Intencionalidad y sincronicidad

Cuando deseas algo todo el universo conspira para que lo consigas

(Paulo Coelho)

He reflexionado mucho sobre esta hermosísima frase a la que puse -no obstante- en el frigorifico de las verdades a la espera de una mejor comprensión de su significado.

Es verdad que aquella sentencia es muy fácil de desmontar y que todos tenemos ejemplos para demostrar su inexactitud, sin embargo hay algo que en ella que resuena como una de esas verdades que más allá de la lógica sabemos reconocer como una verdad latente, ¿qué tiene esta frase de verdad?

De esto va este post puesto que demostrar su falsedad no mereceria un post: el sentido común, se impone por si sólo para contradecirla.

aladino

La pregunta sería esta ¿hay deseos que se cumplen y deseos que no se cumplen? Y si es asi ¿cual es la naturaleza de los deseos cumplientes y los incumplientes? ¿Qué deseos concede Aladino?

Yo no encontré una explicación coherente a este dilema aunque en este sentido todos podemos tener algunas intuiciones de cosecha propia y otras extraidas del refranero popular, como éstas:

  • Querer es poder.
  • Todos esfuerzo tiene su recompensa.
  • Quien la sigue la consigue.
  • Desear equivale a realizar.
  • A Dios rogando y con el mazo dando.
  • Toca la citara pero vigila la olla.
  • Pideselo a Dios y te lo concederá.
  • Rezar es una forma de pedir hablando con Dios.
  • Confia en la divina Providencia.
  • Cuando menos te lo esperes tu deseo se cumplirá.

Son ejemplos de ese saber empírico y popular que nos ha llegado en forma de sentencias, proverbios o intuiciones desde la religión, el saber popular o el conocimiento del inconsciente. Lo cierto es que apelando a mi experiencia personal los deseos que más probabilidades tienen de cumplirse -echando mano de la memoria- son aquellos que yan agotaron su cualidad de deseo, se trata de los deseos caducados. Lo que quiero decir es que parece que cuanto más se afana uno en conseguir algo más se le aleja su satisfacción y -por el contrario- cuando uno deja de afanarse en su consecución, entonces sucede. Esa es una experiencia concreta y personal: la mayor parte de mis deseos se cumplieron cuando ya no eran deseos sino recuerdos amortizados.

Significa que hay algo en la intencionalidad humana que opera como un disuasor del cumplimiento del deseo, lo cual es contradictorio con la idea que gobierna este post. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Es la intencionalidad suficiente para que un deseo se cumpla?

No, no lo es. Y no lo supe hasta que leí un libro de Deepak Chopra titulado “Sincrodestino”. Lo cierto es que hasta que no leí ese libro no tuve una idea clara y práctica de este asunto.

Se cumplen aquellos deseos que favorecen a mucha gente incluyendo al demandante del deseo.

Pues un deseo sólo puede partir de una conciencia humana y no de una entelequia o un robot, sólo los humanos tenemos deseos y es por eso que nuestros deseos con independencia de que se cumplan o no siempre responden a una conciencia humana deseante aunque el concederlos o no -eso si lo sabemos- no está en lo humano sino en la lámpara de Aladino, que es una forma de decir que el que un deseo se materialice no está en la voluntad humana sino en otro lugar que podemos llamar lo sistémico, en esa red que tejemos los humanos entre nosotros y que nos enlaza con ese cuerpo cósmico, con ese todo que incluye a los seres vivientes y al medio ambiente. Chopra le da a Aladino el nombre de mente no circunscrita

Los deseos que se cumplen son los que coinciden con el resto de deseos de todo lo vivo.

Y es por eso que el deseo de que nos toque la loteria no suele cumplirse nunca pues ¿qué le importan a Aladino nuestras finanzas? Aladino de intervenir en esas lides se ocuparia de distribuir la riqueza de un modo más equitativo y que la suerte cayera alli donde más se necesita, ¿no es precisamente esa la sensación que tenemos el 22 de Diciembre cuando averiguamos a quien le tocó el gordo de Navidad?

Nos consolamos de nuestro egoísmo decepcionado cuando advertimos que la suerte ha estado muy repartida, cosa que tambien enorgullece a los vendedores de loteria, es por eso que la “Bruja de oro” es la expenduría de lotería más popular junto con Doña Manolita: son los que venden más loteria y son por tanto los que reparten mayor suerte.

La suerte individual es mayor si se reparte.

El egoismo individual es el principal disuasor del cumplimiento de un deseo, los deseos que involucran solo a nuestro Ego nunca se cumplen por una razón: tienen que competir con deseos de otros que son antagónicos, lo que mutuamente les anula como deseos. Como el deseo de tener dinero o bienes materiales es común a toda la humanidad Aladino se entristece y no coopera con nadie pues concederle el deseo a usted iria en contra del deseo de otra persona concreta. Aladino se declara en rebeldía e incompetente, deja que sea el azar matemático el que ejerza esa función.

Diríamos que para que Aladino coopere con nuestros deseos es preciso que se encuentre sincronizado: es entonces cuando nuestros deseos se cumplen. Si usted es capaz de formular un deseo que beneficie a mucha gente, que reparta suerte, que incluya al medio ambiente en él y que sortee el egoísmo particular habrá usted conectado con Aladino: su deseo se cumplirá. Inexorablemente. Pero si usted hace un esfuerzo intelectual se dará cuenta de lo difícil que es convocar ese tipo de deseos, simplemente no estamos acostumbrados a hacerlo porque siempre operamos disfrazando de deseo altruista lo que es orgullo, vanidad, codicia o avaricia.

Pero si lo consigue quedará maravillado y sorprendido ¿la razón? porque entonces su intencionalidad habrá convocado esa fuerza sublime, misteriosa, mágica y milagrosa que es la sincronicidad.

sincronicidad

La sincronicidad es un fenómeno descrito por Jung y que tiene que ver con lo que nosotros llamamos coloquialmente casualidades o coincidencias. Se trata de un fenomeno muy común y que usualmente despreciamos al considerarlo simples casualidades. Lo cierto es que aunque esas causalidades azarosas existen, la sincronicidad no apela necesariamente a ellas sino que evoca lo maravilloso, otras veces lo siniestro pero siempre lo significativo, lo subjetivamente significativo.

La sincronicidad se puede ignorar pero indefectiblemente se repetirá, se revelará portadora de un mensaje analógico y cuando se atiende suceden hechos dificiles de explicar: simplemente se trata de hechos que dotan de sentido a la palabra destino.

Pues la sincronicidad es en realidad la versión moderna de la palabra destino, no en su versión fatal de predestinación sino en su versión más heraclitiana: “En el hombre carácter y destino son la misma cosa”. Más cercana a la concepción de karma que a la de las Moiras griegas.

Y cuando el destino de alguien ha sido aclarado todo se sincroniza y entonces Aladino surge de la lámpara maravillosa y concede los deseos que se amontonan, suceden y pugnan por emerger. Es el momento de observar y estar atento a los mensajes que nos llegan desde ese Yo no circunscrito del que nos habla Chopra y dejarse llevarse por esa cadena de significados que está más allá de la cotidianeidad, más allá de la causalidad lineal. La sincronicidad se ocupa pues de los sucesos que acaecen simultáneamente que coemergen y que se presentan en la realidad en forma de paquetes de información que resultan profundamente significativos aunque no conlleven un mensaje lineal del tipo de las conversaciones que mantenemos por teléfono.

La intencionalidad altruista es el mejor carril para convocar a la sincronicidad como también lo es el amor: dos personas fuertemente unidas por vínculos invisibles establecen una entidad cuántica que coemerge de ambos y se sincroniza con todo el cosmos enamorado. Su masa critica determina los acontecimientos extraordinarios que siguen y es entonces cuando Aladino ejerce su función casi sin descanso. Hasta el séptimo dia -la sincronicidad es atemporal- pero no hay que tener prisa en conocer el mensaje que nos traen las coincidencias : sólo hay que dejarse fluir atendiendo a esos fenómenos maravillosos que surgen por doquier cuando uno tiene ojos para ver, oidos para oir y sueños para soñar.

Cuando la intencionalidad sincroniza a todo el cosmos viviente, es entonces cuando el Universo conspira.

Y el deseo se cumple.

Una web sobre sincronicidad.

Un articulo en wikilearning

peatUn autor importante (David Peat) habla sobre sincronicidad. En esta web se puede bajar el libro: “Sincronicidad: un puente entre la mente y la materia”

Pero la clave de todo está aqui:

Tú eres lo que tu deseo más profundo es.
Como es tu deseo, es tu intención.
Como es tu intención, es tu voluntad.
Como es tu voluntad, son tus actos.
Como son tus actos, es tu destino.

Upanishad


13 comentarios en “Intencionalidad y sincronicidad

  1. No podía estar más de acuerdo, ni con Chopra ni con usted.
    Y no podría explicarse la intencionalidad-sincronicidad de mejor manera.
    Delicioso lo de la entidad cuántica.
    😀

  2. Magnífica entrada, maestro.
    Yo diría que aquellos deseos positivos que incluyen a los demás, de hecho también nos incluyen a nosotros aunque sea de “rebote”, por aquello del entorno, etc.

  3. Es increíble suponer que los deseos cumplidos, han incluido a los demás o al entorno, porque dada la naturaleza particular (por no decir egoísta) de los deseos humanos me parece sorprendente y casi imposible que se hayan cumplido, porque consiguieron involucrar no sólo nuestros propios intereses, sino que además lograron sincronizarse con los del universo mismo. Mágico.

  4. Muy buena entrada. Felicitaciones.
    Aca te dejo el libro de David Peat para bajar http://www.scribd.com/doc/6879830/Sincronicidad-David-Peat
    San Francisco de Asis dejo: “Deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo poco”. Si pensamos en la frase como una recursión que no termina, el deseo se transforma en un no deseo que va al encuentro del fluir de la vida. Como vos planteas, ¿no es eso acaso la mayor conexión con la sincronicidad? Como me dejo ser, fluyo, como fluyo me sincronizo con todo lo que me rodea. Pero atenti, la primera persona de la frase no soy yo, pues ese yo que dice yo, no fluye.
    Bueno, les mando un gran abrazo a todos

  5. ¡Por fin he encontrado una buena explicación sobre sincronicidad , y bailo de contenta , totalmente sincronizada !

  6. Felicidades. Mucho sentido común en la explicación. Sencillez en el argumentario. Claridad en la exposición. Desde mi humilde opinión, me permitiría añadir:
    El egoísmo más inteligente, es la generosidad. Y si vas persiguiendo tu destino, date cuenta que siempre vas por detrás.
    Gracias.

  7. Vamos hacia un paradigma transpersonal. La sincronicidad es una manifestación de la resonancia de nuestro nivel cognitivo en algo que nos supera.

    La búsqueda del “bien común” va a resultar esencial en el devenir del planeta (ecología) y en el personal (psicología, trascendencia/espiritualidad).

    Solo si lo comprendemos tendremos alguna opción como especie.

  8. Magnífico! Es muy cierto lo que dices. Cuando te ocurre piensas: “sí, es mi sueño, pero yo ahora no he hecho nada para buscarlo”. E inmediatamente piensas en las personas que se pasan la vida trabajando durísimo para conseguir eso mismo. Y dices: “¿por qué yo?”. Poco a poco lo vas entendiendo, a través de lecturas como ésta.

    Quería comentar otro punto, que no sé si está documentado: los sueños llevan muchos disfraces. Todos nos imaginamos el camino hacia nuestro sueño de una forma determinada y por ello trabajamos para seguir esa ruta concreta. Pero cuando se hace realidad, nos damos cuenta que el camino ha sido otro, muy distinto a lo que proyectábamos inicialmente, raro, improvisado. Por ello creo que es importante mantener la mente abierta y seguir el instinto pero al mismo tiempo con cuidado de no perderse para que cuando ocurra nos demos cuenta.

    Pienso que conseguir nuestro deseo también depende de si lo tenemos “escrito” en nuestro ADN, lo reclama una voz profunda. Y cuando esta “voz” conecta por fin con alguien que hace realidad ese deseo, es cierto, todo se transforma en pura magia, en una cascada de emoción, sensibilidad y deseo.

    Pero todas estas sensaciones son muy difíciles de explicar, a veces resulta casi imposible contarlo a alguien que no haya vivido una experiencia parecida. Y esto me resulta un poco triste: que haya personas que en toda su vida no consigan conectar. Por eso son muy valiosas tus reflexiones. Creo que hay que enfocar la vida de forma optimista, ir conociendo personas diferentes, hacer cosas de forma distinta, dejarse llevar por las impresiones positivas y descartar las negativas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s