Entornos hiperreales

cascadadeescher.jpgLa paradoja es una contradicción, pero no es una simple contradicción sino una contradicción entre varios niveles de connotación de la realidad. La arquitectura imposible de Escher es un antepasado reciente de los entornos simulados por ordenador que podemos observar en distintos programas informáticos como en el celebre «Second life» o en el cine.

La ruptura de la perspectiva, el conflicto figura fondo, la multiplicación serial de motivos genera distintas paradojas visuales porque el ojo no puede dejar de apresar todo lo que ve en una busqueda de sentido, mientras que la razón choca con lo percibido provocando un sentimiento de extrañeza, de perplejidad o de risa. Nos resulta risible, gracioso aquello que nos engaña y Escher logra engañarnos con esos espacios que parecen no respetar las leyes de gravedad, subir o bajar, derecha o izquierda, fuera o adentro. El espacio tetradimesional de Escher sugiere y nos transporta más allá de la realidad y en él se inspirarán los diseñadores de universos hiperreales: esos que nos permiten ser otro. Escher lo que hace es asomarse a la cuarta dimensión y nos la muestra plegada.

cibertown.jpg

arquitecturavirtual.jpg

Esta simulación en video permite contemplar en movimiento a los personajes escherianos que parecen atrapados en ese mundo virtual.

En este otro video puede contemplarse una realidad absoutamente hiperreal basada en el laberinto de Escher, se trata de una pelicula del calculadamente ambigüo David Bowie, «As the world falls down»

Naturalmente estos entornos hiperreales son a su vez parasitados por las multinacionales. Observese como el laberinto de Escher puede ser «esponsorizado» por las marcas.