Soñadores

Los limites del lenguaje son los limites del mundo.

(Manuel Almendros)

sonadores2

El titulo de este post es un homenaje a una pelicula de Bertolucci del mismo titulo que transcurre en el Paris de 1968 y que trata de la relación triangular que dos hermanos mantienen con un amigo que convive con ellos en su inhóspito piso de Paris. Se trata de una pelicula que trata uno de los temas tabú en la literatura y en el cine: el incesto entre hermanos que es relé que hace despertar a Mathew -tercero en discordia- de sus sueños infantiles. Pero este post no va acerca del incesto sino de los sueños.

Los griegos pensaban que el sueño de los hombres era algo misterioso e importante. Tanto que habian varios dioses involucrados en su génesis: los psicopómpicos Hermes (Mercurio), mensajero entre dioses y hombres que traia mensajes de aquellos para depositarlos en la mente humana. Hipnos que adormecia al soñador y operaba como un atractor de la vigilia hacia el sueño, Morfeo que se ocupaba de mantener al soñante soñando y Tanatos que gemelo de aquellos y representante de la muerte daba ese aspecto a los inmóviles durmientes. Asi: el sueño se parece a la muerte por aquello de la inmovilidad, pero no sólo a la muerte si seguimos la metáfora griega puesto que Hipnos -el que adormece- también parece provocar sueño como el narcotismo del opio.

Lo que significa que hay muchas clases de sueño, el sueño que provoca por ejemplo la anestesia quirúrgica, el sueño de la muerte o la inconsciencia y el sueño convencional. La pregunta entonces seria esta ¿Cuando estamos anestesiados o bajo los efectos del opio estamos durmiendo? ¿Está durmiendo el moribundo inconsciente? ¿hay alguna diferencia entre el sueño normal y el sueño inducido por narcóticos?

En este post hablé de las relaciones entre dormir, soñar, morir.

Si, la hay y se llama sueño REM, es decir el sueño que provoca movimientos rápidos oculares y que transcurre en salvas cíclicas delimitadas por fases de ondas mas lentas o sueño profundo. Aqui abajo hay un ejemplo de la amplitud de las ondas cerebrales desde la vigilia activa, hasta el sueño REM.

sueno1

Lo realmente curioso de la arquitectura del sueño es que la fase REM y la vigilia son muy parecidas, se trata de ondas de unos 40 Hz. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta ¿Qué función tiene el sueño REM, siendo tan parecido a la actividad vigil? La pregunta no es banal porque todo parece indicar que durante el sueño total atravesamos determinadas fases en que nuestro cerebro parece -eléctricamente- estar despierto, es entonces cuando tenemos ensueños, cuando nos convertimos en soñadores.

Todo parece indicar que el sueño REM es un invento de las aves y que tiene que ver con determinadas adaptaciones destinadas a la homeotermia, es decir que el sueño REM está relacionado con la autonomia del cuerpo para regular su temperatura con independencia del medio ambiente. Casi todos los mamíferos tenemos sueño REM siendo el campeón el gato quizá porque tiene pocos depredadores especificos. El ser humano es también bastante soñador siendo los bebés los que mas sueño REM consumen algo que al parecer y como casi todo se va perdiendo con la edad.

La antiguedad clásica, incluyendo a los griegos nos legaron una primera teoria acerca de los ensueños, es ésta: los sueños son mensajes de afuera que los hombres deben interpretar. Esta concepción hermética de los ensueños está relacionada con la revelación divina y ha estado vigente hasta la explosión cientifica del siglo XVIII. Desde entonces los sueños ya no se consideran mensajes de afuera sino creaciones desde dentro, agitaciones individuales. El profesor Helios Jaime por ejemplo defiende que en francés la palabra rêve no aparece en el vocabulario hasta el «siglo de las luces» y termina por abolir a su precursora la palabra songe. Además de esto la palabra rêver (soñar) procede de una palabra más antigua que perdió la «s» y por eso lleva acento circunflejo (resver) que significaria agitarse fisicamente por algo. La idea de Helios Jaime es que a través de su disciplina -la lingüistica- pueden rastrearse las distintas concepciones que según cada época las ideas han evocado. Soñar no es lo mismo en Descartes que en Anaxágoras. Freud por ejemplo escribió en 1900 una obra esencial «La interpretación de los sueños», un modelo teórico que pretendia explicar las producciones oniricas en clave de sexualidad reprimida pero que más allá de resultar cierto o falso (ningún modelo pretende encontrar la verdad) suponía un salto desde la concepción clásica del mensaje divino, Freud puso al hombre y a su deseo en el epicentro del mundo.

De repente los ensueños pasaron de ser mensajes divinos a mensajes que uno se dirigia a si mismo. En mi opinión estas dos concepciones aunque aparentemente parezcan alejadas entre si forman parte de una idea común incrustada en el pensar determinista: los sueños son mensajes que nos advierten de algo. Una idea que hasta Freud terminó por abrazar -por más que sexual- y calcada de la clásica si bien en su caso le daba al ensueño un matiz mucho mas terrenal: los sueños representarian deseos inconscientes insatisfechos que se manifestaban a través de una complicada elaboración y negociación entre fuerzas opuestas.

En mi opinión ambas concepciones han logrado ocultar el carácter de ficción que el sueño tiene como construcción individual, como construcción creativa.

edgar-allan-poeEl propio Helios jaime ha teorizado sobre estos aspectos comunes que la ficción recorre en ámbitos aparentemente opuestos como la ciencia y el arte. Para Helios, ambos bloques de conocimiento compartirian un primer tiempo de ficción, una ocurrencia fundamental tanto en el cientifico como en el artista. El primero trataria de dotar a su ocurrencia de una hipótesis verificable mientras que el artista que no se encuentra sometido a la necesidad de demostración trataria de construir una narrativa verosímil con el punto de partida de una misma ocurrencia, un ejemplo muy citado de ello es la capacidad de algunos autores de adelantarse a descubrimientos cientificos como sucedió en el caso de Edgar Allan Poe en su ensayo Eureka, que bien podria ser asumido por cualquier fisico en la actualidad. El lenguaje visionario de Poe y el del fisico y divulgador Hawking son tan parecidos que sus textos son intercambiables. En este articulo hay un comentario sobre las intuiciones de Poe que resultaron con el tiempo verdaderas.

Pues ficción procede de la palabra latina «fictio-nis» que significa modelar o esculpir y eso es lo que hace el escultor o el escritor, modelar mediante su cosmovisión el mundo que le rodea. ¿No cambió el mundo el Quijote, Los miserables o La metamorfosis?.

¿Pero y el cientifico?

El cientifico está desde luego más encorsetado a la hora de demostrar sus teorias pero es igualmente libre a la hora de plantear una ficción, imaginarla o soñarla. ¿No era para Kekulé una ficción el anillo hexagonal del benceno antes de soñarla?

anillo-de-benceno

El anillo del benceno se le presentó a Kekulé en forma de una serpiente enroscada

Es interesante esta raiz etimológica de ficción porque los sueños son precisamente eso: ocurrencias que modelan la realidad, creaciones individuales que constituyen una cosmovisión donde concurren lo lingüistico, lo mitico, lo cultural y lo biografico. Es por eso que los sueños son siempre distintos y cada persona crea sus propios guiones, el sueño es expresión de la creatividad.

En este sentido el sueño no es la expresión de la representación del mundo que hace el cerebro sino la exportación de su mundo que hace el soñante y que enactua con la realidad recreándola tal y como ya conté en este post donde dirijo al lector que quiera comprender mejor este concepto de Francisco Varela y ver un ejemplo musical.

Son los soñadores los que cambiarán el mundo, esos soñadores a medio camino entre la ingenuidad y la audacia quienes nos aclararán como se pasa desde un impersonal impulso bioeléctrico a 40 Hz hasta el anillo de Kekulé o hasta las asombrosas predicciones de Edgar Allan Poe.

Intencionalidad y sincronicidad

Cuando deseas algo todo el universo conspira para que lo consigas

(Paulo Coelho)

He reflexionado mucho sobre esta hermosísima frase a la que puse -no obstante- en el frigorifico de las verdades a la espera de una mejor comprensión de su significado.

Es verdad que aquella sentencia es muy fácil de desmontar y que todos tenemos ejemplos para demostrar su inexactitud, sin embargo hay algo que en ella que resuena como una de esas verdades que más allá de la lógica sabemos reconocer como una verdad latente, ¿qué tiene esta frase de verdad?

De esto va este post puesto que demostrar su falsedad no mereceria un post: el sentido común, se impone por si sólo para contradecirla.

aladino

La pregunta sería esta ¿hay deseos que se cumplen y deseos que no se cumplen? Y si es asi ¿cual es la naturaleza de los deseos cumplientes y los incumplientes? ¿Qué deseos concede Aladino?

Yo no encontré una explicación coherente a este dilema aunque en este sentido todos podemos tener algunas intuiciones de cosecha propia y otras extraidas del refranero popular, como éstas:

  • Querer es poder.
  • Todos esfuerzo tiene su recompensa.
  • Quien la sigue la consigue.
  • Desear equivale a realizar.
  • A Dios rogando y con el mazo dando.
  • Toca la citara pero vigila la olla.
  • Pideselo a Dios y te lo concederá.
  • Rezar es una forma de pedir hablando con Dios.
  • Confia en la divina Providencia.
  • Cuando menos te lo esperes tu deseo se cumplirá.

Son ejemplos de ese saber empírico y popular que nos ha llegado en forma de sentencias, proverbios o intuiciones desde la religión, el saber popular o el conocimiento del inconsciente. Lo cierto es que apelando a mi experiencia personal los deseos que más probabilidades tienen de cumplirse -echando mano de la memoria- son aquellos que yan agotaron su cualidad de deseo, se trata de los deseos caducados. Lo que quiero decir es que parece que cuanto más se afana uno en conseguir algo más se le aleja su satisfacción y -por el contrario- cuando uno deja de afanarse en su consecución, entonces sucede. Esa es una experiencia concreta y personal: la mayor parte de mis deseos se cumplieron cuando ya no eran deseos sino recuerdos amortizados.

Significa que hay algo en la intencionalidad humana que opera como un disuasor del cumplimiento del deseo, lo cual es contradictorio con la idea que gobierna este post. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Es la intencionalidad suficiente para que un deseo se cumpla?

No, no lo es. Y no lo supe hasta que leí un libro de Deepak Chopra titulado «Sincrodestino». Lo cierto es que hasta que no leí ese libro no tuve una idea clara y práctica de este asunto.

Se cumplen aquellos deseos que favorecen a mucha gente incluyendo al demandante del deseo.

Pues un deseo sólo puede partir de una conciencia humana y no de una entelequia o un robot, sólo los humanos tenemos deseos y es por eso que nuestros deseos con independencia de que se cumplan o no siempre responden a una conciencia humana deseante aunque el concederlos o no -eso si lo sabemos- no está en lo humano sino en la lámpara de Aladino, que es una forma de decir que el que un deseo se materialice no está en la voluntad humana sino en otro lugar que podemos llamar lo sistémico, en esa red que tejemos los humanos entre nosotros y que nos enlaza con ese cuerpo cósmico, con ese todo que incluye a los seres vivientes y al medio ambiente. Chopra le da a Aladino el nombre de mente no circunscrita

Los deseos que se cumplen son los que coinciden con el resto de deseos de todo lo vivo.

Y es por eso que el deseo de que nos toque la loteria no suele cumplirse nunca pues ¿qué le importan a Aladino nuestras finanzas? Aladino de intervenir en esas lides se ocuparia de distribuir la riqueza de un modo más equitativo y que la suerte cayera alli donde más se necesita, ¿no es precisamente esa la sensación que tenemos el 22 de Diciembre cuando averiguamos a quien le tocó el gordo de Navidad?

Nos consolamos de nuestro egoísmo decepcionado cuando advertimos que la suerte ha estado muy repartida, cosa que tambien enorgullece a los vendedores de loteria, es por eso que la «Bruja de oro» es la expenduría de lotería más popular junto con Doña Manolita: son los que venden más loteria y son por tanto los que reparten mayor suerte.

La suerte individual es mayor si se reparte.

El egoismo individual es el principal disuasor del cumplimiento de un deseo, los deseos que involucran solo a nuestro Ego nunca se cumplen por una razón: tienen que competir con deseos de otros que son antagónicos, lo que mutuamente les anula como deseos. Como el deseo de tener dinero o bienes materiales es común a toda la humanidad Aladino se entristece y no coopera con nadie pues concederle el deseo a usted iria en contra del deseo de otra persona concreta. Aladino se declara en rebeldía e incompetente, deja que sea el azar matemático el que ejerza esa función.

Diríamos que para que Aladino coopere con nuestros deseos es preciso que se encuentre sincronizado: es entonces cuando nuestros deseos se cumplen. Si usted es capaz de formular un deseo que beneficie a mucha gente, que reparta suerte, que incluya al medio ambiente en él y que sortee el egoísmo particular habrá usted conectado con Aladino: su deseo se cumplirá. Inexorablemente. Pero si usted hace un esfuerzo intelectual se dará cuenta de lo difícil que es convocar ese tipo de deseos, simplemente no estamos acostumbrados a hacerlo porque siempre operamos disfrazando de deseo altruista lo que es orgullo, vanidad, codicia o avaricia.

Pero si lo consigue quedará maravillado y sorprendido ¿la razón? porque entonces su intencionalidad habrá convocado esa fuerza sublime, misteriosa, mágica y milagrosa que es la sincronicidad.

sincronicidad

La sincronicidad es un fenómeno descrito por Jung y que tiene que ver con lo que nosotros llamamos coloquialmente casualidades o coincidencias. Se trata de un fenomeno muy común y que usualmente despreciamos al considerarlo simples casualidades. Lo cierto es que aunque esas causalidades azarosas existen, la sincronicidad no apela necesariamente a ellas sino que evoca lo maravilloso, otras veces lo siniestro pero siempre lo significativo, lo subjetivamente significativo.

La sincronicidad se puede ignorar pero indefectiblemente se repetirá, se revelará portadora de un mensaje analógico y cuando se atiende suceden hechos dificiles de explicar: simplemente se trata de hechos que dotan de sentido a la palabra destino.

Pues la sincronicidad es en realidad la versión moderna de la palabra destino, no en su versión fatal de predestinación sino en su versión más heraclitiana: «En el hombre carácter y destino son la misma cosa». Más cercana a la concepción de karma que a la de las Moiras griegas.

Y cuando el destino de alguien ha sido aclarado todo se sincroniza y entonces Aladino surge de la lámpara maravillosa y concede los deseos que se amontonan, suceden y pugnan por emerger. Es el momento de observar y estar atento a los mensajes que nos llegan desde ese Yo no circunscrito del que nos habla Chopra y dejarse llevarse por esa cadena de significados que está más allá de la cotidianeidad, más allá de la causalidad lineal. La sincronicidad se ocupa pues de los sucesos que acaecen simultáneamente que coemergen y que se presentan en la realidad en forma de paquetes de información que resultan profundamente significativos aunque no conlleven un mensaje lineal del tipo de las conversaciones que mantenemos por teléfono.

La intencionalidad altruista es el mejor carril para convocar a la sincronicidad como también lo es el amor: dos personas fuertemente unidas por vínculos invisibles establecen una entidad cuántica que coemerge de ambos y se sincroniza con todo el cosmos enamorado. Su masa critica determina los acontecimientos extraordinarios que siguen y es entonces cuando Aladino ejerce su función casi sin descanso. Hasta el séptimo dia -la sincronicidad es atemporal- pero no hay que tener prisa en conocer el mensaje que nos traen las coincidencias : sólo hay que dejarse fluir atendiendo a esos fenómenos maravillosos que surgen por doquier cuando uno tiene ojos para ver, oidos para oir y sueños para soñar.

Cuando la intencionalidad sincroniza a todo el cosmos viviente, es entonces cuando el Universo conspira.

Y el deseo se cumple.

Una web sobre sincronicidad.

Un articulo en wikilearning

peatUn autor importante (David Peat) habla sobre sincronicidad. En esta web se puede bajar el libro: «Sincronicidad: un puente entre la mente y la materia»

Pero la clave de todo está aqui:

Tú eres lo que tu deseo más profundo es.
Como es tu deseo, es tu intención.
Como es tu intención, es tu voluntad.
Como es tu voluntad, son tus actos.
Como son tus actos, es tu destino.

Upanishad


Imagine

La ganancia territorial.-

Imagine que todo le sale bien como a Forrest Gump, o que todas las mujeres se enamoran de usted como aquel entrañable personaje del «Amor en tiempos del cólera«, imagine que es usted el hombre más rico de la tierra como aquel que todo lo convertía en oro, imagine que no necesita dormir, ni comer, ni trabajar. Y que sus ideas, invenciones e inspiraciones se convierten en algo útil, sin que haya mucho trecho que recorrer entre la imaginación y el hecho en sí. Imagínese que todos quieren ser sus amigos, que el populacho se amontona en la puerta de su casa esperando verle o sólo tocarle. Imagínese que sus deseos aun inexpresados son órdenes para un ejército de servidores.

La noche oscura del alma.-

Ahora imagínese que un buen dia las cosas comienzan a torcerse, usted ha ido demasiado lejos y comienza a perder dinero, suerte y fortuna. Los acreedores se multiplican, sus amigos empiezan a abandonarle, su esposa huye de casa, sus hijos se avergüenzan de usted. De repente nadie le aplaude ni sigue sus indicaciones, el dinero parece esfumarse con celeridad, ya nadie le espera en la calle para saludarle y todos parecen rehuirle, las mujeres parecen haber cambiado de parecer con respecto a su irresistible atractivo. Sus ocurrencias ya no le hacen gracia a nadie y su móvil ha dejado de sonar, el Banco le embarga la casa y usted es procesado por sus deudas.

Pues eso es lo que les pasa a los bipolares por aquello de la fluctuación entre extremos. Tambien les pasa a muchos que no son bipolares pero que han caido en el influjo del exceso. Y después del exceso viene la privación porque esta segunda parte es la consecuencia de la superinflación que usted consiguió mientras duró la primera parte del sueño. O dicho de otra forma, esta historia no podia terminar de otra manera, le podemos llamar depresión pero mi me parece mejor llamarla decepción maníaca.

Algo parecido le pasa a nuestra economia, mientras sostuvimos que el crecimiento podia seguir creciendo ilimitadamente. Pero la realidad se ha acabado por imponer, no es posible crecer de forma infinita en un mundo con recursos finitos. Se impone pues eso que los economistas llaman el downshift o el slow, es decir privilegiar la eficiencia de los sistemas en lugar de favorecer la producción, lo que traducido al lenguaje coloquial significa, vivir con menos, más pequeño pero mejor.

Es lo que sostuvimos cuando eramos maoístas, sólo que ahora parece que esta idea ya no la sostienen los chinos sino los gurus de la economia mundial formados en Harvard. A los chinos les pasa lo que a los europeos que quieren crecer, el problema es que el modelo de crecimiento occidental se agota precisamente en China, ¿se imaginan ustedes un new deal chino propugnando una piscina privada para cada cual?. Seria el fin de la humanidad por falta de agua.

Menos es más como dicen los decoradores zen, y en eso si que tienen razón, o sea que el futuro de la sociedad está en la austeridad dado que el lucro se ha revelado como el gran impostor de las conciencias humanas de este principio de siglo desde Roosevelt para acá. El capital debe refundarse a partir de estas ideas y la «sangre sudor y lágrimas» que nos vienen deberán ser aprovechadas por los individuos para hacerse con una nueva conciencia que termine con el consumo, el derroche y el «más grande todavia» que parece ocupar el deseo de grandes masas de la población incluyendo al proletariado. ¡Ah como se equivocó Marx al fiarlo todo a los parias!

gordo-flacoY es algo que tambien tiene sus paralelismos con la nutrición humana ¿ustedes saben en que se parece un gordo a un flaco? Pues en que los dos están desnutridos. Y ¿saben por qué? pues porque para mantener el sobrepeso hacen falta muchos nutrientes (para no trabajar hay que trabajar mucho). Nutrientes que le faltan al flaco y los que consume el gordo en sus interminables digestiones. En realidad gordos y flacos son enfermos carenciales. Les pasa como al sistema productivo basado en el crecimiento: que siempre es perjudicial porque termina con los recursos necesarios precisamente destinados a crecer. Hace falta mucha energia para mantener esa vieja idea de una mayor producción al minimo coste. En realidad para mantener una gran producción hace falta consumir muchos recursos energéticos, haga usted la prueba y pásese el dia limpiando su adosado, verá qué le sucede al terminar la jornada. Lo que le sucede es que está usted agotado. ¿por qué? pues porque ha aumentando su entropia y no solo la suya sino la del universo: procede de su trabajo, aumentar el orden de su adosado ha sido al precio de consumir su energia y aumentar su desorden.

Es por eso que todo el mundo recomienda invertir en eficiencia y en conocimiento y no tanto en producción o en hacer engordar el PIB, ¿para qué queremos más ladrillos, fines de semana, piscinas privadas, campos de golf o adosados en Soria?

La depresión es la manera en que el trastorno bipolar se cura, la crisis economica es la oportunidad de curar la economia, la enfermedad fisica es la forma en que el organismo plantea una tregua al bebedor, al vicioso, al gordo o al codicioso. No se trata de poner trapos calientes y suprimir los esfuerzos del organismo para curar, sino de profundizar en la crisis, bajar hasta el infierno y tocar fondo.

Dejemos hacer a la naturaleza y no interrumpamos su trabajo.

John Lennon no era maoista pero abrazó al final de su vida la utopia marxista-pacifista asi un poco descafeinada y poética. Aqui mismo lo dice, imaginó un mundo sin cielo y sin infierno, sin posesiones y sin propiedad privada, un mundo en paz y fraternidad. No sabia el bueno de Lennon que el proletariado lo que quiere son móviles, coches y apartamentos en Marina D´or. Sin tetas no hay paraiso y sin beneficio no hay solidaridad. El cambio de la conciencia humana no procederá jamás de la utopia sino de la necesidad.

Menos mal que llegó la crisis. Menos mal que llegó la depresión. Sin parón, sin catástrofe generalizada no puede haber cambio, y si no lo creen pueden ustedes enterarse de lo que es la paradoja de Jevons. Es por eso que existe la enfermedad y probablemente tambien la guerra.

Torsiones y fragmentos

Aquellos que ya sepan lo que es una banda de Moëbius están ya en condiciones de entender como avanza la conciencia humana, lo hace como esa cinta del pelo que ahora tiene dos dimensiones y que sometida a torsión como por arte de magia se transforma en tres dimensiones. Algo así le sucede a eso que llamamos nuestra mentalidad. ¿Ejemplos?

Muchos, lo que ayer nos parecia justo y normal hoy nos parece una barbaridad, incluso hay hoy quien piensa como ayer demostrando que su conciencia individual ha avanzado muy poco. La esclavitud estuvo bien vista durante muchos años pero hoy es ilegal aunque aun hay quien la defiende o al menos no termina de aceptar la idea de la igualdad entre hombres de distinto color.

En el Mississipi aun hay quienes creen en la supremacia de la raza blanca por no hablar de los que aun piensan que el hombre es más inteligente que la mujer. ¿Puede una mujer ser médico, juez o ingeniero? Imagínense ustedes esta pregunta hecha hace unos cien años, ¿cómo cree que hubiera terminado la encuesta?

A mi no me cabe ninguna duda de que determinadas creencias colectivas han sido sometidas a torsión lo que es lo mismo que decir que sin una cierta fuerza o violencia no hubieran sido modificadas jamás, es verdad que renegamos de los cambios que han venido precedidos de estos forcejeos sociales entre adalides de lo nuevo y mantenedores (reaccionarios se llamaban antes) de lo viejo, pero lo cierto es que para cambiar algo hace falta someter la conciencia individual y colectiva a una cierta violencia, de lo contrario no hay torsión.

Claro que la violencia o la fuerza por si mismas tampoco predicen una torsión suficiente para que la hormiga de Moebius circule por la cinta en ese bucle sin fin que hace de ese camino algo infinito. Lo cierto es que la violencia o la fuerza terminan por romper la cinta y entonces ya no hay torsión sino fragmentación.

Es por eso que nos resulta tan dificil saber qué queremos decir cuando hablamos del «progreso». Todos los crimenes contra la humanidad se han hecho en favor de la libertad, del progreso o de la mejora de las condiciones de vida, lo cierto es que los abanderados del cambio se han hecho con el tiempo sospechosos de fanatismo o de autoritarismo. Y es que la tendencia de los humanos a pensar la realidad en términos bidimensionales es demasiado fuerte para que no la tengamos en cuenta, a veces una revolución no lleva sino al extremo contrario de las cosas, eso parece que nos enseña la historia: alzarse contra un dictador o un tirano es una causa simpática de no ser por la cantidad de veces en que otro tirano de signo contrario viene a asentarse en el poder. La verdad es que no hay manera de saber qué es progreso salvo cuando el progreso ya ha sido establecido, hay algo de tautológico en la idea del progreso, es imposible predecir qué es progreso (torsión de la conciencia) y qué es fragmentación (rotura de la cinta).

Por ejemplo progreso, es tener energía eléctrica en casa, agua corriente, carreteras y seguridad para que circulen mercancías y dinero para comprar comida. De eso no cabe ninguna duda. Pero hay muchas situaciones en la realidad cotidiana que son dudosas desde el punto de vista del progreso colectivo y que solo trasmiten fragmentación, como si la cinta de tanto estirarse se hubiera roto.

Para algunos la idea de progreso está identificada con el descubrimiento de una subjetividad nueva, seguramente Apolo, inventor mitico de la homosexualidad (o del amor entre hombres) estaba persuadido de que la simbolización del amor entre hombres era un progreso, quizá tambien Safo estaba persuadida de lo mismo y seguramente los colectivos gays actuales (inventores de la identidad homosexual) tambien estén seguros de que alzanzar la igualdad juridica con los heterosexuales es una conquista de la conciencia humana. En este contexto hay que incluir a las leyes que permiten el matrimonio entre homosexuales que entre algunos se viven como un éxito politico y entre otros como una barbaridad juridica.

Pero yo no estoy seguro de que estas leyes supongan una torsión de la conciencia humana, porque la homosexualidad con o sin boda civil está y estará mal vista al menos en el ámbito de lo privado. Vamos de tolerantes con ella igual que hacemos con cualquier conducta extravagante pero no las deseamos para nosotros ni para nuestros hijos, no debe ser pues una opción comparable a convertirse en un Nadal o en un Alonso por decir dos héroes deseables en la identificación de nuestros coetáneos.

Y no son deseables por el estigma social que arrastran estas conductas, de eso tampoco cabe ninguna duda pero tambien es cierto que el tejido social funciona de un modo muy parecido a nuestros sistema inmunológico y hay personas que se han especializado en reconocer lo diferente como los linfocitos B, otras en marcar con antigenos de membrana a determinados anticuerpos como los linfocitos T y otros en eliminar las diferencias como los linfocitos K. No cabe ninguna duda de que el tejido social opera con un sentido cooperativo e inmunitario, a veces baja las defensas y el organismo entero parece haberse vuelto loco y otras veces está demasiado estimulado y ataca a las células sanas del cuerpo como sucede en la psoriasis. Ha de haber un equilibrio, si, y para que exista un equilibrio el tejido social debe aprender a dialogar con las células y a recordar donde están aquellas peligrosas que se multiplican provocando metástasis. No es de extrañar que el tejido social rechaze lo diferente, para eso está.

Otra cosa es por qué los humanos nos afanamos en ser diferentes. Podria decirse que una de las características de los humanos actuales es la creencia de que la subjetividad (la emotividad) es el supremo amo que debe reinar en el mundo. El «Yo soy asi» se ha convertido en una reivindicación que va más allá de lo razonable y que además contiene la paradoja de que «ser asi», muy probablemente es un episodio mas de eso que llamamos ir contra corriente, una elección a la que no pocos prefieren por aquello de disentir de algo.

Otro ejemplo es el debate politico sobre el aborto. El » a mi no me viene bien quedarme embarazada ahora» es un derecho supuesto que se le atribuye a la mujer y que yo no le negaré, siempre y cuando la preñada en cuestión no niegue su parte de negligencia en ese proceso de haberse quedado embarazada. ¿Es que hoy en España existen personas que desconocen las tecnicas anticonceptivas? Si es asi estas personas debieran estar en la escuela y no en el mercado sexual.

«Dejame en paz pero ocúpate de mi» es el lema de los emotivistas fragmentados.

Es un decir, pero a mi el derecho al aborto libre y electivo no me parece una torsión de la conciencia humana, más bien me parece que va en la dirección contraria y que promueve la irresponsabilidad. Es por eso que decía antes que es dificil saber qué es progreso y qué es fragmentación. Nunca entenderé porque la izquierda se ha erigido en abanderada de esta causa y debe ser porque ya no quedan causas para la izquierda.

Me lo decia el otro dia un amigo mio mientras comíamos níscalos y alcachofas. Trataba de explicarme en términos económicos de que va esto de la crisis económica y me explicaba las jugarretas de los bancos y como se las agenciaron para vender hipotecas más arriesgadas a fin de aumentar sus intereses y ganancias. El asunto al que quiero llegar es que los bancos inducidos por el afán de usura prestaron sus dineros a gente con pocos recursos económicos pero simetricamente a eso las personas individuales pidieron prestamos e hipotecas sabiendo que no podian pagarlas, los bancos también sabian que no podian pagar pero su negocio no estaba en cobrar sino en renegociar paquetes de deuda con otros bancos, lo que no previeron es que la basura virtual del dinero en órbita acabaría invadiéndolo todo. Dicho de otra forma Bancos y clientes (mercado) participan del mismo afán de lucro y de consumo. Es como si juntaramos a los ratones con el queso, un desastre.

Un ejemplo más de fragmentación y aqui hay un video donde un señor muy simpático nos cuenta de qué va esto de la crisis que él llama la crisis ninja (yo les llamé chonis y vicentines), además tiene blog lo que le hace más simpático a mis ojos.

Y esto significa que el sistema liberal precisa de controles y que estos controles no pueden proceder del mercado (de los usuarios fascinados por el dinero consumible) sino por los poderes públicos. Pero una vez dicho eso hay que reconocer también que los poderes publicos (los politicos) son peores gestores financieros que los profesionales de la Banca. ¿Se imaginan ustedes a uno de esos alcaldes recientemente encarcelados al frente de un Banco?

Bueno, ya conocemos casos.

Mi amigo terminó el ultimo níscalo dando una receta para el futuro, los Bancos deben ser participados por el Estado como ha sucedido ya en Inglaterra, de este modo si ahora les salvan el pellejo cuando haya ganancias habrá dinero para las arcas publicas, del mismo modo el capital tendrá que reformarse- añadió-.

– No lo dudes el capital se reformará, pero el socialismo tiene poco margen de maniobra.

– El socialismo debe permanecer para repartir los excedentes, esa es su función, la que hace mejor que el capital. Lo mismo sucede con la sanidad, si el capital mandara los pobres se moririan todos.

– Si, pero los socialistas han jugado sucio en esta distribución de poder, aun recuerdo cuando se oponian a la privatización de determinados servicios, como la cafeteria, la lavanderia o la hosteleria. ¿Qué hace un funcionario poniendo cafés?

No cabe ninguna duda de que los servicios sanitarios públicos tal y como los concebimos en Europa son una torsión de la conciencia humana que ha propiciado una mayor equidad en los bienes sanitarios, ahora lo sabemos, nada que ver con el sistema americano, pero a cambio de eso la izquierda tendrá que dejar de apoyar a los vagos, a los absentistas y a los rentistas.

Y modificar de una vez por todas eso que se ha venido en llamar beneficios sociales. La izquierda debe abandonar el buenismo y ejercer su función de repartidora de beneficios posibles y justos.

Es de esperar que haya dialogo entre las distintas celulas, anticuerpos, proteinas y sustancias de deshecho, al fin y al cabo lo social es un organismo vivo que precisa de defensa de lo contrario todos perdemos y el organismo muere.

La cinta se fragmenta y la hormiga no puede circular.