El Tao del perfume

chanel.jpgAhora que están cerca las vacaciones navideñas conviene estar al tanto de ese regalo impersonal y socorrido que es el frasco de perfume, ese intangible de olor.

Y conviene entonces recordar a Lao tsé y a su obra maestra “El camino del tao”, pues ningún regalo navideño está tan cerca del taoismo como el perfume. Conviene recordar que:

El tao que puede nombrarse no es el tao verdadero.

Y si es asi, entonces todos los perfumes son o están en el Tao pues ninguno tiene nombre aunque casi todos tengan marca y será por eso que las marcas y los logos vienen a sustituir esa ausencia de ser que es el Tao de Lao Tsé o el noumeno de Kant que es la misma cosa aunque con una diferencia de 3000 años más o menos.

Tenemos cinco etiquetas para nombrar los sabores (ácido, dulce, salado, amargo y picante) pero no tenemos ningun sustantivo para nombrar los olores. Nos hemos de conformar con clasificar los aromas en agradables o desagradables, a los primeros les compramos y a los segundos los evitamos, pero como carecemos de un lenguaje apropiado para manejarnos en ese universo del olor lo que hacemos es usar comparaciones con otras cosas, aromas frutales por ejemplo muy alejados de esa propiedad fenoménica que no podemos atrapar. Y será por eso que al no poderlos nombrar los metemos en botellines y los compramos guiándonos solo por la marca y si es posible el más caro, será porque ese es el mejor, hablo naturalmente de Chanel.

chaneldesnudo.jpgLo que está claro es que los excesos aturden y será por eso que Marilyn aquel icono sexual de los sesenta recomendaba a las mujeres dormir siempre desnudas y con una gotita de Chanel, pues al parecer todo exceso del olor viene a transformar un aroma agradable en un efluvio pestilente, hay algo homeopático en el olor, algo que funciona más acá de la dosis, algo que es en esencia una esencia. Algo que no saben ni los pobres ni los horteras que siempre dejan el ascensor atestado de ferormonas enfrascadas.

perfume.jpgPatrick Suskind escribio sobre este asunto, sobre el asunto de Jean Grenouille en su novela “El perfume” Jean era un paria, un ser abandonado que nació en un mercado de pescado entre sardinas y morralla y que se crió a golpes y en ausencia de un olor corporal propio. A cambio de este desajuste olfativo su percepción de los olores ajenos va más allá de lo normal. Jean es capaz de adivinar a kilometros a cualquiera como un perro de presa, una compensación metafórica de su privación para el amor. Su codicia olfativa le lleva a perseguir los olores ajenos con el fin de coleccionar la esencia de los seres a los que ama o desea. Grenouille colecciona los olores de las mujeres que le atraen como un psicópata serial que además de eso es un maestro perfumista. Al final consigue reclutar para si todos los olores que precisa para dotar a su persona de una atracción irresistible. Sólo desparramando tanto estrógeno acumulado Grenouille se asegura el amor y la devoción de todo el orbe, asi consigue escapar de la pena capital que le es impuesta por sus perseguidores.

Pero al fin y al cabo conseguir ser amado -por delegación de los olores ajenos- no le asegura a Grenouille ser amado de verdad por su propio olor del que sigue careciendo. Esa es su tragedia y por eso termina por buscarse a si mismo donde nació, alli en el mercado del pescado poblado de indigentes y de otros parias como él, personas que nunca fueron amadas y que no contienen por tanto en si ese germen necesario para poder amar. Grenouille en un último acto heroico vertirá sobre si todo el contenido del perfume atrayéndose a la multitud enloquecida, enfebrecida por el aroma irresistible del paria.

Y por eso le devoran.

En el único acto de amor que pudieron vivir.

7 comentarios en “El Tao del perfume

  1. Dicen que hemos perdido la capacidad de captar con el olfato las feromonas del Otro, que es el mejor olor de todos. Hay sudores que huelen a zumo de pera (los nacidos en el trópico) y otros a leche rancia, pero como el jazmín no hay nada, no, eso desde luego.

  2. Hola de nuevo, voy encontrando cositas útiles pero también veo, de cara a mí teoría, maneras, modos y formas que son las que cambian la interpretación del olor. Usted mismo escribe: “pero no tenemos ningun sustantivo para nombrar los olores. Nos hemos de conformar con clasificar los aromas en agradables o desagradables”. Quiero subrayarle que olor y aroma no es lo mismo para la nariz y para el cerebro. No se si existen pero tampoco me importa quisiera que se entendiera la idea.
    Voy a darle una definición a ver si acierto: olor es una sustancia que emite de forma natural cualquier cuerpo.
    Fíjese en lo fino que voy a hilar: la leña no emite el mismo olor que la madera. No huele igual al ir a comprar leña que al ir a comprar un marco a la carpintería. Incluso cuando las maderas sean las mismas.
    El aroma lo describiría como un cambio químico de un olor natural.
    El intenso olor de la madera en la carpintería nos puede anular el olfato, hacer estornudar por las resinas, alcoholes al fin y al cabo, pero salimos y recuperamos el olfato.
    Una persona cuando fuma se impregna de una manera que su olfato es incapaz de reconocer su propio y asqueroso aroma, como tampoco la mujer que utiliza esos perfumes tan apabullantes. Pero estos olores sí interrumpen la calidad olfativa ya que se interrumpen ciertos sensores para no colmatar la sensación olfativa.
    Su casa desprende un aroma característico que usted no huele, pero yo sí, y a la inversa por supuesto.
    Con estos dos últimos párrafos interpreto que el olor provoca una sensación relajada en tu entorno, casa, tabaco, perfume, alcohol, que no dispara ninguna molécula para realizar una, perdone que repita, transducción de señales por ser innecesaria “EL ENEMIGO NO ESTÁ EN CASA”.
    Amigo si entras y hueles a “Varón Dandi” se te disparan todas las alarmas, el corazón se pone a 200, se te seca la boca, se contrae toda la musculatura y… te quedas paralizado,PIENSAS, rememoras ¿alguien cercano utiliza esto? y te acercas al salón porque el miedo sólo es psicológico, no físico.
    Y si entraras y olieras a chimpancé recién escapado del zoo (Mallorca, 2015) ¿entrarías en el salón? NO, tescagarruncias patabajo mientras corres sin esperar al ascensor, que es lo que haría cualquier persona civilizada ¿esperar el ascensor o es cagarrunciarse?
    ¿Entiende esa pequeña diferencia entre olor y aroma? el que no lo hayamos abordado no significa que no exista, la harina casi no huele pero el pan recién hecho deja un aroma maravilloso.
    Los olores no están adulterados, los aromas sí, aunque las moléculas químicas o bioquímicas sean las mismas o casi. Porque si entiendo la idea quiere decir que el receptor diferencia el enlace cis del trans. Tengo dudas de que la vibración sea distinta salvo que la tensión molecular cambie y si así fuere sería una manera inestimable de “escanear”. Recuerde que excitamos moléculas para que al volver a su sitio obtener una imagen luego los isómeros nos darían imágenes distintas.
    Los olores están grabados a sangre y fuego: son nuestra vida. Los aromas son prescindibles y demasiados y, como usted dijo en algún sitio, “huele como sí…”
    Creo que deben existir receptores ancestrales, yo huelo a jazmín natural…, y quizás tengo algún cambio en los receptores para los aromas, …pero lo distingo del jazmín en perfume.
    ¿Podemos hablar de la cantidad de productos aromáticos que sirven para ahuyentar a los mosquitos? el problema es que los mosquitos son ignorantes y no saben que deben irse, y nosotros somos ignorantes ante el mosquito hembra que utiliza un sensor, el mismo que el de las cámaras nocturnas, pero afinado a descubrir la diferencia de una décima de grado, por eso pican encima de la vena.
    ¿Me alargué mucho?
    Gracias, es un placer conversar con usted.

  3. No me seduce el efecto túnel. Estamos hablando de un electrón ¿A qué velocidad se mueve la electricidad? Si coge una cuchara de miel y la tumba, poco más o menos a esa velocidad, la alterna no se mueve, vibra, luego no es la nuestra. Por qué se enciende la luz simultáneamente al pulsar. Imagine que el conductor eléctrico está llena de canicas, cunado pulsa introduce una canica y por el empuje la canica última enciende la luz, pero eso es energía. Si yo choco un electrón contra un receptor olfatorio puede existir una onda refleja interna, pero la vibración no sería la misma, incluso el giro, el spin, probablemente tampoco. Entramos en una contradicción física y esta es la teoría de donde parte el descubrimiento del bosón de Higgs. La partícula debía estar o no se cumplían las leyes físicas aplicables a ellos.
    ¿A ver qué le parece esta idea? Imaginemos la película olfativa con tantos receptores distintos como sean necesarios. Llega el electrón excita el receptor y lo activa, la ínsula recibe el mensaje del bulbo olfatorio, saca su molécula correspondiente y vía, S límbico, al hipotálamo que conecta con el sistema endocrino y neuronal y finalmente al cerebro medio. Descargas, reacciones, etc., pero no hemos explicado por qué ese electrón excita ese receptor porque podría activar a cualquier otro y, además, debería ser capturado, anulado o seguiría con una sobrexcitación en cualquier receptor. No.
    Vuelvo a repetir sus palabras: “Es como sí…” y esa es la verdadera esencia del olor: llega una molécula que es lo suficientemente grande como para ser retenida sólo por un tipo de receptores, y es posible que ese electrón, el del efecto túnel, escape de la molécula para realizar la excitación del receptor. Todas las moléculas similares irán a parar a los mismos receptores y el olor “es como sí…”
    En este caso el receptor huele mientras se le excite hasta la saturación, el bulbo o la ínsula cortaría la comunicación a ese tipo de receptor permaneciendo activa para el resto. Y hablamos de un electrón y por qué no hablamos aquí de la vibración del electrón como excitación del receptor, es decir, no sería necesaria la donación lo cual podría implicar severas quemaduras a no ser que hubiera una apertura/cierre, ejemplo coQ10, con lo cual no sería necesario el efecto túnel.
    Pero como la vibración sí dependería del radical libre y de su situación espacial con respecto a la molécula unos olores nos recuerdan a otros porque sus vibraciones, aun siendo distintas, son parecidas, están en el mismo receptor y “es como si…”
    Creo que he cogido una coctelera y estoy entrambas, pero tiene lógica física y química.
    El mosquito macho es un calzonazos que se dedica a vivir del néctar de flor en flor, si quitamos las flores no hay machos y las hembras no nos pican, no tienen huevos que incubar. ¿Le ha picado algún mosquito en el mar?
    Saludos Eduardo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s