La huelga y la depresión post-parto

A los politicos no les gustan las huelgas, ni las manifestaciones, ni siquiera las pacíficas. Cuando se producen comienza en la prensa el contaje de si eran muchos o eran pocos con esas disonancias de números entre los organizadores, el gobierno, la policia municipal y los medios periodísticos afines o contrarios. Al final todo queda en una especie de interpretación de las oscuras intenciones de los manifestantes o de negar la evidencia de que eran muchos (con independencia de cuantos eran) o de que no ha habido tal manifestación sino tan solo una escaramuza de miembros antisistema que quieren destruir todo lo que tenemos.

No he visto en toda mi vida una lectura desapasionada u objetiva de una huelga ni de una manifestación desde el gobierno. Simplemente los politicos las incluyen -todas ellas- en su discurso de “ellos contra nosotros”.

Y sucede por una razón: ellos creen tener razón y creen que los que se manifiestan o están locos, engañados o actuan de mala fe. Deben estar locos pues no entienden nuestros esfuerzos o van contra el sistema mismo, algo que unos pocos se empeñan para darles la razón. En realidad mañana sucederá igual y el gobierno volverá a sacar el argumento de la opinión callada -mayoria silenciosa- desatendiendo a la masa enfurecida.

El error de los politicos está precisamente en analizar la realidad siempre desde dentro de la politica, siempre en esa clave de “ellos contra nosotros”, como si todos perteneciéramos por nacimiento a ellos o nosotros, como si España estuviera dividida en dos. Y no hay en este momento dos Españas sino una que está indignada.

Y lo está por los recortes de sueldos, los IVAs, el recibo de la luz, el IVI, las basuras y el paro. En suma porque les han empobrecido. Y por eso mañana la huelga tendrá éxito y España quedará paralizada.

Y otro de los errores que cometen los politicos movidos por la clausura de su materia gris es el no hacer caso nunca a los que se manfiestan precisamente porque no tienen voz. ¿Pues qué otro camino tenemos los que nos sentimos no-representados por nuestros politicos?

Ya somos mayoría los que no nos sentimos representados y sin embargo nos sentimos unánimes con este eslogan:

“Rescatan a los bancos y no rescatan a las personas”

Se trata de una idea genial, una de esas ideas que ha prendido como una mecha en las redes y en las paredes y que nunca se le hubiera ocurrido a ninguno de los asesores de Rajoy. Es una verdad como un templo y que seguramente se la inventó algun anónimo tuitero del 15-M. Y no le escucharon. Hasta ayer el gobierno y la oposición no se pusieron las pilas para resolver de una vez el tema de los deshaucios. ¿Por qué?

Ya estoy oyendo a @marianorajoy diciendo. “Oh, ingenuos, no sabeís lo que decís, si no rescatamos a los bancos lo vaís a pasar aun peor”. Este es precisamente el argumento que blanden nuestros ministros tecnócratas. Y yo no se si es verdad o no, pero por mucha verdad pragmática que exista en esa idea, la otra es mejor, tiene más fuerza, es más comprensible para todos y es además la justa.

La masa tiene un enorme sentido de la justicia y esa maniobra de rescate a los bancos es sencillamente injusta.

Y lo es porque recae en los bolsillos de los ciudadanos en primera instancia, luego ya se verá. Y lo es por otros escándalos que no quiero recordar ahora, salvo para decir que el Estado ha fallado en el control de los mismos.

Si Rajoy supiera algo de neurociencia conductual sabría que algo asi les pasa a las mujeres que desarrollan una depresión post parto. España es hoy un pais con todos los riesgos del puerperio.

Una depresión post parto es una huelga de la madre.

Una huelga que se hace para negociar o renegociar el coste reproductivo.

Es lógico que asi sea pues la mujer del mismo modo que nos pasa a los ciudadanos somos los que corremos con los gastos mas importantes en esta fiesta que es la vida y la vida en común (el Estado). Las mujeres con sus crías y los ciudadanos con nuestros recortados sueldos hemos de hacer equilibrios y vigilar nuestros costes en función de los recursos disponibles. Una mujer antes de quedar embarazada ha de valorar qué apoyos tiene pues dar a luz sola sin un hombre que la apoye tiene excesivos costes. Y a veces no es suficiente sólo con una pareja y la mujer ha de echar mano de otras mujeres de su propia familia, madre o hermanas. Se sabe que este apoyo social familiar es esencial para el buen desarrollo del embarazo, parto, puerperio y de la vinculación posterior de la madre con su hijo.

Del mismo modo se sabe que los escasos apoyos sociales, una pareja ausente o poco comprometida con la inversión parental necesaria, una pareja que no escucha las necesidades de la mujer aumenta el riesgo de una depresión postparto.

Es por eso que Hagen ha hablado de la hipótesis de la negociación, también conocida como hipótesis de la deserción. La depresión post parto de la mujer seria un intento de llevar -tal y como sucede con las huelgas- la discusión al centro de la propia relación, una forma de metacomunicación. De lo que se trata es de negociar un nuevo contrato social (o sexual).

Usualmente los padres suelen no darse por aludidos ante esta demanda y suelen atribuir la depresión de su esposa a factores fisicos, manías o al propio parto.

Los mismo hacen los politicos, simplemente no escuchan y hacen como las madres deprimidas: desertan de su función.

Les dejo aqui el articulo de Hagen en pdf (en inglés) para quien quiera profundizar sobre la teoria de la negociación.

La funcion de la depresión post parto

1 Comment »

  1. 1
    María José Blanco Rebollo Says:

    Bien, entonces si la huelga es como es como una depresión post parto aquí lo que se ha parido es un monstruo… consecuencia una depresión monstruosa que se traduce en el 25% de la población activa en paro y se espera que para el 2013 alcance el 26%. Como escuché hace poco en la radio el hecho no es ya cuánto durará la crisis sino cuánto tiempo puede sostenerse una sociedad con una tasa de paro semejante.

    Cuánto tiempo podrán soportar las familias el peso que están sosteniendo, además cuando desde ciertos ámbitos políticos se tilda todo lo familiar como retrógrado y el objetivo a eliminar… ¡ qué bien ! ¿Eliminar para que así las personas puedan ser eliminadas o eliminarse mucho antes? Este Estado y todos los demás se sustentan en paradojas tan paradójicas como que sin bancos no son posibles los Estados y sin Estados están vendidas las personas… A lo mejor tenemos suerte y hasta podemos encontrar una solución… ¿? Hoy estoy algo escéptica…


RSS Feed for this entry

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.252 seguidores

%d personas les gusta esto: