Enfermedades simuladas

La mayor parte de las personas incluyendo a los profesionales de la sanidad confunden “fingimiento” con “simulación”. El niño finge un dolor de tripa para no ir a la escuela, el soldado finge una lesión para no hacer la instrucción. Pero simular pertenece a un orden distinto al simple fingimiento, simular es hacer o sentir algo de forma alienada como si fuera algo que simplemente sucede, sin articulación alguna con la subjetividad.

bonzo.jpg

Simular es un no saber, un no querer saber que termina confundiéndose con la realidad, de este modo ficción y realidad son indistinguibles y una enfermedad simulada es igual a una enfermedad verdadera o tiene al menos las mismas consecuencias.

Otra posibilidad de vincular el sufrimiento con la enfermedad es autoinflingirse un daño o provocarse una mutilación, como este rumano que ayer se quemó a lo bonzo

budistaquemado.jpg

aunque no por razones humanitarias como el budista que inventó la técnica sino porque nadie le quiso dar un billete para regresar a su país. Al parecer vino a España engañado con un falso contrato de trabajo, al llegar aquí se encontró con que no podía empadronarse, ni tenia derecho a una vivienda, ni tampoco a una regularización. ¿Qué hacer?

Puedes ver el video aqui (Advertencia: es absolutamente desagradable)

Autoinflingirse un daño es usualmente una medida fuerte de manipulación del otro, algunos llegan muy lejos y otros afortunadamente no tanto: es el caso de la huelga de hambre del preso que busca conseguir alguna cosa o simplemente busca ser trasladado a un hospital. Otras veces las autolesiones no buscan el controlar la conducta ajena sino simplemente la provocación de dolor como medio de sentirse vivo. Todas las conductas que he nombrado tienen algo en común: la alienación del sujeto con respecto a su malestar, nadie se reconoce a sí mismo en él, como si fuera algo que sucedió sin más, como si el otro fuera siempre un otro malvado proporcionalmente a la inocencia que siempre está en uno. Una inocencia que es compañera abyecta de la irreponsabilidad.

La pregunta es ésta: ¿el rumano en cuestión estaba loco o no?

No lo creo, simplemente desesperado. Pero ésta única explicación no basta.

La pregunta debería ser esta otra, si alguien quiere suicidarse: ¿por qué hacer pública la desesperación? ¿por qué hacer de ello algo público?

¿Por qué buscar testigos, fotografías, reportajes?

Para horrorizarnos naturalmente, no es una enfermedad mental sino un acto que señala nuestra debilidad, nuestra falta de inmunidad, nuestra incapacidad moral para gestionar el fenómeno de la inmigración, nuestra escasez de defensas, nuestra culpabilidad frente a la pobreza, en suma se trata de un acto que apunta directamente a nuestra opulencia y que nos agita los sentimientos, eso pretendía el rumano en cuestión.

Lo realmente estremecedor son las declaraciones de los políticos diciendo que no “le correspondía ayuda por no estar empadronado, no obstante le han puesto una psicóloga para lo que pudiera necesitar (sic)”, he aquí la hiperrealidad.

No tengo ninguna duda de que al final se saldrá con la suya, pues ¿cual es la función del espanto?

Un comentario en “Enfermedades simuladas

  1. El que se suicida, efectivamente, debe hacerlo en el anonimato, irse enmedio de un bosque fnilandés como una conocida mía y quedarse ahí adormilado con fármacos. Entonces va y al alba te encuentra un cazador o su perro, pero el suicida nato lo vuelve a intentar y no le cuesta conseguirlo (como hizo esa conocida). Sin salir en los periódicos ni conceder exclusivas si sobrevive. Lo evidente es que lo importante es estar empadronado y cumplir con todos los trámites, eso es de cajón.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s