La anorexia y la nevera

anorexia.jpgExiste una evidente correlación entre la epidemia de trastornos alimentarios que viven nuestras sociedades opulentas y la nevera. Añadiré inmediatamente que no es el frigorífico en sí el causante de la plaga no sea que a Zapatero le de por prohibir los electrodomésticos. La causa en sí -según dicen los especialistas- no es única, lo que quiere decir que las causas, es decir las culpas son a distribuir entre múltiples factores que nadie está dispuesto a poner en jaque. El principal del todos es ese factor económico del que sólo nos acordamos cuando falla y nos deja sin poder comprar el pan o hacer cola para comprarlo que es lo mismo, pero para que haya anorexia es necesario que sobre mucho pan, es decir que el exceso gobierne nuestras vidas y de ahí la metáfora de nuestra nevera, porque aunque nuestros adolescentes no lo sepan, la comida no crece en la nevera sino en el campo, en el mar, en las granjas o aun en la selva pero alguien debe plantar, pescar, recoger y cuidar los tomates y alguien debe trabajar para poder comprar esos cada vez más carísimos recursos y alguien tiene que distribuir la comida en los supermercados y lo que es peor: alguien tiene que ir a comprar a Mercadona, es un decir y alguien, ¡ay! tiene que bajar la basura al contenedor: el final de la cadena alimentaria, el desperdicio.

anorexica-mueck.jpgNuestra vida discurre pues entre esos segmentos que nos dejan libres distintas tareas relativas a la alimentación: comprar comida, cocinar, hacer basura y anticipar qué comeremos mañana, el tiempo que nos deja libres tal menester lo ocupamos en procurarnos una pareja, ¡ay, el sexo cuanto tiempo nos ocupa!, sin contar lo que hay que hacer para alimentar a las secuelas de tamaña manía reproductiva y aún: mantener a nuestra pareja a nuestro lado, una labor que nos ocupa de por vida y que consume la mayor parte de nuestras energías.

Pero ellos/as no lo saben porque nunca han pasado hambre ni necesidad y porque nosotros sus padres nos hemos olvidado de lo esencial: que el amor es aquello que damos cuando ya no nos queda nada que dar y ellos/as claro se resienten porque nos ven ocupados en darles gato por liebre y ellos/as han espabilado mucho como para dejarse engañar y así viven ese vacío de amor y ese vacío de ser como si de un vacío del estómago se tratara, seguramente creen los ingenuos/as que con mantener el ayuno ya han resuelto el problema filosófico que todos tenemos pero que ellos no han dado por aquello de la LOGSE.

Y son prisioneros del discurso capitalista que imprime un desarrollo acelerado a la economía con tal de que la economía real no exista y así resolver todos los problemas de desigualdad del mundo. Realmente es asqueroso ver la cantidad de comida disponible que tenemos en los supermercados, así no podemos ni siquiera tener la mínima libertad: padecer hambre, padecer alguna necesidad. Hay una cosa peor que tener hambre y es la imposibilidad de tener hambre, por eso si no hay hambre hay que inventarla en la virtualidad del deseo y por eso hay deseos que se disfrazan del rechazo a comer.

Eso no lo sabían los apóstoles de la modernidad que imaginaron el sistema del bienestar como la solución de todos los males del mundo, no sabían que una vez liberado un potencial habría que ver qué se hace con esa energía liberada, nadie pudo imaginar que una vez resuelta la necesidad de comer la gente iba a dejar de comer y que una vez implantada la educación obligatoria habría fracaso escolar, ¿a quien podría habérsele ocurrido tal cosa?

A algún reaccionario seguramente de esos que leen el Mundo. Pero ahora ya lo sabemos es imposible liberar a alguien sin – al mismo tiempo- granjearse un enemigo tal y como decía Cioran o al menos sino un enemigo un parásito o como se dice ahora un cliente del sistema sanitario publico. ¿Existe mayor contradicción que alimentar a la fuerza a alguien que no quiere comer?

Los que creen que la anorexia es una “enfermedad natural” que es independiente de la subjetividad humana dirán que si, que la anorexia es una enfermedad del cerebro que compromete el libre albedrío de la persona afectada y que hay que hacer cualquier cosa para que se alimente de buen grado o por la fuerza, pero los que como yo creemos en la libertad -en la única libertad posible, la individual y que incluye la libertad de no querer ser libre- decimos que la anorexia es un síntoma de una sociedad que nos ha cambiado -sin pedir permiso- la imagen-apariencia por los códigos simbólicos que cohesionan una sociedad y esto no es culpa de las mujeres ni de los hombres que padecen anorexia o de sus padres sino del sistema en que vivimos.

victoria.jpegCada vez que Victoria Beckham sale por televisión, el mundo se desangra, cada vez que Ronaldinho marca un gol, y se contempla en una aldea nigeriana, Africa tiene una hemorragia. ¿cual es el discurso que se agazapa en ese tipo de hechos?

Que no son personas sino marcas y esos productos tal y como profetizó Marx han sido despojados de su valor real, son una simulación de su valor, operan como fetiches, como iconos que se representan a sí mismos en tanto aparentan ser-algo y por eso venden cualquier cosa, como la Beckham que actualmente anda promocionando el manual de la perfecta mujer moderna, este manual llamado “Zorra y delgada“, todo un bestseller.

ronaldiho.jpeg

Busquen en los que ganan dinero con ello y no miren en el cerebro individual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s