Satie, Blake y el gnosticismo

Tigre, tigre, que te enciendes en luz
por los bosques de la noche
¿qué mano inmortal, qué ojo
pudo idear tu terrible simetría?

William Blake 

No cabe ninguna duda de que nuestros cerebros cumplen una función -entre otras- de mucho calado en eso que hemos venido en llamar cultura y su transmisión. Me refiero a la adquisición del conocimiento.

Sobre este tema hay dos posiciones encontradas:

  • Los que creen que el conocimiento que nuestro cerebro adquiere es una copia o representación más o menos fiable del mundo.
  • Los que piensan que el conocimiento es una facultad intrinseca del cerebro, una especie de a priori kantiano segun el cual nuestro conocimiento seria en parte innato y en parte un subproducto del pensamiento.

En realidad hay pruebas tanto de la veracidad como de la falsedad de una posición como de la otra: se trata de posiciones enfrentadas desde el principio de los tiempos, la posición platónica y la posición kantiana que podemos rastrear desde los albores de la humanidad y a través del gnosticismo.

Los gnósticos eran una especie de intelectuales primitivos contemporáneos de las primeras comunidades cristianas que defendian un camino individual de salvación, un camino que era independiente de la revelación y del sacrificio de Cristo. Los gnósticos pensaban que no era suficiente con acogerse al paraguas de la crucifixión del redentor si queriamos aspirar a la salvación eterna. Al contrario: la redención del hombre no podia depender de aquel supremo sacrificio sino del hallazgo de conocimiento individual. Los gnósticos fueron pues precursores de eso que ahora llamamos “new age“, una especie de culto al conocimiento sobre la totalidad independiente de la idea divina y que niega de raiz la cualidad redentora y reveladora de la divinidad a la que considera superflua.

Los gnósticos fueron perseguidos por heréticos y borrados del mapa intelectual europeo aunque la esencia del pensamiento gnóstico ha persistido hasta nuestros dias, a través del arte, la poesia y ciertos estilos de vida impregnados de un misticismo gnóstico buscador de la verdad y guardián de los procesos de conocimiento bien a través de culturas enteogénicas o bien a través de ritos iniciáticos como los que aun podemos observar en la masoneria.

william-blake.jpg

Precisamente en este grabado de William Blake podemos observar uno de los simbolos universales del demiurgo: el compás, con el que el arquitecto del cielo compone las vidas de los humanos y del mundo sensible. William Blake es un perfecto ejemplo de un poeta y artista inquietante, un gnóstico buscador de la verdad y que además añade la fe al conglomerado de su individual búsqueda. Aquellos que quieran disfrutar con los poemas de Blake, herméticos y bellos no dejen de visitar esta web.

Este es un ejemplo de poesía gnóstica: se trata de un poema propio.

Mirada que me lame
Con lengua de pegamín
Labios
contra la boca.

Soy un hombre especial.

¿Estas de acuerdo?
puedo convocar a los muertos
y detener el amanecer
terminar con la noche
y descender a los infiernos.

Todo al mismo tiempo.

Estuve allí
una larga temporada
en cuclillas contando tallos de hierba
desarrollando teorías acerca de la nubes
y de su composición y textura.

Fue por encargo que viajé hasta allí
Y porque soy especial.

Pero aun me cuesta desaparecer
después de tanto entrenamiento.

Yo que conocí las ilusiones de los sentidos
nigromante de causas perdidas
funambulista del desajuste.

No puedo reconocerme en esa cara.
¿Es un espejo?¿Ese soy yo?
¿O parte de lo que fui?
¿Y mis hijos?
¡Que curiosa mezcla!
¡Que gran revelación!
¿Qué hice para revelarme en otra carne?
¿Nací de otro vientre, tiempo o lugar?

No me hagas salir ahí afuera
No me llames por mi nombre
Entra en mi y quédate quieta.

El lector tiene ante si las claves del pensamiento gnóstico en las siguientes:

  • El poeta se pregunta acerca de un tipo de conocimiento: acerca de si mismo y de su parecido con sus hijos que son para él la demostración de que ha sido capaz de revelarse en “otro tiempo y lugar”, en “otra carne”. Esta revelación de una esencia en otra es una facultad divina, una afirmación que hubiera sido considerada herética en los tiempos en que el gnosticismo comenzó a hacerse este tipo de planteamientos y preguntas como ésta ¿Por qué la mujer puede reproducir dos esencias (niño o niña) mientras que el hombre solo puede hacerlo pasando por la mujer?
  • El poeta parece que revierte esta imposibilidad asumiendo el papel del demiurgo o invirtiendo la gnosis reproductiva cuando ordena a su amante o esposa “entra en mi y quedate quieta”, es el representante de un deseo, el deseo de reproducir en si la facultad femenina, una especie de envidia de ese útero cósmico que es la mujer en la tradición mistica.
  • Y se lo pregunta cuando puede hacerlo, despues de un tránsito, una travesía del desierto, un largo aprendizaje de las leyes de la magia o la nigromancia:”estuve alli” “yo que conoci las ilusiones de los sentidos” “fue por encargo que estuve alli” son afirmaciones que hacen pensar en que el autor se sintió impelido a una búsqueda de conocimiento, una especie de misión que configura al intelectual de todas las épocas, aquel que busca fiándolo todo a sus propios recursos y que no confia en Dios o en la revelación o el designio.

satie.jpg  Erik Satie es sin ninguna duda otro ejemplo de un buscador gnóstico que nos legó una serie de obras maestras -piezas de pequeño formato- y que inauguró de paso la “musica pop” y la tradición de musica popular: melodia-estribillo-melodia con acompañamiento homofónico. Una estructura sencilla que es precisamente lo que Satie perseguia: la sencillez. Enamorado del sonido más que de la musica Satie estaba fascinado por los orígenes de la música y del canto gregoriano en particular. Dotado de un interés por la esencia de las cosas, se consideraba a si mismo como un escultor del sonido más que como un musico clásico. El resultado de su música es realmente mágico, hipnótico (por la repetición) y al mismo tiempo lleno de un misterio inquietante. En esta obra “La gnosienne nº 3” podemos oir su mundo sonoro lleno de acordes abiertos: septimas mayores, aumentadas o disminuidas y una melodia sorprendente llena de evocaciones misticas, preñadas incluso de musicas de otros lugares, casi exóticas a pesar de que Satie no puede ser considerado un musico de fusión tal y como llamamos ahora a los que investigan sobre una supuesta fusión entre estilos. Dicen que Satie compuso sus Gnosiennes despues de contemplar la exposición de paris de 1919 (aqui hay un articulo interesante sobre el asunto) y que están inspiradas en Cnosos el famoso palacio donde Minos rey de Creta guardaba al Minotauro, fruto de los amores bestiales entre el toro y Pasifae su esposa. Pero la musica de Satie es demasiado directa para ser considerada como una metafora del laberinto, personalmente me inclino a creer que  “Gnosienne” es una palabra que encuentra su raiz en el término gnóstico y que la busqueda de Satie no tiene nada que ver con la mitologia sino con los origenes del sonido.

Sólo asi puede entenderse la frase de Satie: “me propuse conocer de cerca un La, quise mirarlo en un microscopio. Lo que encontré fue repugnante. Nada hay tan repugnante como un La visto de cerca”. 

O lo que es lo mismo: un La en sí mismo es banal puesto que la musica adquiere sentido sólo en relación con una secuencia y en relación a un contexto determinado, al todo.

No hay que perderse esta Gnosienne nº 3, una verdadera joya de la música al alcance de cualquier sensibilidad, pero sólo comprensible y reveladora si además uno es un buscador de sí mismo.

7 comentarios en “Satie, Blake y el gnosticismo

  1. No sé qué tiene Satie que no puedo oirle sin ponerme profundamente triste, como con los nocturnos de Chopin. Es como si el dia se nublara de pronto, como un paseo entre un hayedo que tiembla ante la tormenta.
    Por lo demás, genial el post.

  2. Pues a mi Satie no me evoca sentimientos de tristeza contrariamente a lo que me sucede con Chopin, de hecho yo creo que Satie es antichopiniano en el sentido de que rompe con la subjetividad romántica de Chopin y todos los tuberculosos apátridas del XIX. Satie no va con contemplaciones a la hora de reducir la emoción a lo más elemental, sin concesiones al consenso: “esta musica es triste”. En cada persona puede evocar una emoción distinta pero yo creo que lo que evoca Satie es la perplejidad, la sorpresa o el asombro todo dentro de un entorno o atmósfera de suspense, de misterio, de magia mstica.

  3. Está claro que en la variedad está el gusto y que todos hacemos nuestras correlaciones subjetivas. Si a unos les evoca alegría y a otros tristeza o rabia, a mí me parecéis bien todos. Lo que yo creo es que aquello que evoca a cada cual es resultado de muchos vectores internos e intransferibles.
    Y ese poema me gusta mucho. Subjetivamente y no se hable más 🙂

  4. Buenas a todos.
    Interesante la música de este señor. Suena como a Dios en su reflexión final, cuando descansa de su obra, de su creación. Relajante en grado sumo.

  5. El impacto de este post, no puede ser más positivo, el poema no puede ser más original, y la música de Satie la encuentro evocadora, no despierta mi melancolia, me gusta, son personajes, excentricos, interesantes…

  6. Bueno, por pegar un salto temporal hacia un post que has tratado en el pasado, menos mal que Blake no se encontró con una SGAE lo hubiera tenido algo complicado para poder aprender a pintar a partir de la copia y base de grandes pintores anteriores a él y eso que pocos iluminados como él tanto en sus poemas como en sus visiones de ángeles celestiales sin necesidad de sustancias enteogénicas.

    Muy interesante el poema donde plasmas la vía de conocimiento agnóstico, aunque no entiendo cuando dices que la mujer puede reproducir dos esencias, niño o niña, y el hombre necesita pasar por la mujer… Esa es la cuestión que tanto la mujer como el hombre se necesitan uno a otro para poder reproducir cualquier tipo de esencia, dos en origen, con muchas variantes. Nos necesitamos…nosotros, todos.

    Y la web 2.0 dista mucho de ser una fila india, será así para el que la utilice de esa manera sin saber obtener variante alguna a partir de cualquier esencia.

    Satie todo un placer para los sentidos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s