Sexo cuántico

El gato de Schrodinger es un experimento mental tambien conocido como paradoja de Schrodinger. En él se ilumina la diferencia que existe entre aquellos sucesos que ocurren en la particulas subatómicas -presididos por la indeterminación- y los sucesos de nuestro mundo sensible. El gato que pertenece a este último tipo de mundos efectivamente no puede estar vivo y muerto al mismo tiempo, aunque la particula causante de su muerte si puede estar al mismo tiempo en A y en B. La paradoja que ilustra este caso se resuelve mediante el siguiente axioma: los gatos o están vivos o están muertos, en ellos no es posible la superposición cuántica ni tampoco podemos influir en su destino final por el hecho de observarle o no observarle, el gato estará vivo o muerto con independencia de nuestra observación, axiomas que dejan de cumplirse si lo que estamos observando es por ejemplo un electrón.

En este reportaje podeis ver de forma muy breve en qué consiste el citado experimento.

Pero no todo es asi en el universo sensible en el que estamos inmersos los humanos, por ejemplo nuestra mente está presidida en gran parte por la indeterminación: en lo mental no se cumplen las leyes del determinismo puro y es por eso que los seres humanos siguiendo el ejemplo del gato anterior podemos ser humanos y bestias al mismo tiempo, eso es lo que somos, quizá buenos ciudadanos y asesinos en serie simultaneamente.

En otro orden de cosas es verdad que un humano -igual que el gato- es o macho o hembra, no podemos -salvo raros casos de hermafroditismo sexual- ser las dos cosas, eso es lo que sucede en el cuerpo. ¿Pero que sucede en la mente humana? Sucede que podemos ser las dos cosas a la vez y por eso hablar de sexo no es suficiente y tenemos que hablar además de género. Yo sé que mi sexo es masculino, pero puedo sentir como una mujer. Más allá de eso está la orientación sexual, o sea sabiendo que soy del sexo masculino y del género femenino puedo desear a las mujeres (o a los hombres) y además hacerlo segun dos modelos, de forma activa o de forma pasiva, tal y como Jose Luis Sampedro describe en su novela “El amante lesbiano“, puedo ser hombre, sentir como una mujer y pretender que una mujer me posea como si yo fuera una lesbiana sumisa. Dicho de otra manera. El sexo está determinado (o macho o hembra como el gato de Schrodinger) pero existe un espacio de indeterminación que hace que las posibilidades de “elección” sean al menos ocho. Ocho son pues los sexos del hombre de Schrodinger si alguien hubiera diseñado tal experimento.

Lo que quiere decir que la mente parece comportarse más bien como un engendro cuántico y no tanto como una máquina lineal. El determinismo en la mente parece haber sido sustituido por un indeterminismo caótico o aleatorio, lo que nos lleva a plantearnos si más allá del determinismo y más allá del libre albedrio existe un tertium inter pares que pueda explicar el funcionamiento de nuestra mente.

Efectivamente la mente humana parece estar presidida por la subjetividad que es una forma de libre albedrio inconsciente. No es algo ni parecido a lo que hacemos cuando vamos al restaurante y elegimos un plato cualquiera del menú (libre albedrio), ni es lo que hacemos cuando comemos lo único que queda en la nevera (determinismo) . La subjetividad es el invento de una nueva posibilidad, la creación de una posibilidad más de pensar el mundo dentro de lo posible. Un nuevo plato, una nueva oportunidad para identificarse o para gozar.

Por eso el proverbio sufí nos recuerda que:

Lo que es, es, lo que no es ni ha sido ni será.

Lo que significa que cualquier cosa que el hombre pueda imaginar y pueda hacerse se hará, y aquello que no pueda hacerse no se hará. Es por eso que nadie ha creado aun un partido politico de hombres invisibles, porque la invisibilidad no es una posibilidad para los hombres.

Y es por eso que el sexo es un engendro cuántico y aunque como el gato de Schrodinger o está vivo o está muerto (o es macho o es hembra) nos podemos inventar otras seis formas de ser que van más allá del determinismo de la especie.

Siempre que entendamos, claro está, que ser macho o hembra pertenece a un nivel de realidad distinto al resto de las posibilidades de ser-sexual. Siempre que seamos capaces de discriminar lo que es el gato en sí de lo que es el invento de un gato o la representación de un gato, entonces si, vuelven a haber ocho gatos.

12 Comments »

  1. 1
    amanita Says:

    Y, además, todos los gatos son el mismo gato, ahora no recuerdo quién lo dijo…

  2. 2

    Lo dijo Shopenhauer

  3. 3
    Chochita Says:

    Lei con una amiga todo esta pagina, de la cual no sacamos la respuesta a ¿Que demostro Schordinger con la experiencia del gato?Acaso es la respuesta: “que los electrones pueden estar en 2 lugares al mismo tiempo”?
    Lo mas bueno fue ver el video, xq con palabras, sinceramente, no se entenderia nada o casi.Pero nosotras queriamos saber la respuesta a¿q experiencia realizo Schordinger para demostrar su teoria del actual modelo atomico?Ya que tenemos que realizar una tarea para ciencias naturales, y en google nos salto la experiencia del gato.Péro no nos ayudo con nuestra tarea.

  4. 4

    Lo que demostró Schrodinger es que el gato estará vivo o muerto dependiendo del observador, si mira está muerto y si no mira estará vivo. porque es el observador la función critica que bloquea o desbloquea las probabilidades. creo que en el video está perfectamente explicado, otra cosa es que no es una experiencia real sino mental y desde luego algo dificil de pillar.

  5. [...] son particula y después onda, que ahora están y después no están, no hay manera de saber si el gato de Schrodinger está vivo o muerto salvo abriendo la [...]

  6. [...] era, sino algo que ahora está y ahora ya no está, que ahora es y ahora deja de ser, como aquel gato de Schrodinger que no podemos saber si está o no muerto, pues la realidad es una especie de compendio de [...]

  7. [...] o muerte depende del observador que abre la ventana para comprobar el estado del animal. En este post existe una buena explicación del experimento de [...]

  8. [...] Si alguno de vosotros aun no conoce el famoso experimento de Schrodinger puede visitar este enlace de aqui para hacerse una idea. En síntesis el experimento de Schrodinger es un experimento mental que [...]

  9. 9
    Angeles Says:

    Lo encontré!!!… O, apareció!!!… Justo cuando lo necesitaba!!! Algo, ( intuición?) me llevó a encontrar este post suyo tan esclarecedor en este momento…
    Muchas gracias, como siempre…

  10. [...] con dos sexos que hubo que inventar además el género, la orientación sexual y el rol? En este post que titulé “Sexo cuántico”hablé precisamente de este asunto, pues cuántica fue al [...]

  11. 12

    Reblogueó esto en El Buda Curiosoy comentado:
    En mis últimos post he escrito sobre el vacío budista, la realidad relativa de Nietzsche, etc.. Hoy me he topado con este interesantísimo post acerca del gato de Schrödinger, que nos aporta un punto de vista más sobre la realidad desde el enfoque de la mecánica cuántica.


RSS Feed for this entry

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.312 seguidores

%d personas les gusta esto: