Sin Logos

Todo conocimiento psicológico es imaginario

James Hillman

Dicen que Apolo fue el inventor de la medicina, aunque tambien dicen que nunca la ejerció más allá de utilizar la cítara y el augurio como medios terapéuticos, fue su hijo Asclepio el que comenzó a usar las plantas como remedios medicinales y quizá por llevarle la contraria a su padre inventó aquello del “ars muda“, una idea que ha llegado a nuestros dias y que viene a decir que el médico tiene que limitarse a prescribir hierbas y a usar sus manos renunciando a todo aquello que pueda resultar estridente donde magia y medicina se confunden por el público mal educado en estas lides.

Sin embargo hay que reconocer a los verdaderos adivinos y separarlos de los falsos pues la adivinación fue en la antigua Grecia no solamente una predicción acerca del futuro sino una verdadera psicoterapia (con intención terapéutica) bien es cierto que en el Oráculo no habia diálogo entre paciente y pitonisa sino un ritual muy elaborado que  limitaba lo verbal a la pregunta del que consultaba y la declamación del que contestaba usualmente una mujer con unos dones que habia recibido del propio Apolo quizá a cambio de sus favores sexuales y en una actitud frecuentemente hierática o extática.

Asi, en la tradición médica puede hablarse de dos clases de médicos, aquellos que ejercian la “ars muda” de aquellos que usaban los cánticos, sonidos, danzas con emisión de sonidos: la catarsis que podia conseguirse a través de varios métodos, incluyendo la ayuda de algunas drogas. La terapia consistia precisamente en eso, una especie de exorcismo o liberación de daimones malignos responsables de la enfermedad, curarse en la Antigua Grecia era expulsar esos daimones del cuerpo y restablecer la armonia que existió antes de la enfermedad.

Fue así hasta que llegó Hipócrates y nos legó el concepto de medicina que ha pervivido hasta nuestros dias. Hipócrates inventó la Physis, uno de los conceptos más importantes de la medicina clásica. De repente las enfermedades no eran ya posesiones del cuerpo por extraños delegados divinos o mensajeros diabólicos sino parte de la naturaleza. Las enfermedades tenian physis (naturaleza) y los enfermos tenian su propia physis, el médico tenia su propia physis y el viento, el agua, las vísceras y los animales vivos tenian su propia physis cada una diferente de las demás. Hipocrates inventó dos cosas a mi juicio muy importantes:

  • Que cada enfermedad tiene su physis, es decir su historia natural como diríamos hoy y es por eso que podemos reconocerlas y diferenciarlas unas de otras.
  • Cada enfermo tiene su physis que no tiene nada que ver con su enfermedad sino que es una categoria -que aunque contemplamos solapadamente- es independiente de la enfermedad que padece. Una idea que ha prevalecido hasta hoy en la idea de carácter o personalidad.

Hipócrates venció a las viejas teorias del miasma que tendían a contemplar la enfermedad como una emanación de algo pútrido o degenerado, un castigo de los dioses y que asociaba la enfermedad a las culpas del enfermo o de su estirpe. Hipócrates terminó con la idea de destino o fatalidad a veces incomprensible para el propio enfermo que no sabia a qué dioses debía haber ofendido para merecer un castigo que sentía como injusto, una idea que habia prevalecido en la mentalidad griega hasta su llegada y que en cierta forma aun se mantiene en buena parte del mundo. Las enfermedades tenian su physis (causa natural) una causa que a veces es esquiva en su comprensibilidad humana pues para Hipócrates habia algo en la physis que era inefable, incognoscible o divino, una manera de decir que aunque no podia conocer la causa de algunas enfermedades lo cierto es que estas respondian a alguna causa y que esa causa -su physis– era por esta razón divina.

Desde entonces la medicina es tecné (arte) abandonando la idea de adivinación o de sortilegio, sin embargo hay en algunas enfermedades algo que se resiste a ser comprendido, se trata de las enfermedades incurables.

Ese fue su empeño: conocer bien la naturaleza de las enfermedades, lo que hoy entendemos como clinica y propedéutica: ¿Qué le pasa? ¿Desde cuando? ¿A qué lo atribuye?

Asi, de paso, inventó Hipócrates el interrogatorio médico invirtiendo el interrogatorio oracular que operaba en sentido contrario. Hipócrates recuperó asi el Logos para la medicina, recuperó la palabra para el médico como antes intentó reconocer el dis-curso de la enfermedad a través del conocimiento de su curso.

La physis sustituyó a la hybris el pecado original segun los griegos: la vanidad del exceso.

Y el mundo se bifurcó entre los seguidores de Hipócrates-Galeno y el mundo animista de la magia de los oraculos, daimones, miasmas y maldiciones fatídicas familiares.

Y así anduvo el mundo hasta la siguiente bifurcación que tardaría unos 1800 años más o menos en aparecer.

Hasta Freud.

Sin embargo aquello que tantos beneficios dio a la medicina no surtió de nuevas ideas a la psicología. Porque que la psicologia quiso ser medicina y abandonó su origen de Logos, de una conciencia que se piensa a sí misma y que estudia hechos y no representaciones de hechos.

No fué Freud sino su paciente Anna O. (Berta Papenheim) la que bautizó a la nueva técnica llamada psicoanálisis como “talking cure“, (cura por la palabra). Freud no le dió importancia a esta intuición de su paciente y al final le birlaron la idea. Concretamente fue Victor Frankl el que acuñó el termino logoterapia.

El gran mérito de Freud fue devolverle el sentido al discurso al paciente alienado, algo parecido a lo que hizó Hipócrates al invertir el proceso oracular a través del interrogatorio. Desde entonces escuchar, hablar, empatizar, conversar, simpatizar o seducir a través del Logos son estrategias psicológicas (pero no médicas) del mismo calibre que las técnicas mudas que siguieron expandiéndose gracias al progreso de las tecnologias paramédicas.

Desde Freud, Eros y Logos volvieron a andar de la mano, retomando la idea de la vieja Persuasión, (Peito) una habilidad que desde la antigúedad habitaba en las sirenas y las pitonisas, las brujas y los clérigos, en las ninfas y en esos personajes híbridos que inducidas por Dioniso habian entrado al servicio del placer, al entender que las dosis homeopáticas de locura son beneficiosas para tratar la propia locura. El enthusiasmós -la pasión- desde entonces es un motor para la cura no sólo de la physis del paciente sino tambien cura para el terapeuta.

Pero lo cierto es que no todas las disciplinas tienen logos como la antropologia, la mitologia, la teologia, la psicologia, la astrologia o la mineralogia. Lo cierto es que dentro de las especialidades médicas llama la atención que mientras la “piel habla”, a través de la dermatologia, los genitales a través de la ginecologia, el aparato digestivo a través la digestologia o los pulmones en la neumologia, lo cierto es que hay especialidades que no hablan, curiosamente aquellas que se hacen con las manos: la cirugía y la anestesia: tampoco tiene logos la anatomia patologica a pesar de que sí posee logos la histología (pero no lo anatomia).

Lo asombroso de esta etimología de la palabra es que la Psiquiatria carece de Logos.

Lo que viene a señalar precisamente algo de su origen: la Psiquiatria no nació para devolverle la palabra a los alienados sino para encerrarles o atenderles o como se dice ahora para asistirles en un guetto. Es la psicología la que nació con esa función aunque curiosamente su epistemología ha ido derivando hacia las peores lacras de la medicina. Es necesario ahora leer este articulo de Enrique Eskenazi donde precisamente abunda en este extravío de la Psicologia que perdió su Logos a fuerza de buscarse a si misma en eso que se llama ciencia.

La psicología se defiende así de volverse consciente de sí misma. Es una psicología “natural” (naturalista), “positiva” (positivista), y olvidada de sí en tanto que “logos” o racionalidad. En este olvido de sí, en esta “aceptación ingenua” de una “realidad de hecho”, una realidad precisamente por ello “no-psicológica”, se funda la miseria de la psicología y es una de las razones por la que eventualmente tiende a extinguirse como tal, o a quedar reducida a un ámbito meramente subjetivo, íntimo y personal (ilusorio), que deja intocado el conocimiento del mundo, que deja intacta la “visión” de la realidad aportada por el positivismo, y que se refugia en la trastienda de una supuesta vida “interior” inoperante, ineficaz e impotente para poner justamente en cuestión sus propios presupuestos. La preocupación de la psicología con los “hechos” psíquicos la preserva en su ceguera y su impotencia para someter a crítica la posición “egoica”, “fáctica” (positiva y positivista), y hacerse cuestión de sí misma como conciencia de la conciencia (y de la inconsciencia).

Dicho de otro modo: la única y paradójica forma de que la psicologia devuelva la función de la palabra al alienado es abandonando sus pretensiones cientificas.

Al fin y al cabo la ciencia, al menos las ciencias del hombre no han aportado hasta el momento gran cosa al bienestar de la humanidad si las comparámos con los avances de la cirugía o la telefonía móvil.

¿Las razones?

No hay nada que ganar.

Desde entonces las sibilas se refugiaron en el arte religioso y es allí donde hay que ir a buscar lo verdadero en el hombre, ahi están todas las respuestas como en esta apofanía profética que nos ha llegado desde la antigúedad en una escala frigia y que aun podemos oir “a capella” en la catedral de Mallorca, el dia de Nochebuena en la misa del gallo. Está hablando Apolo, el Logos, la proporción, la palabra, el discurso humano.

Esta es la letra, el Logos que habla por la boca de la Sibila (en catalán).

Merece la pena ver-oir este video bellisimo de este ·Canto de la Sibil.la” superviviente del Logos griego en un ritual que Bacantes y Sibilas, buhoneras y andarinas rescataron de la antigüedad hasta la edad media incrustándola luego en el gregoriano para llegar hasta nuestros dias en esa mezcla inquietante en que lo mágico – lo numénico- por sincretismo se integra en lo religioso y se contituye en un elemento espiritual más allá de cualquier creencia.

Lo jorn del Judici

parrà qui haurà fet servici.

Jesucrist, Rei universal,

home i ver Déu eternal,

del cel vindrà per a jutjar

i a cada u lo just darà.

Gran foc del cel davallarà;

mars, fonts i rius, tot cremarà.

Daran los peixos horribles crits

perdent los seus naturals delits.

Ans del Judici l’Anticrist vindrà

i a tot lo món turment darà,

i se farà com Déu servir,

i qui no el crega farà morir.

Lo seu regnat serà molt breu;

en aquell temps sots poder seu

moriran màrtirs tots a un lloc

aquells dos sants, Elies i Enoc.

Lo sol perdrà sa claredat

mostrant-se fosc i entelat,

la lluna no darà claror

i tot lo món serà tristor.

Als mals dirà molt agrament:

—Anau, maleïts, en el turment!

anau-vos-ne en el foc etern

amb vòstron príncep de l’infern!

Als bons dirà:—Fills meus, veniu!

benaventurats posseïu

el regne que us he aparellat

des que lo món va esser creat!

Oh humil Verge! Vós qui heu parit

Jesús Infant aquesta nit,

a vòstron Fill vullau pregar

que de l’infern vulla’ns lliurar!

Lo jorn del Judici

parrà qui haurà fet servici.

Y esta es la que se canta en L’Alguer

Al jorn del judici

parrà qui avrà fet servici.

Un Rei vindrà perpetual

vestit de nostra carn mortal

del Cel vindrà tot certament

per fer del setgle giugiament.

Ans quel Judici no serà

un gran señal sa monstrarà

lo sol perdrà la resplandor

la terra tremirà de por.

Aprés se badarà molt fort

amostrantse de gran conort

amostrar se an ab bris i trons

les infernals confusions.

Del Cel gran foc devallarà

com a soffre molt podirà

la terra cremarà ab furor

la gent avrà molt gran terror.

Aprés serà un fort señal

d’un terratremol general

les pedres per mig se rompran

y les montanyes se fendran.

Llavors ningú tindrà talent

de or, riqueses, ni argent

esperant tots quina serà

la sentèntia ques darà.

De morir seran tots son talents

scrafirlos an totes les dens

no y avrà home que no plor

tot lo món serà en tristor.

Los puits y plans seran iguals

allí seran los bons y mals

Reis, Duchs, Conptes y Barons

que de lus fets retran rahons.

Aprés vindrà terriblement

lo fill de Déu omnipotent

qui morts y vius judicarà

qui bé avrà fet allís parrà.

Los infans qui nats no seran

dintre ses mares cridaran

diran tots plorosament

ajudaus Déu omnipotent.

Mare de Déu pregau per nos

pus seu Mare dels peccadors

que bona sentèntia hajam

y Paradís possehiam.

Vosaltres tots qui estau

devotament a Déu pregau

de cor ab de gran devoció

que us porte a salvació. Amen.

4 comentarios en “Sin Logos

  1. Si se te lee con el Cant de fondo deviene la sinestesia embriaguez.
    Diría, si se me permite, que el Logos ha solapado demasiado a lo intuitivo y que la hybris sigue atacando a algunas ciencias (algunas, digo). Hay que ser neuropoeta para saber leer más allá del discurso, y eso es todo un arte.
    Y qué bien ver aquí a Eskenazi, hay que replantearse las cosas a ver qué sale de todo esto.
    Extraordinario, cher RC.

  2. Estoy de acuerdo contigo y quizá no ha quedado claro en el post, tu lo has dicho, el Logos como razón ha solapado demasiado a lo intuitivo, a lo que es verdad, a la naturaleza del hombre, a aquello que todos sabemos sin necesidad de demostración. En mi opinión ese desvario procede de la división entre ciencias y filosofia que se ha ido acentuando a lo largo de toda la historia, mi idea de que no hay neurociencia sin neurocultura está implicita en esa declaración. Pero necesito algo más………para ir más allá.

  3. Yo noto desde hace tiempo, y perdòn por la digresiòn con respecto al punto que acaban de comentar, que las asociaciones psicoanalìticas se desesperan por ingresar al mundo universitario,y que el psicoanàlisis sea considerado ciencia. Freud tuvo que disfrazarse de cientìfico positivista para que lo escucharan. Es entendible: època victoriana, pionero, y nombrando a las cosas por su nombre. Pero me intriga porquè afamados psicoanalistas siguen hacièndolo, y luego cuestionan a las corrientes que, segùn ellos, hablan con un discurso de certeza.

  4. Siguen haciéndolo porque no han logrado trascender su propia epistemologia. El valor que tiene Freud en el mundo de la cultura y de la ciencia es haber les devuelto el Logos a los enfermos, pero hoy eso ya es algo que sabemos todos y que no discute nadie. Hay que ir más allá.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s