Zeus) representa el hijo filicida que resulta exitoso y Marte representa la belicosidad y la dureza del guerrero, Saturno representa la decadencia del padre ya anciano, aquel que inventa e impone a los humanos el tiempo y que nos recuerda a través de la enfermedad la vulnerabilidad de lo viviente. Un principio del deber que solo puede ser asumido de forma completa a través de las ganancias de los arquetipos de Jupiter y  Marte.

Saturno+Jupiter=Urano

Principio del deber+Expansión=Originalidad

Un salto más en la creatividad expansiva de Jupiter, Urano no es solo un creador sino un artista, alguien que ha bajado al infierno y he vuelto a la superficie con un presente para los humanos. Prometeo es el arquetipo de Urano, aquel que robó el fuego de los dioses para entregarlo a los hombres.

Urano+Saturno=Neptuno

Originalidad+Prinicpio del deber=Fusión mistica

Un salto más y ya nos adentramos en el territorio de lo trascendente, de la fusión con el todo, con lo numénico, lo insondable y lo inefable. Nos adentramos en el teatro de lo imposible, aquello que se situa mas allá de la prohibición.

Neptuno+Saturno=Plutón

Fusión mistica+Principio del deber=Poder interior

Se trata del poder que se adquiere cuando ya se han abandonado los instrumentos terrenales de poder, una renuncia que convierte a nuestro héroe en realmente poderoso, el poder de curar y de convocar los milagros, las sincronicidades y lo extraordinario.

Pero en la siguiente vuelta de tuerca sucede lo inesperado:

Plutón+Neptuno=Sol

Poder interno+Fusión mistica=Yo

¿Pero de que Yo se trata? ¿es el mismo Yo que comenzó la serie?

Hemos vuelto al origen, pero no es el mismo lugar de partida, hay una topologia bien distinta, estamos en otra vuelta de la espiral pues el que muere lo hace para el pasado, sólo podemos morir para el pasado. Una muerte que se aprovecha para renacer, aquel que no muere para su pasado se autodestruirá o morirá en el futuro, es por eso que sólo aquel que es capaz de morir para sí mismo alcanzará de hecho la inmortalidad.

Como la serie de Fibonacci que la podemos perseguir hasta el infinito.