La soledad indiferente

hopper3.jpgLa primera vez que vi este inquietante cuadro de Hopper titulado “Habitación de hotel” me pregunté sobre el personaje central de esta escena. Miré esa impersonal habitación de hotel y observé que la mujer sentada en la cama y en ropa interior era seguramente una viajera que pernoctaba en esa habitación de paso. El ambiente me pareció asfixiante, claustrofóbico y a la vez banal, sin vida. Pensé en qué estaría esperando esa mujer, si había sido abandonada por su amante o si simplemente mataba el tiempo leyendo un libro entre transbordos de trenes o autobuses.

Seguí interesándome por Hopper y más tarde caí en la cuenta de que sus personajes -casi siempre femeninos- se encuentran en circunstancias parecidas, se trata de mujeres que miran por la ventana, están sentadas en una cama o en la mesa de un bar, siempre en una actitud ambigüa acerca de sus intenciones, no sabemos si esperan, pasan el rato o simplemente curiosean a su alrededor, lo unico que es seguro es que estos cuadros se encuentran impregnados de un extraño ambiente de soledad y de una atmósfera de aislamiento casi ontológico y al mismo tiempo indiferente.

hopper.jpg

hopper1.jpg

hopper2.jpghopper4.jpg

roominbrooklyn.jpg

Mas tarde me di cuenta de que estas obras de Hopper son como esas historietas que sirven como test proyectivos y donde se pide al examinado que complete con su propia narrativa lo que le sucede al personaje protagonista. El TAT de Murray, por ejemplo es un test proyectivo donde a partir de una serie de escenas ambigüas el sujeto debe construir una historia con principio y final. Lo asombroso de estas historias que contamos a partir del estimulo visual que es la lámina en si, es que coincide con nuestra historia, nuestros miedos, nuestra biografia y complejos o mejor: la construcción de un sentido narrativo a nuestra vida.

tatmurray.jpg

Obsérvese como es precisamente la ambigüedad de la lámina la que confiere al test su validez universal, es ahi donde proyectamos lo nuestro, dotando de sentido una escena que en realidad no significa por si misma nada y que al mismo tiempo pretende significarlo todo.

Hasta que leí “La mujer zurda” de Peter Handke no comprendí el alcance de la soledad de los personajes de Hopper, un pintor expresionista americano que en realidad – y a diferencia de los hiperrealistas- nos está mandando un mensaje.

Los hiperrealistas -por el contrario- no tienen mensaje que mandar, pueden pintar cualquier cosa desde una vaca a un paisaje, o un bote de sopa, pero en ellos la pintura solo se representa a si misma como en un ejercicio masturbatorio de autoreferencia plástica: carecen de interioridad, usualmente sus obras representan no lo único, lo sublime o lo monstruoso sino una serie de clones iguales a si mismos, lo serial, lo idéntico. El hiperrealismo está más allá de lo trágico, del pecado o de la culpa, el hiperrealismo es el arte narcisista y banal de nuestro tiempo. Hopper era un expresionista y esto de aqui abajo es una obra hiperrealista, concretamente de Horacio Silva:

horaciosilva2.jpg

En este caso y hasta que no leí esa novela de Handke no comprendí bien el sentido de la soledad de las mujeres de Hopper. No se trata de mujeres abandonadas o desesperadas, por andar esperando algo que no llega, al contrario se trata de refugiadas en la propia mismidad, sombras que viven en un asilo propio construido a base de rutinas y de renuncias, se trata de algo peor que la soledad impuesta por un abandono, se trata de una soledad indiferente. Están solas porque han decidido estar solas y lo están después de comprobar que el mundo que las rodea, es un desierto impersonal de lugares de encuentro donde no hay nadie que no hable en esa clase de monologos paralelos en que se ha convertido la interaccion entre humanos, en esa especie de apatía agónica que tienen los lugares de ocio, los hoteles, los miradores, lugares de paso o de refugio para aquellos que no tienen nada que decir.

Para aquellos que aun creen que el arte es una especie de notario de un tiempo y que es a través del arte como podemos cambiar el mundo vean esta exposición de un fotógrafo llamado Clark y una pintora llamada Pougnaud, ambos Clark-Pougnaud han expuesto en homenaje a Hopper y nos lo han devuelto convertido en un icono digital no para destruirlo convertido en un fetiche hueco sino para enaltecer y reinterpretar su mirada interior.

clarketpougnaud1.jpg

11 comentarios en “La soledad indiferente

  1. “Están solas porque han decidido estar solas” Me recuerda a eso que decía una tía abuela mía, “si vols estar ben servit, fes-te tú mateix el llit”… 😉

  2. Esa soledad a la que aludes es una soledad que tiene mucho que ver con laa autonomia, que es un valor en retroceso, un valor fálico por asi decir. Yo me refiero a esa otra soledad telúrica, ctónica que representa el vacio en que se convierte la vida cuando no hay nada más allá de uno mismo. Hablo de la soledad narcisita de la postmodernidad, de eso hablo.

  3. Deslumbrante tu apunte hacia el concepto de “esperar”, y de que en griego haya varios verbos para nuestro “esperar” cuando nosotros echamos manos de perífrasis: i.e. perimeno (=esperar normal), anameno (=esperar mucho tiempo), prosmeno (=esperar con ansia), etc, lo cual dice mucho de la ambigüedad del concepto de la espera aunque no hay palabra para la espera hiperreal, esa que no espera al objeto sino que espera -y se pierde- en sí misma quizá también en una espera en forma de espiral que vete a saber dónde lleva si es que lleva a alguna parte más que al centro ineludible.

  4. Lo cierto es que en las palabras está la filogénesis de las palabras eso que llamamos etimologia y que siempre está en el griego o el latin, sus precursores semánticos. Me ha encantado eso que dices acerca de las tres acepciones de la espera: peri, ana, pros. Que nos lleva de la mano a las tres condiciones del verbo esperar: esperar algo, des-esperar, o simplemente estar en la sala de espera del médico. Me encanta que eso tenga nombre aunque sea en griego, el pobre Hopper tambien lo agradeceria.

  5. Nous=mente, como sabe bien.
    Eros= también lo sabe bien.
    Y todo en espera o algo parecido. Pero investigaré bien las raices de -meno y le informaré debidamente 🙂

  6. Si “nous” es mente y” menos” espera no acabo de entender que significaría “noumeno” ¿Como lo traducirias tu? ¿Y fenómeno?
    Eromenos lo traduciria yo más bien como aquel que es objeto del amor de otro, que espera, pero que en si no ama, ni le es imputable deseo alguno. Patroclo era el eromeno de Aquiles quien a su vez tenia una escava llamada Briseida que no se bien si desempeñaba el papel de eromeno o erastés, suponiendo que en aquella epoca a las mujeres se les atribuyera deseo alguno.

  7. Efectivamente, el eromenos -estoy de acuerdo- no ama sino que es amado, y es precisamente por que “-menos” es un participio, un pasivo como casi todo participio.
    Luego le envío un link que he encontrado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s