La ópera, ese milagro

La música se acopla mal a las divisiones genéricas del arte, del mismo modo que sucede en poesia: es difícil forzar las categorías y adjudicar a un determinado estilo musical la etiqueta de “hiperrealista”. De todos los géneros musicales, sin embargo, hay una excepción: la ópera, por ser el más visual de los géneros musicales puede acercarse a este concepto de hiperrealidad y más aún si tenemos en cuenta la estetica trasnochada que casi todas ellas proponen junto a libretos obsoletos que sólo pueden ser rescatados de la vulgaridad gracias a extraordinarias partituras que músicos como Wagner, Verdi, Monteverdi o Puccini compusieron para ella. Hay en la ópera una atmósfera caduca, casposa, cutre o kitch, tanto que el género -que ha evolucionado muy poco desde el siglo pasado- sobrevive hoy gracias a las aportaciones que les hicieron aquellos que creyeron en ella y que , por decirlo asi, se especializaron en este formato.

Un invento de Monteverdi que tuvo que ingeniarselas para inventar a su vez, la homofonia, es decir el acompañamiento musical para la voz, antes de él la acción dramática se explicaba mediante aburridos recitativos que indicaban por donde transcurría la acción, a partir del invento de Monteverdi, la narración pudo desplegarse en conjunto con la música, un invento que ha sobrevivido hasta nuestros dias, hoy toda la musica popular es homofónica, es decir una voz es acompañada por la música que le hace de soporte y de contrapunto narrativo. Sin embargo es muy poco probable que la música por si misma pueda evocar suprarealidades, la musica es demasiado abstracta y sólo la voz o los textos, la estética de la puesta en escena, los entornos ambientales o los libretos pueden ser considerados , en esencia hiperreales.

Pero la ópera es hiperreal en si misma, es el género de la hiperrealidad, porque en la vida real nada transcurre cantando, no oimos violines cuando nos enamoramos ni mascamos la tragedia con explosiones de metal cuando estamos aterrorizados. Todo en la ópera es hiperbólico , exagerado, dispuesto para la demostración, histriónico y ciertamente decadente, si a eso unimos los fuertes conflictos que libretos ingenuos tuvieron con la censura de la época, entenderemos la pulsión de los compositores por buscar en lo exótico una solución de compromiso para alejar los textos de la realidad-real de la Europa politica que tuvieron que sufrir.

He elegido esta aria de “Turandot” para ilustrar este fenómeno de opera-hiperrealidad. El entorno es adecuado, la Arena de Verona, los decorados de ciencia-ficción, más cercanos a “La guerra de las galaxias“, que a una ópera clásica. El argumento casi mitico transcurre en China, una princesa busca como en la Cenicienta a un principe -Calaf- encantado. Se divulga un decreto y el tenor canta el “Nessun dorma” en una especie de trance hipnótico. Las explosiones de sonido, fluctuaciones del ánimo, a las que Puccini era adicto, nos llevan de la mano a un trance suprareal, el final en fermata cerrada, es absolutamente sublime.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s